Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Correr


Eso quisiera yo, salir corriendo sin mirar atrás, huir de esta pesadilla.
Mi rubio amor duerme y por delante del hospital pasan los corredores de la San Silvestre. Una marea interminable de corredores, con sus camisetas verdes, un verde en el que yo quiero ver la esperanza de que el tiempo corra y esto quede atrás lo antes posible.

No quiero verle llorar

La noche pasada fue un infierno. Su enfermedad le hace sudar y sudar hasta empaparse él y la cama, pero además esta noche ha llorado a gritos por el dolor en la boca. Las heridas que tiene son indescriptibles, no se ve donde empiezan y donde acaban, no puede comer, no puede beber, no puede descansar por el dolor. Y lo malo es que el pobre es tan sufrido, tan resignado, que aguanta y aguanta hasta que el dolor le hace gritar. Entonces ya es tarde, entonces cuesta más bajarle el dolor, le cojo en mis brazos, le acuno como si fuera un bebé y duerme sobresaltado.

Parece que sí, que nos vamos a casa esta noche, sólo 12 horas fuera del hospital, tengo miedo, un miedo atroz a que la fiebre suba, o a que tenga temblores..., quiero ser valiente pero no me sale. Ver sufrir a los que más quieres es el peor infierno que uno pueda imaginar.

martes, 30 de diciembre de 2008

Cenaremos mañana en casa ... (eso creo)

Con nuestra neutropenia severa, las mascarillas para todos y los lavados de manos con ese jabón que todo lo arrasa. Él tendrá que cenar antes que los demás y acostarse pronto, pero dormirá en su camita. La que no pegará ojo seré yo, que me acostaré a su lado.
En todo caso, con suerte saldremos el hospital hacia las 8 de la tarde para volver el día 1 hacia las 10 de la mañana, algo es algo. Él se ha puesto contento porque le van a quitar los "tubos", y se ha enfadado cuando le hemos dicho que es sólo por unas horas. En fin, ahora a cruzar los dedos para que no haga un pico de fiebre en esas 14 horas porque sino tendremos que volver corriendo para acá.

¡Un paseo militar!

Así describió el oncólogo ayer esta primera fase de inducción en mi rubio amor ¡un paseo militar!, madre mía qué relativo es todo. Claro, supongo que hay niños que lo llevan mucho peor, pero a mi amor le sangran las encías de las pupas que tiene y vuelve a tener fiebre, 38,2. Aún así, se encuentra contento. Lo malo son las pesadillas por las noches, supongo que son efecto de la cortisona.
Por otra parte ayer el médico me dio la baja, al fin, hoy he ido a llevar los papeles a mi empresa y a recoger algunas cosas personales que tenía en la oficina y que voy a necesitar estos meses.
Y mientras tanto el mundo sigue girando, incluso el mío aunque va a cámara lenta.

domingo, 28 de diciembre de 2008

Pesadillas

Mi rubio amor se durmió tardísimo anoche y además se ha despertado un montón de veces llorando, se sienta en la cama y llora, habla dormido, dice que quiere jugar con mi ordenador. Yo cuido que no de demasiadas vueltas para no enredar los cables, pero me parte el alma oirle llorar, aunque me diga que no le duele nada, le duele el alma de estar aquí, encerrado en el cuarto sin poder salir ni siquiera al Hospital de día de oncología pediatrica...
Me meto en su cama y le pongo encima de mí, como si fuera un bebé y acaricio su pelo rubio que aún no ha empezado a caer, se duerme de nuevo y al rato despierta de nuevo.

Ha vuelto a tener fiebre esta mañana, 38,2 otra vez, le han vuelto a sacar analítica y muestra para hemocultivo. Le hicieron otro el domingo pasado pero de los resultados no me han dicho ni mu.
El apunte positivo del día, que él está con sueño pero contento y que el "porta" parece que no se resiente de los baches de ayer y vuelve a funcionar con normalidad.

sábado, 27 de diciembre de 2008

Yo no saldré de esta


Pase lo que pase yo no saldré de esta. Saldrá otra persona, creo que mucho más fría, más dura, más resentida con la vida, una persona peor, sin duda alguna.
He perdido la fe, en todo, hasta en mis posibilidades, como madre, que para este caso no me valen de nada.
El buen capellán del hospital pasa cada día a vernos, le trae piruletas a mi rubio amor, pinturas, cuentos, le trae una cara distinta a la de mamá y papá que son las que ve de continuo.
El día que le hicieron la primera punción medular, antes de tener el diagnóstico oficial lloraba con él. Trataba de decirme que confiara en el de arriba y lo le lancé todo mi odio a la cara, le dije que el de arriba haría bien en olvidarse de mí, que cada vez que se acordaba era para partirme la vida, y lo decía en serio...
Y lo peor de todo es que por mucho que haya perdido la fe en él le tengo un miedo atroz, porque sé que aún puede hacerme mucho más daño del que ya me está haciendo y me paraliza el miedo al pensar que algún día, cercano, se decida a seguir castigándome.

¡Un calamar!


No quiere dormir, no hay manera, dice que quiere ver una peli, o jugar a los coches o con mi ordenador, cualquier cosa menos dormir ¡y son ya más de las 11!.
Le he dicho que le contaba un cuento y parecía contento. Así, los dos en su camita le he dicho que eligiera cuento...
A mis duendes les encanta en cuento de "La ratita presumida", porque ellos pueden elegir los animales que pasan y le dicen a la ratita aquello de "ratita, ratita, que bonita estás...".
Bueno, pues ya debía haber pasado media docena de animales cuando al preguntatle que cuál era el siguiente me dice "un calamar". Pero cariño, ¿Qué ruido puede hacer un calamar para no dejar dormir a la ratita?, pero él ha insistido en que era un calamar el que tenía que pasar, al final hemos decidido que la ratita no podía casarse con él porque él está siempre en el agua y a la ratita no le gustaría estar todo el día a remojo...

Baches

Hoy tengo un bajón de los gordos. No he dormido nada, mi garbancito decidió bailar toda la noche.
Esta mañana cuando llame al hospi por el parte matinal todo eran "incidencias". Para empezar, esta noche mientras dormía, a mi rubio amor se le soltó uno de los tubos de acceso del suero al reservorio. El suero siguió saliendo hasta empapar la cama, pero eso es lo de menos, el tema es que al ser un acceso de salida y entrada hay que eparinizarlo para evitar coagulaciones, y eso estuvo sin hacerse todo el rato que el suero salió libremente...
Esta mañana al sacar la analítica, que se hace directamente del "porta" (nombre coloquial para el reservorio), el vacio que se creaba por un coagulo era tan grande que terminó por romper el émbolo de la jeringa y la sangre saltó por todos lados. No habia forma de que el porta volviese a funcionar. Le han puesto una medicación desatascante, pero aún así no se desatascaba. Al final le hemos puesto depie y le hemos hecho toser muy fuerte, para aumentar la presión torácica y la sangre al final ha salido.
Sigue en neutropenia severa, y ya es una semana, no remonta, me dicen que es normal, no se. Además hoy hemos llegado a 38,2, fiebre otra vez. Yo le veo bien, cansado, pero contento pero le han salido pupas en el paladar y le duelen.
Por si todo esto fuese poco el médico le ha comentado de "estranjis" a mi contrario que no me ve preparada para llevarme al niño a casa, que con lo obsesiva que soy les voy a freir a llamadas de teléfono y les voy a volver locos...

No puedo más, como diría Charles Chaplin: "que paren el mundo, que yo me bajo".

viernes, 26 de diciembre de 2008

Cuesta arriba

No me quejo de los "daños colaterales", me quejo del daño gordo, pero todas las "colateralidades hay que arreglarlas.
Es imprescindible que en un disgnóstico como el de mi rubio amor, el papá o la mamá estén disponibles, siempre con el niño las 24 horas del día durante los seis primeros meses. Eso, como es fácil de imaginar, es incompatible con cualquier tipo de actividad laboral. Llevo desde el día 9 dándole vueltas a cómo resolverlo. De momento puse todos mías días de vacaciones y me debería reincorporar el día 30 al trabajo. Pensaba pedir una excedencia de casi dos años más a partir de ese día, pero las mamás de los otros niños que están en la situación del mío me comentaron que lo que ellas tenían es una baja médica durante al menos 6 meses. Eso, te permite, al menos en mi caso mantener el puesto de trabajo en las condiciones con las que cuento ahora. Todas me comentaron que ninguno de sus médicos les puso problema alguno, claro, resulta que todos me los van a poner a mí.

He ido esta tarde a mi médico, resulta que se ha jubilado y han nombrado a otro que ni siquiera conozco, y para terminar de rizar el rizo hoy está de vacaciones y estaba un suplente. Este me dice que sí, que le da mucha pena mi caso, pero que el que está en fermo es mi hijo, no yo y que si tengo que dejar de trabajar es mi problema..., vamos, que se ha quitado el problema de encima dándome la baja hasta el lunes, en que se supone que estará el titular, y que él decida.
Si está claro, yo nací con el ángel "cagao".

jueves, 25 de diciembre de 2008

Tradiciones

Siempre me ha encantado la Navidad.
Recuerdo cuando era muy niña, mucho antes de que el ayuntamiento decidiera recortar el gasto en iluminación navideña, todos los árboles de mi calle se llenaban de lucecitas blancas, y en las noches de frío aparecía un escenario mágico que yo miraba atónita desde la ventana de mi cuarto.
Mi Pepa siempre fue una entusiasta de las tradiciones, el belén, las comidas y las cenas especiales, las mesas perfectamente engalanadas.
Mi madre es una gran cocinera (bueno, en realidad es un hada, mágica que todo lo hace bien) y en casa siempre se cuida especialmente el menú navideño.
Ya sé que me repito, pero lo que se vive se aprende y pasa a formar parte de uno mismo y a mí me encantan las tradiciones, las de siempre y las que se van añadiendo.
Este año todo es atípico. Anoche cené en casa con mis otros dos duendes y mis padres, antes de venir a dormir con mi rubio amor, sólo que este año no hubo los postres navideños tradicionales que yo siempre hago.
No hubo tronco de Navidad, de naranja y chocolate, ni compota navideña, aprendida de la otra abuela de mis duendes.
Sí puse una bonita mesa, todo lo preciosa que me dio tiempo en los 15 minutos de que dispuse para ello, y en mi mesa no faltaron dos velas por los dos soles que cenaban en el hospital.

Mis duendes se rebelan

Y me ponen los puntos sobre las íes cuando menos me lo espero.
Mi bruja de mermelada me exige que deje de llamarla bruja. ¿Por qué cariño?, le pregunto yo, y me dice que las brujas son feas y malas. Yo le explico que no siempre, que hay brujas buenas y guapísimas, pero insiste en que no le diga bruja, que le llame princesa. "Princesa de mermelada"..., pues no me gusta ni un pelo, ya veré lo que hago...
Y mi rubio amor me dice que le llame por su nombre de pila, no por los mil y un nombres cariñosos con los que me dirijo a él desde que nació. Por ahí de momento no me va a quedar más remedio que pasar, sobre todo porque confío en que me vuelva a pedir que le llame como siempre.
Es Navidad para mis duendes. Mi bruja ha venido hoy a ver a su hermano al hospital, no entiende bien por qué tiene que lavarse las manos todo el rato y llevar mascarilla pero lo hace sin rechistar. Lo mejor es verles jusntos, ajenos a todo lo que está pasando, peleando y riendo como si estuvieran en el salón de casa y no puede dejar de recorrerme un escalofrío por la espalda cuando pienso que...

Ahora le miro aquí a mi lado, durmiendo plácidamente. Hoy le han vuelto a tranfundir sangre y a ponerle Vincristina y Daunorrubicina, a ver qué tal se encuentra mañana, porque por el suelo veo paquetes que ha debido dejar Papá Noel.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Perdóname el engaño, abuelilla

Mañana es tu cumpleaños, Torinilla, 90 añazos y yo no podré ir a felicitarte. Y me duele en el alma, porque eres muy importante para mí. Pero lo que más me duele es este engaño en el que te mantenemos. ¿Para qué contarte lo de mi rubio amor?, no puedes hacer nada y tu maltrecho corazón no sé cómo reaccionaría.
Lo malo es que ers mayor, pero no tonta y no se cuánto tiempo más podremos mantener el engaño.
Feliz cumpleaños, abuelilla, con todo el cariño de tu escarabajo mayor. Te quiero

Federico

Todo lo hicimos mal Pepa. Siempre nos pediste que llegada tu hora te dejásemos morir tranquila en tu casa, en tu cama. No fue así. Estabas mal y te llevamos al hospital, estuviste allí 4 semanas, y no saliste...
En la última semana, la sedación que te administraban par paliar tu doreres intensos en las piernas te hicieron caer en un estado de semi inconsciencia, sólo abrías los ojos, pero no veías...
Dos días antes de irte, los médicos te retiraron un poco la sedación para intentar que reaccionases. Nos hicieron salir de cuarto. Sólo te oímos decir "Federico, Federico", salieron los médicos a preguntar quien era Federico. Nunca nos hablaste de un "Federico", nadie que nosotros conocieramos en tu vida se llamó así, pero esas fueron tus últimas palabras.
¿Quién era Federico, un antiguo amor, algún amigo de la infancia...?.
En estos días pienso mucho en la muerte.
Te quiero

Nos quedamos en el hospital

Pasaremos las nochebuena allí. El sábado mi rubio amor empezó con febricula, no sube por encima de 38 pero con su falta total de defensas hay que prevenir y empezaron con antibióticos intravenosos y no podemos dejarlos.
Él está agotado, tiene una profunda neutropenia, anemia, le están trasfundiendo plaquetas ahora, las necesitará para pasar por la punción medular de mañana...
Y mientras yo sigo con mi dolor interminable de cabeza y mis ojos que ya no dan más lágrimas, aguantando el tipo delante de él y viéndole blanco blanquísimo y cansado a más no poder.

viernes, 19 de diciembre de 2008

Otro día más

Hoy ha tocado medicación: L-asparraginasa, se la han puesto intramuscular. Pobre, se ha ganado un agujero en el culete. Le han tenido que hacer pruebas de alergia primero, y luego pincharle mientras el médico estaba presente y esperar y controlar posibles reacciones durante una hora.
Mi rubio amor está precioso, más guapo que nunca, con mejor color, contento, nada cansado, viendole cuesta mucho creer lo que corre por sus venas. Hoy ha estado la mar de entretenido en el Hospital de día con tres amigas nuevas, hasta que el médico nos ha echado al cuarto, es tristísimo pero no quiere que esté en contacto con otros niños, por miedo a que puedan pegarle algo.
El pelo va a empezar a caérsele pronto, le voy avisando, le digo "amor, ¿sabes que el pelo se va a caer?" y pregunta ¿por qué mamita?, y le digo, pues porque a estas medicinas no les gustan los niños con pelo, y me mira y se rie como diciend ¡qué tonterías tiene mi madre!.
Hoy se he quedado a dormir papito, mañana iré lo antes posible, a ver si puedo llevar a mi bruja, hay que pedir permiso al médico...

Si todo va como hasta ahora y aunque esté neutropénico no tiene fiebre, nos iremos a casa para cenar en nochebuena, pero tendremos que volver al hospital los días 25, 26 y 27, el 28 y 29 descansaremos, volveremos a ingresar el 30 y saldremos el 31, pero para volver de manera ambulatoria el 1, 2 y 3...
Hoy todo el mundo me dice que tengo mejor cara, miedo me da oirlo, porque estoy intentando prepararme para cuando mi rubio amor empiece a no tenerse de pie, porque quiera yo o no quiera, ese día llegará, y me temo que pronto.

jueves, 18 de diciembre de 2008

Me han regañado

El oncólogo se ha puesto serio conmigo. Todo porque le he preguntado por A, que está seis habitaciones más para allá..., me ha dicho que no me involucre con otros, que es muy peligroso, que en esta enfermedad hay muchos dramas y que no debo vivir los de los demás que con el mío tengo más que suficiente. Pero cómo pasar de largo, cómo ver a otros padres que sufren y no interesarte...
Mi rubio amor está bien, dentro de lo que cabe claro, aún no ha entrado en neutropenia, lo que significa que no hay que aislarlo, pero todo llegará, y pronto. Hoy no ha tenido medicación, pero mañana sí, vamos a ver cómo lo lleva.
Dicen que la quimio altera el gusto y la percepción de olores y sabores, debe ser cierto porque mi rubio amor ha decidido que todo lo que quería comer eran cheetos, esos gusanitos colorados pegajosos, pues se ha zampado tres bolsas sin rechistar.
Hoy en el hospital de día ha estado acompañado por P. Ella no tiene cáncer, pero tiene otra enfermedad que destruye sus plaquetas...
En el hospital vemos de todo, no es que consuele, pero quizás te ayuda a relativizar. Hay un chicarrón guapísimo de 12 años con cáncer de próstata..., y un bebé al que a la semana de nacer le detectaron un tumor en el estómago.
El ¿por qué?, es algo para lo que no creo que nunca encontremos respuesta. Yo quiero creer que mi amor va a salir de esto, pero no me olvido de lo que me ha dicho el oncólogo: "en esta enfermedad se dan grandes dramas..."

miércoles, 17 de diciembre de 2008

La primera

Bueno, eso es como dice la canción, mírala cara a cara que es la primera. Hoy hemos empezado, esta tarde, la primera ha sido la Vincristina, ha pasado en media hora, luego la Daunorrubicina, es de color naranja, ahora todos los fluidos corporales de mi niño son de color naranja. Él esté muy cansado, pobre mío, parece que es lo normal. Ha comido muy bien, pero no quiere cenar, no se si por efecto del cansancio, de la medicación o de qué.
El enemigo a vencer se llama Leucemia Linfoblástica Aguda,el protocolo a seguir se llama PEthema, parece que es el más leve de los que hay, pero no lo tengo muy claro.
Quiero despertarme de esta mierda.

martes, 16 de diciembre de 2008

Mañana

Empieza la quimio. Todo son dudas y miedos, pero no hay más opción que seguir adelante.
Y mi rubio amor cada día está más guapo, más dulce, más amoroso y más consciente de que algo le pasa que no es moco de pavo.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Yo lo sabía

Sabía desde hacía seis meses que mi rubio amor no estaba bien. Siempre pensé que a los médicos algo se les estaba pasando por alto, pero quien iba a pensar que era esto...
Durante el último mes hemos estado malos un día sí y otro también, primero la garganta, luego los oidos, luego la bronquitis y ahora un catarro. Un virus detrás de otro.
El domingo pasado fuimos al teatro a ver a los amigos del Barrio Sésamo, les encantó, pero ya en el teatro yo veía que le lloraban los ojos, me parecía que estaba caliente otra vez.
El lunes se levantó con 39,5 de fiebre y nos fuimos al médico. Nada señora, el niño no tiene más que catarro. ¿Y entonces por qué esa palidez y esas ojeras?, pues porque habrá dormido mal...
Pero el martes se levantó con 40 de fiebre. Yo me había ido a trabajar ya y me llamaron de casa. Me puse en contacto con el médico y me dijo que no le parecía probable, pero que me acercara al hospital a hacerle una placa por si tenía neumonía.

En el hospital insistieron en que lo que tenía era un simple catarro y la placa salió limpia. El caso es que nos quedamos en observación mientras le bajaba la fiebre y yo empecé a ver que por las piernas empezaban a salirle puntitos rojos. Ahora ya se que esos puntitos se llaman petequias...
Cambió el turno de médicos y la que me daba alegremente el alta se fue, y a la que la relevó esos ppuntitos, que yo había hecho notar a la primera sin que me hiciera el más mínimo caso, le parecieron motivo suficiente para hacer una analítica...
Cuando salieron los resultados, desde el leboratorio llamaron directamente a la doctora, no se los quisieron dar a la enfermera...
Intentaron decirme que tuviera esperanza, que podía tratarse de un parbovirus que paralizan la médula, pero yo sabía que no, que era algo más.
El miercoles le hicieron una punción medular, el jueves nos confirmaron el diagnóstico y el viernes le metieron a quirófano para ponerle un reservorio central para la medicación. Ya estamos en tratamiento, y tenemos para dos años, siempre con la esperanza puesta en que funcione.

viernes, 12 de diciembre de 2008

LEUCEMIA

Esa es la lluvia que caía sobre mojado, esa era la razón de que mi rubio amor no levantara cabeza.
Mierda.

viernes, 5 de diciembre de 2008

¡Qué bien lo he pasado mamá!


No había más que ver su cara de felicidad para saber que no mentía. Y no había como mirar su ropa para entender que el grado de divertimento en los niños es directamente proporcional a lo sucia que quede su ropa.
El día anterior había llovido y ayer aún la arena del recreo del cole no estaba seca. Mejor que mejor, así las "carreteras" para los coches quedan más aplastaditas y los coches se ensucian más, y ni mencionar que cuando los chicos se tumban a empujar sus bólidos, la arena mojada se pega por todos lados.
Ayer el pantalón de mi rubio amor parecía almidonado por la arena, y su anorak parecía recién sacado de un charco.
¿A quien le importa?, a mí no, desde luego, viendo su cara de felicidad casi me entraban ganas de arrastrarme amí también por el barro.

jueves, 4 de diciembre de 2008

Preparando la Navidad


De pronto me agobio, pienso que la Navidad ya está aquí, y me falta tanto por hacer..., pero en realidad aún queda tiempo y tampoco es tanto lo que hay que preparar.
El árbol ya lo pusimos el fin de semana pasado, nos ha quedado precioso, con tanto osito de peluche colgando y tantas zarandajas, yo creo que el adjetivo que mejor lo definiría es ecléptico.
Ahora nos faltan los belenes. Me temo que este año no sacaré mi colección de 30 nacimientos (misterios más bien) comprados en mil partes del mundo, son un bien demasiado preciado como para dejarlos al alcance de mis duendes... La mejor solución será sacar aquel de muñecos de peluche comprado hace tres años en Nueva York, es el más resistente.
Empiezo a pensar en las cartas a los Reyes y no me resulta fácil, para los niños algo tengo ya, pero los mayores son más difíciles y encima se empeñan en ponerlo peor cuando te dicen eso de "lo que los Reyes quieran".
Estoy contenta, con buen ánimo y muchas ganas de hacer cosas, ayer compré tela para hacer un mantel navideño nuevo, por no repetir el de los últimos años. Estoy dispuesta a trabajar, a sonreir, en definitiva, a tener espíritu navideño, sólo hay una cosa que no estoy dispuesta a soportar: al primer papanatas que me diga eso tan manido de "odio la Navidad" le diré de muy malas maneras que se meta en un rincón y deje de j--- hasta el próximo 8 de Enero.
Feliz Pre-Navidad

lunes, 24 de noviembre de 2008

Llueve sobre mojado

El rubio amor de mi vida vuelve a estar malito y ya es llover sobre mojado. Desde Mayo no levantamos cabeza. Ahora es una infección de vias respiratorias bajas, venga antibióticos, mucolíticos y cortisonas en aerosol, venga medicación que no hace más que fastidiarle su ya más que delicado estómago. No quiere comer, pero al menos no deja de jugar, eso sí, cuando la fiebre no sube de 38, por encima de eso se queda muy paradito.
No deja de toser, ni de dia ni de noche y yo me paso la noche en vela, intentado calmar su irritación de garganta y durmiendo "contigo, contigo", como él dice.
Y mientras tanto no existe nada más que mi rubio amor, y mi cabeza no es capaz de pensar en nada más, y me gustaría tener una varita mágica y ponerle bueno y me gustaría gritar, no sé qué pero gritar.
Y me voy a trabajar, con gran remordimiento por un lado y con ansias de despejar mi cabeza y vuelvo y aquí sigue, malito y el mundo vuelve a pararse.

jueves, 20 de noviembre de 2008

La camisa


Mi bruja de mermelada anda como loca. La función de Navidad en su colegio es muy, pero que muy importante. La preparan desde primeros de Octubre, así que en casa ya llevamos una temporada oyendo villancicos.
Los niños de cinco años participan todos, hacen un baile por parejas, vestidos de pastorcitos, pero no vale cualquier atuendo, de eso nada, es un traje concreto, precioso, falda de fieltro con cintas negras, camisa blanca, chalequito negro y mandil.
Ya lo tengo casi todo listo, puedo elegir entre ponerle el traje que le hicimos la abuela y yo, o el de su tía. Su falda es roja, la de su tía azul, su mandil es negro, el de la tía blanco, el chaleco es muy parecido... y llegamos al tema de la camisa.
La de su tía le queda fenomenal, pero habiéndome currado tanto el traja me apetece currarme también la camisa.
He comprado una, para arreglarla, tengo que poner puntilla en el cuello y en las mangas, después de cortarlas y hacerlas de farol.
No sé qué hacer, si dejar que se ponga la camisa con tradición familiar o dejar que empiece su propia tradición y que tenga una camisa que quizás algún día su hija pueda usar.

domingo, 16 de noviembre de 2008

Haciendo camino

Aquí voy, encantada de la vida, encantada con haber vuelto a trabajar y muy orgullosa de mí misma, que sigo siendo capaz de mantener la sonrisa, los tacones ya no todos los días que una se hace mayor y el dolor en la espalda no perdona...
He cambiado de actividad profesional. Teoricamente sigo en el mismo departamento con la "doña", pero ahora no trabajo con ellos, trabajo en otra unidad, haciendo mi trabajo todo lo bien que puedo, con unos compañeros encantadores y mucho entusiasmo.
A veces las nubes vienen a mi cabeza, de la manera más tonta. Sin ir más lejos el viernes, que el que es de hecho mi jefe me comentó que el trabajo de la semana había sido muy bueno. Me puse triste. En realidad si las cosas hubieran sido de otra manera, yo tengo experencia y capacidad para poder estar en su lugar. Pero se lo agradecí en el alma, era la primera vez en más de dos años que oía algo positivo de mi trabajo.
Mañana es lunes y me enfrento a la semana con alegría, con ilusión y sin el miedo que me acogotaba antes. Que bueno es sentirse persona.

viernes, 7 de noviembre de 2008

¡Sergio el bárbaro!


Desde luego a mí no me queda ninguna duda de que mi abuelo es irrepetible, pero cada día me acuerdo de algo más que contar de él.
Corría el año 1964 cuando Anthony Mann rodaba con Sofía Loren la película de "La caida del imperio Romano". Aunque no podais creerlo, hay muchas escenas de lucha entre Romanos y Bárbaros que están rodadas en los montes de Toledo.
La productora entonces recorría los pueblos de la zona en busca de caballos y aperos que alquilar como atrezzo y ofrecía también trabajo como extras a las gentes, a unos les tocaba de bárbaros y a otros de Romanos.
No me explico cómo mi abuelo, rubio y de ojos verdes terminó de bárbaro, le maquillaron y caracterizaron (él siempre recordaba cómo picaba aquella barba postiza), y allí se subió a su caballo, dispuesto a "guerrear" con sus vecinos.
Ni que decir tiene que es imposible localizarle en escena alguna de la peli (no ocurre así con alguna otra incursión en el cine que ya os contaré).
Para mí él siempre fue, es y será ¡bárbaro!

martes, 4 de noviembre de 2008

Cultivar el silencio


Así expresado parece una bonita forma de creer que me refiero a ese silencio buscado y forzado para poder reflexionar, meditar o trabajar sin interferencias. Esos momentos en los que nos miramos hacia adentro.
Pero no, no es eso a lo que me refiero.
Me reincorporé ayer a mi vida laboral, con tacones altos y mi mejor sonrisa y aún hoy mantengo ambas cosas.
Los individu@s que se sientan a mi lado son mis colegas de departamento, uno de ellos ya estaba cuando empecé mi excedencia. Cuando llegan por las mañanas, mucho después que yo, sólo él me saluda, el resto se sienta sin más, como si yo fuese parte del mobiliario. De verdad me da igual, sólo siento pena por su falta de aducación, por suerte a mí sí me enseñaron modales...

sábado, 1 de noviembre de 2008

Será un gran día


El lunes será un gran día, y no lo digo por mí, que volveré al trabajo con muchas ganas y mucho miedo, lo digo porque sí, porque lo será.
La vida es redonda, para que una parte esté arriba otra tiene que mirar al suelo y yo hoy quiero ver la parte de arriba.
El lunes recomenzará una parte de mi vida, pero eso no es importante, lo importante es que comenzará otra vida, en toooooda la extensión de la palabra y que será una vida feliz y completa.
No me explico, pero es que no puedo, no me salen las palabras, sólo quiero decir lo que he dicho, el lunes será un gran día.

miércoles, 29 de octubre de 2008

Mi Tenorio particular


"Doña Inés del alma mía"
"Virgen Santa, qué principio"


Y así es, doña Inés del alma mía, mi bruja de mermelada, fue todo un principio. Llegó cuatro días después de la fecha probable de parto el 31 de Octubre de 2003, justo el día en el que se desarrolla "Don Juan Tenorio".
Ya teníamos el nombre decicido, pero naciendo ese día, no podía ser otro.
¡Cinco años ya!, cómo se pasa el tiempo, o más bien nos pasamos nosotros que diría mi abuela.

Y como a todo buen principio le sigue una gran continuación, mi gasrbancito, Juan sin miedo nació el 31 de Octubre de 2007, también tenía el nombre elegido, pero como en el caso de Inés no podía ser otro. Ya tengo a mi don Juan y a mo doña Inés.

Mi ginecólogo es bastante guasón y el año pasado me decía que no debería tener más hijos y que si era así, por lo menos que no naciese el mismo día y que no fuese una niña o tendría que llamarla "Zorrilla"...

Don Juan, Doña Inés, os quiero con toda mi alma. (Y al rubio amor de mi vida también)

De visita


Hoy he cumplido. Me he acercado al pueblo a la tumba de mi abuelo. Cuando se fue a las estrellas yo aún le daba el pecho a mi garbancito y no me daba tiempo a ir y volver entre toma y toma, además, alguien tenía que quedarse con mi abuela.
Pero le debía la visita y hoy he cumplido. He llevado tres rosas, una por cada uno de mis hijos y he vuelto en paz.
No me gustan los cementerios grandes e impersonales de las ciudades, pero en un pueblo, todo es distinto, allí sí hay paz. Además, alrededor están aquellos con los que creciste y que se fueron antes o después, pero vaya, que conoces a los vecinos...
He dado una vuelta por allí, madre mía como ha cambiado todo, hacía más de cinco años que no iba.
He pecado de antipática, sólo he saludado a una de mis antiguas amigas, pero es que no quería entretenerme, quería llegar a tiempo para ir a recoger a los duedes al cole.
En fin, que he cumplido, conmigo misma digo, porque al Comandante todas estas "apariencias" le traían completamente al pairo.

domingo, 26 de octubre de 2008

Por casualidad


Ayer por la mañana fuimos al parque. Según nos íbamos acercando, la mamá que había visto a lo lejos empezó a resultarme conocida. Me costó un poco reconocerla, y es que dieciséis años son muchos años.
Me acerqué a ella y directamente le pregunté: Hola, ¿tu eres Laura, verdad?.
Sí, me respondió sorprendida, pero sonrió y dijo, "yo te conozco, estudiamos juntas los tres primeros años de carrera, pero no me acuerdo de tu nombre".
Nos pusimos a hablar alegres, como felices de haber encontrado un trocito perdido del pasado.
Me contó de algunos de nuestros compañeros, con los que ella sigue teniendo trato. De repente, los recuerdos borrosos de mi mente volvieron a tener caras y voces conocidas.
Me contó de sus vidas, de sus hijos, de sus quehaceres, y me encantó.
Ví a sus hijos, ella a los míos y no se por qué, pero me hizo ilusión. Ella vive en Londres ahora por cuestiones de trabajo y viene a España muy de vez en cuando, y sí que fue casualidad, pero de las grandes, encontrarnos en un parque.
Nos despedimos con un "hasta luego, me alegro mucho de haberte visto, que te vaya muy bien". Quizás no vuelva a verla nunca más en la vida, pero por un rato me gustó reencontrarla.

viernes, 24 de octubre de 2008

Había una vez un rey...


Que tenía tres hijas, las metió en tres botijas y las cerró con pez...
Eso me gustaría hacer a mí de vez en cuando y de paso, en otra botija muuuuucho más grande, meter al papito de las criaturas...

jueves, 23 de octubre de 2008

Me informan...


Al habla con el departamento de recursos inhumanos de mi empresa, me informan amablemente de que la empresa tiene la facultad de elegir 15 días de mis vacaciones para cubrir necesidades de servicio.
Todo esto al hilo de las presiones que estoy sufriendo para que acepte un puesto en un departamento en el que me advierten que tendré que trabajar fines de semana y festivos al menos una vez al mes y que no respetarán mi horario laboral de 8 a 2:15 y que tendré que ir por las tardes...
¡Y sale en todos los sitios como paradigma de conciliación de vida familiar y laboral!.
Pero esto es la guerra y aunque saldré escaldada estoy dispuesta a morir matando.
No quería empezar esta etiqueta, pero no me queda otra.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Riiinnnnnnnnnngggggg (2)


- Sí, dígame.
- ¡Don Pedro!, buenos días ¿se acuerda de mí?.
- Pues hija, si me dice usted su nombre lo intentaré.
- Perdone, soy Lou. No se si recuerda que le llame bastante enfadada hace como tres semanas.
- Sí, sí, ya voy acordándome. ¿Y qué hay de nuevo?.
- Pues que sí, que el Jefe ha cumplido esta vez, ¡hemos encontrado trabajo! y eso tal y como están las cosas es un milagro.
- No sabe cómo me alegro Lou, cuénteme.
- Pues los dos han encontrado, no es que sean trabajos espectaculares, pero son trabajos dignos, legales y eso ya es mucho. El sueldo es escaso, pero bueno, menos da una piedra.
- Lo ve como al final las cosas se van encauzando.
- Bueno Don Pedro, las cosas van mejorando un poquito, aunque aún falta bastante para que Dani pueda sonreir de la mañana a la noche.
- Bueno mujer, tiempo al tiempo.
- Sí, si no me quejo, de hecho yo le llamaba para darle las gracias.
- Pero no me las tiene que dar a mí, sino al Jefe.
- Bueno, como ha sido a través de usted mi petición, también mi agradecimento va a serlo.
- Vale Lou, pero no se olvide, si tiene usted un ratito, que al jefe le gustará volver a oir su voz.
- Lo intnetaré Don Pedro, pero ya sabe usted lo tozuda que soy.
- Pues debería usted cambiar hija, que eso no es bueno.
- Si yo le contara Don Pedro...

lunes, 20 de octubre de 2008

San Judas


Puede parecer una tontería, pero me ha costado horrores dar mi brazo a torcer.
Por muchos motivos hace más de cinco años que decidí apartar cualquier atisbo de religiosidad de mi vida, así de un plumazo. Lo que toda la vida había hecho, rezar, creer en un "padre bueno y misericordioso", ir a misa putualmente cada domingo, dejó de tener sentido para mí. Me dí cuenta de que para el Jefe yo era invisible, vamos, que ni siquiera era una oveja del rebaño, sino como mucho el perro... y me aparté, firme y voluntariamente.
Decidí que era mejor no tener fe en que las cosas podrían mejorar como consecuencia de que el de arriba me echase un cable, que las cosas irían por su cauce independientemente de que yo rezase o no. Así ha sido mi vida desde entonces.
Pero lo que se aprende de chica es dificil de olvidar y el tema del trabajo para el marido de Dani me tiene rodeada, así que hoy he hecho un pacto, conmigo misma y con el de arriba: vale, yo voy a la iglesia, a rezarle a San Judas Tadeo, pero no para mí, sino para él. Algo así como Jefe, no vayas a pensar que vuelvo al redil, que no, que no es eso, sólo hago un alto en mi camino para rogarte por y para otro, de mí puedes seguir sin acordarte si quieres...
No se yo si me va a hacer mucho caso, supongo que no, pero yo al menos sigo intentando cuanta estrategia se me ocurre.

jueves, 16 de octubre de 2008

Otra vuelta de tuerca


¿Por qué a algunas personas todo les resulta tan dificil?.
Parece que el marido de Dani ha encontrado trabajo.
¡Bien!.
Pues no, resulta que hay problemas. El trabaja y reside legalmente en España desde Marzo de 2005. Su tarjeta le caducó en Marzo de 2007 y la renovó sin problemas. Ha estado trabajando hasta el mes pasado con un contrato indefinido y su correspondiente alta en la SS. Pues hoy, cuando van a registrar su nuevo contrato les dicen que es imposible, que su tarjeta le da derecho a residir pero no a trabajar.
?????????
Pero eso no puede ser, si hasta hace nada tenía un contrato por cuenta ajena.
Venga llamadas de teléfono, a la SS, a extranjería, a San Pedro Bendito. En todos lados nos dicen que su tarjeta es correcta y que puede trabajar, pero el de la oficina insiste en que allí pone sólo permiso de residencia...
Y Dani venga a llorar y yo venga a tomar tila...

Me presento

Ya me lo dice mi madre, siempre empiezo las casas por el tejado y eso no es bueno.
Hablo de mi hijos, de mis cosas, de mis problemas, de mis inquietudes, pero pocas veces de mi.
Me llamo Lou, nací hace 36 años en el seno de una familia normal y corriente. Tengo unos padres que me adoran y un hermano fantástico.
Fui una buena estudiante. En la universidad conocí al que es mi compañero de viaje y desde hace mucho, caminamos juntos.
Nunca supe lo que es el paro, desde que terminé mi carrera empecé a trabajar, primero en una gran multinacional y luego en una empresa financiera de primera linea.
Trabajé y trabajé, sin otras miras que conseguir una carrera profesional importante, pero, por el camino, pensé que lo que quedaría el día de mañana sería la famila que estaba en disposición de formar.
Me empeñé en tener hijos, y los tuve, y todo iba según el plan previsto, hasta hace tres años.
La individua que me cayó en suerte como jefa se empeñó desde el primer momento en dejarme claro que no solo no respeta a las señoras que valoran si vida familiar, sino que lo importante era hacerme sentir como una cucaracha para que me diera cuenta de error, lo que tenía que hacer era dejar a mis hijos en casa y trabajar 14 horas al día, así ellos podrían sentirse orgullosos el día de mañana del "puestazo" de su mamá.
Pero yo no quiero eso, no quiero mandar más que nadie, quiero hacer un buen trabajo, hacerlo y tener tiempo de ocuparme de ellos, aunque eso me suponga no contar a la hora de ascensos ni premios. Mi premio son ellos, verlos crecer, reir, cada día.
Pero mi jefa no está dispuesta a respetar mi opción. Sufrí su acoso durante dos años. Acoso en toda la extensión de la palabra, y mi cabeza se rompió, y tuve que pedir una baja y tuve que pelear contra los fantasmas que ella había metido en mi cabeza.
Ahora, después de un año de excesencia tengo que volver al trabajo. Y me temo que volverá a ser a sus órdenes. No se como lo voy a hacer, intento convencerme a mí misma de que esta vez no podrá conmigo, pero no estoy segura.
Quiero ser fuerte, tengo que serlo, porque mis hijos no se merecen una madre que llora por los rincones, no se cómo lo voy a hacer, pero a Dios pongo por testigo de que no logrará aplastarme...
Quien sabe, a lo mejor ella es el origen de una nueva etiqueta en mi blog: "Diario de un mobbing".

domingo, 12 de octubre de 2008

Ardillas

Me cuesta mucho ser amante de la vida contemplativa, cuido poco de mi espíritu y menos de mi cabeza en un día a día en el que los minutos devoran mis ansias por hacer y hacer cosas sin pararme después a contemplarlas. Ese es mi castigo, mi maldita obsesión por el tiempo, o más bien por la falta de él.
En estos días, por prescripción médica, me veo obligada a dar larguísimos paseos y, aunque a regañadientes, a veces la necesidad de observar que creo que todos tenemos, también viene a mí.
Tengo la inmensa suerte de disfrutar al lado de casa de uno de los mayores pulmones verdes de Madrid. En realidad pocas veces me he parado a admirarlo porque siempre ha formado parte de mi paisaje cotidiano, pero justo ayer, mientras paseaba, algo llamó mi atención. ¡Ardillas!



Dos alegres ardillas corrían por este árbol y se pararon a mirarme al tiempo que yo a ellas. Fue un momento en el que mi cabeza se fue hacia cosas vanales, parecía que no fuera mía.
Lástima que al momento volviera de nuevo a lo prosaico de la lista de la compra y del millón de cosas pendientes de hacer antes de la vuelta al trabajo.

Jabón


¡Lo he hecho! ¡Y me ha salido bien!
Abuelilla, que por fin me lancé, hice jabón con la receta que me diste y aún no me puedo creer que me hayan salido esos pedazos hermosos y blancos de jabón que ves en la foto.
Podría haberme salido mejor, pero para eso me hace falta tener tu edad y tu paciencia, dos adjetivos que generalmente viajan juntos.
Me lo advertiste, el secreto está en remover y remover y remover sin parar durante al menos una hora, pero ya sabes que yo soy culo de mal asiento, así que con media me pareció suficiente. Ha quedado un poco de sosa en el fondo del barreño, pero no demasiada. Te llevaré un trozo para que lo compares con el tuyo.
Ahora tengo que mejorar tu técnica. A ver si aprendo a añadirle esencias para que huela a tomillo o a romero, eso sí que me gustaría, pero será para la próxima "producción".
Me siento contenta conmigo misma, el secreto del jabón no se irá contigo cuando decidas viajar a las estrellas.
Besos de tu escarabajo mayor.

miércoles, 8 de octubre de 2008

¡Culpable! // Buscando trabajo


Mi "Rinnnnngggg" era tal y como allí lo escribí, una llamada urgente de ayuda que sigue sin encontrar respuesta.
Daniela ya no puede más, ha vuelto a adelgazar, no creo que llegue ni a 35 kilos, se le ha llenado la boca de pupas de los nervios que la consumen y está agotada.
Nadie le dijo nunco que esto iba a ser fácil, pero ¿por qué tiene que ser tan dificil todo para algunos?.
Vale que hay crisis y más en la construcción, pero es que ni su marido ni su hermano hacen ascos a nada, quieren trabajar en lo que salga y donde salga, de barrenderos, de repartidores, de fontaneros, de lo que sea, pero trabajar. Van cada día al paro a por ofertas, a las empresas de trabajo temporal, a los polígonos industriales... y nada.
Yo quiero ayudarles, pero no tengo manera, les puedo dar trabajo como mucho para un par de días al mes como jardineros, pero no más y yo también me estoy consumiendo.
Mi contrario dice que no puedo ser así, que cada uno es dueño y responsable de su vida, yo no sé hasta qué punto eso es cierto.
Me siento culpable de que mi vida sea tan asquerosamente "fácil" al lado de la suya, de no tener que pensar si puedo hacer la compra en un sitio más barato u otro más caro, culpable de gastar en ropa innecesaria para que mis hijos vayan vestidos igual...
Me siento tan culpable que la culpa no me deja sacar el monedero, ahora pienso y repienso si lo que voy a comprar es absolutamente imprescindible y si no lo es, no lo compro y punto.
Hoy necesitaba comprar un abrigo a Pepón, porque el del año pasado no le vale. No he podido evitarlo, al pasar por la sección de niñas he visto unas trencas preciosas y he pensado en mi bruja de mermelada. Pero no, mi bruja no la necesita, ella tiene 2 abrigos y no le hace falta uno más, por más bonito que fuera. Así que he tirado por la calle de enmedio, he comprado dos iguales para las sobrinas de Dani. Me ha hecho una ilusión tremenda, las imagino tan guapas con sus trencas rosas...
Juro que no lo he hecho por caridad, lo he hecho por cariño, porque me apetece, porque sí.
Dani se ha enfadado un poco, no quiere que le regale cosas, yo le insisto en que no es para ella y que a mí me hace feliz, pero la entiendo, a mí en su lugar me pasaría lo mismo.
No puedo quitarme el sentimiento de culpa y no soy capaz de encontrarles trabajo a sus hombres. ¿Alguien me puede ayudar?.
Definitivamente sigo siendo invisible para el Jefe.

lunes, 6 de octubre de 2008

Como una princesa

Con almena para mí sola.
He pasado un fin de semana estupendo. Nos fuimos el viernes a eso de las 6 y durante todo el atasco de salida de Madrid iba con grandes remordimientos por la llantina con la que había dejado a mi bruja de mermelada para que no me fuera.
La verdad es que me acuerdo mucho de mis duendes cuando no estoy con ellos, por más que de verdad me apeteciera salir "en plan novios".
Me monté en el coche sin tener idea de dónde iba, bueno, la verdad es que sospechaba que podía ser Burgos. Era mi asignatura pendiente, tenía muchas ganas de ver la catedral. No podía perdonarme ser española y no conocerla.
Mi contrario lo organizó fenomenal. No fuimos a Burgos, sino a Lerma, al maravilloso parador de Lerma y para hacerlo más interesante, nuestra habitación estaba en una de las torres. La vista desde mi ventana era esta:



La habitación era igual de particular que fascinante. Era literalmente la parte alta de una torre, así que para llegar hasta ella había que salvar cerca de 40 escalones. Una vez arriba la distribución era peculiar, el baño estaba separado de la cabecera de la cama por un murete de apenas metro veinte de alto, por lo que ducharse sin salpicar las sábanas era complicado, pero claro, con esta súper bañera quien se resiste a darse un baño de espuma...



El sábado por fin tuve la oportunidad de disfrutar de la maravillosa catedral de Burgos. No hay palabras para describir tal lugar, hay que verlo, vivirlo y respirarlo.


Pero también hemos tenido tiempo de ver Santo Domingo de Silos, Lerma, Clunia o Aranda de Duero. ¡Y de comer!, madre mía que manera de engullir, ahí está, kilo y medio de cordero asado y morcillas adosados a mis posaderas...
Da igual, lo he pasado muy bien. Volvimos cansados y contentos y los duendes nos recibieron con sus mocos abiertos, perdón, quería decir sus brazos....

Por cierto, al llegar al parador de Lerma, un precioso ramo de rosas rojas y una botella de cava me esperaban.

jueves, 2 de octubre de 2008

Rinnnnnggggggg


Ring,ring, ring....

- Buenos días, dígame.
- Buenos días, quería hablar con el jefe, por favor.
- Claro, ¿podría adelantarme sobre qué asunto?
- Pues es que quería poner una reclamación.
- Pues entonces es conmigo con quien tiene que hablar, señorita.
- Yo creo que no, pero intentaremos entendernos, ¿con quien tengo el gusto de hablar?
- Soy Pedro, para servirla.
- Pues mire que he oido hablar bien de usted, pero yo con quien quiero hablar es con su jefe.
- Pues es que no va poder ser, él está siempre muy ocupado.
- ¿Pero ocupado en qué?, porque yo veo que tiene mucho que hacer y no lo hace.
- Claro, pero porque estará haciendo otras cosas.
- Ya bueno, pero es que hay que arreglar mucho.
- Pero es que hay asuntos más importantes que otros, señorita, debe usted entenderlo.
- Pues no lo entiendo.
- A ver, vamos a ir por partes, dígame su nombre que voy a abrir un parte de incidencias urgente que le pasaré al jefe cuanto antes.
- Me llamo Lou, quizás por mi nombre no me recuerde, pero dígale que yo fui presidenta de su club de fans durante muchos años.
- Bueno Lou, pues vamos a ir punto por punto en su reclamación.
- Pues don Pedro, apunte lo primero, dígale a su jefe que tiene un problema de recepción de llamadas, no contesta al fijo, ni al móvil, ni a los emails.
- Mire que me extraña Lou, pero siga, siga...
- Dígale que yo me canso de pedirle cosas, cosas importantes, que no deberían suponerle un gran esfuerzo y que no veo que me eche una mano.
- Ya le he dicho que son muchas las peticiones que recibe y que las atiende tan rápido como puede.
- Pues las mías deben ser las menos importantes entonces, porque desde hace 5 años me siento invisible.
- No se me enfade Lou
- Pero es que estoy enfadada, no me gusta lo que hace.
- Venga, vamos a poner una petición urgente y vamos a intentar que la atienda cuanto antes.
- Hecho, dígale que necesito que me encuentre trabajo para el marido de Dani, o para su hermano, que ella está deslomándose a trabajar para mantener a cuatro adultos y dos niños, y que no puede más.
- Y usted, Lou ¿está haciendo todo lo que puede?.
- Se lo aseguro don Pedro, todo lo que puedo y más. Yo no pido más de lo que estoy dispuesta a dar, ni a su jefe ni a nadie...
- Vale, pues apunto su petición como urgente.
- Pues eso, déjeselo claro a su jefe.
- ¿Alguna cosa más?.
- Pues sí, la última, dígale a su jefe que si esta vez no me echa un cable, le borraré de mi directorio definitivamente, y que no volveré a hablarle más.
- Pues sí que está enfadada usted, Lou.
- Ni se lo imagina don Pedro, ni se lo imagina.

miércoles, 1 de octubre de 2008

Mocos


Hemos empezado la temporada del moco. Igual que llega la recogida de la uva o el florecer de los almendros o cerezos, llega la temporada del moco.
Empieza en Septiembre, con cada nuevo curso escolar, y se extiende, queramos o no durante todo el curso, hasta la primavera.
A ratitos parece que vamos a poder con la cosecha, pero es una mera apariencia, se van un par de días para que nos confiemos, pero vuelven a aparecer con más energía que nunca.
En casa ya hemos empezado, el que peor está en Juan sin miedo, al pobre se le han juntado los mocos con la salida de nuevos dientes y está insoportable.
Pobrecito mío, ya se que no es su culpa, que no lo hace por fastidiar, pero es que llevamos tres noches sin pegar ojo.
Hoy me he pasado por el pediatra y me dice que no es más que un catarro de vías respiratorias altas, que no tiene moco en el oido y que no tiene ruiditos en el pecho, así que ale, Apiretal cada 8 horas.
No quiere comer, no quiere nada en realidad. A ver si mejora un poquito, porque hay ratos que me repito a mí misma "si Juan hubiera sído el primero de mis hijos, se habría quedado hijo único", pero vamos, que no me lo creo ni yo.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Querido Paul


Querido Paul, ahora que tienes tiempo y energía para escuchar lo que todos queremos decirte, aunque no sea en tu idioma, yo sólo te pido una cosa.
Allí, haciendo cola contigo, para entrar en el "castillo de irás y no volverás" está una compañera de fatigas. Se llama Nuria, risueña, alegre como un cascabel.
Ella no quería irse, aunque supongo que tener un compañero de viaje como tú, algo te alivia la pena.
Búscala y dale un achuchón fuerte, que lo necesita.
Dile que por aquí la echaremos de menos, que seguro que su pequeña Airun tendrá quien le cuente cuánto luchó su mamá para que ella naciera.
Querido Paul, si ves al "Jefe" por ahí arriba dile que de vez en cuando tendría que revisar su cuadro de reservas para estancias en su castillo, porque hay gente que no tiene ninguna prisa por ir para allá y él se los lleva sin más.

domingo, 28 de septiembre de 2008

Caperucita entre princesas y superheroes.


Este curso hemos empezado prontísimo con la agenda social de mi bruja de mermelada.
El viernes tuvo el primer cumpleaños de la temporada. Para hacerlo más interesante era un cumpleaños de disfraces.
Me gusta la idea de que se disfrace, a mi me divertía enormemente cuando era niña.
En su habitación tenemos una caja con disfraces, nada del otro mundo, algún pijama de chinita, el de chulapa del cole, uno de duende con cascabeles de cuando iba a la guarde, y uno de caperucita, que le regalaron los Reyes Magos.
Decidimos que ese era el adecuado. El cumple empezaba a las 5, no nos deba tiempo a volver a casa desde el cole, así que me llevé el disfraz y la vestí allí mismo.
Cuando llegamos a casa de la cumpleañera ¡una legión de princesas de todos los colores salió a nuestro encuentro!, había princesas de todos los colores, preferentemente en tonos rosas. Mi bruja se veía muy dulce a su lado, con su caperuza roja con cascabel.
Cuando fui a recogerla más tarde, el panorama había variado ligeramente, había tres spiderman jugando al futbol con un Batman, dos princesas y una blancanieves subidas a una casita de juegos. El resto de princesas, mi caperucita y una chinita habían montado un salón de belleza en mitad del jardín.
Uno de los regalos había sido un estuche de maquillaje infantil, las unas se pintaban a las otras, los labios, sombra de ojos, y hasta las uñas, no podeis imaginaros qué "generosidad" en la aplicación del color, qué mezcla sin igual de texturas. Vamos que estaban más que encantadas.
Al final, creo que voy a tener que claudicar y comprarle un disfraz de princesa, porque esos labios coloraos, y esa sombra morada, a Caperucita como que le quitan "personalidad".

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Las Fiestas


Querido abuelo:
¿Qué tal la pólvora anoche?, la verdad es que hacía bastantes años que no estabas en el pueblo para la fiesta.
Me estoy acordando mucho de tí en estos días, miro la foto que te hice con Juan, al poco de nacer, le veo a él ahora tan grande y te siento tan cerca aunque no pueda verte, que a veces mi cabeza descontrola.
¿Sabes que el AVE a Córdoba va a pasar cerca del pueblo?, pues lo que les faltaba a algunos tuercebotas de por allí para creerse que viven en la Gran Vía...
Yo creo que será bueno, todo lo que sea progreso lo es, aún con los efectos colaterales que conlleva.
¿Y qué me dices de la procesión de hoy?, ahí seguro que ni te has asomado, después de todo cuanta hipocresía con patas andando detrás del cura.
Lo que sí que te gustaría sería correr la vaquilla mañana, toma y a mí, lo que pasa es que tú eres más completo y toreabas hasta bien entrados los 80 años.
El toreo no va conmigo, ya lo sabes, pero iría a verte sin dudarlo y ni siquiera pestañearía para no perderme un segundo de tu "faena".
Querido abuelo ¿por qué las personas extraordinarias no pueden vivir por siempre?.
Te quiero.

martes, 23 de septiembre de 2008

Seis años


Seis años hace hoy de aquel día en que pinché mi barriga por primera vez.
Fueron apenas 50 uds de Puregón, pero significaba que estaba comenzando un camino que me llevaría a lo que más deseaba en el mundo, tener hijos.
Hoy, a las 9 de la noche brindaré con mi contrario por aquella primera dosis, por cierto, el "pen" con los restos del cartucho del que salió mi bruja de mermelada, sigue, caducado, en mi nevera desde Enero de 2003.

Elena


Iba a titular esta entrada "Otra de puertas", pero he cambiado de idea, Elena es mucho más bonito.

Por obra y gracia de unos abuelos que no hacen más que pensar en sus nietos, mis hijos tienen las puertas de sus habitaciones decoradas con unas bonitas letras de madera con sus nombres. Los abuelos las compraron al poco de nacer Pepón en un viaje, y claro, con la llegada de Juan sin miedo las letras faltaban.
Ha habido que esperar a que los abuelos repitieran su viaje para que pudieran ir a buscar las letras iguales para poner Juan. Por fin ayer vinieron con las letras.
Las prepararon, pegando cinta adhesiva de dos caras, planificaron el lugar y las pegaron.
De repente oigo a Inés muy enfadada discutir con Antonio y voy a ver qué pasa. Me la encuentro desesperada a punto de ponerse a llorar y al abuelo aguantando la risa como podía. ¿Qué afrenta podía provocar dos reacciones tan dispares?.
Pues que mi bruja de mermelada se había enfadado porque los abuelos no habían comprado las letras para poner "Elena" en su puerta, porque ella lo que quiere es una hermanita, que se llame Elena y que duerma con ella, porque, vamos a ver, si mamá duerme con papá, Pepe duerme con Juan, entonces ¿con quién duerme ella?...

domingo, 21 de septiembre de 2008

Máxima seguridad

Qué obsesionados estamos en estos tiempos con la seguridad en nuestras casas, y no es para menos, la verdad.
Recuerdo los tiempos en que en el pueblo de mis abuelos las puertas de las casas no se cerraban, y se eso no hace tanto. Ibas y venías, y sólo tenías que empujar ligeramente y preguntar "¿se puede?", y claro que se podía...
Todo esto para contar cómo es la puerta de mi casa. Pues es una puerta grande, blindada de arriba abajo, segura, aunque no fue suficiente para evitar que los amigos de lo ajeno entrasen, aunque lo hicieran por la ventana...
Pues eso, que es una puerta segura, pero eso no es lo más importante para mis duendes, lo que les gusta es que es el mejor sitio donde colgar sus dibujos de manera que todo el que venga a casa tenga oportunidad de disfrutarlos.
Vamos, que mi puerta es la más artística del vecindario, de eso doy fe, y os dejo la muestra para que veais que no me equivoco.

viernes, 19 de septiembre de 2008

Pruebas médicas


Como continuación y seguimiento de la evolución del rubio amor de mi vida, hoy, nos ha llegado el momento de hacer una endoscopia.
Ha sido ambularoria, pero lo que para el personal del hospital no deja de ser más que una prueba rutinaria, para los papás es motivo de preocupación, al menos para mí, no tanto por la prueba en sí como por la sedación general a la que le someten.
La verdad es que ha salido de la habitación vestido y contento para volver 20 minutos después despertándose, completamente desorientado y con un llanto inconsolable.
La rabieta le ha durado un buen rato, el suficiente para que yo terminara de tranquilizarme viendo que respiraba, que se movía y que por fin todo había pasado. Ahora hay que esperar los resultados que no estarán listos hasta dentro de 15 días, pero el informe preliminar dice que ni hay nada serio, apanas un leve reflujo de origen nervioso. El médico apunta que puede ser por celos. Puede ser, yo no le veo razón de ser, pero a saber cómo se organizan los pensamientos en esa cabecita rubia que yo tanto quiero.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

¡Malditos electrodomésticos!


A mí me ha mirado un tuerto, porque vamos, que en plena vuelta de vacaciones esos magníficos inventos para hacernos la vida más fácil hayan decidido rebelarse...

Empezamos con la alarma.
¿Cúal es el objetivo principal de una alarma?, pues en mi casa, el objetivo principal de la alarma exterior es informarme puntualmente con fanfarrias y clarines de cuando pasa el camión de la basura o cualquier otro vehículo similar. Ni que decir tiene que no puedo conectarla, porque me pego cada susto sin motivo que es para verlo, pero nada, a los de Securitas debe hacerles gracia porque por aquí no aparecen...

Rebelde número dos: la nevera.
Después de un apacible fin de semana el lunes amanecimos con un precioso charco en el suelo de la cocina, y dado que no tenemos gatos, ni perro la deducción fue fácil ¡el congelador se había descongelado!, guay, tope guay, no hay nada como tener que comerse todo lo que allí había para olvidarse de la dieta.
Pero eso es sólo el principio, luego hay que llamar al técnico, que viene diligente y hace su diagnóstico: "señora, el motor se ha roto, hay que cambiarlo, y por unos módicos 600 euros se lo hago en un momento". Pues no hay más que hablar, manos a la obra.
Pero ha resultado que la solución ha sido peor que el problema, porque aparte se seguir sin enfriar, ahora hace un ruido imposible de aguantar. Después de llamar al técnico en más de 20 ocasiones vuelve a venir hoy por la mañana. "Pues señora, va a ser que el motor que le puse no estaba bien, se lo vuelvo a cambiar". Ahora enfriar, enfría, pero el ruido es insoportable. Tengo que volver a llamar, aunque yo no se si me va a tener más cuenta comprarme unos taponcitos para los oidos.

Me hago mayor

Y eso se nota.
Dejando a un lado las canas, que molestan y de qué manera, las arrugas, que van apareciendo sin que me de cuenta, empiezan a aparecer los achaques más serios.
Mi "periferia" no anda bien. Por periferia entiendo extremidades y cualquier otro elemento que sobresalga de lo que es la caja torácica, vamos, la cabeza.
Que la azotea no me rige adecuadamente es algo que vengo observando desde hace tiempo, pero para eso, aparte de psicólogos, paciencia y poco más, no hay mucho que hacer.
Mis piernas son mi asignatura actual. Con los embarazos, lo que en su momento fueron arañas vasculares son hoy en día varices en toda regla que me producen calambres, dolores y picores sin parar. Conclusión: hay que quitarlas.
He ido al cirujano vascular, en realidad ya había ido en febrero, pero hoy ha sido la definitiva. Llevaba un millón de preguntas que hacerle, dudas, preocupaciones, miedos justificados o no, pero miedos al fin y al cabo.
He salido con la cabeza caliente, los pies frios y una fecha de operación fijada para la primera quincena de Octubre.
Ahora lo que tengo que pensar es ¿la preocupación por la anestesia hará que me salgan más canas?, porque si es así tengo que empezar YA a decidirme por el color del tinte...

lunes, 15 de septiembre de 2008

Lo que era y lo que soy

Primero fui una niña feliz, después una adolescente a la que la edad del pavo duró 3 años. Pasé a ser universitaria en una carrera que me importaba (y me importa) un pimiento. Aún así conseguí ser una mujer joven muy segura de mí misma, que pisaba fuerte, que no se austaba facilmente, a la que ningún reto echaba para atrás.
¿Qué fue de ella? ¿dónde, en qué parte oscura de mí misma ha quedado ese yo?. Ahora ni me reconozco, me miro con desconfianza en el espejo, apenas me reconozco, temerosa, asustada, insegura, apaleada...
¿Cómo es posible que me haya dejado vencer así por las circunstancias, cómo una jefa ha podido hacer esto de mí?.
Tengo miedo de reincorporarme a mi trabajo, pero más miedo tengo de no hacerlo y apartarme definitivamente de la vida laboral.
Sólo quiero no sentirme tan torpe, tan poco resolutiva. Escribo atropellada (eso siempre lo he hecho), pero mis palabras fluían con más gracia que ahora, sin tantas repeticiones, con más orden. Supongo que eso es el castigo por haber relegado la lectura al cajón del olvido.
Siempre me justifico a mí misma diciendo que no tengo tiempo, pero es cierto que tiempo siempre hay, quizás debería olvidar otras aficiones, la cocina, el escribir un blog, arañar minutos para recolocar mi cabeza leyendo palabras escritas por otros.
No quiero sentirme así.

El tren


Los días desde la vuelta de vacaciones han pasado volando, eso no quiere decir que por momentos no me haya tirado de los pelos pensando cómo controlar y entretener a tres fieras, pero todo llega y todo pasa...
El día de mi aniversario de boda nos fuimos a comer por ahí, y, como soy una blanda, lo reconozco, mis fieras mayores me convencieron para ir a los caballitos. Me puse a pensar dónde encontrar unos caballitos que funcionasen un jueves a las 4 de la tarde y, bueno, me fui a la Vaguada, que es el sitio de las mil soluciones.
Una vez allí vimos que habían instalado un trenecito en la planta alta, uf, ay, horror, fue verlo y lanzarse a él. Pero el bendito tren no funcionaba hasta las 5, eso sí, previa compra de 30 Eurazos en cualquier tienda del centro.
A ver tú cómo les explicas a dos fieras adheridas literalmente al bendito tren, que no funcionaba. Lo que pudieron llorar.
Así que les prometí que iríamos otro día y como lo que se promete se cumple, fuimos el sábado a hacer la compra y nos pasamos la tarde montando en el trenecito en cuestión.
Misión cumplida, porque por fin es día 15 y mi bruja ha empezado hoy el cole, mi rubio amor no empieza hasta el miercoles.
Colorín colorado, las vacaciones se han terminado.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

... Y nos casamos


De eso hará mañana nada menos que 9 años. Fue una boda preciosa, de verdad la más bonita que recuerdo. El cura estuvo impecable, sus comentarios no podían ser más acertados, más cariñosos y más ciertos. La gente parecía feliz, elegantes, guapos, despreocupados. En fin, que todo resultó perfecto, con excepción de mis nervios claro, que me impidieron probar siquiera un bocado de todo el convite.
Habíamos empezado a salir juntos siete años antes (uf, casi na), hebíamos crecido a la vez en lo que a sentimientos se refiere.
Si tuviera que utilizar una única palabra para describir mi matrimonio tendría que ser "feliz", porque ese es el adjetivo que más pesa de todos los que vienen a mi cabeza. Pero en nueve años hay sitio para todo, para luces y para sombras, para días maravillosos y otros para olvidar.
Nuestra común lucha por tener niños nos unió muchísimo. La verdad es que no puedo imaginar un compañero mejor en esa pelea. Hasta que nació Inés, jamás habíamos discutido, ni una sola vez, no sabíamos lo que era eso.
Desde que tenemos hijos lo hacemos a menudo, supongo que es normal que surjan todas las discrepancias que hasta entonces han parecido nimiedades.
Mi contrario y yo tenemos poco en común, poquísimo, ni en ideas políticas, ni en gustos musicales (poco coincidimos en este punto), ni en aficiones (salvo que sean tranquilas), en fin, que a veces me pregunto cómo dos personas tan diferentes pueden llegar a casarse.
Mañana quizás improvisemos una celebración familiar, saldremos a comer con los niños creo, la salida romántica la dejaremos para el primer fin de semana de Octubre, mi contrario me tiene reservada una sorpresa.
Yo siempre digo que cada año hay que celelbrarlo un poquito más, por si es el último, nunca se sabe lo que puede pasar, en este punto me puede mi "yo" cenizo.
Pues eso, que para mí el 11 de Septiembre ya era un día muy especial mucho antes de que alguien decidiera hacerlo tristemente famosos.
Te quiero.

Pies


Ya dejé una foto de los pies de mi bruja de mermelada con su pedicura de flores, pero ahora pongo otra, el pie de mi bruja y el mío.
Este ha sido el verano de azul, tengo que amortizar el esmalte que compre y me temo que el año que viene no estará tan de moda, así que ale, a utilizarlo.
Como dices bien Myr, tener una hija es bastante divertido..., a ratos.
La mía es un sol la mayoría de las veces, pero cuando se nubla tiene un caracter rebelde, dificil y contestatario.
Ella es presumida a su manera, lo de las uñas ha sido una sorpresa, incluso para mí, no me la imaginaba yo en esas.
En un par de días vendrá la pelea, hay que quitar tanta flor y me temo que nos costará caro, no quiero que al cole vaya así, porque conociendola, me temo que puede pasarse el día descalza enseñando su "jardín" a las amigas.

martes, 9 de septiembre de 2008

De boda


El sábado pasado nos fuimos de boda. Lo disfruté cantidad, dejamos a los peques con la abuela y nos dispusimos a pasarlo bien, yo desde luego estaba decidida.
Se casaba un buen amigo mío, con el que he crecido, desde siempre, con el que he compartido excursiones, cumpleaños, alegrías y penas.
Me gustó verle feliz, me encantó ver a esos amigos "de toda la vida" a los que hacía tiempo que no veía.
La verdad es que volvimos relativamente pronto, Juan sin miedo se había despertado a las 7:30 y yo empiezo a convertirme en calabaza a las 12.
Está mal que yo lo diga, pero iba yo la mar de mona, con mi vestido de Zara "divino de la muerte" y esos taconazos que te hacen sentir especial.
A los novios sólo les deseo lo mejor, de corazón. El matrimonio no es un camino fácil, al menos yo lo veo así, pero es gratificante ver que se puede hacer camino de la mano de otro.

domingo, 7 de septiembre de 2008

Jugando a peluqueras

Mi bruja de mermelada y yo, a veces jugamos a las peluquerías, a mí me divierte muchísimo que me peine (hasta que llega el momento de desenredar). Ella no es muy de "dejarse hacer cosas", pero hoy la he convencido.
Teníamos un montón de horquillas con animalitos y me he propuesto utilizarlas todas.
Dejo una foto del resultado, a mí me parece que estaba preciosa.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Vacaciones 2008 (Part II)



... Y nos fuimos, cambiamos de destino, recorrimos los mismos 600 Km que llevamos recorriendo los últimos 16 años para llegar a la segunda parte de nuestras vacaciones en "familia", entendiendo por "familia" lo más amplio que se pueda entender.
En la Costa Brava lo hemos pasado fenomenal, más descansados que en Benidorm, con mucha más ayuda doméstica, buen tiempo, mucha playa, y armonía familiar.

Los días han transcurrido tranquilos, por la mañana a la playa, prontito, de 10:30 a 12:30, luego comidas, un poco de reposo y luego, variable, piscina, más playa, ir a San Feliu a montar en los caballitos y a comprar magdalenas de piñones a Can Grisan, o a Playa de Aro al PP´s, que es como un gran parque de atracciones, alguna que otra compra, bastantes paseos, helados..., en fin, vacaciones.
Pepón siguió mejorando, Inés nada como un pececillo sin flotador y Juan ha empezado a reptar como Rambo y yo creo que si le pongo unas gamuzas en la barriga le puedo usar para encerar el suelo.
Pero lo más importante es que no tuvimos que ir al médico ni una vez y que hemos vuelto sanos y salvos, que aunque parezca una perogrullada es importante.

El cumpleaños de Clara


Tengo que escribir esta entrada, me ronda por la cabeza desde que el rubio amor de mi vida estaba en el hospital.
Clara es una compañera del cole de mi Bruja de Mermelada. Y ¿qué tiene de especial su cumpleaños?, pues que es en los primeros días de Febrero.
LLevo dos meses soñando con ese cumpleaños, planificando mis pasos, disfrutando, saboreando cada instante de libertad que ese cumpleaños me dará. Llevaré a Inés a la fiesta, mi contrario se quedará con las dos fieras pequeñas, y mientras hago tiempo para recogerla ¡IRE DE REBAJAS!.
¿Estoy loca?, me equivoco, no debo preguntar, sino afirmar, estoy loca, desde el mes de julio pensando en las rebajas del próximo invierno...
Y no por comprar, sino por la sensación de ser yo, libre, despreocupada, aunque sea sólo durante un par de horas.
Definitivamente, ya falta menos para el cumpleaños de Clara.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Vacaciones 2008 (Part I)


Bueno, parece que va siendo hora de relatar...
Nos fuimos con mucho miedo en el cuerpo el 31 de Julio. Pepón parece que respondía al tratamiento y, bueno, pues eso, que la playa nos esperaba.
La primera parte de nuestras vacaciones fue mala para mí. Nos fuimos con mis padres y mi contrario aún tuvo que volver a Madrid una semana a trabajar.
Los niños son muy pequeños, los dos mayores no querían dormir la siesta y despertaban al otro.
Mi madre, desde que estuvo en el hospital, va a hacer dos años, no es la misma, está muy agotada y yo intento suplir todo lo que ella no llega y eso acaba con mis nervios.
En Benidorm no tenemos ayuda doméstica de ninguna clase, así que ale, vivan las vacaciones, a hacer compra, comida, potitos para el peque, a limpiar, arreglar la casa, planchar....
Ni que decir tiene que cuando llegó mi contrario le juré por todo lo jurable que ni una vez más, que yo lo que quería era ir a un hotel con todo hecho.
Luego las cosas fueron volviendo a su cauce, y los siguientes días con él allí ya fueron mejor.
Pero dejando a un lado mis histerias, la verdad es que los niños lo pasaron de cine, de la playa a la piscina y viceversa, no salían del agua. A Juan sin miedo tampoco había quien lo sacara, me ha salido pececillo como los otros.
El tiempo no corre, vuela, en nada llegó mitad de mes, y con ello el cambio de destino de cada año. Nos fuimos, yo con muchísima pena, porque creo que este año me he comportado con mis padres como una histérica y sobre todo porque a mis padres, los niños les dan la vida y se quedan vacíos, bueno, así tuvieron dos o tres días para descansar e ir a su aire.
Y aquí termina esta primera parte tan poco interesante donde lo más importante es que no tuvimos que ir al médico ni una sola vez y que los niños fueron felices.

lunes, 1 de septiembre de 2008

¡Feliz, por 4 Euros!

Mi bruja de mermelada es así, ella ve la vida en rosa, y claro, todo tiene que ser rosa.
De repente empezó a pedir unas clanclas rosas, pero rosa por arriba, rosa por abajo, rosas por todos lados.
Ni os imaginais las vueltas que dimos, pero al final las encontramos, ahí os las enseño:


Pero por supuesto, para presumr nunca le falta tiempo ni motivo, para que veais, a mí siempre me ha horrorizado que las mamás pinten las uñas a sus niñas, y ahora, vereis...

Por cierto, lo que costú 4 Euros fueron las clanclas



Tengo muchas cosas que contar, pero será poco a poco.
¡Al fin en casa! ¡He sobrevivido a las vacaciones-veraneo!

miércoles, 30 de julio de 2008

¡Arggggg maletas!


Mi kasa es un kaos, anárkiko, con kosas deskontroladas por todas partes. ¡Es la hora de hacer maletas!.
Por suerte mi bruja y mi rubio amor me ayudan mogollón. Hemos empezado por sus cosas. Como mami es muy maniática de que vayan iguales hemos empezado por hacer montones de prendas de 3 en 3, las 3 camisetas iguales, los 3 pantalones a juego, el vestido rosa y los polos del mismo color para los hombretones...
Si es que no cabemos en el coche, pero la culpa no es de las maletas, la culpa es de papá que se empeña en llevar sus palos de golf a todos lados..., yastá, eso, la culpa de papá.
¿qué me falta?, pues no se, yo diría que mucho, pero no sé el qué. Decidido, el esterilizador no me lo llevo, ya herviré los bibes como se hacía antaño.
¿pero, nos iremos mañana?, pues no se. Yo por si acaso voy preparando y lo que se me olvide, mala suerte, ya iré de compras.
Lo que seguro que necesitaré será la plancha, porque una vez completados los montoncitos, han sido mis fieras los que los han ido metiendo en las maletas (uf, ay, madremía_que_sudores), pero paso, no piensa recolocarlo, no decían eso de "la arruga es bella", pues ale, a practicar con el ejemplo.
Ale, que nos vamos de veraneo.
Besos

Canas en el alma

Este 36 cumpleaños no ha sido como esperaba. Para empezar, con mi príncipe en el hospital no tenía cabeza para pensar en nada más. Mi contrario me reprocha a veces que, aunque lo entiende, estos días se ha sentido invisible...
No era mi intención, de verdad, pero cuando mis soles están pochitos, no tengo cabeza para nada más.
Me siento mayor, que no vieja, y antigua en muchas cosas. No me cambiaría por tener diez años menos, pero veo el tiempo pasar en mí y algunos de sus efectos no me gustan.
La ley de la gravedad se ceba en mi escasísima delantera y el mi generosa retaguardia. Mis piernas, de las que antaño siempre presumía con cortísimas minifaldas, se han llenado de varices, que me duelen la mar.
El sábado, en el hospital me descubrí una cana, y me la arranqué, me acordé tarde del dicho eso de "por cada una que te quites, siete te saldrán".
Mi carácter se va modificando muy lentamente. Poco a poco veo que las cosas no son tan extremas como siempre las he visto, he aprendido a ser un poquito más positiva, con gran esfuerzo por mi parte.
Soy la misma de siempre, pero diferente, me siento bien conmigo misma en más ocasiones de las que solía. Soy feliz de ver a mis hijos, sigo amando a mi marido, cada día un poco más, aunque quizás de diferente manera.
¿Canas en el alma?, quizás alguna, pero gracias a ellas me siento "interesante".

lunes, 28 de julio de 2008

Brilla el sol

El amor rubio de mi vida ha vuelto a casa.
Hemos pasado la mañana en el hospital, esperando que viniera el estomatólogo y la doctora de planta.El diagnóstico es inconcreto, gastritis, acidosis metabólica..., de origen desconocido. Las pruebas y análisis que le han hecho no arrojan luz alguna.
Nos han dado hora para el 2 de Septiembre para empezar con pruebas.
Si va evolucionando bien, podremos irnos a la playa el fin de semana que viene, siempre con el informe del alta en la maleta y con idea clara de cual es el hospital más cercano, por si acaso el episodio se repite.
Ahora viene lo complicado, que coma, que no vomite y que no se bañe. Es complicado porque yo no me puedo multiplicar. Los otros dos quieren agua y a este no puedo torturarle viendo a sus hermanos y no pudiendo remojarse, y así durante 15 días. Tendré que agudizar el ingenio.
Y ahora, dejo la que espero sea la última foto en un hospital en los próximos 150 años, papá y Pepón leyendo un cuento.



Fin

¡Otro coche amarillo!


Hoy hemos vuelto a tener un día larguísimo. Las comidas no han ido bien, eso por decirlo de manera optimista...
No podemos seguir así, si le dan el alta y no come an casa, a ver qué hacemos.
Esta mañana le quitaron el suero y ya sólo le ponían la ranitidina por la via cada 6 horas..., hasta que se he estropeado la vía. Pobrecito mi amor, cómo lloraba a las 6 de la tarde. Al final se la han quitado también, le dan la medicación por via oral, mientras se quede dentro no va mal la cosa.
Tiene verdadero pánico a comer, o le duele muchísimo el estómago, o le ha dolido tanto que prefiere que no se repita.
Esta mañana ha ido de nuevo Inés a verle, han estado pintando juntos. De camino al hospital le hemos comprado un "camión pequeño amarillo" que se ha visto eclipsado del todo tan pronto como han llegado los tíos con este super pedazo de coche, que hace ruido de motor y enciende luces y que por supuesto cumple el requisito imprescindible ¡es amarillo!.
Me encuentro terriblemente cansada, no sólo físicamente, que lo estoy, lo peor es no verle mejor, no ver que come, no ver que levanta el ánimo, espero al especialista de digestivo como si fuera el hada madrina de Cenicienta y sé que no debería depositar tantas esperanzas en él, al fin y al cabo, milagritos, pocos...

domingo, 27 de julio de 2008

Me duele la tripa

Madre mía, ¿por qué le duele tanto?, con la ranitidona y el nolotil no debería dolerle, pero le duele. Es que le cambia la cara, se desencaja.
Ayer comió un poquito más, pero con mucho miedo, porque en cuanto come empieza a dolerle.
Definitivamente no nos van a dar el alta hasta que no le vea el especialista de digestivo, que será mañana o el martes. Por un lado es mejor, pero claro, él se quiere ir y mi bruja de mermelada se despierta a media noche preguntando por su hermano.
Yo me muero de la pena cuando llego por la noche a casa y veo su camita vacía. En un momento me vuelvo a ir, que yo paso el día y el papi pasa la noche. Creo que me llevaré a Inés y luego se la traerá su padre.
Por lo menos tenemos algo positivo. Parece que le van a quitar el suero, que no la via, porque la necesita para el Nolotil y la Ranitidina, pero al menos no tendremos que ir a todos lados con el palito colgando.
Ayer en la terraza del hospital conocimos a nuestros nuevos vecinos, ayer hubo bastantes altas. Una de nuestras vecinas es M, una niña preciosa, como de 7 años, que tiene lo mismo que Pepón. Vomita y le duele el estómago y también es reincidente en cuanto a ingresos.
Pepe, cariño, quiero que te pongas bueno. Te quiero.

viernes, 25 de julio de 2008

Mamita, me quiero ir a casa


No tengo un buen día hoy, mi rubio amor sigue en el hospital y yo no le veo mejor.
Inés se ha despertado esta mañana diciendo que quería que Pepe volviera ya a casa. Anda, y yo también. se ha venido conmigo a verle y la verdad es que no se si ha sido buena idea. Se ha quedado con la idea de que Pepón está atado, claro, como va con el suero a todos lados...
Luego ha vuelto a comer a casa y me he quedado yo todo el día. Es así como veo que las cosas no van. No quiere comer, bueno, en realidad es que no puede, le duele muchísimo el estómago. A mediodía ha comido sólo una triste cucharada de sopa.
La merienda ha ido algo mejor, un tazón de leche y medio bollo.
Yo tenía todas mis esperanzas puestas en la cena, pensando que como iba a ser puré, y con el hambre acumulado del día comería algo, pero no ha sido así.
El caso es que la mayor parte del tiempo está bien, contento, jugando con sus coches, con sus cuentos de pegatinas, paseando por el pasillo o en la terraza viendo los coches pasar (él cuenta coches amarillos y yo rojos), pero otros ratos no puede con su alma, se queda dormido sin más.
No me gusta verle así, y desde luego, no quiero que le den el alta, porque en casa sin comer y sin el suero no puede estar.
Cuando he llegado esta noche a casa Inés me estaba esperando despierta y muy enfadada porque no había traido a Pepón conmigo.
En un rato de tranquilidad ni amor ha pintado el precioso dibujo que ilumina esta entrada, son coches, por supuesto y también un sol y luego rayas de colores.

No puedo más.

¡Galleta!


Parezco Triki, el monstruo de las galletas que hacía reir a los niños cuando yo era chica (a mis hijos les encanta también ahora, aunque quizás esté un poco demodé).
Esta mañana me he levantado con energía, quiero aprovechar la mañana con mis otras dos fieras antes de volver al hospital con el rubio amor de mi vida.
Juan sin miedo va a cumplir nueve meses, ya es todo un mayor, y el pediatra me dijo que podía empezar con el gluten, así, que le he acercado una galleta, a ver qué opinaba del asunto.
Me he reido la mar, porque le gustaba, aunque claro, si los trozos que partía con esos dos pequeños dientes de ratón eran demasiado grandes tosía un poco atragantado, pero enseguida quería más y más.
Ha sido una pequeña toma de contacto, pero se ve que Juan y las galletas recorrerán un largo camino juntos.