Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

lunes, 20 de octubre de 2008

San Judas


Puede parecer una tontería, pero me ha costado horrores dar mi brazo a torcer.
Por muchos motivos hace más de cinco años que decidí apartar cualquier atisbo de religiosidad de mi vida, así de un plumazo. Lo que toda la vida había hecho, rezar, creer en un "padre bueno y misericordioso", ir a misa putualmente cada domingo, dejó de tener sentido para mí. Me dí cuenta de que para el Jefe yo era invisible, vamos, que ni siquiera era una oveja del rebaño, sino como mucho el perro... y me aparté, firme y voluntariamente.
Decidí que era mejor no tener fe en que las cosas podrían mejorar como consecuencia de que el de arriba me echase un cable, que las cosas irían por su cauce independientemente de que yo rezase o no. Así ha sido mi vida desde entonces.
Pero lo que se aprende de chica es dificil de olvidar y el tema del trabajo para el marido de Dani me tiene rodeada, así que hoy he hecho un pacto, conmigo misma y con el de arriba: vale, yo voy a la iglesia, a rezarle a San Judas Tadeo, pero no para mí, sino para él. Algo así como Jefe, no vayas a pensar que vuelvo al redil, que no, que no es eso, sólo hago un alto en mi camino para rogarte por y para otro, de mí puedes seguir sin acordarte si quieres...
No se yo si me va a hacer mucho caso, supongo que no, pero yo al menos sigo intentando cuanta estrategia se me ocurre.

1 comentario:

M dijo...

Aiss Lou...Yo encuentro mucho consuelo en la Fe. Ayudarme el de arriba, pues hombre según se mire, pero al menos encontré un lugar donde refugiarme, y me siento en paz.Myr