Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

miércoles, 8 de octubre de 2008

¡Culpable! // Buscando trabajo


Mi "Rinnnnngggg" era tal y como allí lo escribí, una llamada urgente de ayuda que sigue sin encontrar respuesta.
Daniela ya no puede más, ha vuelto a adelgazar, no creo que llegue ni a 35 kilos, se le ha llenado la boca de pupas de los nervios que la consumen y está agotada.
Nadie le dijo nunco que esto iba a ser fácil, pero ¿por qué tiene que ser tan dificil todo para algunos?.
Vale que hay crisis y más en la construcción, pero es que ni su marido ni su hermano hacen ascos a nada, quieren trabajar en lo que salga y donde salga, de barrenderos, de repartidores, de fontaneros, de lo que sea, pero trabajar. Van cada día al paro a por ofertas, a las empresas de trabajo temporal, a los polígonos industriales... y nada.
Yo quiero ayudarles, pero no tengo manera, les puedo dar trabajo como mucho para un par de días al mes como jardineros, pero no más y yo también me estoy consumiendo.
Mi contrario dice que no puedo ser así, que cada uno es dueño y responsable de su vida, yo no sé hasta qué punto eso es cierto.
Me siento culpable de que mi vida sea tan asquerosamente "fácil" al lado de la suya, de no tener que pensar si puedo hacer la compra en un sitio más barato u otro más caro, culpable de gastar en ropa innecesaria para que mis hijos vayan vestidos igual...
Me siento tan culpable que la culpa no me deja sacar el monedero, ahora pienso y repienso si lo que voy a comprar es absolutamente imprescindible y si no lo es, no lo compro y punto.
Hoy necesitaba comprar un abrigo a Pepón, porque el del año pasado no le vale. No he podido evitarlo, al pasar por la sección de niñas he visto unas trencas preciosas y he pensado en mi bruja de mermelada. Pero no, mi bruja no la necesita, ella tiene 2 abrigos y no le hace falta uno más, por más bonito que fuera. Así que he tirado por la calle de enmedio, he comprado dos iguales para las sobrinas de Dani. Me ha hecho una ilusión tremenda, las imagino tan guapas con sus trencas rosas...
Juro que no lo he hecho por caridad, lo he hecho por cariño, porque me apetece, porque sí.
Dani se ha enfadado un poco, no quiere que le regale cosas, yo le insisto en que no es para ella y que a mí me hace feliz, pero la entiendo, a mí en su lugar me pasaría lo mismo.
No puedo quitarme el sentimiento de culpa y no soy capaz de encontrarles trabajo a sus hombres. ¿Alguien me puede ayudar?.
Definitivamente sigo siendo invisible para el Jefe.

2 comentarios:

M dijo...

mi niña..¡¡qué grande eres!!, Y NO POR ESE PAR DE ABRIGOS...NO. Por tener la fuerza necesaria de no comprarselo a tu bruja...por empatizar, por aprender de los demás, por saber apreciar lo que tienes, porque en definitiva eres una gran mujer, madre y persona..y te admiro..a tu jefa que le den dos duros..por no decir algo peor y más feo.

Viole dijo...

Hola guapa,
Está muy bien que uno aprenda cosas de las experiencias de los demás, malas o buenas, y en este caso, que te sirva para valorar lo que tienes pero no para sentirte culpable, porque eso no sirve para nada.
Además, bien puedes ser tu la que el día de mañana no puedas comprar un abrigo a tus hijos. No se, a mi la vida me ha enseñado que lo único seguro en esta vida es que dentro de 100 años ninguno estaremos por aquí.
Te debía un comentario de hace mucho, no? :-P