Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Nochebuena y Navidad 2014

Otro año ha pasado, cada año corren los días más y más. Ya me lo decían mis abuelos, ¡cuanta razón tenían!.
Este año he tenido muy pocas vacaciones. Otra de las sorpresas envenenadas de mi "cambio funcional" ha sido que mis vacaciones, tal y como las tenía previstas desde el mes de Febrero, no eran compatibles con las de mis nuevos compañeros.
Bueno, como quiera que sea, hoy acabo mis vacaciones que han durado exactamente una semana.
No os imagináis lo que yo disfruto en casa, mis duendes parecen adosados a las paredes, no hay quien los saque y a mí no me importa demasiado no salir, siempre tengo cosas nuevas que inventar.
Como desde hace 10 años, la cena de Nochebuena se hace en casa, todo el que guste venir, está invitado, pero como hay que repartir afectos y compañías, los que vienen a cenar suelen ser los Santos Padres, los míos.
Cada año, mi Hada hace servilleteros diferentes, este año buscamos ideas en internet y con rollos de papel higiénico gastados hicimos estos tan chulos, unos mas pequeños a modo de cinturón de Papá Noel y otros, que quedaron de adorno, como Reyes Magos.
Como siempre, lo más irracional de estas fiestas es el exceso de comida (que triste pensar que hay gente que se muere de hambre), llegamos a tal nivel de saturación que es difícil de justificar.
Por más que intento que la moderación se imponga, la comida siempre es demasiada.
Además de un montón de aperitivos variados entre los que no falta el marisco hice dos primeros platos a elegir: la sopa de pescado de la abuela y una crema de calabaza con zanahoria y aguacate que saqué del blog de "El comidista" y que no os recomiendo, el aguacate estropea el resultado.
Luego, mis duendes, que son muy exquisitos, querían "conchitas" a la marinera, así que madrugué mucho para ir a la pescadería y comprar almejas y chirlas para hacerlas a su gusto.
Para los que quisieran algo con más enjundia hice un solomillo de cerdo ibérico a la mostaza antigua que salió riquísimo y que no puede ser más fácil. De postre, la compota de Navidad tradicional y muuuuuchos turrones.
Fue una cena agradable, en familia, que es de lo que se trata.
El día 25 amaneció muy temprano, Papá Noel vino cargadísimo de regalos, en especial para los duendes, aunque a los papás también nos cayó alguna cosita.
El día de Navidad comimos en casa de la otra abuela de mis hijos, con el resto de la familia política que quiso apuntarse.
Ya, por la tarde, después del café, pasamos por casa de los abuelos porque nos habían avisado de que el Barrigudo de rojo también había pasado por allí.
Aún me queda mucho que preparar, las cartas a los Reyes Magos se han retrasado y ahora vamos un poco de cabeza, y encima teniendo que trabajar..., en fin.
Y mientras, sigo pensando en el menú de Nochevieja, mis duendes quieren... ¡patatas guisadas viudas! y el Santo Padre, el mío, que se empeña en que eso no es comida de fiestas, ¡qué más dará!, así que, algo inventaré para que todos estén contentos.
En fin, que me encantan estas Fiestas, que me gusta el calor de mi hogar, que me siento inmensamente afortunada por tener la familia que tengo y que soy feliz.
Por cierto, lo mejor, mejor, mejor de todo es que ya tengo los análisis de mi Sol y ya los ha visto la endocrino: mi Sol está genial, ya no necesito nada más...
Felices Fiestas.


lunes, 22 de diciembre de 2014

Sopa de pescado de la abuela Carmina

¡Como es posible que a mis duendes les guste tan poco el pescado pero se chiflen por la sopa de pescado de la abuela!.
Pues así es, es el plato estrella en casa de los abuelos y no dejan de repetirme que tengo que aprender a hacerla.
Pues hoy ha sido el día, será una de las opciones de primer plato para la cena de Nochebuena.
Ahí va la receta, con estas cantidades sale como para 6 comensales con buen apetito y ocho con algo menos.
Ingredientes:
  • 1/2 kilo de gambas crudas.
  • 1/2 kilo de chirlas.
  • 12 mejillones grandes.
  • 400 gramos de anillas de calamar.
  • 500 gramos de pescadilla o merluza sin piel, vale congelada sin espinas.
  • un par de huesos de rape.
  • una cebolla
  • un trocito de pimiento rojo.
Preparación:

La verdad es que es muy entretenida de hacer, se manchan cantidad de cacharros pero es muy fácil. Como primera recomendación coged una perola grande que es donde se va a ir integrando todo y un buen colador.
Después de dejar las chirlas un rato largo en agua de sal para que suelten la arena que puedan tener, se ponen al vapor con muy poquita agua y sal hasta que se abran. El agua de cocerlas se cuela y se pone en la olla grande que os he dicho y las chirlas, como la mitad se quita la concha y se añade y la otra mitad se añade con la concha.
Las gambas se lavan bien y se pelan, las peladuras y las cabezas se ponen a cocer a fuego lento como unos 10 minutos, luego el caldo se cuela y se añade a la olla.
Las gambas de rehogan con un poco de aceite y se añaden al pote general.
Con los mejillones se hace lo mismo, se ponen al vapor, el agua colada se añade al caldo y los mejillones se parten en trocitos antes de añadirlos.
Las anillas de calamar las partimos en trozos pequeños y las pasamos por harina antes de rehogarlas hasta que se queden doraditas, luego las añadimos al resto de ingredientes.
Los huesos de rape dan mucho sabor al caldo. Que os los den de esos que tienen chicha pegada porque luego de cocerlos y colar el caldo, podéis sacar bastante carne para la sopa, cortarla en trocitos con unas tijeras.
La pescadilla o merluza la partís en trocitos y la pasáis por harina antes de freírla. Yo, ya en la  misma sartén y con la ayuda de una espátula de madera voy desmigándola, añado casi todo a la olla general pero reservo un poco.
Una vez hecho todo el pescado se rehoga la cebolla en trozos pequeñitos, junto con el trocito de pimiento. Una vez bien pasado, se pone en el vaso de la batidora con el pescado que hemos reservado y una gotita de caldo y se tritura todo bien, luego se añade al resto de ingredientes, esto sirve para darle cuerpo al caldo.
Bueno, pues ya está.
Si la vais a servir recién hecha le dais una vuelta a fuego lento a todos los ingredientes juntos, si la vais a dejar para más tarde o para el día siguiente es mejor calentarla justo antes de servirla.
Yo la he probado, sólo para asegurarme de que es comestible y está de chuparse los dedos.

martes, 16 de diciembre de 2014

Tontunas y naderías

Hubo un tiempo en que daba muchas vueltas a como combinar el jersey con los zapatos. Era la época en que yo era "rica", me decía a mí misma: "anda rica, que vaya fea que vas" y me iba de compras al instante e intentaba solucionarlo.
Cuando yo era "rica" hacía cosas interesantísimas, iba al cine cada viernes y salía a cenar a menudo al sitio de moda. Cuando yo era "rica" tenía tiempo de mirarme al espejo y no veía ojeras, no tantas como ahora al menos, pero es que, además de ser "rica" era mucho más joven.
Una frivolidad que os cuento, cuando yo era "rica" solía ir a esquiar a Suiza, la verdad es que para ir allí era mucho mejor ser enchufada que rica. El abuelo de mi contrario fue trabajador allí y conservaba una casa de madera en la montaña que toda la familia usaba por turnos.
¡Lo que mola ser "rica"!, allí me encontré yo con Cayetano Martínez de Irujo y Mar Flores cuando vivían aquel amor tan..., enamorado.
Llamaba la atención, Mar Flores me refiero. Es altísima y muy guapa y (creo que también) "rica".
Pero lo pienso mejor y me doy cuenta de que cuando era "rica" no tenía a mis duendes. Era "rica" pero me quejaba por todo, por el frio, por el calor, por el sol y por la lluvia. Me quejaba si no encontraba el jersey idealdelamuerte, me quejaba de lo durísima que era la vida por tener que madrugar.
Y es que antes era "rica" y ahora soy AFORTUNADA. Tengo la fortuna más grande que alguien puede tener, una familia maravillosa, un marido al que adoro, unos hijos por los que doy la vida, unos padres que la dan por mí y por mis duendes. Y tengo ojeras. Y no tengo tiempo de pensar si el jersey combina con los zapatos porque lo dedico a ir y venir a llevarlos al cole y recogerlos de fiestas, lo dedico a organizar fiestas de pijama que hacen que mis ojeras sean más y más grandes.
Y tengo arrugas, y canas y una sonrisa de oreja a oreja de saberles felices y una nube en la cabeza tremenda que me hace ser consciente de que toda esa fortuna puede irse a la mierda en un abrir y cerrar de ojos.
Volvemos con la revisión semestral de mi Sol..., no quiero pensar.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Cristal

Sí señores, mañana día 4 de Diciembre se cumplen 25 años (casi na) desde el día que se emitió el primer capítulo de la telenovela Cristal en España.
Fue lunes, y la emisión de ese primer capítulo fue a las 4:30 de la tarde y por la 2.
Me diréis que como soy capaz de acordarme y os respondo; fácil, fue el día siguiente de la muerte de Fernando Martín, de la que hoy se cumplen esos 25 años.
Os puedo asegurar que yo vi ese primer capítulo, que yo me enganché a los culebrones mucho antes de que casi todas vosotras supierais de su existencia, pero es que yo soy así, freaki...
Resulta ser que, por no se bien qué motivo, más de un año antes y en ese mismo horario yo me había enganchado ya a una telenovela colombiana que se llamaba "Caballo viejo". Esa, la verdad, es que no la recuerdo bien, sé que me hacía reír mucho.

Cuando acabó, programaron "Doña Beija" que era Brasileña. una novela de corte histórico muy bien ambientada y con una historia durísima, muy, muy bien hecha, esa fue corta, yo creo que no llegó a durar 6 meses.
Y luego...
Acabada Doña Beija anunciaron Cristal y yo me apunté a verla.
Deciros que el enganche fue instantáneo, esa señora Victoria, tan altiva, el padre Angel, tan pusilánime, Cristal, con esos mofletones y Luis Alfredo, ay Luis Alfredo, que tipo tan enclenque pero interesante.
No os voy a contar ahora yo la historia de Cristal, para las que os pillara muy jovencitas os diré que el fin de semana antes de que acabara, las escenas de la boda entre Cristina y Luis Alfredo fueron parte importante del Informe Semanal, con eso os digo todo.
Pero es que la cosa no quedó ahí.

Cuando acabó Cristal empezó La dama de rosa. Simultáneamente, en Antena 3 ponían "Señora" (100% recomendable) y resulta que como la productora era la misma, los saltos de cama que usaba Gigliola Zancheta en La dama, salían siendo usados por Caridad Canelón en Señora, ¡y los sofás también!. Resultaba cómico a tope.
Ya os advierto que yo era verdaderamente adicta.

Hubo una época en que dejaba programado el video por la mañana y grababa en Tele 5 Pasionaria (sin duda mi telenovela favorita), al mediodía veía La dama de rosa y grababa mientras tanto Señora, que veía más tarde y ya a eso de las 8 ponían (ya sí que no recuerdo bien el canal) Topacio,
un dramón en toda regla sobre una joven huérfana y ciega que tenía el pelo más largo que Rapunzel.



Ya, si eso, de Abigail, Mundo de Fieras y Manuela hablamos otro día...


¡Que tiempos aquellos!, nada menos que 25 años han pasado.
Qué, ¿soy o no soy freaki?

lunes, 1 de diciembre de 2014

Indefensa

Hoy no se si vengo cabreada o reivindicativa. En todo caso vengo desconcertada, porque no entiendo.
Igual es que soy torpe, oye que si es así me lo decís y yo tan contenta, pero lo que necesito es una explicación.
Ayer me quedé anonadada, viendo las imágenes de la pelea entre los "hinchas" del Atlético de Madrid y los del "seguidores" del Dépor.
Fijaros en que pongo comillas.
Yo lo que veo no son dos aficiones coreando sus colores, veo a una banda de energúmenos zurránsdose. El desenlace ya todos lo sabemos.
Pero lo que me alucina es oír hoy al responsable del dispositivo de seguridad para ese partido decir que "como no estaba clasificado de alto riesgo" no había forma ni de prever ni tiempo para reaccionar.
¡Me quedo perpleja!, que pasa, ¿que si no aviso de que me van a atracar no hay forma de que un policía me asista?. Ya se que no es el mismo caso, pero me cuesta entender que cuando todo empezó a desencadenarse no hubiera forma de recurrir a más efectivos.
Por otro lado pienso en que hace algunos meses, a la hora de comer, acudí a recoger mi coche al garaje donde solía aparcar y me encontré con que no podía acceder por la puerta de peatones. Parece ser que el SAREB tiene varias plazas de garaje reservadas en el mismo (cosa de la que no tenía ni idea) y que un grupo de manifestantes se habían hecho fuertes en la puerta y no dejaban entrar ni salir a nadie.
No me pareció bien, pero bueno, todo el mundo tiene derecho a manifestarse como guste. El caso es que yo tenía que ir a por mis duendes al cole y tenía que sacar el coche.
Intenté bajar por la entrada de coches (no os lo recomiendo) y me encontré con que, en previsión de que los manifestantes pudieran hacer lo mismo, habían cerrado también esa entrada.
Había pasado un rato largo y no veía manera de entrar. El responsable del parking se negaba a abrirme por miedo de que los manifestantes dando un empujón se colasen en el edificio.
Llamé a la policía...
Cuando llegó, que tardó un rato (ahí no me meto, supongo que estaban en otros temas) el agente, muy amablemente me dijo que "él, no pensaba jugarse su integridad física con esa gente" y que si yo lo consideraba oportuno (¡YO!), que volviera a llamar al 112 y pidiese que mandaran a unos antidisturbios, ¡por dios, los manifestantes no eran más de 30!.
Pues no me quedó otra que esperar, porque llamé para pedir ayuda, les expliqué la situación y sí, me dijeron que mandarían a los antidisturbios, pero media hora más tarde, la manifestación se disolvió y pude entrar a por mi coche.
Me sentí absolutamente indefensa.
Hay agentes para escoltar al "pequeño Nicolás ese" pero no para atender al personal...
Y ya, el remate, me llaman hoy del banco y me dicen que tengo que pasarme por la oficina. Parece ser que hay una ley para prevenir el blanqueo de capitales y me piden información sobre mi actividad económica (¡coño, pero si entra mi nómina cada mes...!) y mi DNI para digitalizarlo. Parece ser que en breve, todas las cuentas que no estén convenientemente identificadas quedarán bloqueadas y pienso para mí...
¡Lastima no tener cuenta(s) en Andorra!.
Joder, que los pringaos somos siempre los mismos

martes, 25 de noviembre de 2014

La crisis de los 42 y 1/4

No estoy depre, estoy "caótica", no estoy triste, "estoy hasta los coj---". Me metería en la cama a hibernar y no saldría hasta primavera, incluso no la próxima primavera, dejaría pasar dos o tres.
La crisis preadolescente de mi hada hace que me replantee cada comportamiento en mi vida y todo para llegar a la conclusión de que no soy buen ejemplo para ella.
Mi madre, para su desgracia y la mía me enseñó a pensar, a buscar el por qué de las cosas, a analizar las consecuencias de mis actos y me engañó. Fue de buena fe, de eso estoy segura, pero me engañó.
Me dijo "trabaja duro y se te reconocerá" y es mentira.
Me dijo "estudia, eso te dará oportunidades" y eso es sólo relativo. La igualdad de sexos se diluye en cuanto te dan el título universitario. A partir de ahí entras en el mundo real y en ese mundo real, no es que los hombres y  las mujeres no seamos iguales (no entro en eso) es que no tenemos las mismas oportunidades.
Me dijo "la familia es importante, cuídala", lo que no me dijo es que se me penalizaría duro por ello.
Me dijo "si traes hijos a este mundo no olvides que son tu responsabilidad, ellos no te pidieron venir", lo que no me dijo es que asumir esa responsabilidades implicaría que en ocasiones se me juzgue y condene como si sólo pudiera dedicarme a eso.
Me dijo "se buena persona", lo que no me dijo es que siendo buena mucha gente abusaría (o lo intentaría) de mi bondad.
Pero lo peor de todo es que TODO eso me lo grabó tan dentro que me veo siendo una mala copia suya con mis duendes y me remuerde la conciencia. Yo se que la teoría es buena, pero la realidad me da de tortas a cada paso.
Me planteo si debo criar y educar a mis hijos como ella hizo conmigo y que eso les convierta en seres extremadamente vulnerables (como yo) o si debo prepararles para pisar antes de que les pisen, a pensar antes en ellos que en todos los demás y creo que esa es la forma en que me gustaría hacerlo y me encuentro con que no sé, que a veces creo que no soy la madre que les llevará por el camino que les conviene (que no necesariamente tiene por qué ser el buen camino).
Al final soy un borrego más, sólo que un poco más negro...

lunes, 24 de noviembre de 2014

Es más fácil y menos cansado ser un borrego más del rebaño

Tengo un Hada extremadamente brillante.
Vale, soy su madre, no puedo ser objetiva, pero es que además no quiero ser objetiva.
Es académicamente brillante, es sensible, es responsable en exceso (eso me hace sufrir mucho) y es... PREADOLESCENTE
Aquí empiezan nuestras peleas.
Quiere vestir "como sus amigas", quiere un teléfono "como sus amigas", quiere quedarse sola en casa "como sus amigas", sólo que tiene un problema, parece ser que yo "no soy como las madres de sus amigas" y lo que es peor, no tengo la más mínima intención de cambiar.
Ya os he comentado otras veces mi parecer respecto a la ropa. No soporto los leggings chonis, y si además van acompañados de camisetas cortas y pegadas y deportivas puedo incluso llegar a hiperventilar.
Llego a un acuerdo con ella en lo que se refiere a ir al colegio, el problema es que ahora, fuera de la jornada escolar ¡¡¡pretende llevar camisetas negras!!!, tiene sólo 11 años, no me parece el mejor color para ella.
Por otro lado, no veo la necesidad de que tenga un teléfono móvil. Yo voy a buscarla cada día al colegio y paso con ella toda la tarde, no tiene que "localizarme" y para hablar con sus amigas puede llamar desde el fijo de casa.
Llamadme histérica (que me da igual), pero sólo en caso de extrema necesidad me plantearía dejarla sola en casa y por un periodo corto de tiempo. No es que creo que vaya "a abrir la puerta a un desconocido", ni que "prenda fuego a la alfombra", es que me parece que con 11 años hay tiempo de sobra por delante para que asuma ese "riesgo".
Todos estos asuntos me llevan a discutir con ella, una y otra y otra vez y me resulta agotador. Y a ella también de eso no me cabe la menor duda.
Y a veces, en mitad de la pelea me descubro pensando en lo fácil que sería comprarle un móvil, dejar que se vistiera como le diera la gana y cómo me facilitaría a mí las cosas dejarla sola cuando salgo a recoger a mis otros duendes de sus actividades extraescolares.
Pero me revelo, yo quiero que mi hija piense por sí misma, que no me diga "que si yo le elijo la ropa sus amigas se reirán de ella" (tonterías de adolescente), que piense si verdaderamente necesita un móvil y para qué, esto no es culo veo culo quiero.
Respecto a lo de quedarse sola en casa, ya digo que todo llegará, en breve y sin clarines ni fanfarrias que lo anuncien.
Quiero que PIENSE, que RAZONE, que no sea un borrego más del rebaño, cuando en realidad sé que en la vida todo es más sencillo si no te sales del rebaño.
Que difícil es ser madre (y como me gusta)

jueves, 6 de noviembre de 2014

Mi estado de Whatsapp

Es de esas cosas que haces, pensando que para ti es importante pero que no sabes si realmente alguien lo mira.
Eliges una foto, en la que parezcas tú, ni guapa ni fea, y la pones, y luego llega el momento de poner el "estado". Hay estados predefinidos, la mayor parte de los que van con prisa dejan el que sale por defecto, yo puse :
"Hazte donante de médula osea (900 32 33 34)"
de eso hace mucho.
El lunes una mamá del cole de mis hijos me asaltó a la salida de clase para preguntarme.
Tengo que decir que es la mamá de un compañero de mi Garbanzo y que es relativamente nuevo en el cole.
Por suerte ya hay mucha gente que "no sabe"...
Me preguntó si trabajaba como enfermera, o si tenía algo que ver con el tema, ¡pues claro que tengo que ver, COMO TODOS!, eso respondí.
Le conté que mi Sol ..., en fin, que le conté y la reacción es instantánea es que ves que la gente cambia la cara, normal.
Pero al final le arranqué la promesa de que se pensaría lo de hacerse donante, para que le sea más fácil y no se le olvide le mandé por Whatsapp la información.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Preservar la capacidad reproductiva en las mujeres

¿Lo escribo o no lo escribo?.
Mejor no, que no me gusta pisar callos.
Pero es que es lo que me sale en este momento, este es mi sitio, se supone que aquí puedo expresar mis opiniones, al fin y al cabo son las mías, no tienen por qué compartirlas los que me leen.
Decidido, lo escribo...
El run run empezó hace como tres semanas, cuando dos de las mayores empresas en EEUU decidieron ofrecer a sus empleadas la posibilidad de sufragar el tratamiento para preservar sus óvulos y "permitirles" con ello retrasar su maternidad.
Si lo analizas así por encima la oferta tienta, te cubren los alrededor de 3000 euros que cuesta el tratamiento, con ello puedes seguir trabajando u ocupándote de otros asuntos algunos años más, hasta que, llegado el momento la mujer decida  que esos óvulos puedan utilizarse para convertirlas en mamás.
Hoy viene un reportaje en un periódico de tirada nacional respecto a este mismo tema. En él hablan mujeres, con diferentes motivaciones que han decidido preservar sus óvulos. Una de ellas se queja de que "no se informa a las mujeres de lo que es la reserva ovárica ni de cómo las posibilidades de ser madre por métodos naturales va descendiendo, especialmente a partir de los 35".
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡WHAT!!!!!!!!!!
¿Pero en qué agujero han estado metidas, señoras mías?. ¿Es que ustedes no se hacen revisiones ginecológicas anuales?. ¿Es que no tienen amigas o conocidas para las que quedarse embarazadas ha supuesto toda una aventura?.
No me vengan con chorradas por favor, engáñense ustedes mismas si quieren pero no intenten que los demás nos creamos sus cuentos.
Por supuesto hay muchos, muchísimos motivos para retrasar la maternidad, pero lo que igual no les cuentan a la par que se centran en su tratamiento hormonal para extraer los ovocitos es que el cuerpo de una mujer pasada cierta edad no es el de una más joven. Que los hijos requieren de una energía que es más probable que tengan a los 30 que no a los 40. Que si se tienen hijos a los 45 nos encontraremos a los 60 peleando con adolescentes y eso, cuentan, resulta complicado.
No, todo está inventado, os lo aseguro.
Que quieren ser madres a los 45, adelante, pero no se engañen, un embarazo, bien llevado es más fácil cuanto antes (a una edad razonable, entendámonos).
Si al final todo se resume en  esas frases hechas que nos decían nuestras madres, al menos a mi:
"Lo más puñetero, siempre lo primero", para unos lo puñetero será el trabajo y para otros la maternidad, o "primero la obligación y luego la devoción".
Yo lo tuve siempre claro y os diré que yo tuve que pasar por una fecundación in vitro y también para eso, os aseguro que los 30 a la que yo la pasé no debe ser ni de lejos como pasarla a los 40.
Y ahora una moraleja que es la que terminará de escocer, algunos se centran en "preservar" la capacidad reproductiva en las mujeres en vez de preservar el sentido común general.

martes, 28 de octubre de 2014

Haciendo camino

Yo intento verlo como en el poema, "se hace camino al andar".
Llevo 4 semanas siendo "instruida" en mis nuevos cometidos, que para ser sincera os diré que profesionalmente me aportan poco, pero que a nivel de relaciones personales me dan como para hacer un máster.
No diré que estoy contenta profesionalmente, pero tengo que contaros que, a fuerza de priorizar, he conseguido seguir siendo feliz en el resto de los aspectos de mi vida, sin dejar que esa faceta me altere demasiado.
Os diré que a ratos no es fácil, pero que lo voy consiguiendo. Y ahora llegan las "opiniones", y ya sabéis todos mi "opinión sobre las opiniones"...
De estas cuatro semanas, dos fueron en plan colegio, las dos siguientes de prácticas y ahora he vuelto al cole.
Yo sonrío, o lo intento al menos. Cuando llego por las mañanas doy los buenos días con la mejor sonrisa que me sale, y fijaros que digo "que me sale" no "que pongo", no, si algo no soy es cínica.
Pues nada, parece que eso "sorprende".
Mis compañeros en "galeras" (nos mandan a galeras a remar), algunos, me dicen que por qué sonrío, que si me parece que nuestra situación laboral es como para ser feliz.
Yo siempre les digo lo mismo, que si dejas que tu felicidad dependa de aspectos que no puedes controlar la cagas (perdón), yo soy feliz, con mis preocupaciones y mis comidas de tarro, pero feliz, porque YO DECIDO SER FELIZ, decido que tengo mil razones para serlo y alguna otra para pensar lo contrario, pero que si además les dejo, a esas nubes, sitio en mi cabeza, a la única que perjudicarán es a mí, porque a nadie más que a mí y a los que me quieren le importa así que decidme que la felicidad no es en buena parte actitud...
Ahora que ya os he convencido os cuento que laboralmente estoy cabreada como una mona, que me siento puteada y acosada ¿y?.
Pues que ya lo pensaré cuando pase Halloweeen que ahora estoy ocupada.

domingo, 12 de octubre de 2014

Maléfica: el amor verdadero

Tenía pendiente esta entrada, hace mucho, tanto como tiempo hace que fui al cine con los duendes a ver la película allá por mediados del mes de Julio.
Me encantó, me sorprendió y la verdad es que es una vuelta de tuerca más a la historia de La Bella Durmiente que todos conocemos, pero es la vuelta de tuerca definitiva.
¿Por qué Maléfica era mala?, ¿fue siempre mala?, ¿es en realidad tan mala como parece?.
Esta versión de su historia nos da las razones para su comportamiento. En realidad creo que hay pocas personas "malas" porque sí, para casi todo hay una razón.
Sin duda os recomiendo que la veáis, ahora es más fácil porque ya ha salido a la venta. Es de esas películas que me gusta tener.
Como producción en sí misma es fantástica, con magníficos efectos especiales y decorados de cuento.
Maléfica es la historia de una traición, de un amor traicionado y de un amor verdadero, ese que nunca desaparece, el de una madre (de sangre o de adopción) por sus hijos.
El papel le va como un guante a Angelina Jolie, Elle Faning, que hace de Aurora no me gusta tanto y el personaje de Sam Riley, Diaval, el fiel cuervo de Maléfica está verdaderamente acertado.
En definitiva, que esta tarde fresca de lluvia y palomitas no pude evitar que las lágrimas resbalasen por mis mejillas de nuevo.
¡Viva el amor verdadero!.

jueves, 2 de octubre de 2014

A petición popular...

La falda no me cierra ¡ni de coña!

El corpiño aún menos...
Si me lo sujeto aún da el pego...
 
Pero no me importa nada, jamás en mi vida soñé tener unos duendes tan maravillosos...
 
La contraparte no quiso "entrar" en el reportaje, me tomo que es porque no entra en el chaqué...

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Reconocimiento médico de mi Sol deportista.

Hemos empezado el cole.
Bueno, el cole y tooooooodo lo que eso conlleva, las prisas, el corre corre y las extra escolares.
Mi Sol es una estrella del basket (quizás sea sólo MI estrella, pero lo es) y estaba ansioso por empezar los entrenamientos. Este año la liga colegial empieza muy pronto.
El caso es que ya, el tercer día de colegio empezó con su rutina y dentro de los requisitos federativos, es preceptivo un certificado médico que autorice al niño a hacer deporte. Aunque mi Sol está más que "revisado" y cualquiera de los médicos firmaría el certificado, prefiero que pase por la revisión en el cole como hacen todos sus amigos.
El viernes cuando fui a buscarle me encontré con que estaba en pleno reconocimiento.
Salió deprisita, que teníamos cita con el dentista y de camino me cuenta...
"Mami, que me ha preguntado el médico si había tenido alguna enfermedad grave y yo le he dicho lo de la leucemia, eso que cuando tenía tres años me cogí una leucemia y me ha preguntado que como estaba y si tomaba pastillas.
Ya le he dicho que no, que hacía mucho que no tomaba nada, pero luego me ha preguntado una cosa que no he entendido, me ha dicho, pero la leucemia, ¿era nosequé o nosequé?"
Te preguntaría si la leucemia era linfobástica o mieloide, digo yo
"Eso, eso, pero yo no lo sé mamá, ¿cual era?"
Linfoblástica, cariño, aprendete que era una LLA y así es más fácil.
Forma parte de su vida, lo sabe, asume que es grave y que está bien y a mí, que cada uno de esos episodios me da la vuelta al estómago por completo...

viernes, 19 de septiembre de 2014

El Niágara en bicicleta...

Así va mi vida, a ritmo de bachata, sólo que no es rosa, tal y como yo lo veo.
Cuando parecía que las cosas en el trabajo estaban tranquilas es cuando de buenas a primeras todo se va al carajo.
Ya está, ya lo han conseguido, se libran de mí, me dan la patada, adiós muy buenas.
Hace un par de días me comunicaron que en los servicios centrales de la empresa para la que trabajo hace 17 años no hay sitio para mí y que lo que "sin ninguna duda me conviene" es reconvertirme en comercial...
Vale.
Pero en mis 20 años profesionales jamás he hecho labor comercial, así que tendré que aprender.
Eso no me da miedo.
Pero claro, mi centro de trabajo también cambia... ¿Dónde me van a colocar? "no saben aún", tienen un mes, mientras me instruyen en mis nuevas labores, para decidir donde me colocan.
Mi cuadrícula cerebral saltó por los aires, entré en una crisis de ansiedad notable y no podía más que llorar, fuera de mi puesto de trabajo, por supuesto, no pensaba darles el gusto de verme hecha una piltrafa.
No puedo echar la culpa (o responsabilidad, como queráis) de todo a la empresa, no, yo he tocado mucho los cojones y eso no se perdona. Como he dicho siempre, tener hijos no te perjudica, siempre que ello no altere tu horario de trabajo, pero yo me he excedentado por 3 años, uno por cada hijo y por si fuera poco, la enfermedad de mi Sol me dejó un año  medio fuera de juego y eso, se paga.
La legalidad de tus derechos laborales se da de patadas con la realidad económica del negocio, es un hecho.
Y no hay más.
Cruzar los dedos para que mi nueva ubicación no me haga andar aún más de cabeza con mis idas y venidas a por mis duendes y punto.
Si es que es lo que yo siempre digo, si te lo tienes que tragar, "con un poco de azúcar" siempre es más fácil. Podrán intentarlo, pero a dios pongo por testigo de que no lograrán aplastarme, que viviré por encima de todo esto.
Como dice mi contrario, que es un chico listo, si la enfermedad de mi Sol no ha podido conmigo, esto no debe poder, así que en ello estoy. CONCILIANDO, que es gerundio.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Quince, la niña bonita

La niña bonita, los niños preciosos y una familia tal y como yo siempre la quise.
Quince años, mañana día 11 de septiembre hace quince años que me casé, ¡15!.
Lo digo y lo repito en voz alta, me parece que fue ayer y por otro lado ha pasado tanto...
Le pregunto a mi contrario si él sabe qué hemos hecho en estos 15 años y él, preciso por no variar, me contesta "pues tener tres hijos, pasar una leucemia infantil y seguir adelante".
Pues sí, razón no le falta ni gota, pero es que se han pasado tan deprisa, ya ni os cuento los siete años y medio que compartimos antes de casarnos.
Como siempre, yo organizaría una fiesta con fuegos artificiales y como siempre, él pasa de  celebraciones, en definitiva, que seguimos como siempre, él con los pies en el suelo, yo sin parar de inventar, pero eso sí, los dos tirando del carro en una misma dirección y os aseguro que eso a veces no es fácil.
Creo que mañana intentaré meterme (embutirme más bien) en mi traje de novia y hacerme una foto con mis hijos, fijo que las risas están aseguradas.

martes, 2 de septiembre de 2014

Ensalada de col "a mi manera"

Hoy toca comistrajo.
Y digo comistrajo porque es hablar de ensaladas y verduras que me chiflan y parece que oigo a mi abuela decir aquello de "a borrico viejo, poco verde", ella odiaba las ensaladas...
Ay Pepa mía.
Pero aquí vamos, con una ensalada que a mi me encanta y que en España no es demasiado típica y eso que ahora que le venden ya hecha y refrigerada algo más se ve.
Ingredientes:
  • Media col (repollo de toda la vida), no muy grande, da igual rizado que liso, yo lo cojo rizado normalmente.
  • Zanahoria rayada.
  • Remolacha cocida rayada.
(Ojo, versión para vagos: los botes de zanahoria ya rayada y los de remolacha ídem son súper apañados).
  • Una cebolla no muy grande.
  • Mayonesa, yo la uso ligera, porque si a la verdura que tiene pocas calorías de damos "vidilla" a base de mayonesa la fastidiamos.
  • Mostaza, yo la uso dulce y sin gluten.
Preparación:

Cortamos la col en tiras lo más finas que podamos y la lavamos muy bien. En un bol grande, donde podamos mezclar bien ponemos la col, la zanahoria, la remolacha y la cebolla igualmente cortada muy, muy fina. Ponemos un poco de sal y mezclamos bien.
Para hacer la salsa yo uso un bol aparte, pongo dos cucharadas soperas de mayonesa ligera y una de mostaza, para aligerarla se puede añadir una gota de agua o de aceite (pero el aceite tiene muchas calorías).
Pues cuando esté todo bien integrado se añade a la mezcla de verduras y se integra todo bien, por eso es importante que el bol sea grande, así no se desparrama todo por la encimera.
Se guarda en la nevera para servir bien fresquita.
A esta ensalada se le pueden añadir pasas y piñones, también manzana rayada igualmente pero la dieta es la dieta.
Por cierto que como estoy muy vaga y no os he contado nada de mis regalos de cumpleaños os voy a contar uno de los mejores.
De nuevo mi contrario preguntó a los duendes qué se les ocurría, bueno, pues mi Garbanzo decidió que lo que más me iba a gustar era una lechuga, "porque mamá sólo come lechuga".
Ahí queda eso.

lunes, 1 de septiembre de 2014

El verano ya se fue

Se fue, el verano pasó y las tan esperadas vacaciones corren que se las pelan. Ya estamos en Septiembre, mes de buenos propósitos y, aunque yo no soy mucho de eso, sí quiero proponerme actualizar este sitio con cierta regularidad, a ver si lo consigo.
El "veraneo" ha sido raro este año. Para empezar tuve que fraccionarlo en 3 tramos por temas de agenda y trabajo de mi contrario.
Creo que ya os dije que la última semana de Junio había sido una semana familiar tranquila y muy agradable. Fuimos a la Costa Brava y pasear por Sant Feliu y echar de menos a Mónika es todo uno...
El peor tramo del verano para los Duendes fue del 1 de Julio al 15 de Agosto. Este año no les había apuntado a ningún campamento de verano. Para empezar ellos no querían, cosa que a priori a mí me importa un bledo, porque luego sé que se aburren en casa, así que igualmente me puse a buscar. Los sitios que me gustaban estaban más que petados, así que ni estando arriba de la lista de espera conseguí las plazas.
En su cole hicieron una actividad distinta este año que tenía buena pinta, pero era, por edad, sólo para los chicos y no tenía alternativa para mi Hada, así que lo descarté. Total que al final me quedé sin nada.
Lo que en principio supuso una fiesta para ellos, levantarse tarde, hacer lo que les diera la gana y demás, se volvió en su contra, las normas eran claras, nada de maquinitas en toda la mañana y nada de piscina hasta que mamá llegase a casa...
La cosa se torció.
Mamá y papá se fueron a Lejoslandia por un viaje de trabajo de papá y ellos se quedaron con los Santos Padres (los míos), "vaya morro que tienen papá y mamá".
Fue sólo una semana, en Las Vegas y San Francisco, pero a mí, sin mis niños, nada me sabe igual. A la vuelta los Santos Padres desaparecieron camino de la playa y la cosa empeoró, si el abuelo no estaba por la mañana volvíamos a la rutina de no piscina.
Tardó en llegar pero el 15 de Agosto por fin apareció en el horizonte, maletas arriba y todo listo para nuestra semana de Vacaciones. Nos fuimos a Fuerteventura.

Soy un desastre como turista, no me preguntéis si me gustó porque lo único que vi fue el camino de 7 km entre el aeropuerto y el hotel...
La verdad es que los ocho días fueron la mar de relajados, vuelta y vuelta en la tumbona, piñas coladas, clases de salsa y fiestas nocturnas en la playa.
A la vuelta hice una maratón de lavadoras y el domingo 24 salimos hacia Levante. En Benidorm nos esperaban los abuelos con los brazos abiertos, más abiertos para los niños sin duda...
La semana de veraneo ha sido estupenda también, disfrutando de vida familiar, playa, piscina, castillos en la arena, algún cine y cenas fuera.
Pero es que 15 días no saben a nada, bueno, a nada, nada, no, pero que yo al menos necesito tres semanitas para desconectar y este año parece que no he separado el culo de la silla de la oficina.
Ya estamos en Septiembre, como he dicho antes y toca ponerse las pilas, organizar la vuelta al cole y las extraescolares.
Y como lo más puñetero hay que hacerlo siempre lo primero, antes de las 9 de la mañana ya tenía la cita para la segunda dosis de la vacuna de Hepatitis B de mi Sol y para la revisión semestral de dentista de los tres.
Por cierto que ahora mismo voy a llamar al Ratón Pérez que creo que entre hoy y mañana tendrá que hacernos una visita.

sábado, 23 de agosto de 2014

"Lo que escondían sus ojos"

Estoy muy perezosa este verano para leer, quizás es que he empezado varios libros que he dejado porque no me enganchan, pero hoy quiero hablaros de este libro de la periodista Nieves Herrero.
En mi paseo matutino por los titulares de los principales periódicos on line me topé con este artículo: "Justicia histórica para Carmen Díaz de Rivera".
El nombre me sonaba muy vagamente, pero lo leí y me enganché a una vida "de mentira", el resultado de una mentira y una vida marcada por ello. El artículo hablaba de este libro, del que recordaba haber visto la portada y de algún otro que me apunto para buscar.
Fui por él y no me defraudó, el libro me ha gustado.
No quiero hacer una crítica, porque no sé, quiero hacer un comentario y me va a resultar complicado. La autora hace un recorrido novelado por unos hechos históricos muy recientes, es tremendamente respetuosa con todos los personajes y eso es muy de agradecer, caer el la crítica fácil o en el morbo es fácil con una realidad como la que narra. Yo quiero dar mi opinión, sólo eso, la opinión de alguien probablemente ignorante de una forma de vida y de una época histórica que tiene poco que ver con la actualidad.
Carmen Díaz de Rivera nace de la relación clandestina de la marquesa de Llanzol, Sonsoles de Icaza y de Ramón Serrano Suñer, ministro de Exteriores de la primera etapa franquista.
El libro refleja una historia de amor que, en mi humilde opinión no es tal, sino un mero capricho se una mujer muy joven y bella, con gran afán de notoriedad y un señor, con fama de mujeriego que dio el traspiés definitivo que le costó su carrera política.
Me resulta difícil ponerme en situación, la posguerra que yo "conozco" es la de las cartillas de racionamiento que se trapicheaban en Madrid, la de la falta de alimentos básicos y la necesidad extrema. En esa posguerra "ir a tomar el aperitivo al Ritz a diario no cabe...
Tampoco entra en mi cabeza tener hijos, uno tras otro y no mostrar afecto por ello, si por afecto entiendo abrazar, besar, pasar el tiempo y compartir con los hijos, será que no considero que tener la mejor de las institutrices pueda compensar la falta de calor filial.
En toda esta historia si hay dos personajes a los que verdaderamente reconozco un merito increíble es a Zita Polo, esposa el señor Serrano Suñer y al marqués de Llanzol, según el libro un esposo enamorado hasta la médula y según la propia protagonista del libro, Carmen, el padre más amoroso del mundo.
Pues eso, que os recomiendo su lectura porque hay que conocer los entresijos sociales, las apariencias y las mentiras sociales que una vez fueron y que por suerte no serán más.

martes, 5 de agosto de 2014

Pasan los meses

El tiempo va que vuela, te descuidas un momento y caes en que han vuelto a pasar seis meses y que toca volver a revisión.
La reacción es inmediata, piensas, "seis meses - revisión" y se acabó el dormir del tirón.
La verdad es que este año el período entre la última visita a oncología y el final del mes de Junio ha sido estupendo, aún se me encoge el corazón cuando pienso en los episodios recurrentes de fiebre del año pasado.
Cuando empezó el mes de junio empecé a planificar las visitas. Lo primero vuelta a ver a la oncóloga para revisar a Sol y recoger los volantes de analíticas.
Como todo parecía estar bien, no vimos nadie la necesidad de hacer las analíticas hasta finalizado el curso. Aprovechamos que el jueves 19 era festivo para hacer la recogida de orina de 24 horas y así el viernes 20 tuvieron (ni Sol y su papá) una "entretenida" mañana de hospital. Había conseguido enlazar las analíticas de sangre, con los volantes de oncología, endocrinología y nefrología, con el otorrino y después el cardiólogo.
Los pobres salieron del hospi a eso de las 12, ¡desde las 8:30 de la mañana!.
Todo lo que se veía estaba bien, el informe de cardiología limpio, la audiometría perfecta. Sólo quedaba esperar los análisis.
Justo el sábado 21 empezamos una merecidísima semana de vacaciones familiares. No me metí en la página del laboratorio para ver el hemograma básico hasta el jueves siguiente, pero no me hacía falta verlo para saber que mi Sol brillaba con fuerza.
A la vuelta comenzamos la "turné" de especialistas. La traca final siempre la pone la oncóloga. Mi Sol resplandece, si todo sigue igual no tendremos que volver hasta Diciembre, eso sí, como definitivamente la revacunación de Hepatitis B no había sido efectiva, el lunes 7 se ganó el primer pinchazo de una serie de 3 que le tocan "porque él lo vale".
El miedo no se pasa nunca, se mitiga, se racionaliza, pero no se va, sigo aprendiendo a vivir con ello y sin duda, cuando mi Sol, mi Hada y mi Garbanzo están bien a mí todo me resulta más fácil.

domingo, 3 de agosto de 2014

Mi "28" cumpleaños

Con lo que me gusta a mí un sarao y lo mal que me organizo últimamente.
Me encanta celebrar, el día del padre, de la madre, de las monjas de clausura y el día del orgullo gay, lo que sea, pero celebrar, pero si hay una fecha que me resulta extremadamente complicada esa es la de mi cumpleaños.
Resulta ser que me dio por nacer en verano, un 28 de Julio tremendamente tormentoso, de eso ha hecho la friolera de 42 años.
Pues eso, que por más que me empeño y planifico, por más que pienso y me esfuerzo llevaba 15 años, tooooooodos los que llevo casada, que no celebraba un cumpleaños tal y como yo quería.
Mi casa es en estas fechas es como una estación de tren, gente que entra y que sale. Los santos padres(los míos) están deseando que pase la fiesta de fin de curso de mis duendes para irse  a la playa. A mi hermano y a su sufrida esposa hay que pedirles audiencia por escrito con meses de antelación y aunque te digan que sí, eso no te garantiza que te dejen colgada con la comida en la mesa. Luego está la otra abuela de mis hijos, que suele organizarse viajes cortos antes de empezar su mes de relax en la playa y ya para remate los otros hermanos de mi contrario, que tienen sus vidas.
Y yo, tonta de mí, lo que quiero es que estén todos.
Por suerte mi amiga María, su costilla y sus piratas son incondicionales, esos me dan pocos quebraderos de cabeza.
Este año, a mediados de Junio, mirando y remirando el calendario, me di cuenta de que el viernes 18 de Julio todos estaban en Madrid así que les mandé una invitación preciosa rogando confirmación de asistencia.
Sólo María y los abuelos, los tres, confirmaron...
¡Si creían que eso iba a amilanarme lo llevaban claro!.
Me puse a preparar el menú para la merienda-cena. Todo de pica pica y de repente me di cuenta de que no tenía ni platos ni vasos ni cubiertos iguales para 18 que calculaba que podíamos llegar a ser.
Pues la solución más práctica fue acercarme a Makro a comprar menaje desechable, hay unos platos de colores ideales. Compré copas de champán con pie plateado de plástico que daban el pego total, compré servilletas de ¡8colores! y al final, los vasos fueron de cristal de colores, para refrescos y vino.
Compré vino blanco, tinto, champán rosado y normal, sidra, refrescos y ya, en un ataque frikie total compré tónicas de color rosa y celeste para hacer gin-tonics de colores.
Llegó el día de la fiesta y, a las 3 de la tarde el resumen era de 18 invitados, los 5 de casa, confirmados, los 3 abuelos también y María y su prole, 4 también.
En esto que llama la otra abuela de mis hijos y me dice que ha invitado a su hermana y a su costillo, ¡toma ya!, pues vale, en el arca de Noé caben todos, caben todos.
Al final todos aparecieron, eso sí, a la hora que les dio la real gana (que es una cosa que me saca de mis casillas), pero decidí que era mi fiesta, que el horario lo decidía yo y el resto tenía que adaptarse.
Mi fiesta de 28 cumpleaños (el siguiente a los 27 que cumplí un mes antes de casarme) se retrasó un poco pero que me quiten lo bailao...

Cambio de "look"

Ya está, ya me ha dado otra taranta de esas de las mías, acabo de cambiar la foto de cabecera de mi blog y el resultado es, primero, que aparezco yo y segundo, que no tengo ni idea de como cambiar el color de las letras del título para que se vean...
Pienso en cuantas fotos ha tenido este blog como cabecera y no recuerdo muy bien. Creo que la primera era un precioso atardecer en el rio Zambezee, quizás si miro alguna entrada lo ponga...
Luego cambié esa foto por una maravillosa de la catedral de Burgos, esa recuerdo que tuvo bastantes críticas, o parecía rancia y fuera de lugar. A mi me fascina la catedral de Burgos, quizás porque teniéndola aquí al lado me costó más de treinta años conocerla y luego porque ese tipo de construcciones me sobrecogen.
No sé el tiempo que estuvo, pero aproveché que había viajado a Sudáfrica y había sacado una foto al Cabo de Buena Esperanza y me pareció que era eso lo que tenía que poner, y ahí ha estado, casi 4 años, así que ya era hora de cambiarla.
Esta a saqué hace 15 días.
Estuve en "lejoslandia" como dice Elías y entre los sitios que visité estaba el Gran Cañón del río Colorado.
Esta vez fui en helicóptero y, aunque el desplazamiento es genial, tengo que contaros que en coche se llega hasta un mirador en una reserva india donde el paisaje es mucho más espectacular.
Aún así, he querido poner esta, por varias razones: por cambiar en primer lugar, esto es "renovarse o morir" y yo quiero seguir renovándome y luego porque yo quiero se un poco como el río Colorado, insistente, que erosiona, que deja surco, aunque al final y desde arriba se me vea pequeñita, quiero ser así un surco.
¿Os gusta?

jueves, 31 de julio de 2014

Rebajas Verano 2014: nada que llevarse a la boca

Querida Moni:
No, no te pienses que me he reformado, ni mucho menos.
No te vayas a creer que no he tenido tiempo (suficiente).
No, lo que pasa es que la vida no me da para comprar, trabajar, trotar, atender a mis duendes y encima actualizar este desastre de blog.
Pero no me olvido de que a tí te hacen gracias estas entradas locas de compras de rebajas, así que, ahora que ya tocan a su fin, que estoy "casi" segura de que no caerá nada más, ahora te cuento.
Como siempre, abrí ansiosa las aplicaciones del grupo Inditex a las 0:00 del día 1 de Julio. ¡Qué desilusión!, na de na que había.
Bueno, si te digo la verdad ya en temporada me costó encontrar nada mínimamente atractivo (en mi talla quiero decir). Pero chica, la tradición es la tradición y hay que cumplirla.
Para resumir la web de Massimo Dutti y la de Uterqüe basta decir "nada por aquí, nada por allá". En Zara es difícil no encontrar algo.

Como casi siempre los principales beneficiados fueron mis duendes, a los chicos les compré unos chinos básicos en marino que se ponen todo el año y que me hacen un avío tremendo. A mi hada le compré unos vaqueros muy graciosos con la vuelta del bajo y los bolsillos con lunares. Por supuesto
que para mí también cayó algo, pero sólo un par de rebecas básicas de canalé en colores neutros.
Me fuí a la cama con la sensación agridulce del deber cumplido, aunque sólo a medias.
Al día siguiente, al terminar la jornada laboral pasé por El Corte Inglés a ver si encontraba una falda, algo estándar, ni corto ni largo ni demasiado pegado ni con vuelo, de color neutro o fácilmente combinable. ¡La de vueltas que dí!, pero sí, encontré una falda en tonos azúles en Caroll que
queda súper chula y que lo mismo vale para la oficina con una chaqueta que para salir con unas chanclas.

Uy, se me ha olvidado contarte que justo la última semana de Junio, mientras yo estaba añorando nuestros paseos en Sant Feliu, habían empezado las rebajas on line en Mango y piqué. Mejor ni te cuento el desastre. Por resumir, compré dos vestidos, no me valían, las camisetas que pedí me
quedaban fatal y al final me compré... un sujetador, toma ya...
Ves, si es que este año el ahorro ha sido real.
Ya pensaba que no iba a caer nada más cuando, la semana pasada, a cuenta de la revisión de mi Sol (eso da para otro post, pero quédate con que todo está bien), y por lo de aplacar la ansiedad, tiré de tarjetas y me dió...¡por comprar manteles de colores!, ataqué Zara Home a saco, pero es que los precios eran irresistibles. Uno de los manteles lo estrené en mi fiesta de cumpleaños (coño, otro post que me falta, me cago en la leche...)
Y... ya.
Ves, poca cosa. Pero he mantenido la ilusión por "mí" día, total, son dos al año, creo que me los merezco.
¿Qué te parecen mis compras?, confío en seguir siendo tu ídola.
Te echo de menos...

lunes, 28 de julio de 2014

Un circulo que se cierra

¡Madre mía lo que nos ha costado!
Pero al final lo conseguimos, nuestro amigo se casó, fue este fin de semana pasada, en su pueblo,  como él quería, con la persona ideal y feliz, como
todos queríamos.
Fue una boda de AMIGOS. Él era el último que quedaba en pasar por el altar.
A mi llamadme antigua si queréis pero pocas cosas me gustan más que una boda. Me gusta ver a la gente feliz, comprometiéndose con otra persona y haciendo partícipes a todos los que les quieren de ese compromiso.
Pues eso, que el fin de semana estuve de boda, de bodorrio más bien, hubo arroz al salir de la iglesia, pétalos de rosas y una enorme traca...
Hubo coche con cartel de "Just Married" y latas atadas, hubo fotos risas y baile, mucho baile, y felicidad.
Y yo, que sólo les deseo lo mejor, espero que sean conscientes, que lo son de que el matrimonio es trabajo, gustoso, pero trabajo y que hay que ir haciendo un poco cada día y que así, después de algunos años, quince en mi caso, se pueden pasar otros tantos, o el doble, sabiendo que la decisión
fue la acertada.

miércoles, 9 de julio de 2014

De cómo se instaló la gata dentro de la choza

Mandela decía que era mejor contar un cuento que dar un consejo. Muy sabio Mandela.
Ya os comenté que el año pasado, uno de los libros que leyó mi hija como parte de sus tareas escolares de verano fue "Mis cuentos africanos" del señor Mandela.
Entre esos cuentos estaba este que quiero hoy contaros porque, aunque tenga días
nublados, al final, el último rayo de sol me dice lo que dice este cuento...
Tendréis que leerlo para saber qué es. Espero que os guste mucho.

"Había una vez una gata, una gata salvaje, que vivía sola en el matorral. Cuando al cabo de un tiempo se cansó de su soledad, tomó por esposo a otro gato salvaje que, a sus ojos, era la criatura más espléndida de la selva.
Paseaban juntos cierto día por un sendero entre la hierba alta, cuando, zas!, de la pradera salió de un brinco el Leopardo, y pegó un revolcón al marido de la Gata, que quedó despanzurrado por el suelo.
-¡Vaya!- dijo la Gata-. Mi marido ha mordido el polvo; ahora comprendo que la criatura más espléndida de la selva no es él, sino el Leopardo -y la Gata se fue a vivir con el Leopardo.
Vivieron juntos muy felices, hasta que un día, cuando cazaban en el matorral, de pronto, catapún!, de entre las sombras salió el León, aterrizó en el lomo del Leopardo y se lo zampó.
-¡Vaya! -dijo la Gata-. Ahora comprendo que la criatura más espléndida de la selva no es el Leopardo sino el León.
Y la Gata se marchó a vivir con el León.
Vivieron juntos muy felices hasta que un día, cuando acechaban a sus presas en el bosque, una figura enorme se cernió sobre ellos y, fu-chu!, el Elefante plantó su pata sobre el León y lo dejó planchado.
-¡Vaya! -dijo la Gata-. Ahora comprendo que la criatura más espléndida de la selva no es el León sino el Elefante.
Así pues, la Gata se fue a vivir con el Elefante. Trepaba a su lomo y se acomodaba ronroneando en su cuello, justo entre las orejas.
Vivieron juntos muy felices, hasta que un día, cuando paseaba entre las altas cañas de la margen del río, pa-wa!, se oyó una fuerte detonación y el Elefante se desplomó en la tierra.
Al mirar a su alrededor, la Gata sólo alcanzó a ver a un hombrecillo con una escopeta.
-¡Vaya! -dijo la Gata-. Ahora comprendo que la criatura más espléndida de la selva no es el Elefante sino el Hombre.
Y, así, la Gata se echó a andar detrás del Hombre y, al llegar a su casa, se encaramó de un salto al techo de paja de la choza.
-Por fin he encontrado a la criatura más espléndida de toda la selva.
Vivió felizmente en el techado de la choza y comenzó a atrapar a los ratones y las ratas de la aldea. Hasta que un día, mientras se calentaba al sol sobre la choza, oyó ruidos procedentes del interior. Las voces del Hombre y de su esposa fueron subiendo de volumen poco a poco hasta que wara-wara-wara...yo-ui!, por la puerta salió despedido el Hombre y aterrizó en el polvo.
-Conque sí, ¿eh? -dijo la Gata-. Ahora sé quien es de verdad la criatura más espléndida de la selva: la Mujer.
La Gata descendió del techo de paja, entró en la choza y se arrellanó junto al fuego.
Y allí ha seguido instalada desde entonces."

lunes, 16 de junio de 2014

Nombre de cuatro letras…

Me encanta meterme en la cama con mis hijos a la hora de acostarlos. Voy cambiando de una cama a otra mientras ellos me van contando sus historias o vamos haciendo planes. Normalmente papá y mamá pasamos un ratito con ellos cada día en ese juego.
La semana pasada, mi contrario tenía cena de trabajo y no llegó a tiempo, así que fueron toooooodos míos y hablamos de pájaros y flores. En un momento dado llega Garbanzo y me dice: “mamá, ¿qué haremos si te nace un nuevo bebé?”.
Entonces ya me dio pie y la conversación pudo ser más o menos como sigue:

Mamá: A ver Garban, pero ¿tú quieres tener un hermanito nuevo?
Garbanzo: Sí, yo quiero otro hermanito, pero que sea un chico, eh, mamá, un chico.
Hada: pues yo quiero una niña chinchorrera como yo.
Mamá: ¿Y tú Sol, qué opinas?.
Sol: pues a mí también me gustaría más un chico porque Hada, uf, es que nos chincha todo el rato.
Garbanzo: lo que pasa es que se tiene que llamar con un nombre que tenga cuatro letras, porque todos nosotros tenemos nombres de cuatro letras.
Mamá: pues es verdad, venga, a ver si nos decidimos y así ya se lo contamos todo a papá de una vez.
Hada: Rita, tiene que llamarse Rita. ¿A ti te gusta Rita, verdad mamá?.
Mamá: Pues sí, pero a papá no le gusta nada.
Sol: Hugo, Hugo tiene cuatro letras.
Hada: pero no es nombre de chica….
Garbanzo: ¡ya sé! Se llamará “caja”, porque caja tiene cuatro letras ¿verdad mamá?.

Ea, pues ya tenemos nombre por si “nos nace” un hermanito…

martes, 10 de junio de 2014

Los primeros panties de mis abuelas

Las que seáis más jovencitas quizás no lo podáis creer pero hubo una época, no tan lejana, en la que las mujeres no usaban pantalones.
Mi abuela Pepa, antes de la guerra, se ponía los pantalones de sus hermanos en Carnaval para disfrazarse de "destrozona", no me digáis qué tipo de disfraz era ese que no lo sé. Esa era la única ocasión en que una mujer podía usar pantalón.
Para todo lo demás, falda ¡y no demasiado corta!. Supongo que de niñas usaban media calcetín de lana o algodón, pero la ilusión de hacerse mayor se cumplía un poco cuando estrenaban su primer par de medias, allá por los 14 ó 15 años. Eran medias "de cristal" y cuando digo "medias" es porque
eran "medias", para que no se cayeran iban sujetas a la faja con ligueros y
si no se usaba faja, se sujetaban con unas ligas de goma a la pierna.
Yo he visto a mis abuelas sujetarse las medias con ligueros, pero claro, con los años, dejaron de usar fajas, que les apretaban y no les resultaban cómodas y se pasaron directamente a las ligas de goma.
Las ligas de goma, que sujetan las medias por presión, son malísimas para la circulación sanguínea. Los médicos se cansaban de repetírselo a mis abuelas, pero ellas ni caso.
Las dos tenían una talla más que generosa, no menos de una 54-56, por lo que lo de los panties para ellas era una tarea casi imposible. No se quien me habló de una corsetería de tallas grandes que hay en la Calle Toledo, así que allí que me fui yo.
Para probar, les compre un par de panties a cada una, de color natural, recuerdo que eran de la marca Golden Lady, ninguna de ellas usaba nunca medias negras.
¡Qué descubrimiento!.
Bueno, como chicas con medias nuevas estaban, qué contentas, aquello no se caía, no apretaba y  encima abrigaba la tripita en invierno, es que todo eran ventajas.
Ni que decir tiene que me tocaba hacer visitas regulares a aquella corsetería porque en ningún otro lado encontraba tallas tan grandes, pero siempre iba contenta, la recompensa merecía la pena, muchos besos de mis abuelas y en ocasiones.... ¡arroz con leche!. Nadie me prepara un arroz con leche tan rico como mi Torina, desde que ella falta no he vuelto a comerlo...
Cuánto os echo de menos...
Por cierto, feliz cumpleaños Pepa, hoy cumplirías 96.

lunes, 9 de junio de 2014

Adicciones poco anónimas

Muchas veces he manifestado públicamente mi adicción a las "guarriporquis" (chuches que dicen por ahí). Es verdadera afición lo que tengo, pero no por todas, no os vayáis a pensar, no, lo mío son, en primer lugar los regalices, preferentemente los enrollados, rojos o de cualquier color que no sea negro, luego los regalices de barra, pero los rojos sin relleno, por favor.
De ahí pasamos a las gominolas, si pueden ser sin azúcar por encima mejor y ya, después, las esponjitas (nubes).
En mi bolso, en cada guantera de mi coche, en el cajón de mi mesilla, en los bolsillos de mis abrigos no es (era) raro encontrar bolsas llenas de guarriporquis.
Lo cierto es que sé que no me hacen bien, mi cuerpo no metaboliza bien el azúcar, quizás sea por mi SOP (Síndrome de Ovario Poliquístico), pero supongo que mi adicción es como la de los alcohólicos, que saben que no es bueno, pero no paran (salvando las distancias por supuesto).

Lo curioso es que, por suerte, a mis duendes no les gustan las porquerías esas, bueno, a Garbancito sí, pero no se las doy, que hay que educarles también en temas de alimentación.
El caso es que como vuelvo a estar a dieta estrictísima he decidido que es el momento de (intentar) dejar el vicio para siempre.
Leí en muchos sitios que cuando repites una pauta durante 90 días, se convierte en una costumbre y ya lo haces por sistema. Yo creo que soy más lenta, coger el hábito de trotar me costó un año, pero quiero probar. Hace 20 días decidí que dejaba las chuches y (si era posible) el chocolate. Me
hice este calendario que os enseño.
Voy tachando cada día que pasa y de momento cumplo, lo malo es que el día 90 será justo cuando empiece mis vacaciones, y ya sabemos lo que pasa en vacaciones...
En fin, que ya os contaré si lo consigo.

sábado, 24 de mayo de 2014

La "mejor versión" de mí misma

Hace un par de días, mi contrario llegó emocionado por la noche. Como cada día cuando llega, nos contamos nuestras respectivas peripecias laborales, siempre después, por supuesto, de comentar el día de los duendes.
A lo que iba, venía emocionado. Había tenido unas jornadas especiales dentro de las cuales se incluía una conferencia de un tal Luis Galindo, supongo que el nombre os sonará tan poco como a mí...
Bueno, no sé exactamente qué formación tiene este señor, no lo he mirado, lo que sé es que se dedica a cursos de formación de directivos, son famosos sus discursos sobre "sacar lo mejor de nosotros mismos" sobre "entusiasmarte".
Desde luego con mi contrario lo consiguió.
Me puso un video que hay en internet para que lo viera y tengo que confesaros que, a pesar de mi escepticismo, me gustó. No dice nada que no sea cierto, es verdad que hacer las cosas con entusiasmo nos lleva a hacerlas mucho mejor que si lo hacemos de mala gana.
Contó que uno de los sitios donde había conocido a gente más entusiasta había sido en la planta de oncología pediátrica del Niño Jesús. Cuenta que gran parte de los que allí son voluntarios son padres que han pasado por una situación parecida y que en un 25% de los casos han perdido a sus hijos...
Es verdad que, aunque a algunos pueda sorprenderos, el hospital de día, la planta de oncología pediátrica en general, es un sitio donde se respira el optimismo y la alegría y no es fácil, os lo puedo asegurar, pero te lo graban a fuego el primer día "TU HIJO VIVIRÁ SU ENFERMEDAD EN CÓMO TE VEA A TÍ LA CARA", si tu hijo te ve llorar, él llorará, si te ve sonreir, pensará que tiene motivo para ello. ¡Yo hubiera ganado el Oscar a la mejor actuación durante 2 años consecutivos!, os lo aseguro.
No dejéis de verlo si teneis la oportunidad.
Pero no era eso lo que quería contaros.
Este señor dice que tenemos que entusiasmarnos, cada día, con todo lo que hacemos, tenemos que intentar ser "la mejor versión de nosotros mismos", esto significa que si somos "personas de 7, no debemos conformarnos con ser de 6 y medio". En general yo creo que eso lo tenemos todos interiorizado, yo al menos lo tengo, pero claro, no todos los días estamos en las mejores condiciones ni de todas nuestras habilidades podemos sacar todos los días lo mejor.
Además, aunque eso nos sirva para sentirnos mejor, sin duda, puede que esa "mejor versión de uno mismo" no sea lo suficientemente buena para los demás.
Mucho antes de saber de la existencia de este señor, hace algún tiempo, en una reunión con una jefa (no la grandísima hija_de_puta, no, otra) hablábamos sobre mi reducción de jornada y como eso afectaba al desempeño de mi tarea. Le dije que yo venía cada día a trabajar con la idea de hacer mi trabajo lo mejor posible (os juro que es así aunque a veces me cueste la vida) y me saltó "no te digo ésta, ahora va y me dice que, en media jornada lo hace todo mejor que el resto en una entera...".
No me caí de culo porque estaba sentada. Muy calmada le repetí que no me había entendido, que no lo hacía todo perfecto, pero que podía estar segura de que lo hacía poniendo todo mi empeño para que así fuera. Finalmente no sé si lo entendió o no, pero "la mejor versión de mí misma" me dice que no puedo preocuparme ni ocuparme de lo que los demás piensen de "mi versión".
Ahí lo dejo

lunes, 19 de mayo de 2014

Su primera carrera de la Mujer

No me lo podía perder. Desde que acabó la del año pasado tuve claro que, corriera o no, la Carrera de la Mujer iba a ser un "fijo" en mis aficiones.

Al haber participado en la anterior edición, pronto me llegó la información para este año. No me paré ni a ver el recorrido, me fui directa a inscribirme, a mí y a mi Hada. Tuve que hacer trampas, lo siento, quizás no deba, pero yo soy la responsable de mi hija, yo sé que ella no puede correr sin parar 7 km, pero era yo la que quería que viera todo aquello con sus propios ojos, así que
le sumé año y medio y la apunté.
Se quedó encantada según se lo dije y empezamos a "entrenarnos juntas".
Cuando ella viene conmigo el plan es otro, tenemos que hacer una parada intermedia y caminar en el recorrido de 5 km que suelo hacer. No es lo ideal para mejorar mis lamentables resultados como runner, pero sin duda sí que me ofrece unos momentos muy especiales con mi hija. Somos sólo ella y
yo, no hay hermanos con los que pelear y hablamos de "cosas de chicas", yo lo disfruto un montón.
No habíamos entrenado demasiado, pero el domingo 11 (después de acostarnos tarde viendo Eurovisión) nos levantamos a las 7:30. Lo habíamos dejado todo preparado en mi cuarto de baño, las camisetas tuneadas, con los dorsales ya colocados y todo lo demás. Desayunamos y salimos en coche hasta el metro (toma ya...), al salir de nuestra calle ya en la primera parada de autobús había 3 chicas de rosa, y otras cuatro en la siguiente, y alguna más camino del Metro. Pero lo mejor fue su cara al bajar al anden y verlo todo rosa. Aún pudo sorprenderse más cuando llegó el convoy y dentro sólo había camisetas rosas.
Al llegar a Moncloa el caos ya era infernal. Faltaba media hora para las 9 y ya no nos dejaron bajar por el paseo de Moret, yo que quería buscar un cajón con tiempo de hasta 45 minutos...
Después de dar la vuelta a todo el Ministerio del Aire y atravesar por Ruperto Chapí, entramos a la marea rosa.
Por más que quise subir hacia la salida fue imposible. Pero tan, tan imposible fue que pasaron más de 17 minutos desde que empezó la carrera hasta que pasamos por esa salida.
¡Qué os voy a contar de intentar correr!, ni de broma, ya en Princesa y por el lateral de bus sí  conseguimos trotar hasta Plaza de España. De ahí subimos caminando hasta Callao y poco más adelante volvimos a correr, hasta Alcalá. El tramo cuesta arriba lo hicimos andando y este año el
avituallamiento estaba un poco antes de Sol. Ya a partir de ahí sí que hicimos el tramo más largo corriendo, hasta el Palacio Real. Subimos despacito la primera cuesta que hay al llegar a Ferraz y ahí agarré de la mano a mi Hada y le dije, "venga princesa, ahora hasta la meta sin parar" y así fue.
A 50 metros de la meta empezó a sonar "Euphoria" y le dije que me soltara, que tenía que entrar por el centro del arco, que bailara, levantara las manos y sonriera mucho (eso no hizo falta repetírselo) y que recordara bien la hora oficial en la que cruzábamos el arco para luego vernos en el video.
Así lo hicimos, en el video de entrada se nos ve pletóricas y no era para menos, qué contentas estábamos. ¿El tiempo oficial?, casi 53 minutos, ¡53 minutos inolvidables!.
Ahora a preparar la del año que viene.

sábado, 17 de mayo de 2014

Eurovisión 2014

Por orden y despacito, así es como voy a ponerme al día con las entradas pendientes, dos, si no me fallan las cuentas.
Empiezo por Eurovisión, mal, este año mal, mal por mi parte, que me organicé de pena y cogí el festival cuando Rumanía cantaba y lo vi a saltos en la cocina mientras preparaba un bizcocho.
Pues como decía, cuando llegué a casa y encendí la tele vi a Ovi y a Paula, los reconocí sin duda, cantando por Rumanía, cuando supe que a canción se llamaba "Miracle" pensé que sí, que efectivamente sería un milagro si conseguían ganar con una canción infinitamente peor que la que hace cuatro año, entonces "Jugaban con fuego" y se quemaron, con esta esperaban el milagro de resurgir de aquellas cenizas.
En noveno lugar cantó Polonia, lo más amable que se me ocurre decir de ellas es que me parecieron tan despampanantes como ridículas.
Llegó Austria, la más esperada, la más comentada, de la que todo el mundo hablaba. ¿Qué queréis que os diga?, no, no me gustó ni un pelo (ni de barba), vale, que Conchita demostró gran calidad como cantante, pero la canción no me dice nada.
Estaba atusándome el bigote cuando llegó la delegación de la ONU, Francia quiero decir, ni fu ni fa.
De las Rusas decir que parecían Barbies, pero no se merecían las pitadas, supongo que a las mozas buenorras aquellas todos los temas políticos les resbalan.
Eslovenia me gustó así se entrada y en los dos "recordatorios" que hicieron mientras estaban abiertas las líneas telefónicas para votar, mejoraba.
Cuando oí la de Finlandia pensé que sin duda debía ganar, el convencimiento me duró sólo 5 países, hasta que llegó Dinamarca, que es sin duda la que, según mi opinión, debería haber ganado.

Nada, tuve que hacer el esfuerzo de ir poniéndome al día con las que me había perdido.
Busqué la canción de Ucrania que en los resúmenes me había gustado y sí, definitivamente era de mis favoritas, pero los que más llamaron mi atención fueron los de Islandia, no recuerdo bien la canción y no me generan la suficiente curiosidad como para escucharla de nuevo, al verles sólo pensé que se habían retrasado  35 años en su actuación, fue en 1969 cuando vimos a Massiel ganar en Technicolor y estos eran technicolor total....
Nuestra chica, espectacular, un vozarrón en una canción que no era nada de festival y aún así no quedamos mal...
Lo dicho, una crónica tardía, no tan detallada como otros años y son un ranking, el mío, que queda como sigue:
1.- Dinamarca.
2.- Muy reñido entre Finlandia y Ucrania.
3 (ó 4, según se mire): España.
¿Cuál fue vuestra favorita?, ya queda menos para el festival del año próximo

miércoles, 14 de mayo de 2014

Resumiendo...

Se me acumula el trabajo.
Se me acumulan los post y las cosas que contaros.
Se me acumulan los "Días felices", los "Duendes" y las "Eurovisiones".
Se me acumula el sueño y el cansancio, pero como Conchita yo... "Rise like a phoenix", ya lo veréis.

viernes, 9 de mayo de 2014

Las Tablas de Daimiel

Salimos de Granada después de disfrutar de un fantástico desayuno y recoger nuestras cosas, sin prisa. Queríamos llegar a casa el sábado para celebrar el domingo, día de la madre, con tranquilidad.
Enfilamos hacia Almagro, no nos suponía mucha desviación desde la autovía y yo no lo conocía. Llegamos justo a la hora de comer, lo cual estuvo genial porque en la placita, al sol picoteamos cosas típicas y comimos estupendamente, pero claro, a mediodía estaba todo cerrado, y salvo la plaza poco pudimos ver.
Después de comer y descansar tomando un helado en la plaza de la iglesia de Nuestra Señora de las Nieves seguimos a las Tablas de Daimiel.
Mi contrario se empeñó y yo iba un poco recelosa, había ido una vez, cuando tenía como 16 años y los que allí había era un secarral tremendo que me defraudó, pero no quise ser agorera.
¡Menos mal!
Está estupendo, han hecho un centro para visitantes que te da una idea de lo que puedes ver. Los guías nos dijeron por donde empezar a caminar y poder ver patos en la laguna de aclimatación, no sabéis lo que disfrutó Garbanzo, que le encantan los bichos. Luego seguimos por la senda amarilla que se va adentrando en los humedales a través de puentes tendidos sobre ellos hasta llegar a un
mirador de la Isla del Pan. Vimos libélulas de colores, carpas a montones, ranas, cigüeñas, patos, lo disfrutamos mucho, aunque hacía calor.
Ya, hacia las 6, volvimos al coche a hacer del tirón las dos horas que nos quedaban para llegar a casa.
La verdad es que nos salió un puente redondo y eso que, como ya os comentaba, mi precipitación continua me hizo pensar en un desastre. Ahora me encuentro con energías renovadas como para trabajar el día 16 después de ponerme morada de rosquillas del santo el día 15.

martes, 6 de mayo de 2014

Granada, el que algo quiere…

No tengo remedio.
Ya os conté que me llaman “la precipitada”, mi Hada me dice “mami prisas” y yo me veo corre que te corre todo el día, como gallina sin cabeza y sin ser capaz de parar.
Tenía muchas ganas de salir de Madrid. Lo de quedarme la semana Santa sola aquí con los niños, a pesar de que lo pasamos estupendamente, me había dejado con las ganas de hacer algo distinto.
Para ser sincera os diré que mi primera idea era coger el puente de San Isidro, que al ser fiesta sólo en Madrid capital y ser lectivo el viernes, creí que saldría menos gente. Pero yo propongo y tooooooodos los demás disponen.
Empezó el padre de las criaturas a decir que para él el día 15 era laborable como uno más, porque parte de su trabajo es fuera de Madrid capital. A eso le añadimos el soberano enfado de mi Hada porque en su cole aprovechan el día 16 para hacer la carrera contra el hambre y ella quiere participar, así que empecé a desinflarme.
Yo pensaba en playa, Málaga por ejemplo, o Benidorm, que es lo más fácil, sol y playa. El domingo 27 de Abril, acostada con mis duendes como cada noche, mi Hada dijo que ella donde quería ir era a Granada…
Manos a la obra, esa misma noche, por internet no fui capaz de encontrar alojamiento, pero el lunes por la mañana a primera hora y por teléfono sí. Conseguí dos habitaciones (contiguas al menos, lo de comunidades quedaba pendiente de disponibilidad) en un hotel céntrico. Una vez confirmada la reserva me puse a buscar las entradas para la Alhambra.
¡¡¡¡¡Seré imbécil, pensaba yo que allí iban a estar las entradas esperándome a mí!!!!!
Por ningún lado encontraba entradas, estaban todas vendidas hasta mediados de Junio. Las busqué a través de agencia, con guía, pagando hasta 50 euros por entrada y ni por esas. Llamé al Patronato de la Alhambra y me comentaron que hay un mínimo de las entradas diarias (8.000)  de un 10%, que necesariamente se vende en taquilla para el mismo día y que madrugando se podían conseguir.
Los fuimos el jueves, por la mañana, a la misma hora que todo el mundo y claro, nos chupamos dos horas de atasco.
Llegamos al hotel, nos refrescamos un poco y ale, a la calle. Fuimos a la catedral,  a la capilla Real donde están enterrados los Reyes Católicos. A mí me pareció emocionante pensar que estaba delante de los restos de aquellos que habían sido tan grandes, pero mi  Hada se moría de miedo. Después, en autobús, subimos al mirador de San Nicolás en el Albaycín, precioso y luego bajamos dando un paseo la mar de agradable.
Cenamos en una terraza con una temperatura increíble.
Las toses de mi Hada me despertaron a las 5, pero a esa hora me parecía muy pronto para ir a la taquilla de la Alhambra (luego me arrepentí profundamente). A las 6 ya estaba vestida y cambié a mi Hada a la habitación de los chicos, efectivamente, las habitaciones no eran comunicadas, volví a sentirme “apestada”.
Cuando llegué a la taquilla a las 6:15 ya tenía como 300 personas delante.
Me tiraba de los pelos pensando que había estado dejando pasar el rato sin más.
El sistema es cruel, esperas allí, en mi caso sin poder hacer turno con nadie porque iba sola. Hablando con unos y con otros y contando y recontando las personas que tenía delante y pensando que como cada una cogiera 3 entradas, no me llegaban. Por suerte, la mayoría esperaba con la idea de coger su entrada y pasar, vamos, que no iban como yo a comprar entradas para toda la familia. Un cuarto de hora antes de las 8, en que abren la taquilla, en una pantalla se publican las entradas disponibles para la venta y los turnos: no llegaban a 300 las del turno de mañana, alrededor de 250 para la tarde, 10 para el turno de noche y otras 300 sólo para Generalife y jardines. A esa hora ya había más de 3000 personas haciendo cola.
Abrieron la taquilla y con un vigilante asistiendo al turno íbamos pasando, que estrés, según las entradas se venden se van descontando de la pantalla y ves como tus posibilidades se reducen. Pero la conseguí, cinco entradas para turno de tarde de 2 a 8 con entrada a las 4 para ver los palacios Nazaríes, casi lloro de la emoción.
Volví al hotel a desayunar y de ahí nos fuimos a la basílica del Sacromonte, que nos encantó, bajamos paseando directos a comer prontito y a las 2:30 entrábamos a la Alhambra. Maravillosa, qué listos eran estos moros nuestros…
Salimos a las 8, reventados de caminar pero felices y nos fuimos a la plaza a cenar.
Misión cumplida, volvimos a casa el sábado, haciendo una parada intermedia que os contaré en el siguiente post.

lunes, 5 de mayo de 2014

Qué difícil es amar sin ser amado

Entregar todo y recibir nada a cambio, es la constante de aquellos que aman sin ser amados, quienes entregan todas sus ilusiones y sueños, quienes no controlan sus sentimientos y de aquellos quienes día a día ven derrumbarse las esperanzas de ser felices algún día. Alguien me dijo alguna vez que amar es el sentimiento más hermoso que hay en el mundo, por supuesto siempre y cuando ese amor sea correspondido, cuando no solamente des, sino también recibas, cuando te sientas parte indispensable de su vida.
Ciertamente es muy difícil amar sin ser amado, intentar con todas tus fuerzas compartir y ir de la mano. Tristemente para ti, en el corazón no se manda, no puedes simplemente dejar de amar de la noche a la mañana, así no funcionan las cosas, el corazón sigue amando a pesar de que no ser correspondido; quizás sea algo incomprensible, pero es así, hagan lo que hagan, lo rompan en pedazos o jueguen con el, el corazón nunca dejará de amar.
¿Qué hacer entonces con ese amor que vive en ti y que para sus ojos pasa desapercibido?, ¿continuar luchando hasta que mire por tus ojos, sienta por tu piel? o simplemente hacerte a un lado y dejar que sea feliz. Si fuera tan fácil elegir, ahora mismo no estaría muriendo de dolor; pensar en no volver a ver a la persona que tanto amo, a no saber de ella, es algo que me aterra y me quita el sueño todas las noches.
¿Por qué es tan difícil para algunos intentar ser felices?, ¿por qué se encierran en la negatividad y no abren su corazón a la alegría y el desenfado?, ¿por qué todo tiene que ser siempre tan superficial?, ¿por qué es que siento que estoy soñando, cuando claramente estoy despierto? que difícil es amar sin ser amado.

miércoles, 30 de abril de 2014

Quisiera...

Quisiera poder dormir cada día hasta despertar por mi misma. Si soy sincera, nunca me levanto tarde, como tarde, tardísimo a eso de las nueve y no me parece mala hora.
Quisiera desayunar sentada, no me malinterpretéis, no es que las sillas desaparezcan de mi cocina a horas tempranas, es que tomo un yogur mientras se hace el café, de pie.
Quisiera no ir mirando el reloj del coche cada vez que uno de los semáforos que encuentro en mi camino se pone en rojo.
Quisiera no tener que mirar con alivio el paso por el torno de la oficina, siempre antes de las ocho de la mañana, que es mi hora límite de entrada.
Quisiera no correr a la hora de salir, no correr al súper para hacer la compra deprisa, que siempre me olvido algo.
Quisiera que la comida, además de sentada, fuese reposada.
Quisiera que el trayecto al cole a por mis hijos no se convirtiera en un enfado continuo con otros conductores que ni ven ni entienden de rayas que separan carriles, que ni ven ni entienden de velocidades de circulación recomendadas y que ni ven, ni entienden, ni ciertamente tienen por qué
hacerlo, que yo tengo prisa por llegar.
Quisiera que mis hijos entendieran, pero que lo entendieran de verdad, que ya mamá hace un gran esfuerzo, económico y laboral para "pagar" el derecho de ir a buscarles cada día y que no me preguntasen por qué no puedo llevarles al cole también por la mañana.
Quisiera poder sentarme, pero sentarme con la cabeza reposada, a la vez que el pandero y tener tiempo de hacer simplemente "nada".
Quisiera no estar a punto del ataque de nervios continuo.
Quisiera controlar la ansiedad que el tiempo me origina.
Quisiera vivir despacio.
Quisiera..., tener más tiempo de pensar qué es lo que quisiera...

martes, 22 de abril de 2014

Semana Santa de pasión (por mis duendes)

Todo llega y todo pasa (vaya creo que este principio ya lo he utilizado en otros post, me hago mayor...).
Desde el día de Reyes esperando un nuevo descanso y ha durado menos que un pastel en la puerta de un colegio, aunque quizás sería mejor decir que ha durado menos que una fuente de torrijas en mi casa.
Esta ha sido una Semana Santa del todo atípica. No he tenido ni un sólo día adicional a los oficiales, tengo pocos días laborables de vacaciones y los reservo todo lo posible para verano y Navidad. Además he estado de madre soltera desde el miércoles pasado por la mañana (de hecho aún sigo ejerciendo de papá y mamá), mi contrario está de viaje de negocios "ineludible" (entre esas comillas hay mucha mala leche por mi parte), pero las cosas son como son y yo no puedo cambiarlas.
El bendito viaje estaba previsto desde hace meses, así que tuve tiempo de planificar y pensar. No tenía muy claro qué hacer, desde siempre, estos días solemos pasarlos en la playa, bien en levante con los santos padres (los míos) bien en la Costa Brava con la otra familia. Claro que no es lo mismo ir los cinco que pensar en chuparme yo el atasco el miércoles por la tarde para volver a soportarlo de vuelta el domingo. Miré billetes de tren, pero entre los días que eran y que luego tenía que alquilar un coche me salía por la torta, así que nada, plan urbano a tope.
Pregunté a los chicos qué querían hacer y para una vez que se ponen de acuerdo sin discutir no voy a ser yo la que ponga la nota discordante: querían ir al parque de atracciones y al zoo, así que pensé que por comodidad lo mejor era sacar el Bonoparques, que vale para Zoo, Faunia y Parque de atracciones. No es barato pero en cuanto vas cuatro veces lo has amortizado.
Lo saqué por internet el martes por la tarde y según llegué de trabajar el miércoles los chicos ya estaban preparados para ir a recogerlo y estrenarlo.
A las 4:30 de la tarde entrabamos al parque de atracciones para salir a las 9. El jueves el plan era comer allí. Llevamos la merienda y todo y a eso de las 12 de la mañana ya estábamos atascados en los túneles de la M-30, ¡qué mogollón de gente!. Pasamos un día estupendo, montamos hasta en las montañas rusas de agua.
El viernes dormimos un poquito más. Pensamos en comer en casa y luego ir al Zoo por la tarde y así lo hicimos, a las 4 estábamos en la puerta y ahí llegó la decepción. Aunque tengas Bonoparques, el jueves, viernes y sábado santo se paga un suplemento de 11 euros por persona en Zoo y Faunia, nunca se me hubiera ocurrido. No nos merecía la pena pagar para estar un par de horas, así que volvimos al parque de atracciones por tercer día consecutivo.
El sábado madrugamos para llegar al Zoo a las 10:15 y pasar el día allí. Nos quedamos hasta más de las 6. Lo han arreglado mucho y está genial.
Volvimos a casa con tiempo para hacer torrijas y terminar de arruinar el descontrol de comidas de estos días.
El domingo tuvimos un día casero, hasta la tarde que mi Hada tenía una merienda en casa de una amiga, la llevamos a las 5 y la recogimos a las 9.
Han sido unos días estupendos en los que me he dado cuenta de lo grandes que están mis hijos, de que ya son mucho más responsables y que son encantadores, ya, ya sé que parece pasión de madre y seguramente en buena parte lo es, pero os aseguro que se salen.
El lunes volví a la oficina, cansada y contenta y ellos hoy han sido (por lo visto) la envidia de los amigos con tanto parque de atracciones.
Ahora tengo que planificar algo para la familia al completo, el puente de San Isidro parece la mejor fecha, al ser sólo fiesta en Madrid capital el trasiego de gente es menor. A ver si me pongo a ello...