Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Redondo en salsa de fruta dulce

No tengo demasiada energía para escribir. Actualizar el blog con quejas y reproches no me gusta, así que lo dejo de lado, pero hace tiempo que quiero dejar escrita una receta de las que te sacan de un apuro para dar de comer a mucha gente, que se puede preparar con anterioridad y con la que quedas estupendamente, redondo de ternera guisado, pero guisado en plan festivo, ya veréis.
Ingredientes:
  • un redondo de ternera. yo lo pongo como de 1 kilo, pero podéis hacer dos, en la olla cabe "de pie". Al comprarlo le pido al carnicero que ponga dentro una tira de panceta para que quede más jugoso, y que lo ate, para que no se desmorone.
  • un par de cebollas grandes
  • un par de zanahorias grandes
  • un diente de ajo
  • 3 manzanas golden
  • 100 gramos de pasas sin pepitas
  • 100 gramos de ciruelas secas sin pipo.
  • 100 gramos de orejones de melocotón o albaricoque.
  • un poco de vino blanco
  • agua
Preparación:

En la misma olla rápida donde luego voy a cocinar el guiso pongo un poco de aceite para dorar el redondo por todos los lados, de esto sí tengo foto.
Una vez dorado lo saco y lo dejo aparte. Corto entonces el resto de ingredientes en trozos grandes y lo voy dorando poco a poco. Cuando ya casi está doradito, pongo un buen chorro de vino blanco y dejo que se consuma.
Entonces meto el redondo, como os digo, si son dos, los acoplo como puedo, pero en una sola olla. Añado agua hasta cubrir lo que sería la fruta, no el redondo entero, por supuesto, cierro y dejo cocer 40 minutos desde que el tapón ha salido por completo.
Cuando la olla se puede abrir saco el redondo, y ya quito la cuerda. Veo cuánto caldo ha quedado y a menudo retiro bastante antes de triturar todo con el batidora, prefiero ir añadiendo poco a poco si veo que queda muy espeso que dejarlo demasiado aguado.
Pues ya está. el redondo se corta en filetes finitos, si sois habilidosas se puede poner en la fuente ya partido pero sin perder la forma, y se añade la salsa.
Para acompañar hay varias opciones. Yo suelo poner ciruelas, pasas y orejones cortados en trocitos pequeños y los dejo macerar en vino dulce como 24 horas, lo sirvo templado. También suelo poner puré de patata y si ya tengo más tiempo y más ganas hago puré de manzana, sin sal ni azúcar.
Es muy fácil, ya veis. Este año el redondo fue el plato principal de mi cena de nochebuena.

sábado, 12 de diciembre de 2015

NY no es ciudad para viejos


Ahuyentando los fantasmas decidimos volar.
Pero volar literalmente, irnos al otro lado del océano y vivir unos días agotadores dando a los duendes la oportunidad de conocer "el país más rico del mundo
".
Hicimos muchos números, cuadrar los días de vacaciones, el calendario escolar y los partidos de liga infantil de basket no es tan fácil como parece. Además a eso le sumas que los billetes de avión a partir del día 8 de Diciembre subían como un 30% y que en nuestro caso ese 30% se multiplica por cinco. Con todos esos ingredientes bien agitados y estudiados cuadramos fechas, del 2 de Diciembre al 7 mi tribu salió de viaje.
Si contáis son muy pocos días para tanto como hay que ver y que patear por allí. La verdad es que pensé que iba a hacer mucho más frio y nos encontramos unos magníficos días soleados con una temperatura que, de día, no bajaba de los 8 grados, estupendo.
Llevábamos desde aquí las entradas para el Empire State, el Top of the Rock, y estudiados los horarios de museos y espectáculos.
Tengo que decir que los duendes se han portado como verdaderos jabatos. Había noches que, al llegar al hotel, el teléfono marcaba 18 kilómetros caminados...
El primer día fuimos al Empire, que nos quedaba al lado del hotel y de ahí, en metro, al Museo de Ciencias naturales. Echamos toda la mañana allí, viendo dinosaurios y demás bichos.

Salimos por la puerta principal para pasear por Central Park hasta llegar a Columbus Circle y buscar un sitio donde sentarnos a comer, al final, lo único accesible era un Mc Donalds.
De ahí bajamos callejeando para ir al Rockefeller Center y ver el follón más grande de gente que os podáis imaginar. Yo tenía verdadero miedo de que en uno de esos apretones de gente, uno de los duendes se me resbalase de las manos y perderlo. Infernal.
Seguimos bajando hasta el hotel que estaba en la calle 35, y compramos de camino algo para cenar.
Al día siguiente nos encaminamos hacia el embarcadero de la calle 39 a coger el NY Water Taxi. Yo no lo conocía y os lo recomiendo. Es una barcaza que empieza ahí y va haciendo paradas en varios puntos estratégicos hasta llegar a Brooklyn nosotros nos bajamos allí y caminamos de vuelta a Manhattan por encima del puente hasta volver al embarcadero de Wall Street y subir de nuevo al taxi. Debajo del puente de Brooklyn hay una pizzería muy famosa, el Grimaldi's, y de ahí fuimos a tomar un helado al NY Ice Cream Factory, que está al lado.
De vuelta al embarcadero de la 39, el barco hace un recorrido por la isla de Ellis y para muy cerca de la estatua de la libertad.
Después del paseo hicimos un breve descanso en el hotel para volver a subir al Rockefeller center e ir al Top of the Rock, me defraudó, me quedo mil veces con el Empire.
El resto de días fue algo más relajado, pasear, patinar sobre hielo en Bryant Park (en el Rockefeller era de todo punto imposible), ir de mercadillos navideños y alguna que otra compra, poca, la verdad que el dólar está caro.
Volvimos el lunes, contentos y cansados.
He vuelto encontrándome una ciudad que no he reconocido, era mi tercera visita y las otras veces me fascinó ese ritmo frenético, ese corre corre incesante, esta vez no, yo necesito parar, sentarme a comer y no ir con el café en la mano por la calle como va todo el mundo, ahora necesito una vida un poco más tranquila, será porque me voy haciendo vieja, en fin...
Yo tenía vacaciones toda la semana y pensaba aprovecharla bien. Todos mis planes se fueron al garete cuándo el miércoles me llamaron del cole que mi Sol tenía fiebre.
Odio el puente de diciembre, el miércoles se cumplían 7 años del inicio de la pesadilla de la enfermedad de mi niño.
Hoy parece que ya está mejor, no sé, el jueves empezamos la revisión semestral.

sábado, 28 de noviembre de 2015

Black Friday

Que la cabra tira al monte es un hecho y que a mi me gustan las compras otro, ambos ciertos y predecibles.
Estoy es fase de reducción extrema de gastos y de hecho me estoy portando genial, mi última compra era del 14 de agosto, desde ahí ni una triste camiseta (bueno vale, sólo una), pero es que tengo que recortar mis "gastos de representación" porque en breve mis ingresos se verán drásticamente reducidos y tengo que controlarme.
Y puedo, en condiciones normales, pero black friday es black friday, sólo una vez al año.
Al menos la cosa fue "relativamente" moderada.
"Necesito" (notad las comillas) un plumas, el que tengo tiene ya como 6 años y las plumas andan como apelmazadas, vale que tengo un abrigo largo marrón, unos 3/4 beige, otro burdeos, otro marino, un abrigo largo de cuero negro, una "perfecto" negra, y un plumas corto marrón que me llega justo a la cintura y que me hace pasar un frio en la retaguardia que no veáis.
Queda clara la necesidad, ¿no?. Había visto algunos y pensaba esperar a rebajas, pero claro..., pues eso, que caí y ya que estaba...
También pensé en reponer unas botas de ante que tengo desde antes de que naciera mi Sol (11 años) y que necesitaban sustitutas, así que pille unas, que pasarán a hacer compañía a los otros 6 pares que abarrotan mi armario (lo se, no tengo solución).
También me cogí una chaqueta de punto de color camel de un estilo que me da mucho juego, tanto para trabajar como para salir.
Y ya, ay, no que se me olvida la camisa, pero es que es taaaaan mona.
Pues eso que para mí ya, pero pensé en los duendes, ¡y cuando no!. Mis caballeretes necesitaban pantalones de pana, y cogí dos pares para cada uno, también para mi Hada, pero eso fue más difícil, porque los de pana que encontraba eran todos de campana y ella los quería rectos, al final los encontramos "ajustados" (puaj, los odio) en Stradivarius, y cogimos dos, en burdeos y marrón.
Parecía que ya estaba todo, pero hoy por la tarde mi Hada decidió que quería unas botas, pero no "unas botas", no,   quería "las" botas, unas Panama Jack, y yo que no tengo remedio, me he ido con ella a buscarlas, por DIOR que gentío, que agobio. Después
de mirar nos hemos quedado para decidir entre las benditas Panama y unas de Coronel Tapioca, parecidísimas y que a mi me gustaban más y a mi bolsillo también, pero no ha habido manera, digamos que "es mujer de firmes convicciones con una madre facilona", así que al final han caído.
A pesar que de "no ha sido mucho" mejor no voy a sumar los tickets, no vaya a ser que me deprima...

sábado, 21 de noviembre de 2015

Y Movistar reculó...

Me doy cuenta de que tengo muchas cosas que contaros y que, como el ánimo me falla mucho últimamente, no os cuento.
Y no os he dicho que mi batalla con Movistar siguió. Para las que no os acordéis o no sepáis de qué va la historia aquí os lo cuento.
A aquellos 3,41 le siguieron en la factura de Abril 25 eurazos extra "por retraso en pago y desconexión de la línea". No quise devolver la factura, eso sí, en mi buró fax añadí que reclamaba esos 25 euros (más IVA) que no venían a cuento.
Los días pasaron sin noticias y me llega la factura de Mayo y ¡sorpresa!, otros 25 euros más IVA de reconexión de línea. Llamo y me dicen que sí, que la línea me la han cortado dos veces, la primera en Febrero y la segunda en Marzo y que por eso tengo que pagar dos veces.
Con los agentes del 1004 es inútil discutir, tú llamas y cada vez te contestan desde un lugar distinto de España o de fuera y a todos les importa un pito lo que les estás contando porque saben que en cuanto cuelguen no volverán a saber de ti.
Pues nada, por reclamar que no quede.
Volví a escribir otro buró fax en el que reclamaba, la explicación de los 3,41€ iniciales, los casi 30€ del primer buró fax y los 30€ del segundo.
Y me senté a esperar.
Por si no lo sabéis, esa reclamación formal hay que presentarla en Consumo de la junta de distrito que te toque, menos mal que el santo padre, el mío siempre me echa una mano, porque sólo tienen horario de mañana.
Pasó Junio y nada, me llegó la factura y punto.
Llegó la factura de Julio y nada.
Y ya a finales de Julio me llega una carta certificada de Consumo diciéndome que tengo dos opciones, o acogerme a arbitraje, que por lo visto Telefónica se acoge a este sistema, o ir a juicio, vamos, presentarlo en el juzgado, eso sí, me dan plazo de 10 días para manifestar qué quiero.
Les mando, a Consumo, que no a Telefónica, mensaje de que me acojo a arbitraje.
Y me fui de vacaciones.
Y llega la factura de Septiembre y... ¡ta chán!, me hacen un abono de 58,62€ (??????) en concepto de "arbitraje", exactamente el importe no me cuadra, hay algo menos de un euro de diferencia y lo que aún no he conseguido es saber el origen de los 3,41€ que dieron lugar a todo este embrollo, pero ya lo dejo.
He conseguido lo que quería, que Movistar no asuma que somos gilipollas y que tenemos que pagar lo que a ellos se les antoje.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Una de famoseo (con un poco de retraso)

Jueves 5 de Noviembre
Teatro Real de Madrid
Entrega de los 30 premios BMW de pintura
La reina Sofía
Los finalistas y galardonados
El rebaño del "colorín"
¡¡¡Y Lou!!!
Si es que no os imagináis cómo me lo monto, a veces creo que sólo os aburro con mis empanadas mentales y me guardo lo divertido, que también lo hay.
Por obra y gracia de las relaciones profesionales de mi contrario nos invitaron, con entrada VIP" a tal evento. Bueno, os diré que me enteré a finales de Septiembre y me pasé mes y medio pensando en qué me ponía, si iba o no a la pelu... ¡cómo si alguien fuese a mirarme a mí!, pero es que
hay que estar noma para no desentonar.
Y mona iba, os lo prometo, pero desentoné en cantidad.
La hora de entrada de invitados estaba prevista desde las 7 de la tarde, por aquello de la seguridad y el orden. Conseguí meterme en la ducha a las 5, lavarme el pelo, planchármelo y dejarlo estupendo, con las canas pero estupendo.
Por decirlo suave, resulta que mi armario vuelve a "encoger" la ropa, chicas, que manía tiene. El caso es que había pensado en estrenar un vestido blanco y negro, parte de arriba blanca, con manga francesa y falda tuvo negra justo debajo de la rodilla y  pude metérmelo gracias a la faja
(en fin).
Hacía fresco para ir a cuerpo gentil ya a esa hora. No sabía que ponerme y de repente me acordé de un abriguito negro con una lazada delante ¡que es premamá y había estrenado en otro sarao embarazada de mi Hada!, qué depresión lo bien que me quedaba..., es que no me sobraba ni
gota de la tripa...
Pues eso, tacón alto, medias impecables, vestido recién planchado, pelo en su sitio, bolso de marca. ¡A por ellos!.
Y yo que me llego allí , entro, y empiezo a ver a todo el famoseo patrio, pero si parecía  (yo) Lina Morgan disfrazada de paleta de pueblo de lo más profundo de las profundidades.
La Reina Sofía, impecable, más delgada y muy guapa (lo bien que lo está haciendo ella ahora y como se está equivocando su emérito esposo), su hermana la princesa Irene muy en su línea bohemia, me gusta.
... Y ahora el resto.
Paloma Barrientos con una falda de flores de colores que podría utilizarse de semáforo.
Nieves Álvarez, guapa, porque es guapa, pero despeinada y a mi modo de ver poco favorecida con un vestido tan corto a juego con el abrigo demasiado historiado.
Nuria González,..., alguien debería decirle a esta muchacha que en la vida existen algo más que los pantalones pitillo y las blazers por bien que te queden.
La Lomana, de verde ilusión, de cerca no se la puede ver más recauchutada, y flaca con chichas colganderas.
Beatriz de Orleans, me gustó, señora ella.
Roberto Torreta, elegante y su mujer (o acompañante, no se) de rojo muy guapa.
La mujer de Carlos Baute debió pasar mucho frio con esa falda tan corta y sin medias, pero estaba guapa.
En resumen, mucha "lori" con los 50 cumplidos y las faldas más cortas que el rabo de un boxer. Mucho colorín en la ropa y yo de blanco y negro pensando en que quizás en esta ocasión seguir los dictados de Cocó Chanel no había sido lo más acertado.
Por cierto, el coctel posterior, demasiado queso, buen vino y el brownie de postre, delicioso.

martes, 17 de noviembre de 2015

Cuando algo que fue tuyo ya no lo es

Cuando algo que fue tuyo ya no lo es, hay una parte grande de tus recuerdos que dejan de "pertenecerte", no puedes más que revivirlos en tu cabeza, sabiendo que ni siquiera puedes volver a ese lugar.
Quizás ese lugar ya ni existe.
No, ya no existe, porque el tiempo que fue no volverá, porque las personas que ocuparon esos tiempos y espacios sólo viven en tu recuerdo y porque ni siquiera puedes físicamente ver lo que era, como era.
Han ido al pueblo, mis padres, mi tía, han ido al pueblo. La casa de mis abuelos es ahora de mi otro tío, alguien con quien yo no tengo ninguna relación y mi madre y mi tía a duras penas.
Una lástima.
Porque es un buen tipo, engañado y manipulado por quienes sólo deberían preocuparse de quererlo y cuidarlo.
Las cosas cambian, las personas cambian, lo que nunca debería cambiar es el respeto entre iguales que se mantiene de forma ficticia cuando los mayores están y que se desmorona en cuanto se van.
Y ya no es su casa, no pueden entrar, "cuentan" que no es como era, que en un año la han tirado abajo y cambiado por completo y yo me pregunto qué coño pinta un "chalete" de diseño en mitad de un patio de vecinos de un pueblo de La Mancha.
Os echo tanto de menos, abuelos...

martes, 3 de noviembre de 2015

A mi yo de 1987

Querida Lou:
Ay, perdona, aún no os he presentado, M, esta es Lou, Lou, esta es M, tú misma a los 15 años, ¿te reconoces en ella, verdad?, en realidad no has cambiado tanto, por fuera me refiero.
Querida Lou, sonríe, sonríe mucho, estás mucho más guapa y tus dientes imperfectos son una seña de identidad que te hace inconfundible.
Sonríe porque, aunque te parezca imposible tienes muchos motivos para ello, ya llorarás después (eso lo dejo para otro momento).
No, Oscar no es más que un amigo y nunca llegará a ser nada más, así lo has decidido y lo mejor de todo, no te arrepentirás de ello.
No va a ser fácil encontrar lo que buscas. Por más que te agobies intentando compararte con las otras, te aseguro que lo que encuentres será lo mejor.
Nunca vas a ligar tanto como Marta, por cierto, que a los 43 sigue siendo guapísima y solterísima y solísima, eso sí, se pega unos viajes que no quieras tu ver.
Te resultará divertido saber que vas a seguir viendo a Fran casi a diario, os vais a mirar, vais a seguir teniendo confianza, incluso después de 30 años y los dos sabréis que no salir juntos fue lo que salvó esa relación tan vuestra.
Como te iba diciendo, quizás ser la mas "modosita" no te haga la más popular, pero a la larga te darás cuenta de que has podido hacer lo mismo que las demás, a tu manera y que si tus convicciones son firmes, tus raíces serán fuertes.
Y sí, vas a encontrar a alguien que te quiere y a quien querer muchísimo y a los 43 ya llevarás mas de 23 con él y esperarás seguir sumando, al menos otras tres veces más.
No te preocupes si te digo que te costará tener hijos, porque sí, te va a costar, pero lo vas a conseguir, lamento decirte que no serán tantos como siempre has pensado pero lo que ocurrirá te hará bajarte del carro de la vida durante un tiempo y cuando vuelvas a subir, no tendrás edad (ni fuerzas) de buscar ese hijo que siempre te va a faltar.
Me gustaría poder decirte que eres periodista, pero no, al final, como siempre para tu desgracia, la cabeza se impondrá a tus impulsos y te vas a arrepentir, ya lo creo que te vas a arrepentir, quien sabe, quizás a los 43 decidas volver a estudiar, puedo decirte que a ratos lo valoras.
Por cierto, no te empeñes en intentar ocultarlo, seguirás siendo culona y soberbia y ambas cosas no vas a poder cambiarlas por mucho que te empeñes.
Ya te dejo, querida Lou, sigue disfrutando de tus abuelos, esos veranos que pasas con ellos en el pueblo te acompañarán de por vida y las conversaciones serán tu guía para muchas ocasiones.
No te olvides de lo que te he dicho, sonríe, sonríe mucho, te mereces ser feliz y vas a serlo, bueno, ya lo eres en realidad, así que no dejes de sonreír.

PD: este post es una copia de "Carta a mi yo de 1997" escrito por Molinos en su blog, me pareció una idea genial y la copié, a mi manera claro...

jueves, 8 de octubre de 2015

¡Lo que me faltaba por oir!

¿Es que el mundo se ha vuelto loco?, ¿es que ya todos tenemos que tener dos caras?, ¡no entiendo nada!.
De verdad que admiro a Groucho Marx, como tío  ocurrente hay pocos como él, pero de hacer de un "chiste" un modo de vida media un abismo.
Yo sé lo que es "llegar a las cotas más altas de la miseria", pero sólo tengo unos principios...
Todo esto porque, una vez más en mi trabajo, me insisten en que "cambiar de principios" es adaptarse, vamos, que si lo que para tus principios es "engañar", lo cambias y decides que es convencer a alguien de algo que no es del todo cierto, ¡buen principio!.
Antes de que pueda salir de mi asombro leo, la verdad es que no recuerdo donde pero lo encontraré (creo que era un sitio así como " www.lamenteesmaravillosa.es") que se trata de flexibilizar, de adaptar a cada momento lo que más beneficioso sea.
¡Volvemos a la resiliencia, pero ahora con principios!.
Pues no, mira, yo no tengo más que unos principios y una conciencia, y como la que tiene que dormir cada día con su conciencia soy yo, mis principios son sólidos y no de barro.
He dicho.

sábado, 26 de septiembre de 2015

Salvando las distancias...

Antes que nada quiero pediros que, si alguien se siente ofendido por este post, cree que se frivoliza sobre un tema que considero muy serio o por la razón que sea no considera la comparación adecuada, me comprometo a borrarlo.
Dicho esto...
A veces, incluso a mí misma, que estoy metida en harina, me resulta difícil comprender cómo he llegado al grado de hastío en el que me encuentro a nivel laboral.
A ver, visto desde fuera, lo que se ve es a alguien con un puesto fijo, lo que ya hoy en día es una inmensa suerte, con un horario estupendo, de lunes a viernes de 8 a 14:30 (vale sí, nunca salgo a mi hora, pero intento no pasarme más de 20 minutos) y un sueldo bueno, si comparamos con lo que se paga hoy en día podríamos llegar a pensar que es excepcional.
Lo que yo veo desde dentro es una carrera profesional completamente truncada, que cada vez ha ido a menos y un trabajo aburrido a tope, que no me aporta nada y, lo peor, en el que se me hostiga sin parar para que venda y venda y venda, productos que en algunos casos creo inadecuados para los clientes.
¿Pido mucho?, sí, quizás lo pido, pido un trabajo, que si no me va a aportar satisfacción personal, por lo menos no me origine ansiedad, que si no me va a hacer rica, no tenga la espada de Damocles encima de manera permanente, no quiero amenazas, veladas y directas, no quiero no dormir, no quiero...
Y ahora es cuando viene la comparativa, que me hago yo misma para intentar entenderme y que quizás pueda llegar a molestar a alguien.
Comparo mi situación con la de una mujer maltratada. Entrad en papel, una señora, casada, con una buena casa (trabajo fijo) un marido solvente que no le regatea el dinero (un buen sueldo), una posición desde fuera envidiable (¡cuantos querrían estar en mi pellejo!), pero a la que su marido (mi empresa) maltrata, golpea moralmente hasta hacerle sentirse una basura.
Pero aguanta, ella aguanta, yo aguanto, llevo aguantando esta situación 10 años, pero cada vez el acoso es mayor, ya "el marido" la desprecia en público, la empresa me arrincona donde nadie quiere estar.
Y entonces qué ¿aguantas?, mi integridad física no creo que se vea en peligro, no así la mental. No es una decisión fácil.
Te vas y renuncias a una casa caliente, comodidades, reconocimiento social, ¿a cambio de qué?. Porque suena muy bonito decir "a cambio de la libertad", pero de la libertad no se come ni da para pagar facturas.
¿Qué puede, qué puedo obtener a cambio?, quizás la posibilidad de recuperar mi auto estima, quizás la posibilidad de iniciar una actividad que me guste, pero que quizás sólo me reporte gastos.
No es una elección fácil, creo que hasta ahora no había entendido el por qué de tantas mujeres maltratadas que aguantan, ahora lo entiendo...

sábado, 19 de septiembre de 2015

"La chica del tren"

Uf, como se me pasan los días.
Fue a final del verano, el último domingo de Agosto cuando, volviendo a Madrid en tren, terminé de leer este libro.
No tenía referencias de él. Tengo un grupo de amigas que nos pasamos libros unas a otras, este me llegó junto con "El amante japonés" y lo dejé para después.
Es un libro raro. El principio es farragoso, tardas en acostumbrarte a los cambios de narrador y no resulta fácil identificar quien es quien entre los personajes con nombres inventados que luego conoceremos en su vida real y un hilo conductor único, el tren y su paso por un determinado barrio de las afueras de Londres.
No puedo decir que sea un libro que me ha gustado especialmente, de hecho, leerlo me originaba una tremenda ansiedad, nadie es quien parece ser, salvo la narradora principal, que es una alcohólica solitaria que engaña a todos haciéndoles ver que tiene un trabajo cuando hace meses que la despidieron.
Piensa en lo que fue su vida de casada, pasa cada día por la casa donde vivía con su ex marido, del que sigue siendo tremendamente dependiente, y en la que él sigue viviendo con su actual mujer.
Una vecina de ellos desaparece misteriosamente y ella, entrometida, intenta encontrarla.
Y al final la encuentra, pero lo que además encuentra por el camino es la inmensa farsa de lo que ha sido su vida en los últimos años y unos personajes que interactúan en la mentira, en el miedo y en las relaciones escondidas.
¿Os lo recomiendo?, bueno, si os gustan las historias complicadas y sin final "feliz!...

lunes, 31 de agosto de 2015

"Madres tóxicas"

Anda, que guay, si ahora se han inventado otra categoría, después de las "madres controladoras", las "madres súperprotectoras" y otros tipos de madres llegan ellas (yo misma), las "tóxicas".
No estoy hablando de una madre que maltrata y humilla, no es eso, que es del todo reprobable, sino de una madre que controla.
Qué queréis que os diga, que sí, que soy una madre tóxica, ¡y orgullosísima de serlo!, que soy hija de una madre tóxica, lo que es una inmensa suerte.
A ver señores, que lo de "ser madre" hace mucho que está inventado, que hay madres de muchos tipos y que cada cual elige la que quiere ser con su prole, y que así sea, pero yo tengo mi opinión.
Como os decía, soy hija de una madre tóxica, de esas que siempre se han preocupado por mí, por dónde estaba, a dónde iba, con quién iba, a qué hora iba a volver, y no creáis que no, que manifestaba su disconformidad con muuuuuchas de mis decisiones, y trataba de impedir que hiciera algunas cosas, con mayor o menor suerte. Lo que jamás escuché de su boca fue: "ale bonita, tú haz lo que te parezca que ya aprenderás", no, que va. De hecho, lo peor de cagarla es que tenía que escuchar sus reproches durante semanas, el "ya te lo dije", "ya lo sabía yo", "si es que no escuchas". Pero lo que siempre supe es que estaría ahí para recoger mis migajas, curar mis heridas y volver a sermonearme, por supuesto.
Conozco varios tipos de madres, y por lo tanto de hijos, y tengo que decir que los hijos de madres no tóxicas me parece que tienen tendencias a "ir probando", no sé cómo decirlo, total, como ellos son los dueños de sus vidas, pues prueban, que sale bien, estupendo, que no, asumen las consecuencias y todos los demás que los rodean también asumen las consecuencias de aquel.
Un cierto grado de toxicidad es imprescindible, cuando naces es como cuando vas a recoger setas por primera vez, si no tienes alguien que te indique, te guíe y te advierta de los peligros, tienes la posibilidad de terminar intoxicado. Es más, si aún advertido de los peligros decides coger la seta que no es, lo mejor que puedes esperar es que, el que te advirtió te lleve rapidito al hospital, en lugar de quedarse pasmado pensando que ya hizo lo que tenía que hacer.
Lo dicho, que prefiero ser una madre tóxica que una "moderna no tóxica"

El amante japonés

Leer a Isabel Allende es como volver a casa. Me gusta volver a casa.
Desde que dejó de contar la historia de su familia una y otra y otra vez desde distintas perspectivas ha pasado mucho. Siempre vuelve a sus lugares comunes, el amor como motor de la vida, los muertos amados que siempre nos acompañan y velan por nosotros, las relaciones libres...
El amante japonés es un poco de todo eso con un mucho de exquisitez. La historia de la vida de Alma, desde que nace en la vieja Europa, en una familia judía que, con el fin de ponerla a salvo la manda a Estados Unidos con unos familiares, hasta que muere, "acompañada" de Ichimei, su amante japonés, al que conoce con 8 años y al que nunca dejará de amar.
El desarraigo de los padres a los que nunca vuelve a ver, la mano amiga y confidente del primo de la que nunca se desprenderá y el amor.
La historia hace un recorrido por los avatares de los japoneses al final de la segunda guerra mundial en EEUU, con sus campos de concentración y su privación de toda libertad.
En este relato, un poco igual que en "La isla bajo el mar" los prejuicios sociales y raciales no logran evitar un amor que se desarrolla a escondidas, por el miedo al qué dirán, pero es un amor tan cierto que ni la muerte lo destruye.
Un gran libro sin duda.

viernes, 28 de agosto de 2015

Grey

Ya lo dice el refrán, el hombre (la mujer) es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.
Pues sí, me pasaron el libro de Grey y, no voy a decir que me faltó tiempo para leerlo, pero sí os diré que lo puse el primero de mi lista. Después de un tiempo largo sin leer preferí algo con lo que no tuviera que pensar...
Me gustó, vaya, me gustó más que 50 sombras de Grey. Sí, sí, ya sé que es la misma historia, pero lo de no tener que leer los absurdos pensamientos de ella, ayuda.
Tuve que hacer un esfuerzo para pasar la página 30 (creo), estaba leyendo lo que él pensaba y de repente se le ocurre que el mejor lugar para una raíz de jengibre es... ¡el culo de ella!, sinceramente me costó sobreponerme a tal pensamiento.
Pero vamos a lo que vamos. Es un libro tonto, morboso, simple y sobre todo conocido si has leído los tres anteriores. Lo único que te aporta es la certeza absoluta (si es que después de leer los otros no la tienes ya) de que el señor Grey es un enfermo mental. Él lo sabe, e intenta a duras penas sobreponerse a sus fobias, pero no del todo, en su mundo de sumisión y dominación se siente cómodo.
En fin, no me extiendo más porque no hay por dónde, que lo he leído, que si lo que buscáis es leer sin pensar, os puede valer y que, fijo, si vuelve a haber una secuela, caeré de nuevo.
No tengo remedio.

martes, 25 de agosto de 2015

16 de Agosto, camino por la playa

Año 2015, pero podría ser casi cualquiera desde 1979.
Bajo a mitad de playa, a mitad entre la avenida de Jaume I y el puesto de la Cruz Roja. Hace años se daba la vuelta justo en el puente que hay detrás del puesto de la Cruz Roja. Hace muchos años.
Y camino por la orilla, hacia la cala.
No sé como se llama ahora ese hotel a pie de playa, siempre fue Las Garzas y era de Rumasa..., no hay tanta gente, ya es tarde, pasan de las siete y es la hora más tranquila aún con sol.
Camino sola, me encanta caminar sola por la playa, me da tiempo a pensar y recrearme en la cantidad de años que he caminado por el mismo trozo de playa.
Antes la arena era distinta. De la arena dorada y fina original sólo queda un tramo muy al final de la cala. Recuerdo la Semana Santa en que yo tenía 15 años, con grandes motores se dedicaron a sacar arena de mar adentro para "arreglar" la playa que el mar se había ido comiendo.
Si miro al mar veo niños y mayores, con colchonetas y sin ellas, riendo y disfrutando. Este es un sitio muy democrático, todos son iguales revolcados por las olas.
Si miro a la izquierda veo que paso por los apartamentos Brasilia. Madre mía la de años que tienen esos edificios bajos justo a pie de playa, por dentro son oscuros y no tienen ascensor, en realidad a mí me encantaría alojarme en ellos, creo que el viento debe llevar la arena de la playa hasta las terrazas.
Y sigo caminando.
Un poco más allá está el hotel Delfín. Siempre ha sido un hotel de "caché", pero se le ve viejo, nada que ver con los modernísimos resorts que están construyendo tierra adentro, en la montaña. Me gusta el hotel Delfín. Hace 22 años mi amiga María y su familia se alojaba en él, recuerdo pasear por la playa con ella.
Llego hasta la cala, a la cala de siempre, no esa otra al dar la vuelta al saliente que han atiborrado de edificios imposibles.
Benidorm no admite términos medios, o lo amas o lo odias, yo lo amo, mi contrario lo odia. No me gusta en lo que lo han convertido en los últimos 20 años. No se ha respetado nada, ni los frondosos pinares, ni las bajadas naturales de agua. Pero es un sitio donde cada cual encuentra lo que quiere, fiesta o calma, comida rápida o cazuela marinera a fuego lento.
Llego al final y doy la vuelta, sonrío como una boba, el sol ya me da en la espalda, pero no pica, camino pensando que, un año más, he tenido oportunidad de caminar por esta playa que tanto me gusta, que he podido disfrutar de mis padres que están envejeciendo más deprisa de lo que a mí me gustaría y que mis hijos han disfrutado del sol, del mar y de los cuidados de su familia.
Seguro que Benidorm no es el sitio más bonito del mundo, pero si alguna vez me pierdo, quizás sea posible encontrarme aquí, caminando hacia la cala por la Playa de Poniente.

viernes, 7 de agosto de 2015

Zapatero a tus zapatos

Con la cantidad de vueltas que le doy a la cabeza para casi todo y hay momentos en los que "aquí te pillo, aquí te mato".
La cagué...
Mi Hada odia la peluquería, como yo, es un rollo, pedir hora, esperar, el pelo pa un lao, el pelo pal otro, ahora te estiro con el cepillo, ahora te quemo con el secador. Vamos, que no es lo nuestro.
Desde pequeña he sido yo la que le he cortado el pelo, total, en un pelo largo y fosco, cortar las puntas no tiene mucho peligro, si haces un trasquilón, siempre se puede arreglar. ¡Ja, eso creía yo, hasta ayer!.
La verdad es que hacía casi un año que no le saneaba las puntas. Está en esa edad en la que el pelo le gusta cuanto más largo mejor, le llegaba casi a media espalda y a mi no me gusta tan largo. Cuando volvimos de la piscina y se lavó el pelo le dije que le cortaba un poco.
Estaba en el cuarto de baño peinándola y haciendo la raya en medio cuando vino su padre, nos pusimos a hablar y yo, tijera en mano, ¡zas!, corté.
No sé en qué estaba pensando, pero cuando lo vi y la vi a ella empezar a llorar me quería morir, no le había cortado un par de dedos, ni dos pares de dedos, ¡ni tres pares de dedos!, es que lo había cortado casi a la altura de la oreja...
Ya no había solución, no podía dejarlo así, tuve que igualarlo. Madre mía, que manera de llorar la pobre por su pelo, hasta yo lloraba, de la rabia de ser tan torpe.
La verdad es que está preciosa, mucho más estilosa, con aire de mayor, pero efectivamente está muy corto, tanto que le da, justo justo, para cogerse una coleta pequeña, eso es lo malo, que ahora en verano lo de poder retirarse el pelo de la cara es importante.
De la llantina que le dio he tenido que dormir con ella.
Lección aprendida, a partir de ahora, quiera o no quiera, le guste o no le guste, a la peluquería a cortar el pelo.
Como hoy seguía con el enfado me he sometido a su chantaje, me he ido con ella de compras y me ha sacado una funda nueva para la tableta y otro bikini más.
Lo dicho, zapatero a tus zapatos.

lunes, 3 de agosto de 2015

A vueltas con el trabajo, elucubraciones y dolor de cabeza

No sé si se juntan mis problemas laborales con la crisis de la mediana edad esa de la que tanto se habla, sólo se que me encuentro fatal.
Fatal de ánimo, fatal de fuerzas, fatal de ilusiones, fatal incluso físicamente, vamos, fatal.
Tengo la sensación de ser una mera espectadora de mi vida, no la protagonista. Me llevan, me traen, me sacuden una y otra vez y yo sólo puedo intentar levantarme como un "tentetieso". Estoy cansada.
Tengo la seguridad (que no la convicción) de que siempre he hecho lo que "tocaba" hacer, lo que se esperaba de mí. Estudié cuando había que estudiar, empecé a trabajar incluso antes de licenciarme, era becaria y todos sabemos lo que es eso.
En mi primer empleo cobraba limpias 50.000 pesetas (300 Euros de ahora) por jornadas de 9 a 12 de la noche, pero es que era "lo que había que hacer", aprovechar y aprender mucho para luego poder quedarme en aquella empresa auditora de primerísima línea.
Y me quedé, con un horario parecido y un sueldo que rondaba las 100.000 pesetas (600 Euros), la verdad es que en dos años y medio que estuve allí ese sueldo se multiplicó por más de dos.
No debía hacerlo tan mal cuando uno de los socios se fue a una entidad financiera y nos reclutó a tres para irnos con él.
Empezó en 1997 mi mejor etapa profesional, que prefiero no recordar porque me hundo. ¿Y todo eso para qué?, para nada.
Como quiera que sea he llegado a navegar en mitad de la mierda, y perdonadme la expresión. Lo malo que tiene guardarlo todo, como hago yo, es que te topas de bruces con lo que no quieres. Ayer encontré la carta de pago del "bonus" de 2005 y es un 85% superior a lo que me han pagado en 2015.
No sé qué he hecho mal, profesionalmente hablando me refiero, personalmente lo tengo claro, he tenido tres hijos, tres excedencias y una baja laboral de año y medio.
Justo antes de Semana Santa me dijeron que entraba en "comisión de seguimiento", parece que mi nivel de ventas no era el esperado, la semana pasada me comunican que ya no estoy siendo seguida porque mi evolución es muy positiva y el resumen es que ni sé por qué cojones me metieron en seguimiento, ni sé por qué coño me sacan, mi "productividad" de los últimos tres meses es una mierda.
Eso es lo que os trato de explicar, haga lo que haga, mi vida tiene "vida propia", la que marcan los otros y no yo.
Me planto, me cabreo, lloro, me encabrono, me hundo y como un "tentetieso" me vuelvo a levantar. Quiero buscar soluciones, ya estoy cansada de poner la otra mejilla, las costillas y hasta el culo, si me perdonáis los malos modos.
Estoy pensando en plantarme, acogerme a alguna medida voluntaria de baja pactada que me ofrecen y montar algo por mi cuenta, pero aún hoy, cansada y hundida como estoy, el miedo es más fuerte que yo.
Largarme significa renunciar a un sueldo, que si bien lleva congelado 10 años, supera en un porcentaje interesante el sueldo del español medio, siempre además pensando que trabajo de 8 a 2:30.
Montar algo por mi cuenta significa renunciar a cotizar por la base máxima, a tener una responsabilidad limitada en horas y a saber que a fin de mes me llega un sueldo.
¿Y todo a cambio de qué?, de nada seguro, del sentimiento de que soy una carga para mi familia, de que soy una "señoritinga" que huye del trabajo.
También pienso que irme me supondrá ver a mis hijos por la mañana, poder llevarles al colegio, aunque luego me pase la tarde pringada currando desde casa. Me supondrá ser un poco dueña de mi vida, que aunque suene triste, nunca lo he sido, pero seré una carga para mi casa y yo nunca he sabido ser una carga. Ya en el colegio me dedicaba a dar clases particulares para costearme mis caprichos, sólo que mantener una casa y unos hijos, no es un capricho, es una necesidad.
Pienso y reflexiono sobre el tipo de trabajo que podría desarrollar y lo tengo bastante claro, no creáis, pero claro todo está muy difícil, no es un secreto para nadie.
Estoy cansada de llorar, de no dormir, de saberme un pelele profesional, pero no encuentro el empujón para hacer el corte de mangas definitivo. Me puede la seguridad.
En mi casa siempre se ha primado la responsabilidad ("uno no hace lo que quiere, sino lo que debe", esa frase la tengo grabada a fuego en el cerebro).
Mis amigos me animan a que me lance, sé que lo hacen con buena intención pero claro, les devuelvo la patata caliente, es fácil, les preguntas, "¿tú en mi situación lo harías?" y entonces ya no se ve tan claro, de verdad les agradezco su apoyo, pero la cosa no es fácil.
¿Y qué es fácil hoy en día?, me pregunta mi contrario, pues fácil no es nada, pero una cosa es que la cosas sea difícil y otra es que además yo me empeñe en complicarlo más.
Mi contrario me apoya, eso es un alivio, pero claro no es fácil soportar a alguien que ahora no duerme por culpa del trabajo y después no dormirá por la falta del mismo, o por un trabajo que está en la pista de despegue, eso siendo optimista y pensando que antes o después despegará.
Estoy tan hecha un lío que ni ganas de irme de vacaciones tengo.
Odio darle tantas vueltas a la cabeza a todo, ¡lo que daría yo por ser una rubia (o morena) boba!

sábado, 25 de julio de 2015

Una historia sorprendente, curiosa, fantástica y cierta

Debería empezar la historia diciendo "Érase una vez dos niñas, dos niñas idénticas, que nacieron en China hace algunos años".
Pues el principio queda dicho, pero para saber el final tendréis que leer la historia completa, creo que os gustará.
Gema es una niña del cole de mis duendes, es guapa, educada, buena estudiante y china. Gema llegó a España muy pequeña, llegó a completar las ilusiones de unos papás que la habían soñado durante largos años.
Es una niña muy resalada, que diría mi abuela, tanto que, por casualidades de la vida terminó haciendo un catálogo de ropa de niño para unos grandes hipermercados, de eso hace más de siete años.
Hablemos ahora de un matrimonio australiano que llegó a España de vacaciones hace siete años, no sé sus nombres, pero sí que tuvieron que hacer la compra y, casualidades del destino, fueron a un hipermercado que tenía un catálogo que les llamó la atención. ¿Qué hacía Melissa, la hija de sus amigos en aquel catálogo?.
La curiosidad fue tanta que a su vuelta a la tierra de los canguros se llevaron el catálogo para enseñárselo a sus amigos, que al verlo no podían dar crédito a sus ojos. Aquella era su hija, era Melissa, no, no es aquello de "todas las niñas chinas se parecen", no, es que era ella.
La curiosidad pudo con ellos y se pusieron en contacto con la empresa de publicidad que emitía el catálogo, sólo para intentar conocer y contactar con aquella niña que era exactamente igual que su hija.
Buscando, buscando, llegaron a la agencia que había proporcionado a la pequeña modelo.
La cara que debió poner el que cogiera el teléfono y escuchara a un australiano diciendo que necesitaba los datos de contacto de aquella niña no me la puedo ni imaginar.
Por supuesto, no se los dieron, pero la agencia accedió a recibir un correo o comunicación con la promesa de hacerlo llegar a la familia de la misteriosa niña del catálogo.
Aquella misiva incluía, no sólo los datos personales de la familia, sino miles de fotos de Melissa con diferentes edades.
Cuando los padres de Gema lo recibieron no podían creerlo, efectivamente era ella, su hija, la de aquellas fotos, era igual que su hija.
Se pusieron en contacto con aquella familia tan lejana y empezaron a cuadrar fechas, Melissa había nacido en China y había sido adoptada en fechas similares a las que lo fue Gema. Las dos familias acordaron hacer un test de ADN a las niñas y el resultado fue que eran hermanas con el 99,99% de probabilidad...
¿Os lo imagináis?. Los primeros en venir a España, de eso hace 4 años fueron Melissa y sus padres, Gema y los suyos fueron a recibirles al aeropuerto. Gema cuenta que no podía creer lo que veía, pero incluso yo, que he visto fotos de las dos juntas, no soy capaz de distinguirlas.
Desde entonces, ambas familias decidieron que era bueno que ellas mantuvieran el contacto, durante todo el año y que, al menos una vez al año se encontrasen y así hacen. Este año es Melissa la que lleva todo el mes de Julio en España, con su hermana.
¿Es, o no es una historia preciosa?. Y ahora hay que acabarla como se acaban todas las buenas historias, sólo que en presente y futuro y no pasado, son felices y comen, pues lo que comen los niños de hoy, que precisamente perdices, no son.
Colorín colorado, esta historia, cierta. se sigue contando.

jueves, 16 de julio de 2015

Clarines y fanfarrias

Analitica, estupenda.
Cardiología en orden
Otorrino normal
Dermatología, sin novedad
Endocrino, velocidad de crecimiento normal, percentil 90 de altura y 50 de peso.
Nefrología, eco renal en orden, ni rastro de la incipiente híper uricosuria e híper
calciuria de hace seis meses.
Oncología, perfecto.
Otros seis meses de libertad condicional.
¿Me dejáis que lance fuegos artificiales?.
Te quiero mi Sol

martes, 14 de julio de 2015

¡Se me olvidaba!

No os conté que el primer día de rebajas oficial, el 1 de Julio me compré este pamelón.

Es ideal, no se te ve la cara y la sombra llega hasta cubrir mis cartucheras que así, sombreadas parecen hasta más moderadas.

lunes, 13 de julio de 2015

Rebajas verano 2015

Bueno, bueno, bueno, no es que esté pasando por mi mejor momento anímico, pero no por eso dejo de cumplir con mi ritual de las rebajas.
Este año tenía poca cosa en cartera pendiente de rebajas, en realidad sólo una, unos zapatos de tachuelas de Uterqüe a los que eché el ojo allá por marzo.
Pero vamos por partes.
Como siempre, todo lo que no es grupo Inditex empezó las rebajas antes, yo aproveché especialmente en Mango, porque el fin de semana del 13 y 14 de Junio ya había rebajas del 40% on line, me compré un vestido de rayas con manga japonesa del que no encuentro foto por ningún lado que es muy divertido y ya, de paso, un par de vestidos fresquitos de Violeta para la Santa Madre (la mía).
También en Blanco piqué. Resulta que mi Hada ha decidido que este año sí, que se pone bikini, pero nada de bikini de niña, no, mejor de mayor, de esos en los que la parte de arriba es como bandó, sin forma ni relleno. Ya que estaba brujuleando por su web pillé un collar y una pulsera de libélulas para mí y un cinturón de metal.
El día 30 de Junio, como era de suponer, la mayor parte de las firmas del grupo Inditex empezaron su venta on line a partir de las 10 de la noche así que mientras mi contrario se ocupaba de acostar a mis duendes y daba rienda suelta a la tecla.
Fui derechita a Uterqüe, pero me encontré que los zapatos que yo quería no estaban disponibles en mi número, así que tuve que comprarme estos otros. Luego me fui a Zara y compré una recua de camisas-top blancas con idea de elegir, fueron todas estas:


 Al final  sólo me quedé con la primera.
También cayó este bolso azul de imitación coco, pero de piel que veo invernal, así que lo estrenaré en otoño


y estas bailarinas de Stradivarius que me encantaron, parecen de Cenicienta.
Mis compras nocturnas quedaron ahí.
Al día siguiente cuando salí de la oficina me pasé por Massimo Dutti, había visto unos zapatos de salón de cocodrilo en azul a juego con el bolso, pero no los encontré, así que me los compré marrones. Cuando llegué a casa me di cuenta de que tenía unos muy parecidos y decidí que tendría que devolverlos.
A eso fui al día siguiente, a devolverlos cuandoooooo, allí en el Uterqüe de al lado los encontré...
MIS ANSIADOS ZAPATOS DE TACHUELAS, misión cumplida..., aquí los tenéis...


Luego ha caído un par de cositas más, entre ellas este top de H&M que queda súper estiloso:


Veis que de cosas, luego mi Hada se empeñó en comprar unas sábanas de mariposas de Zara Home y yo, como no se decir que no (que cruz...) las compré.
¿Y vosotras, qué tal vuestras rebajas?
(¿Moni, qué te parecen mis compras?)

domingo, 28 de junio de 2015

Voy a echarte mucho de menos

Lo primero que supe de ti es que tenías bigote. ¿Bigote?, ¿voy a tener un tío con bigote?, no sé por qué pero no entraba en mis cálculos.
Lo segundo que supe es que te gustaba mucho la música, recuerdo a mamá yendo a comprar el que sería su primer regalo de Navidad para su cuñado, el disco "Zenyattà Mondatta", de The Pólice.
Luego supe que eras fan de Supertramp, Bee Gees y otros muchos.
Y cuando te vi la primera vez ya no me pareció tan raro tener un tío con bigote.
Recuerdo tu boda, vuestra boda, una boda diferente allá por 1981, una boda civil que fue el mayor disgusto del mundo para mi Torina. Yo lo recuerdo como un día muy feliz para todos.
El año siguiente nació mi primo, guapísimo, mi niño guapo, mi primer niño guapo, tuve que esperar casi seis años más para tener a mi segundo primo maravilloso.
No pudo ser, Rebeca nunca llegó, en realidad ni falta que hizo...
Siempre juntos, siempre uno, mi tía Tori y tú. Tú payasete, ella tímida a tope, pero un tándem perfecto. Decir que tuvisteis suerte con los chicos no hace justicia al esfuerzo y seguimiento que siempre habéis hecho de ellos.
El mayor se fue a Londres hace tres años, no le gusta, pero gana un dinero que en España nadie le paga, va y viene, la novia aquí, él allí, no es fácil y menos aún cuando el enemigo clavó sus zarpas en ti.
Como siempre a escondidas y ruin, nadie le oyó llegar.
Tres años de lucha, sin cuartel, sin perder el ánimo ni la sonrisa. Hace un mes te dijeron que el tratamiento no funcionaba, tanta pelea para nada.
No puedo decir que te sentaste a esperar, porque no es cierto, pero lo viste cerca. en una semana te has ido.
Se ha ido mi primer compañero de conciertos, aquel que el 2 de Mayo de 1987 se vino conmigo al rockódromo de Madrid a ver a Spandau Ballet. Se ha ido aquel con el que me intercambiaba discos, al que le grababa mis últimas adquisiciones, se me ha ido el tío con bigotes más maravilloso que se puede tener.
Mi primo mayor en Londres, el pequeño en el Sur, con su primer contrato laboral serio y mi tía aquí. Sola.
Sola porque tú no estás y porque los demás no somos suficientes. Sola a los 65 años que es cuando debe empezar esa etapa tranquila de la vida de recoger frutos. Yo sé que no querías dejarla sola.
No tengo más que decir, sólo eso, que voy a echarte muchísimo de menos.

domingo, 14 de junio de 2015

Ventajas y desventajas de las relaciones largas

El pasado 24 de Junio mi contrario y yo celebramos nuestro vigésimo tercer aniversario como pareja, aún lo "celebramos" y no lo "conmemoramos" y espero que así siga siendo, todo se andará.
Él acababa de cumplir 19 y a mi aún me faltaban tres meses, toda una vida, más tiempo caminando a la par que el uno sin el otro.
Hace 23 años me invitaron a la boda de uno de sus primos, me pareció pronto para mi "presentación social", hoy, el primer hijo de esa pareja es el entrenador de baloncesto de mi Sol.
La ventaja de llevar tanto tiempo juntos y en una familia tan piña como la suya es que para los que han ido naciendo desde hace 23 años (que son muchos) yo siempre he estado allí y la principal pena, si algún día ya no caminásemos juntos, sería perder a tanta gente estupenda.
También los que se han ido, de ambos lados, han sido muy importantes para nosotros, mi hijo mediano se llama como mi suegro y dos de sus bisabuelas.
Entre todos elegimos el nombre de mi Hada, al final, el único que elegí yo fue el de mi Garbanzo.
Yo le conozco, él me conoce, nos conocemos, y creo que queda poco hueco para la sorpresa, por suerte o por desgracia, él sabe que yo siempre seré cabezota y yo sé que él jamás será puntual.
A él nunca le gustará el flan y yo seguiré siendo adicta al chocolate. Su vida siempre será pausada y la mía siempre un corre-corre.
Él seguirá siendo reflexivo, a mí, los impulsos me jugarán malas pasadas. Seguiremos peleando por la forma de educar a nuestro hijos, para él siempre seré híper protectora y para mí el siempre demasiado confiado.
Una de las principales ventajas de haber compartido más de media vida es el grado de complicidad que se alcanza, eso a veces pisa un poco la "ilusión" de la novedad. Me declaro poco "ilusionista" esa es la verdad.
Él me sigue reprochando mi falta de "emprendimiento" y yo le sigo echando en cara que hay que parar de emprender para disfrutar de lo que se ha sembrado. Pero vamos sembrando y recogiendo que es de lo que se trata.
Mañana empezamos con las pruebas de revisión semestral de mi Sol, a veces toca arar unos campos que son los que nunca quisiste, pero si hay que arar, nos remangaremos y lo haremos juntos, como lo hacemos todo desde hace 23 años.

miércoles, 10 de junio de 2015

En camisa de once varas...

... me voy a meter, pero es que el tema me, ¿indigna?, ¿sorprende?, ¿asusta?. No se bien como definir mis sentimientos hacia el Niqab.
El pasado fin de semana, aprovechando que en Madrid el jueves era festivo, acompañé a mi contrario a unas jornadas de trabajo en Marbella.
Como paga la empresa, estuvimos en un hotelazo de "agarrateynotemenees" con Spa incluido. Aproveché a darme un masaje de drenaje linfático que mis piernas agradecieron enormemente, al fin y al cabo en algo tenía que gastar el rato mientras mi contrario trabajaba.
El viernes desayuné con Bimba Bosé, quiero decir, que yo desayunaba y ella se paseaba en albornoz con el pelo naranja por todo el comedor acompañada de ese amigo que se gasta con pelo amarillo pollo, entre la pinta y lo enorrrrme que es, ¡como para no mirarla!.
Pero dejo el famoseo para otro momento.
Lo que quería contaros es que en el hotel se alojaban varias parejas y familias árabes, en las que ellas iban vestidas con Niqab.
No lo entiendo.
Vosotras imaginad que estáis en cualquier lugar público, con esta temperatura (en invierno también) y se presenta alguien con un pasamontañas puesto. ¿Qué pensaríais?. Pues eso, ni entro ni salgo en costumbres y usos religiosos, pero hay unas medidas mínimas por las que creo que no debemos pasar. Alguien que va con Niqab (o con un burka) no es identificable, no sabes si es hombre, mujer ni adivinar su edad, ¿no os parece que eso nos sitúa en una posible situación de riesgo?.
Cuando sales de tu país, de tus usos y costumbres tienes que acoplarte al lugar donde vas. Yo estuve en Myanmar y si quería entrar en sus templos tenía que ir descalza, igual daba que tuviera una inmensa herida en la planta del pie, infectada por la arena y la mugre que allí había, si quería entrar era descalza, no había otra.
¿Por qué en este país tenemos que ser más papistas que el Papa?, ¿Qué quieres ir con Niqab?, estupendo, te quedas en tu país o te lo pones en la habitación del hotel, pero cuando sales tienes que ser identificable.
En una aduana, no debería dejarse pasar a nadie que no pudiera ser identificado por su pasaporte, ni comparar el pasaporte con la realidad. No es cuestión de discriminar, es puro sentido común. Me da igual si vienen a la Costa del Sol y se gastan verdaderas fortunas, con eso lo único que se demuestra es que todo se puede comprar y aunque sé que es así, no debería.
Todo eso sin contar con los malabarismos que hay que hacer para levantarse el pañuelo, meter el tenedor por debajo sin que se vea nada y sin que se caiga la comida, en fin, un espectáculo.
Ya lo he dicho

sábado, 30 de mayo de 2015

Iris, ¿estás por ahí?

Iris era la psicóloga de la AECC que durante más tiempo me trató. Al principio era Rosa, que se tragó mis primeros seis meses, pero luego fue Iris la que aguantó mis paranoias durante dos años.
Cuando ya me despedí de ella, pensando que no volvería a necesitar ayuda (me equivoqué), le presenté mi blog. No podía creer que en tanto tiempo no le hubiera dicho nada.
Iris me regañaba a menudo, pero una de las cosas que más me reprochaba era mi "obsesión" por la comida de mi familia. Siempre iba corriendo, porque tenía que pasar por el súper o ir al mercado a la pescadería o a comprar carne, o pollo.
Mi expresión es siempre la misma (es y era), "me voy que TENGO QUE ir al mercado" y ella siempre me decía que no, que no "tenía que..." que lo hacía porque quería, que no pasaba nada si no iba a la compra, que algo habría en casa para comer, que no tenía que preocuparme tanto de la comida, que tenía una verdadera obsesión.
¿Qué por qué os cuento ahora esto?, pues porque he discutido con los santos padres, los míos. Vamos a entendernos, discutir con mi padre es el pan nuestro de cada día, mi padre y yo discutimos por todo, pero nos dura el enfado lo que se tarda en decir "amén". Discutir con mi madre es otra cosa. Con ella discuto mucho menos  y nos dura más la cosa.
Pues eso, que he discutido con ellos.
Mi Sol ha seguido medio regulinchi toda la semana, sin fiebre pero con dolor de cabeza y de tripa, ayer no fue al cole y le acerqué al médico. Me dijo que no le veía nada, que sería cualquier virus sin importancia, que si le duele la tripa, que no tome leche ni lácteos, pero que si no tiene diarrea ni nauseas que coma un poco lo que le apetezca sin forzar.
Genial, pues al niño le apetecía pasta para comer, yo se la hubiera dado sin nada, simplemente cocida, pero él insistió en ponerse un poquito de bolognesa. De segundo pensé que tomase jamón de york, pero vio que había cinta de lomo y quiso un filetito a la plancha.
¡¡¡¡Ahí surgieron los rayos y truenos!!!!, que si no me preocupo de lo que comen mis hijos, que si no soy previsora y no me organizo con las comidas, que si el niño no puede comer eso que es muy fuerte (cosa con la que puedo llegar a estar de acuerdo), pero lo cierto es que mi Sol no tiene diarrea, ni nauseas, ni nada.
La verdad es que no es fácil la organización cuando en el último momento se te descabala, yo no contaba con un niño a comer, así que no había descongelado pollo, por poner un ejemplo. El pescado para hacer hervido con patatas no hace falta descongelarlo, pero si se lo presento s mi Sol para comer fijo que se pone peor del asco que le da.
Pues eso, que al niño la comida le sentó divinamente y que yo me he ganado la bronca.
Iris, tengo que presentarte a mis padres...

jueves, 28 de mayo de 2015

23 de Mayo: Primera Comunión de mi Sol

23 de Mayo.
Ese era el día, desde primeros de octubre lo sabíamos y lo preparamos. Mi Sol recibía su primera comunión.
Igual que a su hermana, le hice saber que si decidía comulgar debía hacerlo con responsabilidad, que no recibiría ningún regalo y que sería un día familiar. Quiso hacerlo, con sus amigos del cole, así que tuvo que prepararse.
No sé si hace dos años os conté que en el cole de mis hijos los preparan para ello, dan catequesis y les enseñan de manera relajada y sin miedos lo que aquello significa.
Yo, que todo lo quiero tener atado y bien atado (así me llevo los sofocos que me llevo) encargué la tarta a mediados de Enero y la dejé pagada. Una vez más se la encargué a Silvia de www.tartasdesilvia.com, todo un acierto.
Igual que con mi Hada decidimos comer en casa, tranquilos y cómodos y volví a confiar en el mismo catering (Eneldo).
¿Invitados?, los de siempre, nosotros cinco, los tres abuelos, mi hermano y mi cuñada, los hermanos de mi contrario y sus proles y mi amiga María, su costillo y sus piratas, 19 por junto y montón.
Me lo curré.
A mi Sol le encanta el color amarillo. Y el baloncesto. La tarta era en su piso bajo amarilla y el segundo piso era un balón de baloncesto con su nombre. Sentado estaba un muñeco, que simulaba ser él, vestido con el uniforme de los Cleveland Cavaliers, que es amarillo.
Para las mesas había elegido manteles amarillos y los adornos florales también eran de base amarilla. El día tenía que ser del color del sol y de mi Sol. También los invitados iban con corbata amarilla, lo de mi "atuendo" ya si eso, mejor os lo cuento otro día...
Para el menú decidí dos primeros y dos segundos, para que los invitados eligieran, también dos postres, por si con la tarta fuese poco dulce... Los entrantes, pues lo clásico que gusta a todos, buen jamón, tabla de quesos, tempura de verduras con salsa romescu y mini hamburguesas con cebolla
caramelizada. Light todo...
A comer empezamos tarde porque los de siempre llegaron tarde como siempre...
Todo salió fenomenal, los niños lo pasaron genial y eso que el día se empezó a torcer desde la tarde anterior. Mi Sol llegó del cole muy colorado, acalorado y diciendo que le dolía mucho la cabeza. Como siempre se me para el mundo. Creo que se insoló. No tenía fiebre así que le desabrigué,le duché, le mojé la cabeza y pareció mejorar, hasta que a las 4 de la mañana tenía 37,8ºC, le di Ibuprofeno, que a él no debo, pero me arriesgué, sudó lo suyo y se durmió. Al levantarse estaba bien, pero metí en mi bolso pastillas de Apiretal 500 bucodispersables. Cuando llegué al colegio busqué a la enfermera y le conté, no fue consuelo cuando me dijo que era el tercero del día con fiebre. Le dije que cuando entrasen, que le tocara la frente y según viera que le enchufara la pastilla de Apiretal,
pero no hizo falta.
En fin, que llegó y pasó, mi Sol parece encontrase mejor aunque ha vuelto a decirme que le duele la cabeza...

miércoles, 27 de mayo de 2015

Cabreadacomounamona

Así estoy, cabreada como una mona y todo por un nuevo anuncio en los "chirimbolos" de Madrid que he visto hoy. En la zona centro están por todos lados, pero por más que estoy buscando en Google, el buscador que todo lo encuentra no soy con la imagen.
El anuncio en cuestión es de Nutriben.
El texto exacto no lo recuerdo, si puedo mañana haré una foto, pero dice algo así como que "sólo una alimentación sana puede asegurar que crezcan sanos"
¡¡¡¡Y UNA MIERDA!!!!!!
Pero una mierda del tamaño de una plaza de toros.
Mis hijos han comido desde que nacieron lo más sano que se podía. Primero de la leche de su madre, que no bebe, no fuma y no tomaba espárragos verdes ni nada de esas cosas que dicen que alteran el sabor de la leche. Y si me dolía la cabeza, o la episotomía o la cicatriz de la cesárea me jodía, todo por no tomar un analgésico que pudiera pasar a la leche.
Cuando empezaron con la verdura mamá iba al mercado y compraba la más fresca, jugosa y sana, y la lavaba a conciencia y la cocía a fuego lento o en la olla a presión, sin sal, no fuera a subirle la tensión al bebé. Y  luego añadimos el pollo, y la ternera, la mejor ternera blanca gallega, y el pescado, fresco al comprarlo, pero congelado al menos 3 días para evitar el anisakis ...
Y así con todo.
Esterilicé hasta más del año cada biberón, cada tetina, cuidé de su higiene, igual que de su alimentación, de su sueño de su felicidad. ¿Y?
Que mi hijo fue diagnosticado de leucemia con 3 años y 8 meses, cuando no había comido nada insano en su vida.
Así que no me vengan con gilipolleces, dándoles una alimentación sana sólo nos aseguramos de que comen sano, no de que vayan a estar sanos.
Si ni lo suelto reviento.

martes, 26 de mayo de 2015

Eurovisión 2015

El día 23 de Mayo fue un día completísimo, lo empezamos muy temprano después de no dormir en toda la noche por culpa de la febrícula de mi Sol y lo acabamos a la 1 de la madrugada, justo cuando el ganador de este año de Eurovisión terminó de interpretar por segunda vez su canción, pero dejadme que lo de en medio os lo cuente en otro, post, en este, vamos con Eurovisión.
A las 9, justo cuando empezaba yo ya tenía preparado mi grupo de "Festivaleras" en Whatsup, había cogido mi hoja para apuntar mis favoritos, mi Hada había hecho lo propio y mi contrario se había puesto los cascos para ver una peli en el ordenador.
No vi los preliminares, me perdí a Conchita volando cual hada por encima de las cabezas, estaba terminando de recoger el lavavajillas.
La primera canción me gustó, aunque no lo suficiente para registrarla entre mis favoritas. Ninguna me impactó lo suficiente hasta que no llegó el Reino Unido. La canción me pareció deliciosa, original a más no poder y con un juego de luces y reflejos interesantes, esa sí la apunté.
No fue hasta 5 canciones después que apareció Suecia, el chico me encantó, originalísima la puesta es escena, los dibujos animados que salían como de sus manos que espolvoreaban magia y sobre todo una canción con mucho ritmo y muy pegadiza, cuando la apunté pensé que debía ganar, pero aún faltaban muchas...
Tuvo que salir España, que sinceramente mereció quedar en mucha mejor posición, para que apuntara a la siguiente candidata. Edurne, lo hiciste fenomenal, quédate con eso.
Después de verla, que sosa y triste me pareció la canción de Hungría.
Georgia me pareció espectacular, ella con bastante aire a Morticia Adams, pero con ese toque heavy chic que me encantaba, me chifló la canción, tanto que, a mi criterio, debería haberle arrebatado el primer puesto a Suecia, me pareció que tenía mucho mérito esa canción con mucho menos "fuego artificial" detrás.
Al terminar Hungría me pareció que todo el pescado estaba vendido. Me equivoqué. Salió Italia y esos tres chicarrones con esas voces tan fantásticas se comieron el escenario. La canción era preciosa.
Total, que mi quiniela quedó como sigue:
  1. Georgia
  2. Suecia
  3. España
  4. Italia
  5. Reino Unido.
Por cierto, Rusia me pareció decepcionante, ella me pareció una Marilyn de tercera división y ¡encima cantando en inglés, si Lenin levantara la cabeza!
En fin, que no ganó mi favorita, pero sí mi segunda opción. Que en general este año el nivel me pareció inferior al de otros años y contenta porque al fin, a los que siempre hemos sido fans de Eurovisión, con este resurgir del festival se nos ve menos "casposos".
Nos vemos el año que viene.

¡Se me olvidaba, qué cabeza la mía!, que digo yo que lo de invitar a Australia tuvo su gracia, la canción estaba bien, pero esto es EUROVISION, por favor, no mezclemos el gazpacho con los rollitos primavera...

lunes, 18 de mayo de 2015

¡Toma ya, otro premio!


Que no me lo merezco chicas, que sólo soy una petarda que intenta evitar que le estalle la cabeza a base de escribir tontunas...
Muchas gracias Amaranta, gracias por este Liebster Award.

Aquí van mis respuestas a tus preguntas...

1-. ¿Cuál es tu serie favorita y por qué?
¿Mi serie favorita de ahora o de siempre?, si es de siempre, una y mil veces Ana de las Tejas Verdes, si es de ahora, pues tiro mucho por lo nacional, El Tiempo entre Costuras me pareció una adaptación perfecta de un libro maravilloso.
 
2-. Si el dinero no fuera un problema, ¿en qué trabajarías?
Sería periodista, bueno si volviera a vivir sería periodista, arruinada o no pero periodista. Hoy por hoy que ya no puede ser, trabajaría en algo relacionado con temas inmobiliarios, me encanta el tema.
 
3-. ¿Te has planteado escribir un libro?
Pues sí, pero ni tengo paciencia, ni técnica ni tengo algo tan, tan interesante que contar como para rellenar un libro completo.
 
4-. ¿Tinte o canas?
Calla, calla, que tengo un cabreo...
Resulta que empiezan a asomar mis primeras canas, y justo donde más se ve, en la parte de arriba de la frente y encima de las orejas, donde le salen a todo el mundo vaya, que ni para eso soy original...
El caso es que lo de teñirme me da miedo, mi pelo es de color castaño claro o rubio oscuro, y no lo querría ni más claro, no más oscuro, total, que como no lo veía claro a finales de enero me fui a la peluquería (mi peluquera me llama "el dolor", con eso os digo todo), le dije que qué hacía con mi pelo y me recomendó unos reflejos muy parecidos a mi pelo y no por toda la cabeza, sólo en la parte alta.
Eso hice, y no creáis, quedó mono, pero ahora tengo el pelo de 3 colores, las canas, el mío y los benditos reflejos, justo lo que no quería, así que supongo que lo siguiente que haré será darme un baño de color, de esos que se van con los lavados, más que nada para que el posible desaguisado tenga remedio...
 
5-. ¿Cuál es tu postre favorito?
El arroz con leche, si pudiera ser que me lo hiciera eternamente mi abuela Torina ya sería perfecto.
 
6-. ¿A qué personaje público imputado absolverías o concederías un indulto?
Pues la verdad, no sé, de los que me acuerdo ahora mismo, no indultaría a ninguno pero sí INSULTARIA a unos cuantos, por ladrones, mangantes y mamones.
 
7-. ¿Cambiarías algo de tu aspecto físico?
Sí, el ancho de mi cadera, sin duda, no hay forma de encontrar ropa para una cadera de casi 110.
 
8-. ¿Cuál es tu grupo favorito de música?
Vuelvo a lo de antes, ¿de toda la vida o de ahora?, si es de toda la vida, desde siempre y para siempre, Spandau Ballet, si es de los de ahora, Maroon 5 y Coldplay.
 
9-. ¿Tu escritor favorito?
Siempre he encontrado fácil leer a Isabel Allende, pero no tengo uno fijo...
Mentira podrida, sí que lo tengo, mi querida Lamar... Paloma Muiña Merino.
 
10-. ¿Sabes quién es Karl Popper?
Aparte de que era un filósofo (creo) ni idea...
 
No se lo voy a pasar a nadie, el premio digo, es vuestro, y las preguntas de Amaranta me parecen buenas, así que adelante...
 

lunes, 11 de mayo de 2015

Los que gritamos y los que no

Empiezo una nueva etiqueta. Voy a llamarla "Clasificaciones simplistas". Quiero hablar de dos formas de ser, hablar, pensar o comportarse opuestas y lo que opino en cada caso de ellas, ojo, sólo es mi opinión y opiniones hay tantas como personas.
Ahí voy: los que gritan y los que hablan bajito
Yo grito, entendámonos, no grito porque sí, por lo general mi tono de voz es normal. Dicen que hablo rápido, eso no lo sé, pero ya os digo que por lo general no grito.
Toda ese tono normal empieza a alterarse según empiezo a enfadarme y os aseguro que hacerme enfadar es muy difícil.
Me enfado con la gente que, a mi parecer, no tiene educación ni sentido común. Me enfado con mis hijos cuando después de decirles la misma cosa una docena de veces me miran con cara de besugos y me sueltan "mami, ¿decías algo?". Me enfado cuando me toca hacer cola y llega "el listo de turno" y pretende meterse delante de mí. Me cabreo cuando tres coches más adelante en una calle estrecha el conductor se para para que se baje el o la copiloto y se despiden tranquilamente como su la calle fuese suya
Veis, son situaciones frecuentes pero no constantes (salvo lo de mis duendes, claro).
Entonces mi tono de voz empieza a elevarse, me gustaría que no fuera así, pero es así y ya, si quieres verme cabreada de verdad no tienes más que decirme "pero no grites, que el que chilla pierde la razón".
A ver, la razón no se pierde, básicamente porque es múltiple, cada uno tenemos nuestras razones para actuar de una u otra manera.
A mí, la gente que es calmada y que no altera el tono de voz me parecen autómatas, gente con sangre de horchata o un cinismo a prueba de bombas, no puedo con ellos.
Veis, esto es simplemente una clasificación simplista, así que si veis que grito, dejadme gritar sin más, enseguida se me pasa porque no hay refrán más cierto que el de "perro ladrador, podo mordedor".
A algunas de las señoras que hablan bajito, yo las clasifico como "suavonas" (soy sexista en este caso, para los hombres no me vale), son de las que te doran la píldora, te hacen la rosca y te la dan por detrás.
Yo siempre te gritaré de frente, pero nunca hablaré mal de ti, ni siquiera suavecito, a tu espalda.

viernes, 1 de mayo de 2015

¡¡¡10!!!

Sólo quiere cromos de fútbol.
No pide, siempre da.
La tarta la prefiere de chocolate, pero el bizcocho cubierto con fondant que hace su hermana también le encanta.
Soplar las velas con la familia le vuelve loco, locos ya nos volveremos los demás el día que lo celebre con sus amigos jugando al fútbol.
Mi contrario dice que, cuando le ve luchar jugando al baloncesto, le ve correr, le ve encestar que se le saltan las lágrimas.
Yo, sólo con verle, sé lo afortunada que soy.
Mi Sol cumplió ayer 10 preciosos, alegres y muy luchados años, 10.
Recuerdo su cuarto cumpleaños, con la cara redonda de la cortisona, entonces también era feliz.
Sí, mi Sol es un niño feliz, mis duendes son niños felices, y como siempre he dicho, la vida me ha enseñado a tortas que la salud de mis hijos no depende de mí, pero su felicidad sí.
Felicidades mi Sol, gracias por dejarme quererte tanto.

domingo, 19 de abril de 2015

¿Qué es el amor?

Quiero hacer comentarios, simples o profundos, tontos o inteligentes, pero al final de la entrada sabréis a qué me refiero.
A veces he dicho que el único amor incondicional en el que creo es en el de una (algunas) madre.
No voy a pararme ni un segundo en el enamoramiento.
Quiero que me mires, quiero que me atiendas, quiero que me digas si un vestido me queda bien o mal y para eso tienes que mirarme.
Quiero que me ayudes, o no, quiero que decidas si quieres ayudarme, pero para eso necesito tu tiempo y tu atención.
Quiero que estés a mi lado, pero no porque yo te lo pida, sino porque verdaderamente quieres. Amar es muy difícil, es un trabajo constante, insistente y sostenido en el tiempo.
Pero todo lo que quiero, si no puede ser, no me importa, sólo quiero que los mires a ellos, quiero que lleguemos a ser como ellos.
Ellos son unos vecinos, octogenarios, ella no puede caminar, él la sienta en la silla de ruedas. Ambos se ponen un chaleco naranja fluorescente para ser vistos sin dificultad. La edad hace que subir y bajar bordes de aceras no sea fácil, así que él empuja su silla de ruedas por la calzada, muy despacio, pegado al borde.
Y le habla.
No estoy segura de que ella le conteste, pero él la sigue hablando mientras empuja su silla de ruedas.
Al final el amor es eso, empujar una silla de ruedas mientras hablas.

sábado, 18 de abril de 2015

Como una cabra

Sigo loca, es un hecho oficial, voy al loquiatra porque estoy loca.
Desde mi última visita, que fue en Octubre, no he vuelto hasta este martes pasado, ¡6 meses!, no ha sido por voluntad propia. Me dieron hora para Diciembre y dos días antes me avisaron de que la cita se cancelaba y me la pasaban a Enero, en Enero volvió a pasar lo mismo, me la cambiaron a Febrero y como el Febrero el día que me colocaron no me venía bien, lo cambié yo, total, lo dicho, 6 meses.
En realidad me da un poco igual, sinceramente creo que el loquiatra más que ayudarme me saca de mis casillas.
Me parece
que os conté que me lo cambiaron y me plantaron a un pizpireto jovenzuelo que debe rondar la treintena y que "se lo sabe todo". Está molesto conmigo porque dice que no quiero "curarme" porque no estoy dispuesta a volver a ser pastillera.
El caso es que voy y, esta vez y sin que siga de precedente, me reí bastante. Yo soy muy extremista en mi vida y mi forma de hablar lo refleja. Frases como "es que NUNCA voy a conseguir tal o cual cosa" son frecuentes en mí.
Es una forma de hablar, cuando digo NUNCA es porque verdaderamente creo que las posibilidades serán mínimas, si es que existen. O cuando dices "es que SIEMPRE pasa lo mismo", no quieres decir el 100% de las veces, pero me parece que un porcentaje de más del 90% digamos, justifica la palabra.
Bueno, pues eso le hace enfadar muchísimo, los SIEMPRES y los NUNCAS, así que como yo no quiero tomar pastillas y él quiere a toda costa que las tome, establecemos un diálogo de besugos sobre mi vida cotidiana, mis miedos y mis enfados en el que él recuenta dichas palabrejas para reafirmarse en la necesidad de que me medique.
Es como aquel juego que jugábamos de niños: "no se puede decir ni sí, ni no, ni blanco, ni negro". ¡Y esta vez gané!.
No debió contar suficientes palabras prohibidas, o es que me deja por imposible, ha decidido que lo que necesito es un locólogo que me ayude a "pensar", vamos a hacer una terapia cognitivo conductual, para que las cosas que no puedo modificar de mi vida no me afecten tanto, estoy encantada, ¡voy a aprender a ser pasota y a hacer cortes de manga mentales!.
No va a ser inmediato, la hora es para primeros de Junio, ya os contaré.
Me preguntaréis porqué no me dejo de chorradas y a veces lo pienso, pero necesito una muleta. Mi vida laboral va de mal en peor, el acoso es directo, constante, continuo y agresivo, cada vez más y, cuando vea que estoy a punto de explotar, mi única salida, al menos momentánea, será una baja, y si el loquiatra me da el alta, tendría que volver a pasar por todo el círculo, médico de cabecera - volante - cita, mientras que así, me puedo presentar de urgencia sin cita si me da el pampurrio.
Ya os digo que esta vez no lloré, de hecho pasé un rato divertido. Ya, cuando me iba me reí yo sola. Resulta que las consultas de "salud mental" (eufemismo educado para referirse a nosotros, los locos) está en la 5ª planta del edificio de especialidades y por si a alguno se nosotros nos da un arrebato e intentamos tirarnos por el hueco de la escalera han puesto redes (mirad la foto), vale, que está bien, pero ¿no sería más lógico haber puesto las consultas de salud mental en el sótano o la planta baja?
¡Y resulta que los locos somos nosotros!.

lunes, 13 de abril de 2015

Crónica de la reserva de plaza para un campamento de verano

Las que no tengáis hijos seguro que estáis pensando que se me ha ido la pinza, primeros de Abril y yo pensando en "colocar" a los duendes en el mes de Julio, por suerte, las que sois madres sabéis que esto funciona así.
El año pasado me despisté, fue un despiste consciente, los duendes se rebelaron y dijeron que no querían saber nada de campamentos de verano.
Mis hijos son muy caseros, no quieren ni oír hablar de irse a dormir fuera y yo, que tampoco veo la necesidad no les animo, pero siempre han hecho algo, en su mismo cole, en la Universidad Autónoma, en otros colegios, en el Club de Campo..., el año pasado no hubo forma y me arrepentí. Según se levantaban, tardísimo, se enganchaban a las video consolas y sólo las soltaban para meterse en la piscina, y eso también era un problema. En mi "urba" hay piscina, pero como somos poquísimos vecinos no hay socorrista, así que los niños tienen terminantemente prohibido ir a la piscina si yo no estoy, salvo que venga el abuelo y se bañe con ellos.
Resumiendo, que este año sí, o sí, los niños estarán ocupados gran parte del mes de Julio.
Aunque la baza del colegio siempre la tengo, quería algo diferente. El año pasado me hablaron fenomenal de algunos campus deportivos que se organizan en instalaciones municipales, pero me enteré a toro pasado y no había plaza. Este año me lo preparé.
Una amiga me comentó que las plazas se abrían el sábado pasado, día 11, para el Parque Polideportivo que yo quería, bajé las solicitudes de Internet y las rellené.
Se lo comenté al santo padre, al mío y, el viernes por la mañana se acercó a preguntar cómo se habían organizado otros años.
Le comentaron que aunque la hora oficial de apertura eran las 10 de la mañana, el parking lo abrían hacia las 5..., bueno, siempre hay exagerados, pensé yo. El caso es que "por si..." puse el despertador a las 5:45 y me fui para allá con mi carpeta de papeles.
Esto fue lo que me encontré al llegar..., fijaros en la hora de la pantalla...

No me lo podía creer.
El caso es que vamos avanzando y me fijo en un coche aparcado a la izquierda, ¡mi padre!, allí que le me lo veo un poco más adelante esperándome, me dice que no corra, que aparque tranquila que él ha llegado a las 6:05 y que ya tengo número ¡¡¡el 205!!!.
Total, que aparco y me voy con él, me cuenta que cuando él llegaba consiguió ir rápido porque apareció la guardia civil, era tal la cola para acceder al parking que se estaba colapsando la M-30.
Se lo agradezco en el alma, se salvó como de 70 números, pero le había dicho que esa era mi guerra, no la suya, además está bastante constipado.

A las 6:45 ya fui avanzando hacia la puerta de la oficina mientras él volvía a casa a dormir. Allí, a pesar del follón, nos organizaron en una cola en el orden en que habíamos dado el nombre. Un detalle a tener en cuenta es que sólo dejaban apuntar un nombre por persona, no podías coger sitio a nadie.
A las 8 nos dieron los número oficiales y una hora orientativa para volver a formalizar, la mía eran las 12 de la mañana.

Me fui a casa, pasando por el mercado a comprar el pan y algo para comer, me organicé con mi contrario para que se llevara a los tres duendes al partido de baloncesto de mi Sol y volví. A las 11:30 entraron los números del turno anterior al mío, con media hora de retraso.
A las 13:40 salí de allí, misión cumplida, tengo plaza para mis duendes en el campamento que yo quería, espero que lo disfruten.
Por cierto, como anécdota os contaré que a eso de las 12 llega una pava (no se me ocurre otra palabra semi educada mejor para describirla) a "pedir la vez", el vigilante de la puerta le da el número, el 597, le pide de paso la hoja de inscripción y entonces hace ademán de abrir la puerta para entrar. Le pregunta el vigilante que a dónde va y ella le dice "pues a inscribir a mi hija", carcajada general del personal. El vigilante le dice que eso va por turno, que por eso hay números y ella insiste en que "es sólo dejar la hojita...". El señor, educadísimo, le dice que, por el número que tiene, le toca entregar la hoja a partir de las 5 y ella, completamente desencajada le grita "es que a esa hora tengo un bautizo y me viene fatal". Entonces un papá, descojonado completamente, le dice " a ver si te crees que a mí, estar aquí a las seis de la mañana me venía estupendamente". En fin que hay gente para todo.