Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

lunes, 31 de diciembre de 2012

viernes, 28 de diciembre de 2012

Vichyssoise de peras

¡Receta nueva!.
Os pongo la receta del primer plato de mi cena de Nochebuena de este año: Vichyssoise de pera. La receta original, sacada del blog de "el comidista" la podéis encontrar aquí: http://blogs.elpais.com/el-comidista/2011/10/vichyssoise-pera-gorgonzola.html
Yo os pongo mi versión:

Ingredientes para 6 personas:
  • 3 puerros grandes
  • 3 peras conferencia
  • 3 patatas medianas
  • 1 cebolla grande
  • 1litro de caldo de pollo o de verduras
  • 100 ml de nata líquida
  • 100 ml de leche
  • 50 gr de gorgonzola (a mí se me olvidó cortadito en cuadraditos en la nevera...)
  • Aceite de oliva
  • Mantequilla
  • Sal y pimienta negra
Preparación:


Picar la cebolla y los puerros y rehogarlos a fuego suave con una cucharada de mantequilla en la olla rápida como unos 15 minutos, salpimentar al gusto. Añadir la patata cortada en trozos grandes y rehogar 5 minutos más.
Añadir el caldo hasta cubrir y añadir las peras peladas y limpias de tronco. Poner la tapa de la olla u cuando suba el tapón dejarlo entre 10 y 15 minutos.Triturar, añadir la leche y la nata, dependiendo de si nos gusta más o menos espesa se puede añadir más leche. Corregir de sal y pimienta. Si se deja un día en la nevera, está mejor.
Se puede tomar fría o caliente. Si se quiere, antes de servirla guarnecer con trocitos de gorgonzola.
Os aseguro que sabe riquísima y con un toque a pera nada dulzón muy original.




Muy callada

Estoy muy callada estos días y es que a veces pienso que aquella canción de El último de la fila tenía razón: "si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir".
Estoy tonta, mal, enfadada y triste, ¿motivo?, ninguno, supongo. La revisión de mi Sol salió bien, Papá Noel se portó estupendamente y mi vida es "fácil y tranquila".
Pero estoy enfadada.
Busco razones y claras y concretas no encuentro ninguna. Sí, vale que mi situación laboral va quemándome desde hace mucho, vale que no encuentro salida para eso, vale que el miedo a que mi Sol vuelva a ponerse malito me acecha de día y de noche, vale que veo que mi Garbanzo no come y cuando digo que  no come es que no abre la boca. Vamos, lo de siempre, pero cada vez un poquito más.
Pero siempre hay algo que te hace pensar que la cosa no va a mejor y en mi caso ocurrió cuando salía de la oficina el viernes pasado, oficialmente de vacaciones y con "tareas para los días de descanso" y me sorprendí cuando un tío me miró raro en la calle y es que me di cuenta de que iba llamándome imbécil a mí misma en voz alta...
Si al final va a resultar que es verdad que estoy loca.
En todo caso Felices Fiestas.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Resultados de la revisión de 6 meses (traca final)

Después del nefrólogo de la semana pasada.
Después del endocrino de ayer,hoy tocaba oncología pediátrica.
Todo lo oncológico en orden, revisión en 6 meses, allá para Mayo, peeeeero (siempre hay un pero) he recogido los exudados de garganta de mis duendes y mi Hada y mi Sol tienen un Streptococo Pyogenes en la garganta. Mi Hada y mi Garbanzo además tienen otra bacteria en la nariz de la que mi Sol se libra. Con todo eso metido en una coctelera, agitamos bien y sale que TODOS en casa tenemos que hacernos exudado de garganta y poner tratamiento una vez que esté disponible el antibiograma del bicho.
En condiciones normales, al estar asintomáticos, no se haría nada, pero la oncóloga en este caso ha decidido que hay que eliminarlo aunque sea a cañonazos. El día 31 tendremos el dictamen definitivo, ya os contaré.
Como resumen me vale que todo está en orden en mi Sol, por el momento y que espero que siga así por siempre.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

El Bosque encantado

Yo vivo pegada a un bosque, un bosque que ya estaba allí para recibirme cuando nací, el bosque en el que mi madre empujaba mi carrito desde el que yo miraba sorprendida las copas de los árboles.
En ese bosque hay grandes pinos, antes, hace años, había merenderos. Los recuerdos de mis cumpleaños infantiles están para siempre ligados a las mesas metálicas de esos merenderos donde llevábamos los bocadillos y donde comprábamos las bebidas. Los niños corríamos en las veredas, cerca del merendero, sin peligro de coches. La cuestas de verde césped rústico eran en lugar perfecto para carreras en las que rodábamos sin parar cuesta abajo. Allí, abajo, estaba la fuente, esa que calmaba nuestra sed..., de barro, en la que nos poníamos perdidos, mientras a lo lejos los papás nos miraban tranquilos sabiendo que estábamos disfrutando y que las rodillas de nuestros pantalones no volverían a ser nunca de su color original.
Los merenderos desaparecieron y aquello fue "un poco más bosque". Había una carretera serpenteante que partía el bosque en dos, el año que nació ni hada la cerraron definitivamente. Y mi Hada aprendió a andar en los verdes prados de ese bosque que tantas veces había recorrido antes en su carrito, desde donde miraba las copas de los pinos y, con suerte, veía alguna de las muchas ardillas que lo pueblan.
En verano los verdes prados se secan adquiriendo un color pajizo que deja de nuevo paso al verde tras las primeras lluvias otoñales.
Es un bosque habitado, a cualquier hora del día encuentras gente disfrutando de las veredas y paseos o haciendo deporte en una pista habilitada para correr, en esa pista corro yo (cuando mis obligaciones me dejan).
Ese bosque siempre ha formado parte de mi vida sin que, por aquello de lo cotidiano, deje de sorprenderme y encantarme cada día.
Hoy, salía tarde a recoger a mi Sol de su clase de baloncesto y la niebla empezaba a bajar, no pude dejar de admirarme una vez más del escenario de cuento en el que vivo, paré y saqué una foto, esta....
En estos días de vacaciones, estoy segura de que, una vez más el bosque encantado entrará a formar parte de nuestros paseos, espero que se así por siempre y que mi hija tenga la oportunidad de mostrar a sus nietos el recodo verde de la antigua carretera en el que ella dio sus primeros pasos.

Apestados, Capítulo 3: "política de empresa".

Y llegó la Navidad.
Y llega el "espíritu navideño" del compartir y regalar, sin salirse por supuesto de los cánones normales.
Situación: representación navideña, con sorteo de regalos incluido, para las familias que forman esa "gran familia" que es la empresa para la que trabajo.
Todos podemos ir, esto no es un sorteo de entradas, no, eliges la sesión y pides la entradas que necesites..., HASTA CUATRO, ni una más, ¿para qué más?, papá, mamá y dos hijos, cuando más. ¿Como que hay familias que tienen más hijos?, la excusa de "no lo sabíamos" no me vale, que el número de hijos es dato principal para aplicar la deducción de IRPF...
Pues nada, CUATRO por familia y ni una más. Bueno, al menos yo tengo suerte, puedo ir con mis tres duendes (se ve que el papá no forma parte de la familia) pero los que hayan tenido que sortear quien va y quien no supongo que se están acordando de la "política de empresa" con escaso espíritu navideño...

martes, 18 de diciembre de 2012

¡Hoooo, hoooo, hooooo!

Hoy es el día elegido, hoy es el día que estoy dedicando a hacer de paje de los Reyes Magos, de ayudante se Santa Claus.
Mi duendes estarán de vacaciones en nada y con ellos en casa, aunque yo también tenga días, hay cosas que no se pueden hacer, así que, rascando, rascando, encontré que podía disponer de un día antes de que a ellos les dieran las vacaciones.
¡Como me gusta no tener que trabajar (fuera de casa)!. Me he levantado un poco más tarde, casi a las 8, todo un lujo, me he vestido y a la hora de despertarlos allí estaba yo, con mis besos y achuchones dispuestos y ellos tan contentos.
Hemos desayunado y ¡bien, mamá nos lleva al cole, nada de ruta!, me he colocado mi mejor sonrisa, que a decir verdad salía sola, y me he ido a llevarlos al cole. De ahí en adelante, a correr, Toys'r us, Decathlón, Carrefour, Poli, Juguetos, mil y un sitios. Y yo con mi lista en la mano, tachando cada vez que cumplía con encontrar un regalo. A las 11:30 paré a tomar un café y de ahí a casa a esconderlo todo.
A la una me calcé mis zapatillas y ¡a correr!. Pensaba intentar correr un kilómetro más que habitualmente, hoy que no se me iba a hacer de noche y tenía un ratito más, pero se puso a llover y me quedé en el cinco de siempre.
Acabo de terminar de comer, voy al cole a por mis duendes y de ahí al dermatólogo con mi Sol, su herpes va fenomenal, pero quiero que se lo vea otro médico.
En fin, que estoy teniendo un día precioso (espero que nada ni nadie venga a fastidiarlo).

domingo, 16 de diciembre de 2012

Fantasma con forma de herpes labial

Mi Sol parece que sigue bien. Me cuesta poner ese "parece", pero no me atrevo a poner que "está bien" directamente...
Tanto él como mi Hada son muy propensos a los herpes labiales, les salen de manera frecuente y sin motivo aparente. El caso es que el jueves, cuando los recogí del cole, mi Sol salía con uno que le había brotado durante el horario escolar, al llegar a casa le puse Bactroban (sí, ya sé que es un antibiótico, pero os prometo que en alguna ocasión me lo recetó su doctora durante el tratamiento). El caso es que el viernes se levantó con el principio de otro herpes en el otro lado del labio, aunque el del día anterior parecía haberse reducido.
Se fue al cole sin problemas y yo pensé que era mejor que le viese la dermatólogo que le sigue. Me puse a pedir cita, y el primer día que pasa consulta es el próximo martes. Con un poco de suerte para entonces, el herpes se habrá curado.
El caso es que llamé a su oncóloga sólo para preguntarle si sabía dónde localizar a la dermatóloga el mismo viernes y ella debió pensar que el herpes era de cuidado. Empezó a hacerme todo tipo de preguntas sobre el estado general del niño, si tenía o no fiebre, si se le había pasado al interior de la boca o no, si le notaba alicaído. Me preguntó qué le estaba poniendo y al decirle que bactrobán me dijo que eso era para herpes sobre infectados y yo creo que empezó a pensar que el tema era grave. Me dijo que los herpes en pacientes inmunodeprimidos (y las defensas después que una quimioterapia no se recuperan en dos años ni mucho menos), eran de vigilar, que quizás fuera necesario poner Aciclovir intravenoso. El caso es que terminó por decirme que lo mejor era que lo valorase un médico y que si era por la tarde ella no estaría, pero que cualquiera de los médicos del hospi que le conocen podría tener una opinión clara al respecto.
A todo esto yo estaba en la oficina y empezó a crearme tal ataque de ansiedad que terminé mojando una "tranquipastilla" en una tilita bien cargada. ¡Qué mala mañana pasé!. Me fui a recogerle con el alma encogida y ¡allí estaba él!, mi Sol, su herpes y un nuevo agujero en sus pantalones...
¡Ni alicaído, ni con fiebre, ni cansado!, el herpes, feo, sí, qué voy a decir. Le dije que nos íbamos al hospi y me hizo una pedorreta, tenía planes...
El caso es que, aunque no veía que fuese algo preocupante, ayer por la mañana sí le acerqué a urgencias, diagnóstico, herpes simple en evolución sin infección alguna, tratamiento, aciclovir en crema.
Voy a escribir mi carta a los Reyes que se me está haciendo tarde, "Queridos Reyes Magos: como no he sido buena y mi cabeza anda más pallá que pacá, necesito un cargamento de trranquipastillas, ¿me las traéis, porfa?".

viernes, 14 de diciembre de 2012

Fin de semana de amantes y dinosaurios

Ya nos lo decía Duna hace tres años por estas fechas, Teruel también existe... (http://dosisderecuerdos.blogspot.com.es/2009/12/donde-estuve-ayer.html) Yo "no terminaba de creermelo" así que como Santo Tomás, ver para creer.
El puente de diciembre es espantoso para mí, todo se agolpa en mi cabeza.
Apenas cinco días antes del primer festivo me lié la manta a la cabeza y me puse a llamar a todos y cada uno de los hoteles de Teruel a ver quien nos daba cobijo. Encontrar sitio para cinco con tan poco tiempo no es tarea fácil pero tuvimos una suerte inmensa, en el hotel Plaza Boulevard quedaba una habitación grande, con cama de matrimonio, un sofá cama doble y una supletoria, en el ático, en una habitación abuhardillada preciosa. El hotel está muy céntrico y se puede ir a todos los sitios andando.
La idea me rondaba desde el verano por la cabeza, había visto un anuncio de Dinópolis y pensé que a mis duendes les gustaría.
Lo intenté en el puente del Pilar, pero ir a Zaragoza en el Pilar es un suicidio anunciado. Esta vez fue pensado y hecho, así en caliente, reservé hotel y me puse a mirar las actividades de Dinólopis. Me encontré que todos los centros Dinópolis que no están en Teruel capital están ya cerrados por el frío, así que tuve que buscar actividades alternativas.
Llamé a la oficina de Turismo y ¡maravillosa gente la que me atendió!, es que no se puede ser más amable y proactivo.
Al final nos quedó un plan estupendo. Salimos el jueves 6 sin prisas y llegamos a comer a Albarracín. Dimos un bonito paseo después y seguimos a Teruel capital. Al entrar en la ciudad paramos en Dinópolis a comprar las entradas para el viernes 7.
Llegamos al hotel, descargamos las maletas, y ale, a la calle, por supuesto, el destino primero fue la Iglesia de San Pedro y el mausoleo de los Amantes de Teruel. Preciosas ambas cosas, os recomiendo el "andito" de la iglesia de San Pedro, ¿cómo que qué es el "andito"?, tendréis que ir para descubrirlo...
Salimos ya de noche y nos quedamos a cenar por el centro, como el frío se hacía notar llegamos pronto al hotel.
El viernes pasamos el día en Dinópolis, nos gustó muchísimo. El museo paleontológico de Teruel que forma parte del complejo es más que espectacular. A la salida, ya de noche, paramos en un supermercado cercano y compramos cosas para hacer picnic en el hotel, los duendes estaban cansados y el frío no invitaba al paseo.
El sábado madrugamos un poco, mamá había reservado una visita al museo minero de Escucha, a 70 km de la capital. Impresionante, bajar a una mina real es una experiencia que recomiendo sin duda, la visita de una hora se hace corta.
De ahí nos fuimos a Galve, hay un par de dinosaurios a tamaño real en un paseo del pueblo. Comimos estupendamente en una casa rural y volvimos pronto al hotel.
Mi hada y yo salimos más tarde a dar otro paseo, pero los chicos se quedaron jugando a las cartas.
El domingo, sin prisas nos levantamos y salimos camino a casa. Paramos a ver el castro celta de Ceremeño, en Herrería y llegamos a comer a casa de los abuelos a las dos.
Un fin de semana estupendo, al fin pasó el puente de Diciembre...

jueves, 13 de diciembre de 2012

Resultados de la revisión de Diciembre (1ª parte)

El martes era el día indicado, después de más de dos semanas pude recoger los resultados de mi Sol, allí estaba yo a las 8:30 que abrían el laboratorio esperando para recogerlos. Los abrí con ansiedad, el hemograma básico, bien, lo demás parecía en orden salvo un par de valores que no conseguí saber que eran.
Ayer tenía la primera cita, el nefrólogo, de sus resultados, todo en orden, uno de esos valores elevados es la fosfatasa alcalina, que está alta, según la doctora porque mi Sol está en pleno crecimiento.
Uno menos, me dio los volantes para la siguiente revisión sin fecha, cuando la oncóloga diga, ahora falta el endocrino y la traca final, oncología, que pautará los pasos a seguir.
Uf, uno menos.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

¿Alguien conoce al ladrón de horas?

Alguien me está robando el tiempo, mis horas sólo tienen 45 minutos y no llego.
No llego ni a la mitad de cosas que "tengo" que hacer y fijaros bien que lo pongo entre comillas, porque "tener, tener", como diría mi locóloga, no es del todo cierto.
No es cierto que "tenga que hacer la compra", porque si llegada la hora de la cena no hay pescado para los niños, alguna otra cosa habrá en la nevera (ella siempre me reprocha que el tema de la comida de mis hijos es muy importante para mi). Tampoco "tengo que correr a recoger a los niños", si
llego tarde al cole, allí van a seguir, aunque estén solitos y tristes en secretaría, da igual si llego una hora tarde.
Tampoco "tengo que ir a correr", si no voy hoy, ya iré mañana y sino, pues tampoco pasa nada, de eso doy fe, yo he estado sin correr 40 años en mi vida y aquí sigo.
Pero no todo la igual y sí "tengo que" hacer muchas cosas, pero tengo que hacerlas por mí, porque a mí me enseñaron que las cosas no se hacen solas y que las obligaciones existen, ¿que yo me echo a los hombros muchas más de las que de verdad podría considerar imprescindibles?, seguro, pero es que
¡qué le voy a hacer, me han dibujado así!.
Ale, me voy que llego tarde, ¿a donde?, pues no se, pero tarde, eso seguro.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Lo que la crisis se llevó

Se llevó los ahorros y las ilusiones. Se llevó el futuro cercano (y lejano) de muchos. Se llevó las diferencias entre solteros, casados, jóvenes y maduros. Se llevó la luz de nuestras miradas.
La crisis se llevó y lo que es peor, se sigue llevando todo eso y mucho más.
Aunque es muy duro, la parte económica de lo "robado" se puede cuantificar. Si el sueldo, los que aún tenemos la inmensa suerte de mantener un empleo, nos ha bajado en, pongamos, 200 euros al mes, lo que se nos ha robado es la posibilidad de encender más horas la calefacción o de poder ir al cine con los amigos.
Si lo que se ha llevado nos impide cumplir con los puntuales pagos de nuestras hipotecas nos ha robado mucho más que el dinero, nos ha robado la alegría y todo el esfuerzo puesto en comprar un "hogar" que ahora se tambalea.
Si lo que nos ha robado es el empleo, nos ha robado la posibilidad de avanzar y crecer. Les ha robado a nuestros padres la tranquilidad de haberlo hecho bien con nosotros y nosotros empezaremos a "robar" en su nevera lo que nuestro billetero no nos da para llegar al supermercado. Nos habrá robado la credibilidad al decirles a nuestros hijos "trabajando duro alcanzarás tu sueño".
Pero lo que de verdad nos ha robado la crisis es la dignidad y la decencia, las buenas intenciones y las mejores prácticas.
En el trabajo todo vale, con tal de mantener el sueldo: pisar, avasallar y empujar. Hacerte valer o mostrarte más y mejor que el resto "por si hay que reducir plantilla" que le toque al otro.
El peloteo es todo un arte, el que lo tiene lo perfecciona y que que no ha sabido nunca lo que es, hace curso acelerado. A mí la crisis, me hacen sentir ladrona por robar el puesto de trabajo a cualquiera que esté dispuesto a "trabajar" las doce horas diarias que yo ni quiero ni puedo dedicarle a mi vida laboral.
Tienes que ser el mejor, el más dispuesto y el menos disponible. Igual da lo que hayas hecho en el pasado (agua pasada no mueve molinos). Y si no lo ves así, ya te lo harán ver, eres indigno si te quejas, eres indigno si no renuncias a tus derechos, eres insolidario con el resto y lo pagas, vaya si lo pagas.
Me parece mal, pero hasta lo entiendo, la envidia es mala consejera. Por supuesto que entiendo que se me mire mal porque la tarde no la dedico al trabajo, por supuesto que entiendo que se me envidie porque puedo (y quiero) dedicarle un tiempo a mis hijos que otros no les dedican, pero me cueste lo que me cueste, y soy muy consciente de que va a costarme caro, no voy a renunciar a verlos crecer, no voy a renunciar a disfrutarlos cada tarde.
A Dios pongo por testigo de que no lograrán aplastarme, viviré por encima de todo esto y cuando haya terminado no volveré a sentirme indigna por defender lo que es mío.

martes, 27 de noviembre de 2012

He vuelto a pintarme las uñas

Después de dos semanas intento volver a ser yo, intento recuperar aquellas manías que me hacen pensar que puedo seguir siendo una persona "normal".
No lo estoy pasando bien últimamente, no me preguntéis por qué porque, aunque alguna cosa "real" (laboral una vez más) hay, no es distinta de lo que había hace un mes y yo no estaba así.

Vuelvo a los ataques de ansiedad, cobardes como siempre, que me atacan a media noche despertándome una vez desencadenados y dificultandome la respiración, vuelvo a un miedo atroz a que las cosas se tuerzan, vuelvo a pensar que si hay alguien arriba debe estar pasándolo muy bien jugando a darme patadas como si fuera un bote vacío.
Ayer hicimos las analíticas de mi Sol y recogimos algún resultado de un frotis de garganta de la semana pasada. Positivo en Streptococo...
Vuelta a la pediatra de cabecera a la que asalto así, sin previo aviso y que nos atiende con todo su cariño (gracias). Le parece raro que habiendo tomado penicilina hace un mes por unas anginas esa bacteria salga ahora positiva. En marzo ya era positiva y se trató. Ahora la duda es que él sea, como mucha gente, portador asintomático de esa bacteria, de hecho no presenta síntoma ninguno, pero "por si acaso" volvemos a darle 10 días de Amoxicilina y yo me muero del pánico, ¡pero si ni siquiera me atrevo a darle Apiretal!.

El está bien, corre y salta y va a su clase de baloncesto, juega con sus amigos y se pega con sus hermanos.
Pero mi cabeza no funciona, el miedo me acogota, hasta el día 11 no tendremos los resultados de las analíticas y hasta el 20 de diciembre, una vez consultados todos los especialistas que nos tocan, no veremos a la oncólogo y esa espera me mata. Además, nos acercamos al maldito puente de diciembre, ese que hace que los cimientos que sujetan mi frágil estabilidad mental se tambaleen y no me atrevo a organizar una escapada, si fuese por mí acamparía a la puerta del hospital "por si acaso" y veo que no puede ser y veo que no razono y veo que el miedo se apodera de mi respiración y veo que no seré capaz de librarme nunca de esta espada de Damocles que el cáncer puso en la vida de mi hijo y en la de toda mi familia.

Aún así, he vuelto a pintarme las uñas



miércoles, 21 de noviembre de 2012

No falla

En cuanto toca analítica de control, en cuanto ya no puedo esperar más para ver un hemograma básico, cuando necesito que me digan que todo está en orden, cuando me parece que han pasado los seis meses (casi) más largos de mi vida, entonces mi Sol se pone pocho.
El sábado celebramos el cumpleaños de mi Hada, le dedicaré una entrada a esta cuestión, lo prometo. Al volver ya por la noche dijo que tenía la garganta seca, el domingo se levantó con fiebre, no muy alta, pero fiebre.
Aún así empecé a recoger la orina de 24 horas como estaba previsto. La fiebre no subió de 38 y su estado general era bueno. Como en todo caso teníamos cita con el endocrino para él y para mi Garbanzo decidimos adelantar en hora la llegada al hospi, a las 8:15 estábamos allí. La idea era pillar a la pediatra general que ahora le hace los seguimientos antes de que empezase su consulta y pedirle que nos viera un momento. No puso problema, diagnóstico, faringitis vírica, no neesarios antibióticos de momento. Pidió que le hiciésemos un exudado de garganta en laboratorio y recomendó retrasar las analíticas una semana.
Pasamos a comentárselo a la oncóloga y no le dio importancia al retraso. Luego tocaba endocrino, la radiografía de muñeca que le hicimos la semana pasada muestra un crecimiento acorde con su edad.
Para finalizar fuimos al laboratorio a hacer lo que había pedido la pediatra.
Volvimos a dejarlo en casa, a pesar de que no tenía fiebre. El martes también decidió quedarse, eso sí, a las 3 "le apetecía mucho" ir a su clase de juegos y mamá le llevó. Hoy ha ido con normalidad incluida su clase de baloncesto.
Si vemos que sigue mejorando, que los mocos son menos abundantes y que la garganta no le duele intentaremos hacer las analíticas el lunes próximo.
Por cierto, todo lo contenta que me puse con la valoración que el endocrino hizo de mi Sol se torció cuando revisó a Garbanzo: 2cm más en 3 meses y medio kilo menos, percentil 15 de peso...

viernes, 16 de noviembre de 2012

Una de cal, una de arena y una montaña de mierda

No podía dejar de sonreír, nunca, supongo que donde esté seguirá sonriendo.


A se ha ido, el mejor amigo de mi Sol en el hospi nos ha dejado, para siempre.
A tenía veintipocos días menos que mi Sol, las mismas aficiones, las mismas ganas de jugar y reír y el maldito cáncer se las ha quitado. Un neuroblastoma hizo que le conociéramos seis meses después del diagnóstico de mi niño. Nunca fue un caso fácil, pero su cuerpo respondía y entraba en remisión, y recaía una y otra y otra vez.
Ya hace dos años que la quimioterapia no era efectiva, pero su fuerza, sus ganas de vivir y esa sonrisa arrolladora hicieron que entrase en diversos programas experimentales. Un virus modificado tras otro, una y otra vez entraba en remisión... y recaía.
Cada vez que íbamos al hospi con mi Sol entraba corriendo al hospital de día a buscarle. Hace más de un año que yo sabía que no le encontraría, había cambiado de hospital al entrar en esos tratamientos.
Recuerdo hace tres años, en la Navidad del 2009, cuando los jugadores del Real Madrid fueron al hospi, él y mi Sol lo pasaron como enanos haciéndose fotos juntos. Una de ellas, uno a cada lado de Sergio Ramos preside mi cocina desde entonces y allí seguirá.

Ayer tocaba la primera revisión de mi hijo después de la retirada del port a cath, parece que todo está en orden, aunque lo sabremos definitivamente cuando tengamos los resultados de los mil y un análisis que le haremos el lunes próximo.

Pues eso, mi sol y A, una de cal una de arena y una montaña de mierda que es esta puta enfermedad.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Adios iPod, adios

¿Vosotras sabíais que los ipod no son anfibios?.

Yo lo aprendí el domingo. Me llevé el de mi Sol, cargado con mis canciones "jevimetal_que_te cagas" para la carrera y, a pesar de que lo llevaba por dentro del chubasquero y escondido dentro de la manga debió mojarse al cambiar las canciones.
Empezó a fallar bajando desde Plaza de Castilla, pero le seguía apretando y volvía a funcionar. Llegué a meta con música y lo paré. No ha vuelto a funcionar.
Lleva desde el domingo por la tarde metido en un bote con arroz y nada, no arranca, todo así, a fecha de hoy me parece más probable que aprenda a hacer paella que volverlo a oír sonar.

Tarta de tres chocolates.

Antes que nada quiero deciros que la receta la he sacado de aquí: www.pequerecetas.com, si queréis ver en vivo y en directo como se hace y lo fácil que es, Isabel Llanos en su www.isasaweis.com también la tiene.
No hay excusa, es fácil de verdad y queda lucida y muy rica. Ahí vamos.
 
Ingredientes:
*150 gr de chocolate negro
*150 gr de chocolate con leche
*150 gr de chocolate blanco
*100 gr de azúcar (yo la verdad es que lo medí en cucharadas soperas, más o menos 5 por cada una de las capas, 15 en total)
*750 ml de nata (hay una marca, no me acuerdo cual que tiene botellitas de cuarto de litro que vienen genial porque así luego las usas para medir la leche)
*750 ml de leche
*3 sobres de cuajada
*1 paquete de galletas digestive o maría, pero en realidad vale cualquier galleta, incluso de chocolate en este caso
*Mantequilla (a ojo, un par de cucharadas y se añade un poco si es necesario)

Preparación de la Tarta Tres Chocolates
*Primer paso:
• Triturar las galletas, mezclarlas con la mantequilla derretida y con un poco de leche (yo no suelo poner leche a la base).
• En un molde que sea desmontable, con ayuda de una espátula, forramos toda la base.
• Metemos en el frigorífico mientras preparamos la primera mezcla.

*Segundo paso: (chocolate negro)• Poner a hervir 250 ml de nata, con el resto de la leche y 50 gr de azúcar (5 cucharadas).
• Unir el chocolate negro y remover hasta que derrita.
• Añadir el sobre de cuajada y remover hasta que hierva durante 2 ó 3 minutos.
• Verter con cuidado en el molde encima de la base de galletas.
• Meter en el frigorífica para que se cuaje un poco y preparamos la siguiente capa.
• En este paso tenemos que meter en el frigo con mucho cuidado.

*Tercer paso: (chocolate con leche)
• Poner a hervir 250 ml de nata, con el resto de la leche y 50 gr de azúcar (5 cucharadas).
• Unir el chocolate con leche y remover hasta que derrita.
• Añadir el sobre de cuajada y remover hasta que hierva durante 2 ó 3 minutos.
• Verter con mucho cuidado sobre la capa anterior, la cual habremos rallado con un tenedor antes de echar el chocolate. Este punto es muy importante porque sino, una capa queda sobre otra sin mezclarse y al cortarla se desparraman cada una para un lado.
• Volvemos a meter en el frigorífico, mientras preparamos la última capa.

*Cuarto paso: (chocolate blanco)
• Poner a hervir 250 ml de nata, con el resto de la leche, en esta capa puede ponerse azúcar o no porque el chocolate blanco ya es de por sí bastante dulce.
• Unir el chocolate blanco y remover hasta que derrita.
• Añadir el sobre de cuajada disuelta y remover hasta que hierva durante 2 ó 3 minutos.
• Verter sobre la capa anterior, la cual hemos rallado con un tenedor.
• Meter en el frigorífico y dejar cuajar al menos 24 horas.

A mí me pareció que estaba espectacular y en realidad es muy fácil de hacer.

lunes, 5 de noviembre de 2012

Corriendo bajo la lluvia

Llegué, ví y vencí.
Llego el día de mi primera carrera popular. Durante toda la semana estuvimos mirando la previsión del tiempo y depende de la agencia que cogiésemos podía llover mucho o mucho más...
Ayer, el ruido de la lluvia me despertó a las 5:37 de la mañana. Lo había dejado todo preparado para la carrera, pero aún así, pensé que coger una toalla para secarme no estaría de más.
Me encontré con mis compañeras de fatiga allí mismo. En casa de una de ellas que vive cerca dejamos la ropa para cambiarnos e hicimos las primeras fotos.
Andaban nerviosas, todas menos yo. Para mí, haber llegado hasta allí ya era un éxito.
Dieron la salida y no fue hasta pasados cinco minutos que pasamos por la salida, éramos 12.000 corredores. De ahí en adelante, a correr. Intenté seguir a las dos más adelantadas, pero al kilómetro supe que, o las dejaba ir, o tendría que parar, y se fueron. Corrí en solitario hasta el kilómetro tres, allí otra de mis compañeras me adelantó. Tuve la tentación de reengancharme con ella, pero, aunque parece que no,  Castellana es cuesta arriba y decidí que mejor no.
Llegué a plaza de Castilla casi al límite de mis fuerzas y al girar y emprender el regreso a meta, la cuesta abajo me dio un respiro. Pensé en apretar el ritmo, pero sinceramente supe que no llegaría si aceleraba.
Pero llegué, llegué empapada, de arriba a abajo, de los pies a la cabeza.
Tiempo oficial 40 minutos 25 segundos, de mi categoría, aún hay cuarenta chicas que entraron por detrás. Que no es una gran marca, lo sé ¡y me importa un bledo!.
Yo corrí bajo la lluvia, a ratos sin poder contener las lágrimas pensando en aquella San Silvestre que pasó por delante se mi vida cuando mi hijo empezaba a pelear por la suya (http://mermeladadeamor.blogspot.com.es/2008/12/correr.html) y corrí sabiendo que nuestra carrera dura casi cuatro años y que no es fácil correr cuatro años sin desfallecer.
Y corrí y llegué, y de vuelta a casa no me dí besos yo sola porque no me llegaba,. Lo hice,  pude hacerlo, pude correr 40 minutos seguidos, y no solo eso, pude correr, llegar a casa, poner lavadoras, preparar la comida, recoger el atrezzo de Halloween, batallar con mis duendes y levantarme hoy para seguir con la carrera de cada día que es mucho más exigente.
A ver quien es el guapo que me tose...

sábado, 3 de noviembre de 2012

Mi Halloween 2012

Bueno, bueno, bueno, ahora sí que sí ¡que ya llega la Navidad!, fun, fun, fun.
¿Cómo que no?, que no os enteráis, que Haloween ya pasó.
¡Y vaya si pasó!. En casa empezamos a poner telarañas y guirnaldas con calabazas a primeros de mes, luego coloreamos un millón de dibujos de brujas, mueciélagos y calabazas que yo saqué de internet, los recortamos y los pegamos en el pasamanos de la escalera, no faltaba un detalle.
No olvidéis que el 31 de Octubre es fiesta grande en mi casa, celebramos el cumpleaños de mi Hada y mi Garbanzo.
Pues eso, que lo primero es lo primero, los cumpleaños.
Llegamos del colegio a las 5, yo había corrido a dejar puesto el mantel, los vasos, los platos, y mi segundo par de manos andaba preparando sandwiches de nocilla y jamón y queso como loca.
Colocamos la calabaza, previamente vaciada en la puerta, y en cuanto oscureció encendimos una vela dentro.
Sacamos los bocatas, patatas fritas, cacahuetes, cortezas, gusanitos naranjas, cuanta porquería insana que se me ocurrió y para rematar unas palomitas de microondas medio requemadas...
A pesar de no haber invitado a "nadie" había 8 niños y 7 adultos. Descorchamos el trinaranjus y acabamos con las existencias de coca cola sin cafeína antes de sacar laS tartaS, así en plural que cada uno quería la suya.
Las tartas son "home made", un bizcocho de chocolate y una tarta de tres chocolates de las que espero en breve colgaros las recetas.
Soplaron las velas, bebimos todos champán de niños (que asco, parece jarabe) y ale, a recoger, a despedir a las visitas y a ponernos el traje de faena. ¿Cómo que cuál?, el disfraz de bruja, que había que irse a hacer truco o trato...
Pinté a los niños, a los tres míos y a una amiga de mi Hada que se quedó a dormir, cada uno como quiso, mi garbanzo no quiso capisallo de brujito y se conformó con el gorro.
Salimos a dar la vuelta a la manzana y pese a que el puente se notaba en la ausencia de personal, volvimos a casa cargados de porquerías de toda clase.
En nuestro deambular encontramos otro aquelarre formado por un papá momia la mar de currado, una mamá vampiresa y como 8 niños repartidos entre zombies y brujas.
Una vez cumplida la misión volvimos a casa, nos quitamos los uniformes y ale, al baño mientras mamá preparaba la cena: salchimomias para cenar, ricas ricas.
Hoy sábado hemos terminado de quitar telas de araña, arañas fosforescentes y demás, lo único que queda es la calabaza de la puerta, un poco arrugada ya y es que con la que está cayendo,  ya la recogeré mañana.
Mientras guardaba las guirnaldas he visto las panderetas, aquí ya empieza a oler a mazapán.

jueves, 1 de noviembre de 2012

El Santo de mi devoción

Te  doy las gracias, te doy mi vida, te lo doy todo porque tú, bueno, tú y la doctora Marta Baragaño, salváis a mi hijo, y lo digo en presente, porque creo que esta batalla será de por vida.
Luis Madero es un señor muy particular, grande, grande, directo a tope y a veces un poco bruto, pero se lo debo todo.
¿Que por qué os hablo de Luis Madero ahora?, fácil. Jose, el papá de Guzmán de "Uno entre cien mil" (http://www.unoentrecienmil.blogspot.com.es/) ha creado una fundación que lleva ese mismo nombre y lo primero que, muy sabiamente, ha hecho es entrevistar a Luis Madero.
El Dr. Madero es una eminencia a nivel nacional e internacional, es onco hematólogo infantil y el desarrollo del protocolo PETHEMA bajo el que se trata la leucemia linfoblástica aguda, tanto de riesgo estándar como intermedio, se lo debemos en buena medida a él.
Es un tío que sabe.
Este es el enlace a la entrevista, por favor no dejéis de verla (http://www.unoentrecienmil.org/).
Una cosa está clara, el cáncer infantil sigue considerándose de baja incidencia, por eso, los esfuerzos económicos para investigación se centran en patologías oncológicas más frecuentes, no lo critico, en cierto modo es lógico y más en época de vacas flacas, por eso hay que apoyar la investigación contra el cáncer infantil.
Yo lo hago, de momento a través de mi colaboración con la APU (Asociación Pablo Ugarte), pinchad el enlace de la derecha si queréis saber más, pero estoy segura que esta causa, también la voy a hacer mía.
Nada más que decir, San Luis Madero, por los siglos de los siglos, amén.

martes, 30 de octubre de 2012

¡Sí, se puede!

Ayer volví a verla y me alegré muchísimo, a pesar de no saber ni siquiera su nombre.
Hace más de dos años, en mi anterior intento de ponerme en forma, también me apunté a aeróbic. Fui sólo un par de meses, no sé lo que duraré ahora, y en ese tiempo apenas me relacioné con nadie.
Había una chica, más o menos de mi edad con una larguísima melena morena ensortijada y unos ojos claros que iluminaban su cara pecosa, sonrería sin parar, era pura energía, siempre en primera fila, sin desfallecer.
Una tarde cuando llegué estaba en mitad de un corro, con otras compañeras con las que tenía confianza, por lo que pude oir, le habían visto un bulto en el pecho y había que estudiarlo. La siguiente semana ya tenía diagnóstico, cáncer de mama, no sé más, no supe más, no volví a verla, ¡hasta ayer!.
Allí llegó, con su misma sonrisa, sus pecas y su melena ensortijada que ya le llega a los hombros, alguna chicha extra resultado del tratamiento y la misma energía arrolladora.
Aún se resiente, las pesas en las manos son demasiado para ella, pero no para. Sigo sin saber su nombre y sinceramente, me importa poco, con saber que sigue sonriendo alegre como un zascandil, me vale.

domingo, 28 de octubre de 2012

Gracias Carolina

Tengo una alerta que me avisa cada vez que alguno de vosotros deja un comentario en alguna entrada del blog, independientemente de cual sea la fecha original del post.
El viernes pasado me llevé una inmensa alegría al leer el comentario de Carolina a la entrada que publiqué en mi 39 cumpleaños: http://mermeladadeamor.blogspot.com.es/2011/07/treinta-y-todos.html
Os copio el comentario y repito, una y mil veces, gracias siempre gracias, de corazón:

Carolina dijo...

Ayer me hice donante de médula, y mi amiga también. Aunque hacía tiempo que me rondaba el tema por la cabeza, la verdad es que las autoridades sanitarias no dan mucha información al respecto y hay mucho miedo infundado por desconocimiento, gracias a tu blog busqué información y cuando vi de que se trataba y que puede salvar vidas, lo vi claro. Y después de este paso tengo claro que si me llaman, si soy compatible con alguien, donaré médula. Creo que es una obligación moral. He difundido mi experiencia entre mi círculo y estoy esperando reacciones, seguro que me sorprendo y espero que sea para bien!!! Un abrazo y me encanta tu blog.

26 de octubre de 2012 12:45

martes, 23 de octubre de 2012

Misión Olvido

¡Qué fácil es leer lo que está bien escrito!

LITERATURA de verdad, en letras grandes. Imprescindible.
Después del atracón de "sexo duro" , leer dos lineas seguidas sin encontrar repeticiones, la palabra "sexy" o "la diosa que hay en mí" ha sido una auténtica liberación.
Os confieso que tenía grandes dudas respecto a que pudiera asemejarse a "El tiempo entre costuras" y no me equivoqué, no se parece, ni en temática, ni en momento histórico en que se desarrolla, ni en trama, no se parece más que en que en ambos casos la protagonista es femenina.
Blanca Perea es una mujer de hoy, a la que la vida le ha dado un revés cuando pensaba que tenía sus cimientos bien asentados y huye, huye porque puede, muchas de nosotros echaríamos a correr en ocasiones si tuviéramos la oportunidad.
Es una novela preciosista en detalles, que revelan un duro trabajo de investigación. Es rápida y te lleva 40 años adelante y atrás de tal manera que es imposible perderte.
Definitivamente María Dueñas sabe escribir.



lunes, 22 de octubre de 2012

48 horas después del pollo asado...

...  mi Sol sigue mejor.
Hemos hecho vida normal, con mucha actividad extra, todo el fin de semana. Ayer por la tarde se acercó con su papá al hospi y la cosa va bien. Volveremos el viernes, una vez concluida la semana de antibióticos.
Espero poder dormir, espero poder descansar, espero poder dejar atrás la ansiedad.

sábado, 20 de octubre de 2012

Conteniendo la respiración

Tengo miedo, otra vez, tengo miedo, otra vez la amenaza, otra vez la ansiedad, el no dormir.
Mi Sol no anda fino, ni fino ni mal, anda raro.
Martes y miércoles con dolor de tripa, sin más, ayer por la noche con nauseas, nada de dolor, ni fiebre ni nada. Hoy se ha quedado en casa.
Ya por la noche, después del baño se quejaba de que le dolía el cuello, no ha habido más treguas, nos hemos vestido y nos hemos ido al hospi.
Por suerte, en urgencias nos ha visto una doctora que le conoce bien. A priori no le ve más que mocos, la garganta muy rojo y poco más, nos manda antibiótico y vuelta a urgencias para revisión en 48 horas.
Sigo sin poder razonar.
Esta mañana me tocaba mi revisión ginecológica anual, y en ello estaba cuando mi contrario me ha llamado para decirme que mi rubio amor se quedaba en casa.
Al salir le he llamado a ver cómo estaba, teníamos que pensar en su comida, porque no contaba con él. He pensado que una sopa de pasta ligera y jamón de york estaría bien y me dice que de eso nada, que él lo que quiere es pollo asado.
¡¡¡Pollo asado!!!
Y como siempre tengo que recurrir al santo padre, al mío y como siempre no pone ni un pero y como siempre tengo la sensación de que nunca podré agradecerles bastante todo lo que hacen mis padres por mí.
Así que después del pollo, de un sandwich de nocilla que se ha comido "por error" y de ir al hospi, aún me quedan 48 horas de espera, conteniendo la respiración.

jueves, 18 de octubre de 2012

Sin parar

Yo sigo, aunque no os lo cuente, sigo, no sé ni como pero sigo, no se por cuanto tiempo pero sigo.
Después de mis 4.800 metros del tirón del jueves pasado la cosa ha ido a peor. Entre que el día 12 fue fiesta, el 13 familiar y el 14 me levanté con un dolor de cabeza de morirme, tuve que sacar fuerzas de donde no sabía que las tuviera par salir a correr por la tarde. No me encontraba bien así que pensé que lo de plantearme hacer 5 km. para no hacerlo, era tontería, opté por el circuito convencional y lo hice sin parar, 3.600 metros, quizás con mejor ritmo, 26 minutos y volví contenta a casa, a pesar de que me alejo de mi meta de 5 km.
El lunes empiezan las carreras, pero las de la vida diaria y el martes, que era mi siguiente cita con el "running" me encontré que, gracias a una cita ineludible llegué a casa a las 7 y 20 de la tarde, no me dio tiempo ni a lavarme la cara, así que me calcé las zapatillas y salí a correr con el rimmel puesto, puro glamour.
Salí de casa ya de mal humor y eché a correr desde la puerta misma, pero claro, como cuando vas tarde además todo son obstáculos me encontré con lo más granado de las amistades de mi madre, ale, a parar.
Quise recuperar los 5 minutos perdidos en los que el "Runtastic" seguía contando a base de darle caña y me fundí, a los dos km. tuve que parar el trote y pasar a la marcha, fueron sólo 300 metros pero para mí supuso un fracaso.
Se hizo de noche y me sorprendió ver que había más gente que nunca, gente que corre con una luz en la frente, a mí, qué queréis que os diga, me parece que esas son horas para estar ya recogido en casa.
Terminé, 3,800 metros, 34 minutos, vamos, 200 metros más que el domingo en 8 minutos más, calorías consumidas ¡274!, el equivalente a dos buenas cucharadas de Nocilla y un dolor de estómago como hacía años que no recordaba.
Hoy intentaré resarcirme.

Dar "vida" a la ropa

Cuando yo era niña, lo normal era que la ropa pasase de mano en mano. Mi trenca verde pasaba a mi hermano y cuando a él ya no le valía iba a mis primos.
¡Es que nos encantaba!, era como si las prendas fuesen recogiendo la experiencia vital de sus dueños ("con ese chándal mi primo Manuel ganó la carrera de sacos de las fiestas de este año"). Pero eso era a finales de los setenta y hasta casi mediados de los ochenta.
En el 82 llegó Naranjito, en el 92 Cobi y de repente "todos fuimos ricos" y chica, qué quieres que te diga, lo de ir con el anorak reciclado se veía hasta mal.
Y fuimos ricos durante un montón de años, bueno, vale que hubo una crisis inmobiliaria que comparada con la de ahora da risa. Pero llegó Zara y nos comprábamos camisetas y pantalones como locos, porque seguíamos siendo ricos.
Y como los ricos además se van de vacaciones lejos, no ya no vale ir al pueblo, pedimos un crédito y nos fuimos a un "resort" todo incluido al Caribe, que si somos ricos, tiene que parecer que lo somos.
Y pasaron los años y llegó un día en que empezamos a ser cada vez un poco menos ricos, la ropa de los niños se quedaba pequeña y no comprábamos con tanta alegría, pero es que además, nos rebajaron el sueldo, el fijo y el variable, y además a nuestro alrededor los amigos en paro eran cada vez más, y nosotros, que aún éramos "casi ricos" cruzábamos los dedos para que nos siguieran recortando en vez de ponernos de patitas en la calle.
Y como el ser "menos ricos" hace que nos espabilemos, nos dimos cuenta de que el hijo de nuestro primo Manuel es dos años mayor que el nuestro y que seguro que tiene algún chándal con el que ganó alguna carrera de sacos que le podría valer a nuestros duendes.
¡Toma ya, menuda idea!
Y yo estoy más que encantada, doy y recibo ropa, reciclo, miro, lo que a los míos no les vale, se lo paso a los primos o a compañeros de colegio, que a su vez me pasan cosas que me vienen de perlas. También intercambio alguna cosa con las amigas, aunque aquí el tema de la talla tiene complicaciones, pero mira, que renuevas tu look de la manera más barata y divertida.
Y yo quiero que todos volvamos a ser ricos, pero que no perdamos el sentido común y que la riqueza sea real y que usar ropa reciclada se siga viendo como "lo que tiene que ser" y que nos dejemos de tonterías, que uno ni es más rico ni más pobre porque su abrigo sea de tercera generación (vintage se dice...).

jueves, 11 de octubre de 2012

¡Del tirón!

38 minutos de carrera, eso sí, yo creo que he ido más despacio que el otro día, contenta pero el chivato que me he instalado en el móvil (Runtastic) me he hecho un corte de mangas, al finalizar, muerta del todo me ha soltado un "vale bonita, pero te faltan 200 metros".
Mi gozo en un pozo, 4.800 metros, 38 minutos, eso sí, sin parar

martes, 9 de octubre de 2012

Corriendo sin contar minutos

Estoy que me salgo, de los pantalones quiero decir, que reboso, eso también pero estoy contenta. ¡5 km.!. He sido capaz, no, no os emocionéis aún, no es que haya sido capaz de correr del tirón 5 kilómetros, pero casi.
Después de hacer cola en la pescadería (ejem) y de que me tocase la pescadera nueva en prácticas (ejem, ejem) y de que tardase más de media hora en limpiarme el pedido (ejem, ejem, ejem) he vuelto a casa calentita y dispuesta a olvidarme de su cara de besuga a base de trotar.
Que me perdone la pobre, ya se que nadie nace enseñado pero jo, es que yo siempre voy con prisas.
Bueno, pues a lo que iba, mi contrario me cargó el ipod que le trajeron los Reyes a mi Sol en el hospi con las canciones que yo le dije, me he puesto las botas de siete leguas, la camiseta de tirantes y ale, a la calle. He empezado en un punto distinto a otros días, el punto que marca el inicio de los 5 km que mide el circuito una vez que das la vuelta y regresas al inicio.
He salido de casa a ritmo del "Staying Alive" de Bee Gees y de ahí he pasado al "Bad medicine" de Bon Jovi y he seguido con Fito y su "Por la boca vive el pez". Al llegar a los casi 2 km, cuando ya no podía más ha sonado "What doesn't kill you makes you stronger" de Kelly Clarkson. He aguantado hasta los 2,5 km y he echado a andar los siguientes 300 metros, al ritmo del "Billy Jean" de Michael Jackson he retomado el trote.
Poco más allá del kilómetro y cuarto cuando ya me sentía desfallecer ha sonado "Land of Confusion" de ¿Genesis o Collins?, no se y he sido capaz de continuar. Me faltaba un kilómetro más o menos cuando Juan Luis Guerra vino "A pedir su mano" y como me gusta más una boda que a un tonto un lápiz he corrido a ritmo de bachata acordándome de Claire y su romántica boda (http://rompiendoestadisticas.blogspot.com.es/) . He parado ya pensando en que los últimos 750 metros los haría andando, esa era mi intención, pero a los 100 ha empezado a sonar AC DC y su "Highway to Hell" y he pensado que sí, que eso de correr es directamente una autopista al infierno y que mientras la recorro está bien acordarme de Mónika "que va de heviata por la vida" como ella misma dice (http://leucemialinfoblasticaaguda.blogspot.com.es/).
Terminando: 5 kilómetros en 40 minutos, una hora y cuarto después, incluso tras la ducha de rigor, aún estoy congestionada...

lunes, 8 de octubre de 2012

La vaca

Yo fui un bebé flacucho y feo. Según mi tita tenía la boca más grande que un buzón de correos.
Pero fui la primera, primera hija, primera nieta, primera sobrina, así que no había otra como yo.
No comía, mi madre lo intentó con el pecho y fue que no, cambiamos a leche de fórmula, de una marca, de otra, de otra, con todas las marcas posibles y yo seguía sin comer.
Mi madre, como buena madre primeriza lloraba, mi abuela Torina la regañaba por el tremendo “destrozo” y gasto en leches de farmacia. El médico veía que mi peso no era el correcto y me inflaban a inyecciones de Reticulogen.
Mi abuelo era más práctico que gruñón y tenía la solución clara: compraría una vaca. Mi abuelo trabajó en el matadero municipal muchos años, allí ya tenía pensado el lugar para alquilar donde poder guardar la vaca, donde ordeñarla cada día para que su nieta tuviera leche fresca.
Aunque hace muchos años de eso, tantos como 40, la solución de la leche de vaca hervida, al pediatra no debió parecerle ortodoxa y optó por adelantarme en la introducción de alimentos sólidos, puré de patata y
zanahoria con pollo. Ahí se acabaron mis problemas.
Aún a fecha de hoy no soporto la leche, suerte que mi abuelo no llegó a comprar la vaca.
Te echo de menos abuelo.

domingo, 7 de octubre de 2012

De vuelta a la rutina

El jueves el físio me dio permiso, me dijo que el viernes, despacito y sin forzar, podía volver a trotar. Sólo me puso una condición. Si en las cinco primeras zancadas me dolía tenía que parar.
El viernes mis quehaceres no me dan ni cinco minutos así que el sábado por la mañana me puse mis zapatillas y salí. Iba con miedo, no lo niego, no os imagináis es trastorno que me hace que me duela nada, no sólo por ir o no a correr, sino porque encontrar un hueco para ir al médico y otro para ponerme frio o calor me resulta tremendamente complicado.
Iba también pesarosa, esa semana de parón ha supuesto un paso atrás en los escasos avances de mi estado físico.
Todos mis miedos quedaron atrás en cuanto a los 5 minutos de carrera ví que podía seguir. Y seguí hasta los 10, y camimé 3 y volví a correr, 13. ¡Qué contenta volví a casa!. No fueron más que tres kilómetros en casi media hora (26 minutos), pero el tobillo no me duele y aún fuí capaz de llegar a casa sin llamar a una ambulancia, creo que empiezo a sentir eso de que "correr engancha", mañana confío en volver a bailar en aeróbic y el martes saldré de nuevo a correr.
He decidido olvidar mi tabla de entrenamiento,  tengo marcados 5 km, empezaré trotanto, haré escalas marchando y volveré a trotar cunado pueda, tengo que ser capaz de hacer esos 5 km.

jueves, 4 de octubre de 2012

Organización, organización

Esta clarísimo que lo de ser metódico es imprescindible siendo descerebrado, como yo. Asocio ideas y recuerdos para no perderme en fechas y tareas.
La semana pasada recibí una comunicación de la empresa donde trabajo anunciando para este lunes el comienzo de la campaña de vacunación de gripe.
Lo apunté en el calendario para no olvidarme del pinchazo del lunes.
Poco después revolviendo en el basurero que es mi monedero (os juro que tengo síndrome de Diógenes) encontré mi carné de donante de sangre y recordé que tenía que donar, que justo el lunes hacía seis meses de mi regreso de Kenia y que el riesgo de malaria había pasado. Mi neurona estornudó: gripe-donación, ¿gripe-donación?. Caí en que el año pasado no pude donar en la unidad móvil de cerca de casa porque me había vacunado, así que me puse a mirar para cuando estaba prevista esa unidad cerca de casa.
Para los que vivís en Madrid esta es vuestra referencia: http://www.madrid.org/. En esa página encontráis tanto las unidades móviles como los puntos fijos. Lo revisé y me extrañó no encontrar en la programación de todo el mes la unidad móvil que yo buscaba. Ahí quedó la cosa.
Un poco después recibí otra comunicación en mi puesto de trabajo que me indicaba que hoy día 4 tenía prevista mi revisión de salud en el puesto de trabajo, así que pensé en vacunarme una vez pasado el correspondiente análisis de sangre.
El martes iba yo con los duendes al dentista y ¡toma ya, la unidad móvil que yo buscaba casi en la puerta de casa!, no corrí, volé al dentista y de vuelta, a las 8 menos cinco lancé a los niños a casa y salí como alma que lleva el diablo a donar.
Llego, como siempre me preguntan si es la primera vez que dono, les digo que no y entonces me dan el formulario y me dicen que sólo con el nombre y mi carné de donante no tengo que rellenar ningún dato de filiación más.
Guay.
Contesto las preguntas y le doy el formulario al asistente junto con mi carné de donante y entonces me dice que esa tarjeta no le vale. ?????????.
Resulta que yo soy donante de la Comunidad de Madrid pero no de la Cruz Roja (ni me había fijado os lo juro), así que ahora voy a tener dos carnés.
El tema es que hablando con ellos me dicen que es una pena pero que las dos entidades no están coordinadas y que de hecho se da en ocasiones que tienen prevista una unidad móvil el mismo día y en el mismo sitio. ¿Tan difícil es organizarse?.
Cuando acabé salí de allí con la satisfacción de deber cumplido, con 450 ml. de sangre menos, mucha prisa por llegar a casa (eran casi las 9) y tres cajitas como esta:


Cada una tenía una bolsa de patatas, unas palmeritas de hojaldre y un zumo de naranja y por supuesto fueron para mis duendes, para que vieran a donar no sólo es estupendo sino que además tiene premio.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Lesionada

No, si ya decía yo que tanto deporte no podía ser sano.
Después de correr el jueves pensé que el sábado sería el día para resarcirme de no haber podido correr de nuevo esos 12 minutos seguidos. El sábado por la mañana llovía a mares, en la calle y en casa en forma de lágrimas (de cocodrilo) de mi hada que "necesitaba_urgentemente_una_impresora_a_color", así que el paraguas consistió en salir a comprar una.
Entre unas cosas y otras pensé que dejaba la "rutina" para el domingo.
El sábado por la tarde tenía entradas para un concierto en el Auditorio Nacional. En mi cabeza la ecuación se organiza de la siguiente manera: Concierto=Vestido políticamente correcto+tacones.
¡No pude calzarme con tacones!. Es cierto que el tobillo izquierdo había estado molestándome, pero no le había prestado atención, había seguido corriendo, yendo a aeróbic y sin parar, pero el domingo apenas podía caminar.
Tengo un "desquince", no, no es una equivocación, creo que con esta son quince las veces que este maldito tobillo me duele.
Ale, os dejo que me voy al fisio (corriendo, espero que no se entere...)

Como agua de Mayo


Así espero yo que llegue el libro a las librerías. Ya son dos los paseos que me he dado y aún no llega,  ¡Jesús que larga se me está haciendo la espera!.
Lamar, mi querida Lamar tiene un nuevo libro:
http://www.edelvives.com/literatura/ala-delta-literatura-infantil/1-ala-delta-serie-roja-5-anos/68-siete-noches
Me encanta, ella me encanta, el libro supongo que también, como el primero que le publicaron (http://mermeladadeamor.blogspot.com.es/2010/04/ya-es-mio.html), pero tendré que esperar para comprobarlo.
Decir que escribe bien suena tonto, hay que escribir muy, pero que muy bien para que en los tiempos que corren te publiquen un libro, además de escribir muy, muy bien hay que ser muy perseverante para que te publiquen, no uno, sino dos libros, y ahora habrá que tener paciencia porque no hay dos sin tres.

Lamar, me molas mogollón (ala, edita y corrige eso…)

jueves, 27 de septiembre de 2012

25/09/12 y 27/09/12

El martes, después de despedirme del endocrino, con lágrimas en los ojos por la impotencia me calcé mis zapatillas y salí a correr.
En teoría debía hacer 5 series de 3 minutos corriendo y 1 andando, pero al llegar al minuto tres vi que podía seguir, y en el cuatro, y en el cinco y así hasta el diez. Caminé 5 minutos y corrí otros diez. Me sentí bien conmigo misma. En mi vida pensé que podría llegar a correr 10 minutos seguidos os lo juro.
Mirando en mi tabla de entrenamiento, mi proeza suponía un salto adelante de casi dos semanas en la rutina.
Hoy lo he intentado, pero no ha podido ser.
He empezado bien, doce minutos del tirón me parece la caña. He caminado dos minutos y he pretendido volver a correr doce. Imposible, a los seis he tenido que cambiar la carrera por la marcha, durante un  minuto y volver a correr. Quizás hubiera aguantado seis, pero a los cinco se me ha terminado la pista urbana en la que entreno y moralmente no tenía ganas de dar la vuelta y avanzar de nuevo, aunque de saber lo que me esperaba lo hubiera hecho...
He caminado hasta casa y al llegar ¡nadie me ha abierto la puerta!, me ha tocado esperar quince minutos congelada hasta que mis duendes y mi tercer par de manos han entrado a casa después de jugar en la zona común de mi urbanización.
Aún me dura la tiritona.

Adios endocrino, adios...

Me rindo, no puedo más, el martes me despedí del endocrino que llevaba visitando de manera semanal desde el 1 de Diciembre pasado. Un desastre, para qué pensarlo, saldo de casi 11 meses, dos kilos menos, que en algún momento llegaron a ser cuatro. (no me preguntéis cómo llegaron a ser cuatro y donde ni cómo me encontré los dos que perdí porque no tengo la menos idea).
No funciona, la dieta no me funciona, ya lo he probado todo, la dieta Dukan, la baja en calorías, comer sólo fruta y verdura, ayunar un día a la semana, tomar Allí, las pastillas de Inneov para adelgazar, el Chitosan y Chitosan forte de la farmacia. No hay nada que hacer.
Soy disciplinada, si lo que toca es una hoja de lechuga y una loncha de pavo, eso es lo que tomo, no pruebo el pan, ni la pasta, ni el arroz, las patatas sólo en forma de tortilla de patata como premio especial y en porción digna del Ratón Pérez.
Como a algo tenemos que echarle la culpa del fracaso, el endocrino insistía en que "no quemo calorías porque no me muevo", porque según él correr de un lado a otro con tres niños no vale, así que en un último intento me apunté a "la vida sana", resultado, un kilo más en 10 días. Y no me vale eso que dicen de que estoy cambiando grasa por músculo porque cada vez tengo más volumen.
Se acabó.
Se acabó el endocrino, que no la dieta ni el ejercicio, no puedo hacer más, si mi cuerpo no responde no puedo cambiarlo, o me acepto como soy y voy intentando al menos no subir o me pongo el huelga de hambre. No os creáis que iba a costarme demasiado, eso sí, mi actividad física tendría que reducirla al máximo y hoy por hoy creo que lo voy a dejar.
Este post es un "yo confieso", confieso que me siento fracasada en el control de mi peso, mi volumen y mis michelines y os puedo asegurar que no ha sido por falta de empeño ni perseverancia.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Cincuenta sombras

(Sin que sirva de precedente etiquetaré esta entrada en "Cultura general" aunque la trilogía no creo que merezca tal clasificación.)

Las he leído del tirón. Terminé Señoras y criadas y, aunque tenía la versión para ebook de los tres libros me compré el primero en versión escrita.
Un bodrio, mal escrito, mal editado, repetitivo, lo tiene todo pero ¡te engancha!. No vamos a buscar razones exotéricas para ello, el tema es morboso, muy morboso y todos somos morbosos en más o menos medida.
El primer tomo "Cincuenta sombras de Grey",carece de todo argumento, de hecho, no preguntes a nadie que lo esté leyendo por dónde va porque la respuesta sería "después del tercer polvo" o algo similar, y después de los cinco primeros (polvos) pierdes la cuenta.
El segundo "cincuenta sombras más oscuras" es algo mejor, tiene un hilo conductor fino y a veces te intriga algo más que con qué la atará para el siguiente (polvo, por supuesto).
El tercero "Cincuenta sombras liberadas" es para mí, el menos malo de los tres. Tiene una trama un tanto forzada, pero me gusta más. Eso sí, que no lo lea ningún especialista en obstetricia o demandará a la autora por fomentar prácticas sexuales de riesgo en caso de embarazo.
Lo dicho, que hay que leerlo, porque TODAS lo estamos leyendo, incluso las que dicen que no (a más de una he pillado yo con el tomo forrado para disimular) y una vez leído, echarlo al arcón del olvido porque, sin duda alguna si pasa a los "anales" (con toda la segunda intención que queráis) no será a los de la literatura de calidad.

A ver, pregunta para las que corréis...

(22/09/2012)
¿Cuándo empiezas a sentir eso de que "correr engancha"?, porque yo, a lo que me siento enganchada es al sillón en el que me siento a atarme las zapatillas.
Rutina de ayer: 1,5 km, andando, corriendo, alternativamente y apuntar el tiempo: 8 minutos. hice mi rutina y seguí. Al final corrí 15 minutos pero en varias tandas: 3+2+3+5+2.
Llegué al circuito urbano en el que "entreno" y pensé en echar a correr sin controlar minutos, el problema, que empiezo a demasiado ritmo y a los 3 minutos creí que me moría. Caminé dos y volví a las zancadas de carrera. La verdad es que esa tanda de 5 minutos no fue tan difícil como pensaba. No sé dosificarme. Me faltan 5 semanas para esa la carrera a la que estoy apuntada y sinceramente, no me veo capaz.
Por cierto, me he comprado un sujetador de running morado, por aquello de la penitencia...

viernes, 21 de septiembre de 2012

¿Es que yo no tengo derecho a aburrirme?

Es que mi vida es una sorpresa continua, y a mí me gustan poco las sorpresa, yo en mi cuadrícula soy feliz, pues no ea, sorpresa tras sorpresa.
Mi Sol ya no cojea, al subir o bajar escaleras aún le molestan levemente los gemelos, pero no parece que vaya peor.
He empezado la mañana atropellada, se me han pegado las sábanas y por si eso fuese poco, Garbanzo me ha llamado porque ¡oh, su cama estaba mojada!.
He salido tarde y me he encontrado con que la huelga de transporte público ha animado a todo el mundo a sacar el coche, hay mucho "tranquilo" al volante y yo siempre voy con prisa.
La jornada en linea con las anteriores, sin más, luego comida con otras mamás de amigos de mis hijos para inaugurar el curso escolar.
Luego ha empezado la fiesta.
Cuando he recogido a Garbanzo salía llorando porque se ha caído y tenía pupa en la rodilla, nada, aupa, en brazos de mamá a recoger a los hermanos. Y me veo a mi hada ¡con el tobillo derecho vendado! y una nota de la enfermería del cole para que la viera un traumatólogo. A la mierda mi plan de viernes de ir a clase de golf con los duendes.
Llamo al santo padre, al mío, para que me eche una mano, un día me la va a echar de verdad pero va a ser al cuello. Le pido que lleve a Garbanzo y  Sol a su clase mientras mi Hada y yo vamos a urgencias. Mi Garbanzo se rebela y decide que la pupa le duele mucho y que no va.
Al final en el hospi el traumatólogo casi no podía aguantar la risa, tiene una distensión, sí un levísimo esguince que no le requiere ni de reposo siquiera, con no hacer deporte en 10 días basta. He corrido del hospi a casa, he soltado a mi teatrera favorita y he volado a por mi Sol, porque mi padre le ha llevado pero tenía cita médica a las 7.
Así que ahora estoy en casa, pegándome con ellos para que se vayan a duchar y he decidido que esta noche salgo, fiesta loca, borrachera general, o lo que sea, pero que me escapo de casa, fijo.
¡¡Quiero aburrirme!!

jueves, 20 de septiembre de 2012

20/09/12

He cumplido mi rutina de hoy, si os digo la verdad no siento que cada día me cueste menos esfuerzo, ni mucho menos, pero hoy, después de no tener que ir al hospi y cambiarlo por una visita al hipermercado más cercano a por una mochila para mi hada, hoy, tenía ganas de escaparme, correr y correr, escapar y no volver.
Cuando he llegado a cada de vuelta (hace media hora), no he podido dejar de reflexionar por qué corro, correr cuando te persiguen es de cobardes y cuando nadie te sigue, de idiotas.
Me persigue el miedo, soy cobarde, y cuando no, soy idiota

Miedo, no te quiero cerca

Cuando el miedo me acogota, ni una neurona me funciona. Mi capacidad de razonar se va al carajo y me vuelvo loca.
Mis duendes empezaron el cole el lunes, sí, sí, este lunes (sin comentarios), el martes por la noche a mi Sol le dolían las piernas. Ayer se levantó con dolor en los gemelos y cojeaba notablemente al andar.
Todos los síntomas eran de unas agujetas, pero es mi Sol y mi cabeza se dispara. La otra vez que que le dolieron le hicieron hasta un escaner...
Hoy se levantó igual que se acostó, con dolor, así que me organicé para recogerlos hoy del cole, dejar a mi Hada y mi Garbanzo en casa y acercarnos a nuestro hospi.
Mi cabeza no ha parado en toda la mañana, pero ¡oh, sorpresa!, cuando he ido al cole me ha dicho que estaba mucho mejor, que casi no le dolía.
Parece que sí, que son agujetas.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

18/09/2012: entrenamiento

Definitivamente lo de las zapatillas había que solucionarlo. Pensé en ir a Decathlon, pero durante el fin de semana me fue imposible y entre semana ni me lo planteo, así que fui a los grandes almacenes que todos conocemos y elegí. No os creáis que fue fácil, las zapatillas de corres se dividen entre feas y horrorosas y en esas dos categorías, a su vez entre caras y escandalosamente caras. Al final cogí unas feas y caras de la marca Asics, que os juro que no había oído nombrara en la vida pero que por lo visto son estupendas. Ayer las estrené y tengo que decir que el resultado fue bueno, yo creo que echas a correr para escapar de lo feas que son, rutina: dos minutos de carrera, tres de paseo, tanda de seis.

15/09/2012: rutina

Bueno, como sobreviví a los dos primeros días de carrera, decidí continuar. Como la avaricia rompe el saco, a mi, a poco mas y se me rompe alguno de los músculos que he descubierto que debo tener en la parte de atrás de mis piernas. Os cuento...
Resulta que, como lo de hacer deporte no es lo mío, pero lo de ser fashion sí, los Reyes me trajeron hace un par de años unas Reebook Easy Tone, sí, ya sabéis, aquellas con las que se supone que se te queda un culo estupendo al andar, paparruchas...
El caso es que empecé a correr con esas y ese fue el origen de mi dolor. Resulta que la suela no es plana con el fin de obligar al cuerpo a mantener un cierto equilibrio al andar que fuerza los glútenes.
Con todo y con eso que sepáis que cumplí mi rutina: un minuto de carrera seguido de uno de paseo, ronda de diez.

jueves, 13 de septiembre de 2012

¡Estoy muy orgullosa de tí!

Ya somos uno más, una persona maravillosa se ha unido al ejército de los donantes de médula, estoy que no quepo en mí de gozo. Estoy muy orgullosa de tí Laura.
Gracias, siempre gracias, de todo corazón.
http://creciendoconcarlota.blogspot.com.es/2012/09/lou-tienes-un-regalo.html

Diario ¿salud?: 13 de Septiembre 2012

Ayer mi hada decidió venirse conmigo a la clase de aeróbic, le apetecía reírse un rato...
La clase fue ligera, mucha tonificación muscular, que debe estar siendo efectiva porque me duele hasta donde nunca supuse que podía haber músculo alguno.
Estoy que me muero, pero como lo que no te mata te hace más fuerte, hoy he vuelto al running. Misma rutina que el martes, 1 minuto de carrera, 2 de paseo, tanda de seis. Lo confieso, he hecho trampa. Al final de la tercera rutina me he tenido que sentar, por un momento he pensado que me iba a dar un infarto, me dolía el pecho, notaba mi cabeza latir, horrible. Pero me he recuperado y he seguido.
Dicen las chicas que en 2 semanas estaré en condiciones de correr 15 minutos del tirón, no se lo creen ni ellas, si no podía con 15 años, ahora menos, pero no dejaré que me cojan viva...

Diario ¿salud?: 11 de Septiembre de 2012

Los cuarenta me pesan, los cuarenta y los dos kilos extras que se me han pegado otra vez como lapas. Llega septiembre y al menos para mí es inevitable pensar que no puedo seguir así, que tengo que moverme (aunque nunca paro), que el deporte está inventado y que "la gente dice" que es sano.
Mi estado físico es de decrepitud completa, lo sé. No es que crea que voy a mejorar espectacularmente pero estoy dispuesta a intentar ganar un poco de fondo.
Empecé por apuntarme a aeróbic, lunes y miércoles, de iniciación y resulta que hace dos años, cuando me apunté y lo dejé a los tres meses era avanzado, la profe que es la misma y que se acordaba de mí (¡cielo santo que mal debía hacerlo!) me dice que quizás debería cambiarme al otro grupo, no se.
Pues eso, aeróbic lunes y miércoles.
Pero me he dejado liar. Yo, que no he corrido en mi vida ni para coger el autobús, me he apuntado a una carrera de 5 km con mis amigas. No me digáis que no es de ser auténticamente gilipollas.
¡Calma, para todo hay solución!. Un entrenador personal amigo de una de nosotras nos ha preparado una tabla de entrenamiento para cuarentonas_decrépitas_madres de familia que no tiene desperdicio, como él dice, no tenéis excusa, empieza un lunes y ya ese día toca descanso.
Al tema, primer día, lunes descanso, martes (11/09/2012):1 minuto de carrera, dos de paseo, rutina de seis repeticiones. Este es el mensaje que les puse a las chicas cuando conseguí llegar a casa:
"Hola chicas, os escribo desde aquí abajo. El tío vestido de rojo, con cuernos y cola de la puerta dice que he llegado al infierno, pero os aseguro que después de mi primer día de entrenamiento, a mí me parece el paraíso, sólo falta un Zara cerca"...

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Garbancito ya es mayor


Todo el mundo me regaña, dicen que le mimo demasiado, que con casi cinco años no tiene edad de que le cargue en brazos y le cubra de besos. Dicen que le malcrío, dicen, dicen, dicen…
¡Que digan lo que quieran!. Que levante la mano quien no quisiera que le mimasen, que se lo comieran a besos, que le dedicasen la vida. Yo lo hago con mis tres hijos, pero claro, cargar con Juan y sus famélicos 17 kilos (percentil 19, ya os hablaré de eso), no es igual que cargar los más de 30 de mi Hada y mi Sol, además, qué caray, les mimo porque me da la gana, y punto.
Garbancito hace mucho que se quitó el pañal de día, más de dos años y medio, pero por la noche era otro cantar. Tenía una potomanía, bebía agua y más agua por la noche, yo le rellenaba el biberón al menos 3 veces, con lo que llegábamos casi al litro por noche, y eso no hay vejiga que lo aguante.
Este verano hablamos seriamente con él del tema del biberón. Le hicimos ver que ya era muy grande para usarlo, aunque sólo fuera por la noche. Lo cambiamos por un vaso-biberón antivuelco y con eso dejó de beber tanta agua. Y como lo que no entra no tiene que salir, dejó de mojar el pañal.
Llevaba ya desde primeros de Agosto sin mojarlo, pero se sentía seguro pidiendo que se lo pusiéramos cada noche, hasta que ayer dijo que no, que ya no lo quería.
¡Se ha levantado seco!, definitivamente se hace mayor, y yo, y yo, y yo, necesito un bebé en casa…



miércoles, 5 de septiembre de 2012

Una cama, dos formas de ver la vida

Se acerca mi aniversario de boda, y va para trece años pero las que nunca se alejan de mis pensamientos son mis abuelas, tan dispares como irrepetibles.
Hace trece años, antes de casarme, me puse a comprar y preparar todo eso que se llama el “ajuar doméstico”. Vale que en su inmensa mayoría lo elegíamos al alimón y coincidíamos en gustos, pero al llegar al momento “ropa de cama” vimos claro que nuestros caminos eran discordantes sin posibilidad de encuentro.
En mi casa se usan y se seguirán usando sábanas, bajera, encimera, almohada, manta en invierno con concha y colcha fina en verano con otra más bonita para cubrir, en la suya, fundas nórdicas.
En el verano del 98 mi contrario y yo nos fuimos con unos amigos a la Expo de Lisboa y yo compré (en Sintra) una colcha de algodón beige preciosa que es la que sigo usando en verano. Pero el cisma surgió con la ropa de cama de invierno, la posibilidad de usar edredón y funda nórdica era un mundo nuevo para mí. Me convenció el hecho de que parecía calentito y yo soy muy friolera.
Bueno, pues así se quedó la cosa.
Ya avanzado el mes de Noviembre del 99 invitamos a mis abuelos a merendar a casa, por supuesto, con el recorrido turístico por cada habitación.
Al llegar al dormitorio un “qué bonito” educado y ale, a la merienda.
A los pocos días me llamó mi abuela Torina por teléfono para decirme que en qué casa me había educado yo y qué clase de cama era esa que parecía un jergón de hojas como los que usaban los camineros de su pueblo. Eso no era, a su entender, una cama de persona decente, ahí lo que hacía falta era una buena manta y una bonita colcha…
Así se quedó la cosa, aquello era la cama de una “mala mujer” poco menos.
Mi Pepa no dijo ni mu, en ese momento. Fue sólo al cabo de algún tiempo, más de un año si no recuerdo mal que volví a invitarles a merendar en casa y entonces y sólo entonces fue cuando me dijo,  “a ver si esta vez de acuerdas de hacer la cama, que la última vez tenías todas las sábanas revueltas”. ¡Me quedé en el sitio!. Le expliqué que la cama estaba hecha y que era así, una funda nórdica con tejido de sábana que esconde un edredón calentito y que te evita tener tanta ropa de cama. “Pues hija, me parece muy requetebién” fue su contestación.
Una sola cama y dos formas de ver la vida y ellas dos que dejaron un hueco en mí que no se llenará nunca.

jueves, 30 de agosto de 2012

Superficial y vulgar

Así soy yo a veces, o así me comporto a ratos y me gusta. Parece fácil pero a mí se me complica extraordinariamente. No, no penséis que voy de profunda por la vida, que va, voy de plasta, que es parecido pero menos elegante, los profundos reflexionan, los plastas le damos vueltas en la cabeza a las cosas sin llegar muchas veces a una solución. Y vulgar, pues bueno, prefiero pensar que no lo soy a diario, salvo en mi forma de hablar que según el santo padre, el mío, deja mucho que desear.
Pero a veces me lo propongo y poquito a poco parece que hago avances en superficialidad y vulgaridad y me ayuda. Empiezo por evitar cualquier pensamiento, en nada, ni trascendente ni simple, me dedico a mirar y vaciar mi cabeza, en cuanto a la vulgaridad, bueno, hago lo que puedo, sin pasarme que ahí la vuelta atrás me iba a costar demasiado, una se acostumbra y …
Vaya rollo, total pa na, sólo para contaros que el martes decidí ser superficial y vulgar por la tarde, mientras iba de tiendas. Entraba en unas y otras, sin pensar en cual estaba y me probaba las cosas más dispares, sin reparar en si me hacían falta o no, si me gustaban o no, si me quedaban bien o no, sólo por el placer de verme disfrazada de “otra yo”.
Dejé que la superficialidad me atrapase, pero sólo por un rato, que al sacar la tarjeta de crédito hay que reflexionar aunque sea un poco. Al final pasé un rato divertido, me reí un montón probándome vestidos con
péplum (ese volantito a la cintura tan de moda). Me tendríais que haber visto, dado el ancho de mis caderas aquello parecía el todo de un circo.
Los pantalones llenos de pinzas en la cintura tienen su gracia, si es que quieres parecer embarazada por delante y por detrás y las transparencias me parecieron interesantes, para trabajar en un cabaret principalmente.
Al final dejé de apostar por la superficialidad y compré un pantalón básico
en color gris marengo y un vestido (sin volantito) en color burdeos.
Una vez abandonada la superficialidad me centré en la vulgaridad, entendámonos, con un límite. Me compré toda clase de porquerías en una tienda, de todos los tamaños y colores, con pica pica y sin él y me las comí mientras paseaba entre los escaparates sin reparar ni por un segundo en lo poco elegante que resulta llevar un regaliz colgando entre los labios, ¡a la mierda!.
Me sentó bien, tengo que repetirlo más a menudo.