Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

sábado, 22 de julio de 2017

Olor a jabón Lagarto

El jueves fui a cazar Pokemons.
Mi pequeño garbanzo me había insistido durante toda la semana y no tuve más excusas. Ya que había que hacerlo, mejor que fuera por un sitio agradable y nos fuimos a nuestro "bosque particular".
Caminamos un montón, hora y media, primero buscando Pokeparadas y luego caminando hasta los 400 últimos metros imprescindibles para "evolucionar" uno de esos bichos.

A mi abuela Torina le encantaba lavar la ropa a mano, en aquel abrevadero que hacía muchos años que había dejado de usarse. Usaba una piedra para frotar y yo disfrutaba viéndola e imitándola. En verano, se levantaba al amanecer y en esa esquina del corral donde estaba la pila sacudía las piezas de ropa, y las ponía a "solear" para que quedasen de un blanco radiante, y luego las aclaraba y escurría para poder tenderlas de manera primorosa. Tenía toda una técnica que yo heredé, esas son las verdaderas herencias valiosas...

En nuestro bosque particular hay varios circuitos de ejercicio, era donde yo solía ir cuando corría, lo echo de menos pero la pereza y los kilos de más son más fuertes que mi voluntad. Pues eso, al incorporarnos a uno de los viales por donde la gente corre nos adelantó un señor entrado en los 60 años y fue pasar por mi lado y ... ese olor a jabón lagarto me transportó 35 años atrás y de repente me encontré sentada en el suelo del corral mirando a mi abuela lavar la ropa.

Pude sentirla, pude ver el sol blanqueando la colada, pude verla escurrir la ropa y pedirme ayuda para tender las piezas más grandes.
Hay instantes en que me parece imposible que ya no estén aquí porque los siento tan, tan cerca que podría tocarlos.
Y todo eso, cazando Pokemons.


jueves, 13 de julio de 2017

Madrid, ciudad para turistas

Nací en Madrid, toda mi vida la he pasado aquí, siempre (hasta ahora) me ha gustado esta ciudad para vivir.
También es verdad que no vivo en el mismo centro.
Siempre se decía que lo que quedaba fuera de la M30 no era Madrid, vivo dentro, al límite, pero dentro.
Me gusta mi barrio, es tranquilo, muy bien comunicado, con metro y autobuses variados, a pocas paradas (y un transbordo) de Sol (sólo Sol, sin Vodafone ni otros inventos) y sobre todo, a escasos 150 metros de uno de los mayores pulmones verdes de la capital. Tengo todo lo que necesito.
Ir al centro siempre ha sido una excursión, de las que se hacen en transporte público, te ahorras el parking y el agobio, el problema ahora es que el "centro" se extiende como una mancha de aceite en un mantel.
Si os digo la verdad, que la pasada Navidad se cortase la Gran Vía al tráfico no me pareció mal, ya os digo que desde el 5 de Diciembre al 10 de Enero ni se me pasa por la cabeza ir por allí. Es verdad que es una arteria muy grande y que dificulta mucho el tráfico en general ese corte, pero, no se puede dar gusto a todo el mundo.
El problema, más que el corte de determinadas vías al tráfico, yo lo veo en el tema de las bicis y los carriles bici.
¿De verdad creéis que los "lugareños" nos movemos en bici?, bueno, sí, mi contrario y mis duendes acaban de salir a dar un paseo en bici..., por un camino forestal que comparten con los runners...

Por mucho que la actual alcaldesa y su equipo se empeñen, Madrid no es ciudad para bicicletas, no es llana, pero mucho peor es la disposición de los carriles bici que están haciendo y peor incluso es la "necesidad" de compartir vial entre coches, motos y bicis.
Creo que, en general, lo del paseo en bici por el Madrid de los Austrias es muy bonito para los turistas, pero los que pagamos impuestos (y el pato de tanto invento) somos los que estamos empadronados en Madrid y pagamos aquí nuestros impuestos.
Yo trabajo en la zona de Chamberí. Es toda zona de aparcamiento regulado, lo que me obliga a pagar un parking todo el año si quiero llevarme el coche.
Vale, no os echéis las manos a la cabeza, por supuesto que podría ir en metro a trabajar, tardaría 15 minutos más de lo que tardo ahora, y eso, a las 8 de la mañana no es mayor problema, pero a las 3, cuando salgo sí, porque si vuelvo a casa en metro para coger el coche, no llego a por mis hijos al colegio.
El colegio de mis hijos está en el extrarradio y no hay metro que valga.
Y salgo y me encuentro en la calle Fernando el Católico un carril separado para el bus y otro para coches, coches, y motos y bicis y furgones de reparto. Y los felices ciclistas, sin casco en la mayoría de los casos, van por mitad del carril, supongo que porque es así como deben ir, pero a su paso... y no te quiero decir nada cuando giran por Vallehermoso ¡que es cuesta arriba!, el acabose. Y no les pites y no les digas que se aparten un poco, porque te llaman de todo menos bonita, eso sí, que se ponga el semáforo en rojo que entonces les falta tiempo para subirse a la acera y seguir pedaleando.
No me gusta compartir carril con ellos, son demasiado vulnerables.
Mención aparte merecen los carriles bici, los han situado el Alberto Aguilera por lo menos, a la derecha de los dos carriles de coches, entre estos y el del bus, con lo que si quieres girar a la derecha, digamos hacia la calle Fuencarral en Bilbao tienes que atravesar entre ellos, parándote en mitad del carril hasta que puedes, ¡y que no coincida con que pase el autobús!.
Esta semana ha habido un accidente terrible en la Calle de Alcalá, la primera víctima de entre los ciclistas. Lo siento muchísimo, por favor no penséis que soy insensible, pero es que me parece que hasta ahora la suerte ha sido demasiada.
En la selva las gacelas y los leones conviven..., como pueden y sin estar en el mismo sitio a la vez.

martes, 4 de julio de 2017

Fin de curso, piojos y neumonía (in crescendo)

Lo he puesto así, de mejor a menos bueno (estoy harta de que me digan que tengo que ver el lado bueno de las cosas).
Mis hijos terminaron el cole el pasado 21 de Junio, ya se que es pronto, pero su cole es así, empieza el último y acaba el primero, eso sí, empieza y termina con la jornada completa.
Como iba contando, con el fin de curso y la ola de calor, los planes de piscina se multiplicaban. Mi Hada había quedado en que el viernes 16 se venía a casa, a la piscina, con una amiga. Cuando la recogí del cole me dijo que se encontraba fatal, que le dolía mucho la cabeza, que estaba mareada y que tenía mucho calor. Sinceramente pensé que tenía una insolación.
Al llegar a casa se puso el termómetro y tenía 38,6ºC, aunque con paracetamol le bajó hasta 37,5ºC.
Por la noche tenía casi 39ºC así que dormí con ella para controlar la fiebre. Se levantó con 38,5ºC. Pasó el día bien, pero la fiebre con el antitérmico bajaba poco y a las 6 horas volvía a subir, no tenía dolor en ninguna parte. Por la noche, viendo que no bajaba nos acercamos a urgencias.
Nada, "un virus" dijeron, que esperara 48 horas más.
El domingo amaneció con 39,3ºC...
No quería volver al médico, y a mi también me pareció precipitado, no hacía ni 12 horas que habíamos salido de allí.
Pero la fiebre no bajaba, así que el domingo por la noche a las 24 horas de la visita anterior volvimos al hospi.
Volvieron a insistir en que no le veían nada, quizás la garganta algo irritada, pensaron que podía tener Streptococo y le hicieron un frotis. Yo insistí en que tenía algo más, que quizás una neumonía...
Me miraron raro, me preguntaron si las tenía frecuentemente, jamás, en casa ninguno había tenido neumonía. Pero puse cara de "aquí no me voy sin un diagnóstico" y accedieron a hacer una placa.
Tardaron 45 minutos en darnos el resultado. Cuando nos llamaron empezaron e entrar enfermeras al box con todo tipo de máquinas. Mi cara debía se ser un poema. La doctora me dijo que tenía una neumonía y no pequeña.
Lo más importante era la saturación y controlar que con antipiréticos de uso doméstico la fiebre bajaba hasta rondar los 38ºC.
Después de un rato nos dejaron irnos, la neumonía estaba encapsulada, no había derrame y saturaba bien. Tenía dos neumonías superpuestas una como de neumococo y otra atípica, así que le chutaron Augmentine y claritromicina a tope, además de los antipiréticos.
Nos mandaron volver el martes, por urgencias.
Y mientras mi niña que lo único que quería era bailar en la fiesta de fin de curso del miércoles...
El martes la revisaron y muy seriamente la doctora le dijo que el más mínimo esfuerzo podría producir un derrame y que entonces el ingreso sería inevitable, que ella vería si un baile de 5 minutos le compensaba una semana mínimo de hospitalización...
No bailó.
De urgencias ya nos derivaron al pediatra de cabecera, fuimos el jueves,  y el lunes, y el viernes. Al final 15 días de antibióticos y revisión con placa hacia el 20 de julio para ver si está limpio ya el pulmón.
El primer martes, después de la revisión empezó a decir que le picaba la cabeza...
No os he contado, pero mi primera incursión en el mundo del piojo fue el 27 de Julio de 2012, justo un día antes de cumplir 40. Hasta ese día nunca había visto un piojo, jamás. Ese día los vi en la cabeza de mi garbanzo, en la de mi Hada ¡y en la mía!, cumplí 40 siendo piojosa por primera vez en mi vida...
Pues eso, que si con la neumonía no era suficiente, encima piojos. Ya hemos hecho los los dos tratamientos (separados por una semana) y uno extra "por si acaso".
No lo soporto chicas, creo que los piojos son, de las cosas comunes, lo que más me saca de mis casillas. De hecho yo creo que los laboratorios sueltan piojos por los colegios, y he desarrollado la teoría de que son grandes nadadores, porque os juro que estoy convencida de que mis hijos los cogen en la piscina.
En fin, que ya estamos de veraneo (que no de vacaciones).
De las notas de mis duendes no digo nada porque me vengo arriba y no soy capaz de dejar de pavonearme.

sábado, 3 de junio de 2017

Dentro de ¡Hola!



Acabo de llegar de Sevilla y si os digo la verdad me hubiera quedado sin dudarlo. Vale que hace calor, pero es tan bonita la ciudad que todo se perdona.

La visita ha sido muy breve. Llegué el jueves a las 7 de la tarde. Tenía cena de protocolo así que me duché y me puse mona. Cenamos en Abades Triana, que es un sitio precioso completamente acristalado frente a la Torre del Oro, no me acuerdo de la cena, no prestaba atención más que a las luces de fuera.
El viernes hice por la mañana un recorrido turístico que se me quedó corto.

 
Pasear por el barrio de Santa Cruz es fantástico, y la plaza de España, pero me faltó entrar en la catedral y en la Macarena y en el Gran Poder.

Si os digo la verdad era un viaje de trabajo de mi contrario y no tenía intención de acompañarle. Coger un día de asuntos propios no me cuadraba. Pero nos pasaron el programa oficial y esa "comida en el palacio de Las Dueñas" me sonó a gloria.

Llamadme hortera pero era la primera vez que el palacio se cerraba para una comida privada, en el patio y me pareció una oportunidad única. No me equivoqué.
Tomamos un aperitivo en el antepatio, gazpachos de remolacha, ajoblanco de hierbabuena, ibéricos y buen vino.

Nos sentamos a cubierto, en mesas dispuestas alrededor del patio pero teníamos permiso para acceder a las estancias que habitualmente están abiertas al público. Me pareció que el palacio tenía duende. No es la decoración, demasiado recargada, es el edificio en sí mismo, son los patios, las fuentes. Al entrar vino a mi cabeza la imagen de Cayetana de Alba, saliendo a la puerta a bailar el día de su última boda.
¡Que señora más lista!. Os diré que la comida empezó a las 2:30 y terminó a las 6:30 y que de verdad mereció la pena.
Y yo, que me vuelvo con la idea de que Madrid ya no es para mi y que necesito otra forma de vida.
Ya he decidido cual será el destino de nuestro viaje en el puente de Diciembre.

domingo, 28 de mayo de 2017

Sin dormir, carreras populares y hospitales. ¿Domingo?, no se

Ya se que el título me ha quedado raro.
No he dormido, bueno, llevo una semana sin dormir por culpa de lo que (creo que) es una bronquitis. Lo creo porque no he ido al médico para que lo confirme, lo creáis o no, no he tenido tiempo, todo es culpa del aire acondicionado que en todos lados han puesto a tope con estos calores.
He medio sobrevivido a la semana durmiendo en el sofá, en cuanto me da la tos tengo que ponerme más vertical.
Esta noche pasada había sido mejor, sólo había tosido entre las 4 y las 5:30 así que a las 8 aún no tenía pensado levantarme. Mi Hada empezó a llamarme a gritos llorando, decía que no podía parar del dolor en su oído izquierdo, se fue a sonar la nariz y con el cambio de presión el dolor que suele irse al minuto no se pasaban.
Ala, sin pensárselo dos veces me pongo lo primero que encuentro y derechita al hospi. ¿Derechita? ¡Ja!. Al llegar al Bernabeu Castellana cortada por una carrera popular. Me repongo del cabreo inicial y me acuerdo de que otra vez, cruzando Castellana por encima y dando la vuelta en la plaza de los Delfines pude acceder desde el paseo de la Habana.
Doy la vuelta y al bajar me encuentro un coche de policía atravesado para no poder pasar hasta allí. En plan "ahora que no miran" me cuelo por un hueco y sigo feliz por Paseo de la Habana. ¿Que me había creído yo que eso acababa ahí?, la carrera subía por Concha Espina así que he tenido que dejar el coche aparcado y subir andando.
Otitis en el oído medio, una semana de antibióticos y mucolíticos.
Ya, pero había que salir del paseo de la Habana..., pues he tenido que esperar un rato a que todos los corredores hubieran pasado y levantaran las vallas. ¿Os lo podéis creer?, a ver, que a mi me parece genial que haya carreras pero  ¿limitar el acceso al hospital es lógico?, me entran instintos asesinos si lo pienso.
Por cierto que Facebook, que es muy chivato me ha recordado que hace 5 años también estaba en San Rafael tal día como hoy. Hoy hace cinco años que le quitaron el port-a-cath a mi Sol.
Un poco batiburrillo quejicoso me ha quedado esta entrada, será que estoy dispersa, eso va a ser...

lunes, 22 de mayo de 2017

La vida en un "LIKE"

Es difícil ser madre, bueno, difícil, difícil, no, es un reto continuo.
Os conté en esta entrada que mi Hada estaba un poco desubicada. Ha mejorado mucho, muchísimo, lo cual le ha costado un esfuerzo sobrehumano y a nosotros muchas horas se ser hombro en que llorar y muchas ocasiones en las que mordernos la lengua e intentar aparentar tranquilidad.
Todo empezó a primeros de curso del año pasado. En el colegio de mis hijos tienen la "cochina" costumbre de rehacer las clases cada 4 o 5 años. Intentan mantener las amistades más consolidadas y  tengo que decir que en la mayoría de las ocasiones lo consiguen.
El caso es que se juntó ese cambio con la revolución hormonal de algunas de las amigas de siempre de mi hija, en concreto de su "mas mejor amiga desde que empezaron el colegio", Mónica.
Mónica se volvió adolescente de golpe, empezó a tener granos, la regla y a usar tanga todo a la vez.
Mi hija se descolocó. Mónica no hablaba más que de chicos, de salir, de conciertos, encontró otro grupo más en su nueva linea y empezó a dar de lado a mi niña.
Hasta ahí todo normal, vamos que las amigas van y vienen y más a esas edades. Pero claro, eso es como la canción de Mocedades, "tómame o déjame" pero no a medias, ahora te adoro (sobre todo si tengo examen y tengo que completar mis apuntes) y después si te he visto no me acuerdo.
Mi hija, con gran esfuerzo por su parte logró hacerse hueco en otro grupo, mucho más niñas, no salen tanto y cuando lo hacen es hasta temprano y nunca a fiestas locas en las que hay alcohol.
Y resulta que eso no mola.
Con gran pesar por mi parte se hizo una cuenta de Instagram  (y yo otra para controlarla) y se siente  frustradísima porque sus fotos no llegan ni de lejos a los "likes" de las de las polulares de su cole.
Tendríais que ver esas fotos, de fiesta, medio en ropa interior, bebidas, o con botellas en la mano, publicadas a las 2 de la mañana...
Es una carrera por un "like" más es un concurso por ver quien consigue más seguidores, da igual quienes sean, les conozcan o no. ¿Es que nadie les ha explicado a estos niñatos los peligros de las redes sociales?, parece que no.
Y yo no sé como explicar a mi hija que la vida no depende de un "like", que la vida se vive de verdad y no en modo "postureo" de red social.
Lo tengo francamente difícil. Somos muchos los padres que tenemos un perfil en Instagram para seguirlos y, como es lógico, somos muchos los padres que coincidimos con varios hijos en varios cursos.
El sábado, el padre de una de las populares me invitó a tomar café mientras el partido de basket de los hermanos pequeños empezaba.
Salió el tema de la fiesta que habían hecho algunos la noche anterior. Me dijo que había dormido poco porque había ido a buscar a su hija a las dos (!!!!!!) y me preguntó a qué hora había ido yo. Mi hija tuvo otro plan más tranquilo de cine con un par de amigas y no fue.
Pero lo que me dejó pasmada es que nos pusimos a comentar las fotos de la bendita fiesta, chicos y chicas en una piscina a media noche, con botellas por todos lados y cuando le comento que a mí me preocupa verdaderamente el tema del alcohol me suelta "que no es importante, que él se lo ha bebido todo, se lo ha fumado todo y se ha metido de todo y que hay que hacerlo antes y después y que cuanto antes se coja su primera mierda antes aprenderá a controlar".
Las fotos son, con mis gafas de mojigata a todas luces lamentables y tienen cientos y cientos de likes y yo me pregunto si alguien les ha explicado a esos chicos que una like no da de comer, no te sopla en los exámenes y no te hace una persona no más (ni menos) responsable.
Esta vida de mentira que viven nuestros hijos es muy dañina.

lunes, 15 de mayo de 2017

Objetivo Eurovisión 2018

Sí señoras sí, ya está decidido, en cuanto sepa dónde será el festival del año que viene, que yo apuesto porque sea el sábado 19 de Mayo, aunque la página oficial da como fecha más probable el sábado anterior, el 12, esta que está aquí se pone a buscar hotel, transporte y entradas para mi y para mi Hada.
El sitio que se baraja es el MEO Arena de Lisboa así que a por ello.
He creado un chat con mis amigas Eurofrikies, si alguna se apunta, estupendo, pero de que mi Hada y yo nos vamos, nos vamos.
Mi contrario dice que no da crédito, ni falta que hace, con que no de el coñazo y me deje en paz para organizarlo a mi modo me vale.
NOS VAMOS A EUROVISIÓN....