Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

jueves, 28 de mayo de 2015

23 de Mayo: Primera Comunión de mi Sol

23 de Mayo.
Ese era el día, desde primeros de octubre lo sabíamos y lo preparamos. Mi Sol recibía su primera comunión.
Igual que a su hermana, le hice saber que si decidía comulgar debía hacerlo con responsabilidad, que no recibiría ningún regalo y que sería un día familiar. Quiso hacerlo, con sus amigos del cole, así que tuvo que prepararse.
No sé si hace dos años os conté que en el cole de mis hijos los preparan para ello, dan catequesis y les enseñan de manera relajada y sin miedos lo que aquello significa.
Yo, que todo lo quiero tener atado y bien atado (así me llevo los sofocos que me llevo) encargué la tarta a mediados de Enero y la dejé pagada. Una vez más se la encargué a Silvia de www.tartasdesilvia.com, todo un acierto.
Igual que con mi Hada decidimos comer en casa, tranquilos y cómodos y volví a confiar en el mismo catering (Eneldo).
¿Invitados?, los de siempre, nosotros cinco, los tres abuelos, mi hermano y mi cuñada, los hermanos de mi contrario y sus proles y mi amiga María, su costillo y sus piratas, 19 por junto y montón.
Me lo curré.
A mi Sol le encanta el color amarillo. Y el baloncesto. La tarta era en su piso bajo amarilla y el segundo piso era un balón de baloncesto con su nombre. Sentado estaba un muñeco, que simulaba ser él, vestido con el uniforme de los Cleveland Cavaliers, que es amarillo.
Para las mesas había elegido manteles amarillos y los adornos florales también eran de base amarilla. El día tenía que ser del color del sol y de mi Sol. También los invitados iban con corbata amarilla, lo de mi "atuendo" ya si eso, mejor os lo cuento otro día...
Para el menú decidí dos primeros y dos segundos, para que los invitados eligieran, también dos postres, por si con la tarta fuese poco dulce... Los entrantes, pues lo clásico que gusta a todos, buen jamón, tabla de quesos, tempura de verduras con salsa romescu y mini hamburguesas con cebolla
caramelizada. Light todo...
A comer empezamos tarde porque los de siempre llegaron tarde como siempre...
Todo salió fenomenal, los niños lo pasaron genial y eso que el día se empezó a torcer desde la tarde anterior. Mi Sol llegó del cole muy colorado, acalorado y diciendo que le dolía mucho la cabeza. Como siempre se me para el mundo. Creo que se insoló. No tenía fiebre así que le desabrigué,le duché, le mojé la cabeza y pareció mejorar, hasta que a las 4 de la mañana tenía 37,8ºC, le di Ibuprofeno, que a él no debo, pero me arriesgué, sudó lo suyo y se durmió. Al levantarse estaba bien, pero metí en mi bolso pastillas de Apiretal 500 bucodispersables. Cuando llegué al colegio busqué a la enfermera y le conté, no fue consuelo cuando me dijo que era el tercero del día con fiebre. Le dije que cuando entrasen, que le tocara la frente y según viera que le enchufara la pastilla de Apiretal,
pero no hizo falta.
En fin, que llegó y pasó, mi Sol parece encontrase mejor aunque ha vuelto a decirme que le duele la cabeza...

5 comentarios:

MATT dijo...

Vaya tarta chula!!. Lo de hacerlo en casa con catering me parece un planazo, el problema es que en mi casa no cabemos 19 ni de canto. Suerte de casa que tienes!.
La comunión de mis hijos, que la celebramos hace dos años, fuimos a un restaurante en el que no ofrecieron un reservado para nosotros, éramos unos veinte. Recuerdo ese día precioso.
Lo del dolor de cabeza, te digo que me duele hasta a mi que no me duele nunca. Estos cambios de temperatura con saltos térmicos de 20 grados en el mismo día no pueden ser buenos.
Un beso

Amaranta dijo...

Preciosa la tarta y pedazo de madraza que eres. Me alegro mucho de que los niños lo pasaran bien. Y cuéntanos lo de tu atuendo, cuenta.
Entiendo tu inquietud con la fiebre de tu Sol pero sois unos campeones, fíjate lo que habéis recorrido. No hay fiebre que pueda con vosotros. Un besazo enorme.

Sara M. dijo...

¡Enhorabuena a tu Sol! Qué gran acierto lo de decirle que ese día no tendría regalos. Y dejo el tema que me enciendo.
Lo de la fiebre no le hagas caso, los cambios de temperatura. La mía vino la semana pasada de una excursión con una insolación, la pobre pasó un rato horrible.
Por cierto, un consejillo: yo también compraba el apiretal bucodispersable, aunque mis hijos se quejaban de que estaba asqueroso. Hasta un día, que una amiga en casa me pidió paracetamol, se me había acabado el normal y le di ese. Puso tal cara de asco que no ha vuelto a entrar por aqui (el apiretal, no la amiga).Los niños saben perfectamente tragar una pastilla, y al fin y al cabo es exactamente lo mismo.
Ah!!! La tarta, chulísima. ¿De que era por dentro? Mmmmm

Mary María dijo...

Ualaaa qué chulo!! Ten un buen finde guapi!!

Lee mi último post aquí!

¿Nos seguimos? Házmelo saber y yo haré lo mismo:
Mi blog | Bloglovin

♥‿♥

Duna dijo...

Vaya tarta currada!!!
Me alegro que no fuera nada lo de tu Sol, a mi estos cambios de tiempo en el día también me traen frita, aunque la fiebre es mi compañera desde hace unos años, es un coñazo.
Besos