Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

lunes, 31 de agosto de 2015

"Madres tóxicas"

Anda, que guay, si ahora se han inventado otra categoría, después de las "madres controladoras", las "madres súperprotectoras" y otros tipos de madres llegan ellas (yo misma), las "tóxicas".
No estoy hablando de una madre que maltrata y humilla, no es eso, que es del todo reprobable, sino de una madre que controla.
Qué queréis que os diga, que sí, que soy una madre tóxica, ¡y orgullosísima de serlo!, que soy hija de una madre tóxica, lo que es una inmensa suerte.
A ver señores, que lo de "ser madre" hace mucho que está inventado, que hay madres de muchos tipos y que cada cual elige la que quiere ser con su prole, y que así sea, pero yo tengo mi opinión.
Como os decía, soy hija de una madre tóxica, de esas que siempre se han preocupado por mí, por dónde estaba, a dónde iba, con quién iba, a qué hora iba a volver, y no creáis que no, que manifestaba su disconformidad con muuuuuchas de mis decisiones, y trataba de impedir que hiciera algunas cosas, con mayor o menor suerte. Lo que jamás escuché de su boca fue: "ale bonita, tú haz lo que te parezca que ya aprenderás", no, que va. De hecho, lo peor de cagarla es que tenía que escuchar sus reproches durante semanas, el "ya te lo dije", "ya lo sabía yo", "si es que no escuchas". Pero lo que siempre supe es que estaría ahí para recoger mis migajas, curar mis heridas y volver a sermonearme, por supuesto.
Conozco varios tipos de madres, y por lo tanto de hijos, y tengo que decir que los hijos de madres no tóxicas me parece que tienen tendencias a "ir probando", no sé cómo decirlo, total, como ellos son los dueños de sus vidas, pues prueban, que sale bien, estupendo, que no, asumen las consecuencias y todos los demás que los rodean también asumen las consecuencias de aquel.
Un cierto grado de toxicidad es imprescindible, cuando naces es como cuando vas a recoger setas por primera vez, si no tienes alguien que te indique, te guíe y te advierta de los peligros, tienes la posibilidad de terminar intoxicado. Es más, si aún advertido de los peligros decides coger la seta que no es, lo mejor que puedes esperar es que, el que te advirtió te lleve rapidito al hospital, en lugar de quedarse pasmado pensando que ya hizo lo que tenía que hacer.
Lo dicho, que prefiero ser una madre tóxica que una "moderna no tóxica"

5 comentarios:

Irene y Umpa Lumpa dijo...

En el término medio está la virtud...
La verdad es que no sé en qué grupo de todos situaría a mi madre porque ha sido toxiquísima en situaciones en las que no tenía que serlo y en momentos en los que no tenía que serlo (esto te lo digo como madre... lo puedes decir o no... pero yo de las cosas que más he odiado que me haya dicho mi madre han sido cosas como "a tu edad yo ya tenía dos hijos" (para hacer hincapié en una supuesta falta de responsabilidad/¿madurez? por mi parte) y que en otras situaciones haya sido tan controladora como para no permitirme tomar decisiones que me pertenecían (precisamente porque a mi edad ella tenía dos hijos... es decir, en muchas cosas ya sé lo que hago)) Así que ha sido un tanto extraño.

Está bien acompañar y aconsejar. Pero también está bien ir soltando. Dejar tomar decisiones poco a poco... Y caerse, y levantarse (aunque sea con ayuda) Porque de los errores se aprende... y todas las generaciones desde el principio de los tiempos han cometido errores (lo cual demuestra que por mucha existencia que haya de las madres tóxicas a lo largo de la humanidad... el ser humano nunca podrá tomar decisiones perfectas... jaja) Cada vida es una experiencia.

(Ahora... lo que sí que agradecí de mi madre fue que me dejara tener la habitación como quisiera... en el sentido de pósters, pegar chorradas en la pared... incluso pegatinas en los armarios... jaja creo que alguna vez te lo habré puesto, pero me sorprendía ir a habitaciones de amigas con 10-12 años y ver que no eran realmente "sus" habitaciones... La mía sí... fea... con un gusto horrible, seguramente... mezclando un póster de expediente X, con otro del rey león... y una pegatina de jazmín y un recorte de periódico de Guardiola... pero qué se le va a hacer... yo era feliz)

Lou Perea dijo...

Cada caso es un mundo y el resultado de una "educación tóxica" depende tanto del educador como del educado pero así, en términos generales me parece que a lo largo de mi vida, la gente q conozco con madre tóxicas tienen un rumbo claro en la vida, con mayor o menor suerte, son más responsables de sus actos y mas reflexivos con las consecuencias de los mismos, por contra de lo q se quiere hacer ver son personas mas maduras y responsables. Todo esto q te digo lo creo firmemente y actúo en consecuencia, ahora, también te diré q me tocan las narices muchísimo tener q soportar determinados comportamientos de hijos educados en "libertad no tóxica", no sabes cuanto!.
Besos

Lou

Sara M. dijo...

Vaya, tenía una idea errónea de lo que es una madre tóxica por lo visto.
Como siempre, en el término medio está la virtud. Hay ciertas cosas que creo que no les permitiría a mis hijos, pero hay otras en las que creo que si soy más liberal. Por ejemplo en cuanto a las amistades, o la ropa. Mi madre controlaba (o al menos lo procuraba) incluso eso, y yo ahí intento no meterme.
Luego hay que tener en cuenta otro dicho muy cierto, y es eso de que nadie escarmienta en cabeza ajena. Y, precisamente por eso, ahí tenemos que estar, para recoger las migajas. Mi madre no estaba, y yo, pretendo estar a la altura.
Muy difícil en cualquier caso.

banque psa finance sucursal en españa dijo...

muy importante!
hay puntos en los que coincido en otros no tanto
beso y felicitaciones x el blog!

Opiniones incorrectas dijo...

Jajaja tú y yo somos hermanas fijo xDDD

Besos