Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

martes, 25 de noviembre de 2014

La crisis de los 42 y 1/4

No estoy depre, estoy "caótica", no estoy triste, "estoy hasta los coj---". Me metería en la cama a hibernar y no saldría hasta primavera, incluso no la próxima primavera, dejaría pasar dos o tres.
La crisis preadolescente de mi hada hace que me replantee cada comportamiento en mi vida y todo para llegar a la conclusión de que no soy buen ejemplo para ella.
Mi madre, para su desgracia y la mía me enseñó a pensar, a buscar el por qué de las cosas, a analizar las consecuencias de mis actos y me engañó. Fue de buena fe, de eso estoy segura, pero me engañó.
Me dijo "trabaja duro y se te reconocerá" y es mentira.
Me dijo "estudia, eso te dará oportunidades" y eso es sólo relativo. La igualdad de sexos se diluye en cuanto te dan el título universitario. A partir de ahí entras en el mundo real y en ese mundo real, no es que los hombres y  las mujeres no seamos iguales (no entro en eso) es que no tenemos las mismas oportunidades.
Me dijo "la familia es importante, cuídala", lo que no me dijo es que se me penalizaría duro por ello.
Me dijo "si traes hijos a este mundo no olvides que son tu responsabilidad, ellos no te pidieron venir", lo que no me dijo es que asumir esa responsabilidades implicaría que en ocasiones se me juzgue y condene como si sólo pudiera dedicarme a eso.
Me dijo "se buena persona", lo que no me dijo es que siendo buena mucha gente abusaría (o lo intentaría) de mi bondad.
Pero lo peor de todo es que TODO eso me lo grabó tan dentro que me veo siendo una mala copia suya con mis duendes y me remuerde la conciencia. Yo se que la teoría es buena, pero la realidad me da de tortas a cada paso.
Me planteo si debo criar y educar a mis hijos como ella hizo conmigo y que eso les convierta en seres extremadamente vulnerables (como yo) o si debo prepararles para pisar antes de que les pisen, a pensar antes en ellos que en todos los demás y creo que esa es la forma en que me gustaría hacerlo y me encuentro con que no sé, que a veces creo que no soy la madre que les llevará por el camino que les conviene (que no necesariamente tiene por qué ser el buen camino).
Al final soy un borrego más, sólo que un poco más negro...

4 comentarios:

Amaranta dijo...

¡Hola! He llegado hasta aquí desde Opiniones Incorrectas y me ha encantado tu entrada. Sobre opiniones pintan colores pero yo pienso que es mejor ser sensible y buena gente la gente maja tiene que abultar en el lado bueno del barco para que no se tumbe. Me quedo por aquí, si no te importa. Saludos.

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Aysssss tengo cero cosas que decirte en cuanto a consejos...
Ahora mismo estoy en una fase de mi vida en la que la gente que no está dentro del mundillo (ej: mi madre...) se cree que si estudio mucho, es evidente que tendré mi recompensa. Y yo lo que veo es que... "no es tan fácil" Puede estar una semana mordiéndome las uñas. Cuadrándome no pasarme de los 20 minutos que tengo para ducharme, vestirme (obvio lo de peinarme porque llevo intentándolo 20 años y oye... no doy con la técnica... jaja) etc... Programando el día que limpio la cocina, el que pongo la lavadora... Cero improvisación... con lo desastre que soy esto es un mérito tremendo... Pnenalizándome cada vez que salgo de la habitación (aunque sea para mear...) y todo por arañar minutos de estudiar... ¿Y? llega el sábado y al final la diferencia con no haber estudiado es casi cero. Los gatos no me dan palmaditas en la espalda... y mi madre... "que estudie más..." ¿¿MÁS??

Así que... qué decir... que es verdad que todo es una farsa... pero que es cierto que si no lo haces, nunca existirá siquiera la probabilidad de que sea verdad.

Fin del desahogo ... jaja

Y ÁNIMO!! Que estoy segura de que eres la mejor madre posible para ese trío. Pero segurísima!!

Sara M. dijo...

¡Venga Lou, ánimo! ¿Quién sabe a ciencia cierta cómo se hace esto? Educamos como mejor sabemos y podemos. ¿O acaso no lo hizo así tu madre?

missi dijo...

¡Ay querida! Ahí estamos. Imagínate coml sería tu vida sin ellos bellos consejos de tu madre.