Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

viernes, 19 de septiembre de 2014

El Niágara en bicicleta...

Así va mi vida, a ritmo de bachata, sólo que no es rosa, tal y como yo lo veo.
Cuando parecía que las cosas en el trabajo estaban tranquilas es cuando de buenas a primeras todo se va al carajo.
Ya está, ya lo han conseguido, se libran de mí, me dan la patada, adiós muy buenas.
Hace un par de días me comunicaron que en los servicios centrales de la empresa para la que trabajo hace 17 años no hay sitio para mí y que lo que "sin ninguna duda me conviene" es reconvertirme en comercial...
Vale.
Pero en mis 20 años profesionales jamás he hecho labor comercial, así que tendré que aprender.
Eso no me da miedo.
Pero claro, mi centro de trabajo también cambia... ¿Dónde me van a colocar? "no saben aún", tienen un mes, mientras me instruyen en mis nuevas labores, para decidir donde me colocan.
Mi cuadrícula cerebral saltó por los aires, entré en una crisis de ansiedad notable y no podía más que llorar, fuera de mi puesto de trabajo, por supuesto, no pensaba darles el gusto de verme hecha una piltrafa.
No puedo echar la culpa (o responsabilidad, como queráis) de todo a la empresa, no, yo he tocado mucho los cojones y eso no se perdona. Como he dicho siempre, tener hijos no te perjudica, siempre que ello no altere tu horario de trabajo, pero yo me he excedentado por 3 años, uno por cada hijo y por si fuera poco, la enfermedad de mi Sol me dejó un año  medio fuera de juego y eso, se paga.
La legalidad de tus derechos laborales se da de patadas con la realidad económica del negocio, es un hecho.
Y no hay más.
Cruzar los dedos para que mi nueva ubicación no me haga andar aún más de cabeza con mis idas y venidas a por mis duendes y punto.
Si es que es lo que yo siempre digo, si te lo tienes que tragar, "con un poco de azúcar" siempre es más fácil. Podrán intentarlo, pero a dios pongo por testigo de que no lograrán aplastarme, que viviré por encima de todo esto.
Como dice mi contrario, que es un chico listo, si la enfermedad de mi Sol no ha podido conmigo, esto no debe poder, así que en ello estoy. CONCILIANDO, que es gerundio.

6 comentarios:

Sara M. dijo...

Vaya Lou, lo siento. Pero ya sabes que para todas estas cosas hay multitud de refranes, y queno hay mal que por bien no venga...
Mantennos informadas.

MATT dijo...

Igual es un cambio a mejor. Como donde estabas no estabas bien, mejorar es fácil. Tranquila que ya te organizarás de nuevo.
Un beso!

Irene y Umpa Lumpa dijo...

¡¡¡RESISTE!!!
Siento mucho que hayan hecho eso contigo y más aún después de tanto tiempo. Pero que no puedan contigo!!

Evaasecas dijo...

Ya les vale!
Pero después del berrinche inicial, al que tenemos derecho, por supuestísimo, creo que esa actitud tuya es la correcta. Hazle caso a tu contrario, no queda otra, y capaz eres de lo que sea. Ya lo verás.
Mucho ánimo y mucha suerte en tu nueva etapa.
Abrazos y besos virtuales.

Maria dijo...

Tanto tiempo leyéndote. Tu empresa y la mía parecen la misma. Ánimo, en peores plazas hemos toreado. Espero que puedas compaginar tu nueva vida comercial con la familiar. A resistir. Un beso.

Creciendo con Carlota dijo...

Un besazo y ánimo....