Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Nochebuena y Navidad 2014

Otro año ha pasado, cada año corren los días más y más. Ya me lo decían mis abuelos, ¡cuanta razón tenían!.
Este año he tenido muy pocas vacaciones. Otra de las sorpresas envenenadas de mi "cambio funcional" ha sido que mis vacaciones, tal y como las tenía previstas desde el mes de Febrero, no eran compatibles con las de mis nuevos compañeros.
Bueno, como quiera que sea, hoy acabo mis vacaciones que han durado exactamente una semana.
No os imagináis lo que yo disfruto en casa, mis duendes parecen adosados a las paredes, no hay quien los saque y a mí no me importa demasiado no salir, siempre tengo cosas nuevas que inventar.
Como desde hace 10 años, la cena de Nochebuena se hace en casa, todo el que guste venir, está invitado, pero como hay que repartir afectos y compañías, los que vienen a cenar suelen ser los Santos Padres, los míos.
Cada año, mi Hada hace servilleteros diferentes, este año buscamos ideas en internet y con rollos de papel higiénico gastados hicimos estos tan chulos, unos mas pequeños a modo de cinturón de Papá Noel y otros, que quedaron de adorno, como Reyes Magos.
Como siempre, lo más irracional de estas fiestas es el exceso de comida (que triste pensar que hay gente que se muere de hambre), llegamos a tal nivel de saturación que es difícil de justificar.
Por más que intento que la moderación se imponga, la comida siempre es demasiada.
Además de un montón de aperitivos variados entre los que no falta el marisco hice dos primeros platos a elegir: la sopa de pescado de la abuela y una crema de calabaza con zanahoria y aguacate que saqué del blog de "El comidista" y que no os recomiendo, el aguacate estropea el resultado.
Luego, mis duendes, que son muy exquisitos, querían "conchitas" a la marinera, así que madrugué mucho para ir a la pescadería y comprar almejas y chirlas para hacerlas a su gusto.
Para los que quisieran algo con más enjundia hice un solomillo de cerdo ibérico a la mostaza antigua que salió riquísimo y que no puede ser más fácil. De postre, la compota de Navidad tradicional y muuuuuchos turrones.
Fue una cena agradable, en familia, que es de lo que se trata.
El día 25 amaneció muy temprano, Papá Noel vino cargadísimo de regalos, en especial para los duendes, aunque a los papás también nos cayó alguna cosita.
El día de Navidad comimos en casa de la otra abuela de mis hijos, con el resto de la familia política que quiso apuntarse.
Ya, por la tarde, después del café, pasamos por casa de los abuelos porque nos habían avisado de que el Barrigudo de rojo también había pasado por allí.
Aún me queda mucho que preparar, las cartas a los Reyes Magos se han retrasado y ahora vamos un poco de cabeza, y encima teniendo que trabajar..., en fin.
Y mientras, sigo pensando en el menú de Nochevieja, mis duendes quieren... ¡patatas guisadas viudas! y el Santo Padre, el mío, que se empeña en que eso no es comida de fiestas, ¡qué más dará!, así que, algo inventaré para que todos estén contentos.
En fin, que me encantan estas Fiestas, que me gusta el calor de mi hogar, que me siento inmensamente afortunada por tener la familia que tengo y que soy feliz.
Por cierto, lo mejor, mejor, mejor de todo es que ya tengo los análisis de mi Sol y ya los ha visto la endocrino: mi Sol está genial, ya no necesito nada más...
Felices Fiestas.


4 comentarios:

MATT dijo...

Qué buena noticia!!, esa es la mejor lotería. Me alegro mucho.
Besos y felices fiestas

ALEJANDRA dijo...

Me alegrooooooooooooooooooooo!!!!!. Mil besos guapa!!.

Creciendo con Carlota dijo...

Me alegra leerte feliz...

Sara M. dijo...

¡Vaya regalazo, Lou! Me alegro mucho.