Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

sábado, 24 de mayo de 2014

La "mejor versión" de mí misma

Hace un par de días, mi contrario llegó emocionado por la noche. Como cada día cuando llega, nos contamos nuestras respectivas peripecias laborales, siempre después, por supuesto, de comentar el día de los duendes.
A lo que iba, venía emocionado. Había tenido unas jornadas especiales dentro de las cuales se incluía una conferencia de un tal Luis Galindo, supongo que el nombre os sonará tan poco como a mí...
Bueno, no sé exactamente qué formación tiene este señor, no lo he mirado, lo que sé es que se dedica a cursos de formación de directivos, son famosos sus discursos sobre "sacar lo mejor de nosotros mismos" sobre "entusiasmarte".
Desde luego con mi contrario lo consiguió.
Me puso un video que hay en internet para que lo viera y tengo que confesaros que, a pesar de mi escepticismo, me gustó. No dice nada que no sea cierto, es verdad que hacer las cosas con entusiasmo nos lleva a hacerlas mucho mejor que si lo hacemos de mala gana.
Contó que uno de los sitios donde había conocido a gente más entusiasta había sido en la planta de oncología pediátrica del Niño Jesús. Cuenta que gran parte de los que allí son voluntarios son padres que han pasado por una situación parecida y que en un 25% de los casos han perdido a sus hijos...
Es verdad que, aunque a algunos pueda sorprenderos, el hospital de día, la planta de oncología pediátrica en general, es un sitio donde se respira el optimismo y la alegría y no es fácil, os lo puedo asegurar, pero te lo graban a fuego el primer día "TU HIJO VIVIRÁ SU ENFERMEDAD EN CÓMO TE VEA A TÍ LA CARA", si tu hijo te ve llorar, él llorará, si te ve sonreir, pensará que tiene motivo para ello. ¡Yo hubiera ganado el Oscar a la mejor actuación durante 2 años consecutivos!, os lo aseguro.
No dejéis de verlo si teneis la oportunidad.
Pero no era eso lo que quería contaros.
Este señor dice que tenemos que entusiasmarnos, cada día, con todo lo que hacemos, tenemos que intentar ser "la mejor versión de nosotros mismos", esto significa que si somos "personas de 7, no debemos conformarnos con ser de 6 y medio". En general yo creo que eso lo tenemos todos interiorizado, yo al menos lo tengo, pero claro, no todos los días estamos en las mejores condiciones ni de todas nuestras habilidades podemos sacar todos los días lo mejor.
Además, aunque eso nos sirva para sentirnos mejor, sin duda, puede que esa "mejor versión de uno mismo" no sea lo suficientemente buena para los demás.
Mucho antes de saber de la existencia de este señor, hace algún tiempo, en una reunión con una jefa (no la grandísima hija_de_puta, no, otra) hablábamos sobre mi reducción de jornada y como eso afectaba al desempeño de mi tarea. Le dije que yo venía cada día a trabajar con la idea de hacer mi trabajo lo mejor posible (os juro que es así aunque a veces me cueste la vida) y me saltó "no te digo ésta, ahora va y me dice que, en media jornada lo hace todo mejor que el resto en una entera...".
No me caí de culo porque estaba sentada. Muy calmada le repetí que no me había entendido, que no lo hacía todo perfecto, pero que podía estar segura de que lo hacía poniendo todo mi empeño para que así fuera. Finalmente no sé si lo entendió o no, pero "la mejor versión de mí misma" me dice que no puedo preocuparme ni ocuparme de lo que los demás piensen de "mi versión".
Ahí lo dejo

4 comentarios:

Creciendo con Carlota dijo...

Qué casualidad, mi marido también estuvo hace poco en un curso para directivos del tal Luis Galindo... Desde luego a ël también consiguió entusiasmarlo...

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Se nota cuando las cosas se hacen con ganas y entusiasmo a cuando no. Y se nota cuando un trabajo gusta y te sientes a gusto y cuando no es así ( a veces se puede poner todo el empeño del mundo, pero si el trato y las condiciones son una mierda... cada día... eso quema)

En fin... jaja buscaré algún vídeo si tengo algún día de bajón...

Merita Yatusabes dijo...

Yo pienso lo mismo... tenemos que ser la mejor versión de nosotros mismos, aunque no nos apetezca esforzarnos en algunos momentos... todos tenemos un niño interior al que hay que "engañar" y poner una buena cara, así todo será más fácil. Porque si lloramos, nuestro niño interior llorará también. Y si reímos, reirá, así de simple.

Un beso fuerte!

ALEJANDRA dijo...

La Petra era una chica joven, con kilos de más, muy buena gente, cariñosa... que hacía las faenas en casa de mis padres.Creo que tenía algún trabajo más, pero no lo sé. Su marido era depresivo y trabajaba de chico de los recados en una tienda. Eso sí, al jefe había que llevarle los periódicos también el domingo y limpiarle la jaula al loro, además de hacerle los recados a la señora madre del jefe, solterón e imbécil...Abusos a la antigua usanza.Cuando le preguntabas cómo estaba toodo el rato cantando con la "vida arrastrá" que llevaba decía: "si en toas maneras tienes las mismas, hay que hacerlo, pos se hace de buenas y yastá". Buena filosofía.