Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

domingo, 12 de octubre de 2008

Ardillas

Me cuesta mucho ser amante de la vida contemplativa, cuido poco de mi espíritu y menos de mi cabeza en un día a día en el que los minutos devoran mis ansias por hacer y hacer cosas sin pararme después a contemplarlas. Ese es mi castigo, mi maldita obsesión por el tiempo, o más bien por la falta de él.
En estos días, por prescripción médica, me veo obligada a dar larguísimos paseos y, aunque a regañadientes, a veces la necesidad de observar que creo que todos tenemos, también viene a mí.
Tengo la inmensa suerte de disfrutar al lado de casa de uno de los mayores pulmones verdes de Madrid. En realidad pocas veces me he parado a admirarlo porque siempre ha formado parte de mi paisaje cotidiano, pero justo ayer, mientras paseaba, algo llamó mi atención. ¡Ardillas!



Dos alegres ardillas corrían por este árbol y se pararon a mirarme al tiempo que yo a ellas. Fue un momento en el que mi cabeza se fue hacia cosas vanales, parecía que no fuera mía.
Lástima que al momento volviera de nuevo a lo prosaico de la lista de la compra y del millón de cosas pendientes de hacer antes de la vuelta al trabajo.

2 comentarios:

M dijo...

aisss donde vivo todavía hay muchas que corretean por las No - Aceras y de árbol en árbol. Jimbo espera encontrar en una esquina un ardilla que vió hace más de 3 meses...Pero es cierto, las veo de pasada y jamás las he contemplado..probablemente por la falta de tiempo.

bisous..y sigue con tus paseítos.

Lamardestrellas dijo...

Je, alrededor de mi casa lo que hay son ¡conejos! Sí, sí, en todas las rotondas verdes de la zona, pero suelen salir sólo de noche. Disfruta de la vida contemplativa que ya te queda poco, guapetona. Bsos.