Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

¡Malditos electrodomésticos!


A mí me ha mirado un tuerto, porque vamos, que en plena vuelta de vacaciones esos magníficos inventos para hacernos la vida más fácil hayan decidido rebelarse...

Empezamos con la alarma.
¿Cúal es el objetivo principal de una alarma?, pues en mi casa, el objetivo principal de la alarma exterior es informarme puntualmente con fanfarrias y clarines de cuando pasa el camión de la basura o cualquier otro vehículo similar. Ni que decir tiene que no puedo conectarla, porque me pego cada susto sin motivo que es para verlo, pero nada, a los de Securitas debe hacerles gracia porque por aquí no aparecen...

Rebelde número dos: la nevera.
Después de un apacible fin de semana el lunes amanecimos con un precioso charco en el suelo de la cocina, y dado que no tenemos gatos, ni perro la deducción fue fácil ¡el congelador se había descongelado!, guay, tope guay, no hay nada como tener que comerse todo lo que allí había para olvidarse de la dieta.
Pero eso es sólo el principio, luego hay que llamar al técnico, que viene diligente y hace su diagnóstico: "señora, el motor se ha roto, hay que cambiarlo, y por unos módicos 600 euros se lo hago en un momento". Pues no hay más que hablar, manos a la obra.
Pero ha resultado que la solución ha sido peor que el problema, porque aparte se seguir sin enfriar, ahora hace un ruido imposible de aguantar. Después de llamar al técnico en más de 20 ocasiones vuelve a venir hoy por la mañana. "Pues señora, va a ser que el motor que le puse no estaba bien, se lo vuelvo a cambiar". Ahora enfriar, enfría, pero el ruido es insoportable. Tengo que volver a llamar, aunque yo no se si me va a tener más cuenta comprarme unos taponcitos para los oidos.

2 comentarios:

Myr dijo...

PACIENCIA --PACIENCIA--PACIENCIA

No se me ocurre otra cosa....que grima me da a mí depender tanto de la tecnología.

bisous

Lamardestrellas dijo...

¿Has oído hablar del plan renove de electrodomésticos que ha montado en Madrid la Espe? A lo mejor te sale a cuenta...