Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Vacaciones 2008 (Part I)


Bueno, parece que va siendo hora de relatar...
Nos fuimos con mucho miedo en el cuerpo el 31 de Julio. Pepón parece que respondía al tratamiento y, bueno, pues eso, que la playa nos esperaba.
La primera parte de nuestras vacaciones fue mala para mí. Nos fuimos con mis padres y mi contrario aún tuvo que volver a Madrid una semana a trabajar.
Los niños son muy pequeños, los dos mayores no querían dormir la siesta y despertaban al otro.
Mi madre, desde que estuvo en el hospital, va a hacer dos años, no es la misma, está muy agotada y yo intento suplir todo lo que ella no llega y eso acaba con mis nervios.
En Benidorm no tenemos ayuda doméstica de ninguna clase, así que ale, vivan las vacaciones, a hacer compra, comida, potitos para el peque, a limpiar, arreglar la casa, planchar....
Ni que decir tiene que cuando llegó mi contrario le juré por todo lo jurable que ni una vez más, que yo lo que quería era ir a un hotel con todo hecho.
Luego las cosas fueron volviendo a su cauce, y los siguientes días con él allí ya fueron mejor.
Pero dejando a un lado mis histerias, la verdad es que los niños lo pasaron de cine, de la playa a la piscina y viceversa, no salían del agua. A Juan sin miedo tampoco había quien lo sacara, me ha salido pececillo como los otros.
El tiempo no corre, vuela, en nada llegó mitad de mes, y con ello el cambio de destino de cada año. Nos fuimos, yo con muchísima pena, porque creo que este año me he comportado con mis padres como una histérica y sobre todo porque a mis padres, los niños les dan la vida y se quedan vacíos, bueno, así tuvieron dos o tres días para descansar e ir a su aire.
Y aquí termina esta primera parte tan poco interesante donde lo más importante es que no tuvimos que ir al médico ni una sola vez y que los niños fueron felices.

1 comentario:

Myr dijo...

Quédate con los buenos momentos del veraneo - vacacional. 3 retoños es dura tarea. Ir a la playa requiere ya una log´ñistica importante, pero supongo que te sentiste plena, con tus padres y tus hijos. imagino la gran familia unida dando el paseo de atardecer y debió ser una bonita estampa. besos grandes

PD. como siempre, lo importante fué la salud y disfrute de los pequeños