Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Pies


Ya dejé una foto de los pies de mi bruja de mermelada con su pedicura de flores, pero ahora pongo otra, el pie de mi bruja y el mío.
Este ha sido el verano de azul, tengo que amortizar el esmalte que compre y me temo que el año que viene no estará tan de moda, así que ale, a utilizarlo.
Como dices bien Myr, tener una hija es bastante divertido..., a ratos.
La mía es un sol la mayoría de las veces, pero cuando se nubla tiene un caracter rebelde, dificil y contestatario.
Ella es presumida a su manera, lo de las uñas ha sido una sorpresa, incluso para mí, no me la imaginaba yo en esas.
En un par de días vendrá la pelea, hay que quitar tanta flor y me temo que nos costará caro, no quiero que al cole vaya así, porque conociendola, me temo que puede pasarse el día descalza enseñando su "jardín" a las amigas.

2 comentarios:

Myr dijo...

¡¡que aventura!! Sí, tener una hija - niña debe ser pura poesia...ir viendo en su evolución la propia tuya cuando era niña..pero una hija mujer a pesar de dar mi mano derecha por ser madre de una niña..me aterra un poco más. Sobre todo si fuera una mujer como yo fuí..ahora soy más dócil¡¡¡ ja ja¡¡¡¡

besos a la princesa..con su pies hermosos

Lamardestrellas dijo...

Me encantan las fotos de pies (tú ya lo sabes, has visto mi foto de familia en el blog)... pero sobre todo me encanta ver el piececillo de tu princesa ¡qué bonito!