Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

miércoles, 27 de mayo de 2009

¡Casi enveneno a mi garbancito!


Que mi cabeza no anda en su sitio es algo que sé desde hace tiempo, pero lo de hoy lo ha superado todo...

El lunes fui con mi garbancito al médico, no sé qué tiene, no come nada, hace un mes pensamos que podían ser los colmillos, pero le han salido y sigue igual. El caso es que él está la mar de contento, pero no como, se pasa el día con el biberón del agua colgando de la boca y sin probar la comida, bueno, eso no es del todo cierto, si ve pizza, quiere pizza, si ve salchichas, pide y qué decir de los gusanitos y las patatas..., lo que no quiere es la comina normal de bebés, y encima rechaza la leche de plano. Por si esto fuera poco está estreñido.
A lo que iba, el médico me dijo que si le veía muy atascado que le pusiera un supo de glicerina. Cuando le he acostado hoy la siesta los he estado buscando. Los he mirado y remirado, he mirado la posología y ponía que con medio era suficiente y los he dejado en la encimera del baño para después.
Cuando se ha despertado, la mar de enfadado, le he cambiado el pañal y se lo he puesto, eran las 5 de la tarde. A las 5:15, como estaba muy quejicoso, le he dado 1,5 de apiretal. Así ha quedado la cosa, cuando a eso de las 6 de la tarde pasa mi padre por el cuarto de baño y me pregunta que a quién le he puesto un supositorio de Nolotil.
¡¡¡¡¡¡NOLOTIL!!!!!!!!!!!, le he puesto Nolotil, y encima al cuarto de hora le he dado apiretal.
He llamado corriendo al pediatra, le he localizado conduciendo y, como sabe cuales son nuestras circunstancias, ha intentado tranquilizarme. Me ha asegurado que el único efecto que puede tener es camuflar una fiebre durante más de 12 horas. En todo caso me ha dicho muy educadamente que intente descansar, que esto no tiene importancia pero que con otro tipo de medicinas podría tenerla.
¡Garbancito mío, lo siento, tu mami no anda bien!

7 comentarios:

Lamardestrellas dijo...

Lou, date un respiro, qué dura eres contigo misma... Un error lo tiene cualquiera y ya has visto que la cosa no ha tenido consecuencias. En tus circunstancias yo creo que habría metido la pata mucho más y más a menudo. De hecho, la meto sin más circunstancias que las normales de mi casa (¿te he contado, por ejemplo, que el pediatra me dijo que empezara con la fruta para el peque y, un mes después, cuando me preguntó qué tal le iba con la fruta, me di cuenta de que se me había olvidado por completo introducírsela en la dieta?). Pues eso.

Emilita dijo...

ja ja ja ja!!! Me parto. Fallos felices le digo yo a Ed cuando me equivoco.

De verdad, tenemos derecho al error. No te culpes...nadie mejor que tú sabe cuidar a los casssshorros.

Mil besos...

Susi dijo...

Yo, siendo mi niña aún muy pequeña, le metí una dosis doble de apiretal y le di los cereales con gluten bastaste antes de lo debido.
Así que como ves, son cosas que pasan.

Duna dijo...

Hola! Encontré tu blog a través del blog de Carlos (diario de un cáncer), te he estado leyendo por encima y me encanta todo lo q escribes y cómo lo escribes. Tengo q leer todo con detenimiento, asi que con tu permiso me iré pasando a leerte. Un saludoo

Carlos Mateo Beltrán dijo...

Hola preciosa. Qué tal está el peque? Son cosas muy normales, tenemos tantas en la cabeza, que cualquier día hasta la perderemos. A mi me pasó cuando mi mayor (ahora tiene 10 años) era un bebé, fui a una tienda a mirar ropa, y cuando salía agarré un carro y me iba, y escuché una señora que me llamaba diciendo, perdona, te llevas a mi niña. Mis ojos a cuadros, y es que los carros eran iguales. Así que te comprendo.

Me alegro que te haya gustado el cuento. Desde el primer día que me escribiste te leí, pero cada vez que me ponía a inventarme un cuento, me bloqueaba, quería que fuera sencillo, que le llegara a la princesa fácilmente, captando el mensaje. Me he tomado algunos días, muchos borradores, y el resultado lo hice en diez minutos. Como en el otro mensaje que me dejaste no salía enlazada la dirección a tu blog, no sabía como localizarte. Sólo quiero decirte que aquí estoy para lo que necesites. A mi me punzaron la médula hace un año y algo más, y bueno, pues aquí estoy. Verás como los resultados son los esperados, y es que los niños son de una pasta especial. Ya estamos en contacto, y, auqnue no funcione por messenger, tienes mi mail para lo que necesites. Muchos besos tanto al peque, como al príncipe como a la princesa. Y por supuesto un gran abrazo para ti y tu marido, recordad, no estáis solos

Lou Perea dijo...

Gracias por visitar este rincón de locos, a todos, pero una especial bienvenida a Duna y Carlos.
Yo empecé este blog como una forma de contar y cantar mis pajaritos cerebrales y al final lo utilizo también como paño de lágrimas.
Carlos, si te gustan los cuentos no deberías dejar de visitar el blog de Lamardestrellas, ella es una gran escritora, principalmente de literatura infantil y juvenil.
De nuevo gracias a todos por vuestros comentarios, aquí seguiremos, para lo bueno y para lo malo.
Besos

Lou

Fiebre dijo...

La verdad es que es un poco complejo no mezclar las dosis de apiretal y dalsy