Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

martes, 22 de junio de 2010

Malos días para ser consciente de que (por suerte) voy cumpliendo años y muchos sueños quedan atrás.

Un título demasiado largo, pero es que no he encontrado por donde cortarlo. Es así como me siento.
Me doy cuenta de que, por suerte, voy cumpliendo años. Desde lo de mi sol doy gracias cada día por poder disfrutar de más tiempo y sobre todo de que él siga adelante. Me he dado cuenta de que, como alguien dijo, esto no es un ensayo general, que la vida es sólo una y que en el tiempo que tenemos hay mucho que hacer y de qué disfrutar, los sufrimientos nos vienen dados, así que es mejor no buscarlos.
Voy cumpliendo años, como decía, dentro de poco me caerán 38.
Madre mía, qué mayor soy. Pero me siento bien. No tengo el cuerpo de cuando tenía 20, pero tampoco las inseguridades de entonces, no es que ahora no tenga inseguridades, es que me he buscado otras distintas…
Pero el tiempo pasa y poco a poco hago balance de lo que ha sido mi camino hasta ahora. Una vez más la soberbia me puede. Digo en voz bien alta que estoy orgullosa de lo que he ido tejiendo, de mi familia, de mis relaciones personales, de cómo he ido manejando en cada momento lo que se me venía encima.
No es que todo haya ido tal y como yo pensaba, ni muchísimo menos, pero bueno, en líneas generales he ido cumpliendo. Mi principal objetivo desde que tengo uso de razón fue formar una familia, yo soy así, tradicional. Creo que la familia es lo más importante que tenemos, nuestro principal punto de apoyo, nuestro paraíso particular.
Ahora tengo una, me costó mucho formarla, encontrar el compañero de viaje ideal no es fácil y una vez localizado hay que trabajar mucho. Es un trabajo continuo y constante. Se engaña el que creo que el matrimonio es algo que va sólo, hay que empujarlo y alimentarlo cada día, sino, se seca.
Toda esta disertación para contar que hay un punto en mi lista de tareas que no cumpliré (salvo causas médicas necesarias), no tendré un cuarto hijo, ese que habita en mis pensamientos desde mucho antes de yo saberlo.
Mis duendes lo tienen claro. Para ellos el tiempo se mide por referencias, antes de ir al cole de mayores iban al cole de pequeños, antes de eso estaban en casa, justo después de salir de mi tripa y antes de estar en mi tripa estaban en mis pensamientos… Así lo dicen ellos porque así es y así se lo he enseñado yo.
Pero ese cuarto hijo se quedará para siempre allí, en mis pensamientos, en la duda de cómo podría haber sido, si hubiera sido Elena o Diego, rubio como mi sol o moreno como mi hada y mi garbanzo.
Voy a cumplir 38 y desde que pasó lo que pasó soy muy consciente de lo que significa tener un hijo con problemas, de lo que supone verle sufrir sin poder hacer nada, soy consciente de que los tropiezos vienen sin buscarlos y no puedo arriesgarme a que mi cuarto sueño tenga algún problema y con mi edad, puede haberlos.
Todo eso se hace más duro cuando veo un recién nacido, lo cojo en mis brazos y me doy cuenta de que todo mi cuerpo se adapta a su forma, que mi nariz se hizo para aspirar su precioso aroma, de que mis labios no quieren otra cosa que besarle y que las lágrimas me brotan al saber que no es mío y que tendré que devolverle a un regazo ajeno.
Me hago mayor.

9 comentarios:

Nuria dijo...

A mí tampoco me gusta cumplir años, pero (por suerte) también los cumpliré dentro de poco, en el mes de agosto. Quizás no me guste cumplirlos por el mismo motivo que tú, veo que los años pasan y algunas de las cosas que me imaginé que ocurriría no llegaron, pero llegaron otras con las que no contaba. Hacer planes es bueno pero creo que tampoco debemos planificarlo todo al milímetro, la vida da muchas vueltas y nos tiene preparadas muchas sorpresas, algunas agradables y otras no tanto. Creo que ahora mismo con tu contrario y tus tres duendes deberías de estar contenta, a pesar de ese cuarto duende que parece que no llegará, pero también tienes derecho a sentirte triste, sólo los que no piensan pueden vivir en una felicidad absoluta.
Besos.

maria amparo dijo...

que bonito escribes y que entrañable. me encanta leerte me haces sentir como tu sientes, gracias por estar ahi y mucho ánimo. nunca es tarde si la dicha es buena...

Lamardestrellas dijo...

Lou, otra vez me has hecho llorar, qué bonito lo has descrito... Yo creo que eso de haber tenido que luchar para tener hijos nos cambió de forma definitiva, nos hizo darnos cuenta de que cada nueva vida es un milagro, y ¿quién no querría vivir otra vez la experiencia de un milagro? Hoy me decía una compi: cada vez que ves un niño se te transforma la cara... Y es verdad. Temo que mi nariz también se hizo para aspirar ese aroma...

risitas dijo...

Has descrito a la perfección lo que yo siento. Ayer nació mi sobrinita Andrea, una preciosidad. El tercer hijo de mi hermana.
¿Tú vista el programa de línea 900 donde salí yo? Comenzaron el programa conmigo diciendo una frase que me salió directa del corazón: "yo nací para ser madre pero la naturaleza no lo creyó así"
Yo vivo cada momento al lado de mi niña como si me fuera la vida en ello, aspiro su olor cada vez que se me pone al lado, disfruto intensamente cada fiesta de su cole, cada actuación de su academia de baile, cada frase graciosa que me dice. Lo vivo así porque se que es un regalo que me dió la vida a mis 39 años y que no volveré a vivir. Lloro cada vez que la veo en una actuación y las demás madres me miran sonriendo sin comprender muy bien por qué tanta emoción en algo tan insignificante como puede ser una canción cantada a coro por unos enanos de 5 años. Me emociono con todo lo que tiene que ver con ella, no puedo ni quiero evitarlo. Me llena la vida, me hace inmensamente feliz y me llena de un miedo atroz cuando la veo que no está bien. La quiero tanto...y aún así, cuando ayer cogí en brazos esa preciosidad de 5 horas de vida y sentí ese olor, ese maravilloso olor a nueva vida, a bebé, sentí que mi vida será un libro sin acabar. No necesito sentir un bebé en mi vientre, no necesito sentir sus patadas dentro de mí, yo necesito otro hijo sencillamente y se que no será así. Así que, querida Lou, entiendo perfectamente tus palabras.

Maeva dijo...

Bueno Lou, definitivamente esa tristeza te acompañará siempre (ahora me sale mi lado "profesional": ¿has hablado de esto con tu psicóloga? supongo que sí, y espero que te pueda ayudar a superar ese dolor), pero a pesar de los golpes que te ha dado la vida, de ese duro golpe, creo que haces bien en dar gracias, por cumplir años, todo el mundo no lo puede hacer, a ver crecer a tus hijos, a haberlos tenido, a que tu sol a día de hoy esté bien (dentro de sus circunstancias...). Está claro que nadie es perfecto, que a tod@s nos faltará algo siempre, o casi siempre, para ser felices plenamente, pero hoy por hoy y tal y como están las cosas, si que hay que dar gracias por las cosas que tenemos.

un beso, siento el rollo, jeje, y feliz cumple por adelantado! por si se te ocurre no avisar, que más te vale que no!

Carlos Mateo Beltrán dijo...

Hola Reina Lou:

Hace mucho tiempo si, pero es que no te puedes imaginar lo que llevo adelante, aunque siempre se saca tiempo para gozar de tus escritos.

Ya te lo han dicho por ahí, pero me reitero, escribes precioso, y sabes por qué? porque no está calculado, escribes con el corazón como pluma (si Ana Rosa te conociera, escribiría otro libro con tu ayuda...).

Qué tal todo?? Espero qeu genial, y te digo qeu 38 años eres aún una niña, que tiene que aprender mucho y acercarse más a la felicidad.

Un abrazo infinito...

Rose dijo...

Qué bonito lo que has escrito Lou. Creo que tienes derecho a sentirte triste si te ayuda a desahogarte. YO que soy por naturaleza optimista, muy optimista, creo en el derecho a llorar y a sentirse también mal. A veces parece que uno tiene que estar siempre riendo, y no, llorar es tan sano, como reir, mejor llorar de felicidad, pero no nos engañemos la vida no es un paraiso, tiene cosas maravillosas, tú las tienes tu familia, tus duendes, y cosas no tan buenas. La frase de Nuria del final, me parece de una sensatez asombrosa, Nuria, con tu permiso te la copio, la felicidad plena no existe quien diga que la tiene, se engaña, hay momentos felices, pero siempre, siempre pasa algo, o falta algo, SIEMPRE. Lo bueno es dar gracias por lo bueno que tenemos, buscar lo positivo y si tenemos que llorar y estar triste también hacerlo. NO pasa nada. De todas maneras, no hay nada como cumplir años, yo ya no cumpliré 38, camino hacia los 38+1,aj,aja,aja y me siento tan joven como cuando tenía 20, eso sí mi mochila vital está mas llena de muchas cosas y mas vacía de otras. Muchos ánimos Lou, eres una persona especial y deja que la vida vaya deparando, porque como tú dices no es un ensayo general, es la función, y el acto es de un tirón,cuando se baje el telón por desgracia es que se acaba. Así que muchos ánimos, mira todo lo positivo, tu sol, tu hada, tu peque, tu familia, todo lo que llevas contigo, un beso y un abrazo lleno de cariño,y como no sé cuándo es tu cumple.

FELICIDADES Y POR MUCHOS MAS.

M dijo...

Lou....muchas felicidades!!! Alguna vez habías soñado con tener una familia tan hermosa? Pues ahí la tienes, hermosa y luchadora. Sobre ese cuarto hij@ no puedo decirte nada. El vacío no me deja repirar.

un abrazo enorme.

SOL dijo...

No me quedó claro que día te caen los 38 (!!quien los pillara!!)asi que Muuuchas Felicidadesss con retraso o con adelanto :-)
No puedo ironizar, ni bromear con la belleza de tu escrito, me ha conmovido, pero déjame que te diga algo para levantarte el bajón de los 38.
!¿no te parece que tus 3 duendes equivalen a 5??! yo solo tengo 2 y me parecen 4!
Pégame!:-)

MUACKKKK
SOL