Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

viernes, 25 de abril de 2008

Y tú, ¿qué quieres ser de mayor?

Esa pregunta lleva ocupando mis pensamientos la mayor parte del tiempo desde que tengo uso de razón. La verdad es que con la edad que tengo, ya soy "mayor" y debería plantearme nuevos retos, pero no puedo. Quizás es porque siento que gran parte de las metas (no las más importantes) que me había planteado, siguen pendientes de materializarse.
De pequeña tenía claras dos cosas, a los 18 años me independizaría y me haría azafata de vuelo. Todo aquello quedó en que salí de casa de papá y mamá a los 27 para casarme y que tengo un pánico a volar que para qué...
Pero hay otras cosas que creo que voy cumpliendo. No recuerdo soñar con un principe azul, más bien quería alguien normalito, que me quisiera y a quien querer. Me costó encontrarlo, pero llegó y con él el punto y seguido de una vida en común y unos hijos preciosos que crecen demasiado deprisa.
Respecto a mi vida profesional, dista mucho, muchísimo de lo que yo buscaba. Mis sueños de ser periodista quedaron muy atrás y aunque de manera recurrente viene a mi mente la idea de matricularme de nuevo en la universidad, sé que será ese sueño incumplido me que acompañará hasta el final de mis días.
En fin, tenía muchas cosas para contar en esta entrada, pero no se bien cómo darles forma, no tengo la facilidad de palabra que solía tener, he perdido la rapidez y la frescura de cuando tenía 20 años y he ganado en aplomo, tolerancia y ocupaciones.
Así poco a poco voy caminando por la senda que me ha tocado, en parte elegida por mí, y en parte fruto de las circunstancias.

2 comentarios:

Myr dijo...

¡Qué buena reflexión! Nunca hice autoanálisis de este tipo. Mis sueños cuando fuese mayor fueron muchos y diversos... bailarina, actriz circense, hippie, rock n´ roll woman, madre...., y hoy creo que soy una mujer casi feliz, he cumplido todos los sueños menos el del circo. Mil besos
(uff, la palabra de verificación es LSD) qué paranoia;-)

Lamardestrellas dijo...

Nunca hay que dejar de soñar ni de plantearse nuevas metas. Lo bueno de crecer es que, con el tiempo, aprendes a seleccionar aquellas metas que te hacen más feliz. Tú lograrás todo aquello que te propongas, si es que de verdad te lo propones, no tengo ninguna duda. Mil besos.