Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

jueves, 5 de agosto de 2010

Sitios maravillosos

Voy a hacerme un mapamundi a mi medida, donde todas las cosas maravillosas que conozco estén tan cerca. Que se pueda desayunar en un sitio y merendar en otro.
Quiero levantarme por la mañana en el hotel Nam Hai en Vietnam. Habiendo dormido en esta villa maravillosa.
Me tumbaré a desayunar en esta tumbona y miraré como se confunde el mar con el agua de la piscina.
Nada de emperezar, hay que ponerse el traje de baño darse un chapuzón y para eso no conozco sitio mejor en el mundo que el archipiélago de Los Roques en Venezuela.
Mis duendes lo van a pasar en grande nadando con los pececitos. Después de tomar una rica piña colada en el Viejo San Juan de Puerto Rico iremos a comer a La Cabaña de las Lilas en Puerto Madero, Buenos Aires.
Hay que recargar energía para ir por la tarde al parque nacional de Canaima, bañarnos en la Laguna y remontar el río hasta llegar al Salto Angel.
Como el día ha sido cansado es mejor volver a dormir al hotel, pero hoy cambiamos, nos vamos al Royal Livingstone en las cataratas Victoria. Tendremos que tener cuidado y no dejar a secar los trajes de baño en la terraza, los monos que andan por aquí suelen cogerlos para jugar…
¡Buenos días, tropa!. Hora de levantarse y desayunar frente a las cataratas. Hay que mirarlas bien, para luego a la hora de comer hacer comparaciones, porque ahora nos vamos a Iguazú, el mayor parque acuático natural del mundo, esa tierra rojiza y arcillosa se te pega en el alma igual que en la suela de los zapatos.
Después, paseando por el Sendero Macuco llegaremos al glaciar Perito moreno, no conozco ruido más ensordecedor que el de los enormes bloques de hielo desprendiéndose del glaciar.
Nos vamos a comer marisco al Tia Elvira, en Ushuaia y de postre, rico helado de calafate. Ya sabéis lo que se dice, el que come dulce de calafate regresa a Tierra de Fuego.











Tanto ajetreo nos ha dejado agotados. Volvemos a nuestra tierra para pasar una tarde cultural entre las catedrales de León y Burgos, ¡grandiosas!.
Pero ningún sitio mejor que nuestra casa, el hogar, ese sitio cálido y desordenado donde cabe todo el amor del mundo.
Venga niños, cada uno a su cama, lavaros los dientes, a dormir, venga, venga.
Papá y yo nos vamos a Santa Fe de Bogotá a pegarnos un bailecito encima de la barra de San Ángel (¿seguirá existiendo?).

3 comentarios:

Maeva dijo...

Madre mía Lou!!¿has estado en todos esos sitios??? que suerte!!! de buena gana me iba a cualquiera de ellos, sobre todo a Argentina, me encantaría visitar ese país.
Ojalá eso se pudiera hacer, costaría menos tiempo y dinero llegar a los lugares que nos gustan.

un beso!!!

Lou Perea dijo...

Todos esos y unos pocos más, pero te aseguro que en ningún sitio como en casa.
Besos

Lou

SOL dijo...

Volverá la buena vida Lou! eso se lo digo siempre a "C".
No me hables de los monos y el caminito hasta llegar a las Victoria:-)!Buenos momentos!
Un abracito
SOL