Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

lunes, 2 de agosto de 2010

Practicar la empatía

Me sorpprende el titular de "EL Mundo" de hoy:
"CiU pide que los padres de niños con cáncer puedan solicitar una baja especial".
Pero mi ilusión inicial de vuelve un jarro de agua fría cuando leo los comentarios a la noticia.
Yo trato de entenderlo, os juro que sí, pero la empatía no es más que otra palabra moderna inventada por los que no tienen otra cosa que hacer.
Estoy de acuerdo en que el "estado del bienestar" es caro de mantener y que las cosas ahora no están como para pensar en más gastos.
Pero yo no puedo ponerme en el lugar de los que tienen a todos sus hijos sanos, porque mi lugar está junto al mío que tiene cáncer, y no puedo pedir a los padres de niños sanos que lleguen a comprender lo que pasa por mi cabeza a cada momento.
Cuando un hijo enferma, con una enfermmedad grave, sea o no cáncer, tiene que estar acompañado en todo momento y eso es incompatible con cualquier tipo de trabajo. ¿Es justo tener que mendigar una ayuda cuando todos conocemos casos de caraduras que tienen bajas médicas por el morro?.
Dejémonos de gilipolleces, cada uno en su lugar y todos aquellos que no entienden que la enfermedad grave de un hijo es algo que te mata en vida y que un niño NECESITA compañía el 100% del tiempo (y un adulto no) que les den por culo, sin perdón.

6 comentarios:

Maeva dijo...

Lou, en esto como en todo, hasta que no lo vives en carne propia, en tu casa y tu familia, no lo entiendes, por mucho que queramos ser empátic@s, por mucho que de verdad lo seamos, hasta que no se experimenta, no se sabe lo que es ni como se siente un padre o una madre.
Quizá, esos comentarios, son como una forma de "mecanismo de defensa", en plan, " eso es una tontería, porque a mi nunca me va a pasar y no lo puedo entender ni compartir...".

un beso! ¿siguen en la playa tus duendes?

Nuria dijo...

Lou leí la noticia esta mañana e inevitablemente me acordé de ti. También leí el primer comentario y ya no quise seguir leyendo más, comprendo tu cabreo.
Muchos besos.

Algunas de las mejores frases del mundo dijo...

No escribo, porque no encuentro las palabras adecuadas, pero te sigo y te leo siempre.
Un beso
Doria

Ángela dijo...

Lou, la empatía se practica muy poco hoy en día y por desgracia hasta que tu caso no le pase a un alto cargo o a dos...
Te entiendo perfectamente, tendrías que tener todo el tiempo del mundo para tu garbancito, pero a lo mejor el trabajo hace que lleves una vida más "normal" y garbancito también.

Vanessa dijo...

Acabo de conocer tu blog. Me gusta lo que has escrito y entiendo tu cabreo. Me quedo!! Besos

Claire dijo...

Hola Lou,

Sé que hace mucho que escribiste este post, pero yo te he encontrado hace poquito y te estoy leyendo desde el principio.

Creo que tienes toda la razón del mundo, todos los padres con niños con enfermedades graves deben poder estar a su lado sin tener que sufrir por la economía familiar. Eso si, hay en un punto en el que no estoy de acuerdo: que solo lo necesiten los niños.

Te explico: a día de hoy, soy una chica de 28 años, no diré que sana, pero si curada. Cuando acababa de cumplir 27 años me diagnosticaron cáncer de mama, y como puedes suponer, he estado un año entero de mi vida entre doctores, enfermeros, quimios, operaciones y radios. Mi madre ha estado conmigo casi todo el proceso, acompañándome al médico, a las pruebas, ayudándome en casa cuando no tenía fuerzas para moverme del sofá, haciéndome la comida, etc.. (tu más que nadie te podrás imaginar todo lo que me ha tenido que ayudar). Y después de todo esto, te pregunto: sigues creyendo que solo los niños necesitan a alguien a su lado todo el tiempo? Desgraciadamente yo creo que no, que por muy mayores que seamos, en algunas ocasiones todos necesitamos ayuda.