Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

lunes, 25 de enero de 2010

Termómetro en mano


Ayer pretendía ser un domingo tranquilo de niños en casa, corriendo, jugando, con todo tirado por el suelo y al final lo fue, lo que no imaginaba es que me iba a levantar con el termómetro en la mano y no lo iba a soltar en todo el día.
Amanecimos muy temprano por culpa de mi garbancito. Al levantarnos ya noté a mi sol un poco caliente.
Empecé antes de las 9 a ponerle el termómetro que fue oscilando todo el día entre los 36,8ºC y los 37,5ºC. Él no se quejaba de nada, más que de que yo era una pesada todo el día con el termómetro.
Mis duendes andan regular de la tripa, no vomitan, pero les duele, a los tres, nos hemos debido tropezar con otro virus.
Hoy mi sol se ha levantado bien, pero mi hada se quejaba mucho de dolor de tripa. A ver cómo vuelven del cole.
No es la primera vez que persigo todo el día a mi niño con la historia del termómetro. Un día, al levantarle para ir a clase ya le noté mal y le dejé en casa. Al día siguiente la señorita le preguntó que por qué no había ido al cole el día anterior y él le dijo que es que mamá tenía que ponerle el termómetro veinte veces y que si él iba al colegio no iba a darle tiempo.

2 comentarios:

esevalorquenoseve dijo...

ains si es que es mu chiquitillo... suerte que tiene a su mami siempre ahí para que la fiebre no suba mas de la cuenta =)

Lamardestrellas dijo...

Ay, Lou, siempre me haces reír: La explicación a la profe es genial.
Pues sí, hay un virus de gastroenteritis, mis dos pequeñajos ya la han pasado y en mi ofi han caído como moscas. ¡Espero que te libres! Besos, y que se pongan buenos pronto.