Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Tras la verja


Parecía que la mañana empezaba bien.
Mi sol se levantó sin rechistar de la cama para ir al cole y desayunó, lo cual me sorprendió agradablemente, al fin y al cabo, anoche le tocaban las 6 pastillas de metotrexate y la de mercaptopurina, que le sientan fatal.
Por lo general los miércoles no suelo hacer planes, en realidad no sé si mi sol se quedará en casa, si se encontrará bien o no. Hoy ha ido al cole con normalidad. Pero a eso de las 10:15 me ha llamado su señorita, me comentó que le encontraba muy aislado del resto, tristón, llorón y cansado.
Mi cabeza ha empezado a bullir.
Ayer fue el primer día en tres semanas que comió con ganas, yo le encuentro bien, de verdad, pero claro, no le veo el 100% del tiempo.
He quedado con la seño en que le observaría a lo largo de la mañana y que a la hora de comer me llamaría. No he podido esperar.
Me he ido al colegio y me he parapetado escondida detrás de la verja del recreo. Le he estado mirando durante más de tres cuartos de hora sin ser descubierta por ningún niño ni por las profes.
La verdad es que le he visto paradito. Jugaba con sus dos amigas del alma y es que, por lo que me cuenta, los niños ahora no quieren jugar con él, como falta tanto, hacen sus grupitos y no cuentan con mi sol.
Luego, cuando se han ido hacia el comedor he hablado con su seño, dice que se ha ido encontrando mejor a lo largo de la mañana y que ahora estaba bien.
Yo sé que para ella es un marrón tener que vigilar de cerca una situación tan anormal como esta, pero es que yo no puedo hacer más y lo peor de todo es que creo que haga lo que haga las cosas seguirán su curso, para bien y para mal y en este momento lo único que me apetece es sentarme en un rincón y desaparecer.

6 comentarios:

Duna dijo...

Pasaba a saludarte Lou, mucho ánimo y muchos besotess

M dijo...

imagen privilegiada!!!! un día más en la lucha, un día menos para vencer a este nombre feo y que nunca más volvamos a oir de él.

Maeva dijo...

Tu niño es un campeón!!
Bastante bien lo lleva, tan chiquito, y a saber que pasa por su cabeza, y como he leído en post anteriores, que apenas se queja.
Es todo un ejemplo.
Lástima que los demás niños no lo entiendan.

Un beso Lou y mucho ánimo!!!

Lamardestrellas dijo...

Esas niñas, futuras mujeres, saben lo que es bueno, lo que vale de verdad tu niño: han visto el oro que asoma entre sus pestañas, que se escapa de su enorme corazón. Son unas privilegiadas, igual que su seño, por tenerle cerca. Por fa, Lou, no desaparezcas nunca. Mil besos.

Maeva dijo...

Oye Lou, que yo me voy encantada a Madrid a ayudarte a tirar cosas, jeje.

Mira, quizá ya la has leído, pero me acabo de encontrar esta noticia, y me acordé de ti.

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Avances/leucemia/infantil/elpepusoc/20091120elpepusoc_22/Tes

un beso.

Carlos Mateo Beltrán dijo...

Los niños tienen una fuerza sobrehumana, ya lo sabes por experiencia. Lo mejor que puedes hacer, y estás haciendo, es normalizar su vida. Además, sus amiguitas del alma le aportan optimismo y energías para que palie lo que lleva aguantado ese sol que tienes como hijo.

Un abrazo gigantesco