Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

jueves, 24 de octubre de 2013

Cabecita loca (Revisión de mi Sol)

Pero loca de remate, aunque a ratos pueda disimularlo.
Vuelve el otoño, baja la luz, se caen las hojas de los árboles y llega la revisión.
El lunes pasado tocaba visita a la oncóloga. Por más que yo vea a mi Sol brillar, por más que le vea correr y saltar, por mejor que coma, por grande que esté, por más rodilleras de pantalones que tenga que poner, el miedo, que siempre anda escondido, asoma la cabeza.
Su papá le recogió del cole antes de comer y lo acercó al hospi, allí me junté yo con ellos para la revisión. Fue breve, la verdad, peso (más de 33 kilos), talla (¡¡¡1,40!!!), palpar todos su ganglios y órganos, mirar garganta, oídos, dientes…
Todo en orden.
Como todo parece estar bien la doctora nos dio los volantes para las analíticas, que juntaremos con los que ya tenemos de endocrino y nefrólogo, pero como aparentemente todo está como debe, no hay prisa en hacerlos. La doctora opina que es mejor dejarlo para diciembre, una vez que pase el día 10 en que se cumplen los 5 años desde el diagnóstico, y así tendremos todos los resultados en los primeros días de Enero que es cuando se cumplirán los 3 años son medicación.
¿Y después?, pues no sé, supongo que continuaremos con revisiones, no sé si semestrales o anuales, al menos de endocrino, nefrólogo, cardiólogo y dermatólogo, no sé si también de oncología…
Salimos del hospi y nos fuimos a comer, deprisita que había que ir de nuevo al cole que teníamos baloncesto.
Le llevé de vuelta y ya me quedé a esperar a los otros. Me quedé dormida en el coche. La noche anterior había tenido dos ataques de ansiedad que me despertaron. Y es que mi cabecita sigue estando loca, aunque casi, casi no se me note, en cuando dejo de estar consciente los nervios me atacan, no lo puedo evitar, no puedo hacer más que esperar el ataque y empezar con mis ejercicios de respiración.

Por cierto, aunque parece que a él no le afecte tener que ir al hospi, eso tampoco es cierto, después de la revisión del lunes, mi Sol ayer se levantó con un herpes labial.

3 comentarios:

Sara M. dijo...

Ayyyyy, eso no creo que se pueda tomar con tranquilidad nunca. Cuando se trata de los hijos... No es que estés loca, es que sigues siendo madre. Me alegro mucho de que todo ande bien.
Por cierto, ¿cuántos años tiene? Está muy grande, ¿No? Besos.

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Es normal que siempre haya ese punto de miedo.

Me alegro mucho de que todo vaya bien!!

1,40!!! En nada me alcanza!! jajaja

Anónimo dijo...

Normal... miedo??, ansiedad???.. yo estaría aterrada!!!... enhorabuena por la visita... esa talla y ese peso indican lo bien que va todo... te sigo, te leo y te comprendo aunque nunca te haya escrito...

Soy Futu.. para que me reconozcas.