Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

viernes, 18 de octubre de 2013

Corriendo con mi Hada

Como el que no quiere la cosa ha pasado un año desde mi primera carrera
popular y aquí sigo, trotando, sin tiempo ni convicción, sin tener idea de
cuanto duraré y con la esperanza de poder acabar esa San Silvestre
Vallecana.
Este año la carrera popular con la que me estrené se adelantó 15 días,
supongo que intentando evitar el diluvio del año pasado.
Retomé mi rutina de carrera tarde, sin método, corriendo a la vez que los
duendes montan en bici, pero, parece mentira, mi estado físico no era tan  malo como yo pensaba, así que volví a apuntarme a la carrera, al recorrido
de 5km, por supuesto.
En el último momento mi Hada decidió que quería correr conmigo. La organización no dejaba que niños menores de 12 años cumplidos se apuntaran y así se lo hice saber. Le dije que corriera conmigo, sin registrarse, pero
ella quería su camiseta, su chip y saber su tiempo real.
La apunté con 3 años más de los que tiene, bajo mi entera responsabilidad por supuesto.
El domingo la levanté temprano, habíamos dejado la ropa preparada en mi cuarto para no hacer ruido, desayunamos y salimos de casa a las 8:10.
Íbamos en pantalón corto y cuando saqué el coche del garaje y vi el cielo
encapotado y la niebla pensé que moriríamos congeladas.
Dejamos las bolsas con el pantalón largo y la sudadera en el ropero y nos
encontramos con algunos conocidos que se habían apuntado.
Le dejé bien claro a mi Hada que allí habíamos ido a disfrutar y pasarlo
bien y que si en algún momento eso no se cumplía pararíamos y nos iríamos
de vuelta a casa. Le advertí que la distancia era larga  y que si se
cansaba caminaríamos a ratitos para descansar.
Así fue, paramos cerca del kilómetro dos, hasta el 2,300, de allí tiramos
hasta el kilómetro 4 y volvimos a parar hasta el 4,400 y de allí del tirón
a la meta. Distancia oficial 5400 metros, según los dispositivos de
entrenamiento del móvil algo más (5700), tiempo oficial real 38 minutos, un
Hada resplandeciente por su hazaña y una mamá orgullosísima de ella.
El año que viene, más...

1 comentario:

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Bravo por tu hada!!!! (y por ti también)