Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

lunes, 26 de agosto de 2013

De vuelta al redil

Así, como oveja que bala y da la lana, así estoy yo, aquí, de vuelta a casa, al trabajo, no diré que a la rutina porque mi rutina son mis duendes y mi contrario y ellos siguen en la playa.
Un año más adelanto mi vuelta respecto a la suya, y me cuesta, por más que mis cuentas de guardar días para Navidad no salgan si me quedo con ellos ahora me cuesta mucho dejarlos.
La casa se me cae encima.
Las tres semanas que han durado mis vacaciones y mi veraneo (no mezclar conceptos, por favor) se me han pasado volando.
Somos animales de costumbres, así que de nuevo volvimos a Tenerife, mismo hotel, mismo vuelo, mismo modelo de coche alquilado, mismo todo y nueva ilusión por descansar mucho y disfrutar unos de otros que cumplimos: vacaciones.
Los duendes encantados, yo contenta, ni gruñidos, ni regañinas, todo paz, mi contrario y su afición al golf compartida por mis duendes mayores.
Por aquello de no volver a decir que después de cinco veranos allí no habíamos visto el Teide fuimos el último día. ¡Maldita la hora!, qué calor, los duendes mareados, cansados de coche...
Pues eso que como ya lo hemos visto el año que viene no tenemos que volver...
De vuelta en la península la ruta de siempre, Alicante (Benidorm)  y la Costa Brava: veraneo. Mucha playa, mucha piscina, mucha risa y mucho juego. Así tiene que ser.
Y yo como siempre que me aferro a mis rutinas y talismanes, la caja con el Apiretal y el termómetro y una banda de neopreno que usaban mis niños cuando tenían otitis en verano y que llevo sin usar más de cinco años, pero yo me la llevo, por si acaso.
Y un suspiro al aire al sentir la soledad de Sant Feliu de Guixols y saber que ella no podrá volver a pasear conmigo por la rambla...


8 comentarios:

Estefanía dijo...

Mónica, esa es mi Mónika.

Creciendo con Carlota dijo...

Uyys, yo también he estado en Benidorm! No habrás estado en el Villaitana, no??

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Espero que el tiempo que pases por ahí solilla se te haga leve!!

Aunque me encanta salir, creo que también soy animal de costumbres... Y me encanta reencontrarme con todas las cosas que en su día salieron bien y en su día me hicieron en cierto modo feliz =)

Lástima que algunas no puedan ser así.

Anónimo dijo...

LOU QUERIDA!!

T conté! q (aunq ¡No Comente!) Siempre Leo Tu Blog!!.. y

Hoy! Me ha Conmovido! Tu Recuerdo x'a Monita!..

¡Es Lindo! SABER! q ¡Pensás en Élla! con ¡Tanto Cariño!!..

BSS!! dsd Bs.As!

MV.-

Anónimo dijo...

Al Villaitana va mi contrario a jugar al golf, el apartamento de mis padres queda cerquita, en la playa de Poniente. El año q viene nos avisamos y nos conocemos, vale?, besos

Lou

LokCordura! dijo...

Me alegro que hayas disfrutado tus vacaciones aunque ahora tengas que pensar unos dias sin tu familia. un abrazo y ya veras que pasa rapido :)

Creciendo con Carlota dijo...

Siiiiii, me encantaría conocerte, Lou!!

Maite dijo...

Llorando como una idiota, la echo de menos....

Por cierto yo tambien veraneo en benidorm