Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

lunes, 25 de abril de 2011

El conejito de Pascua

Ya no recuerdo si en años anteriores os conté que en casa hemos adoptado la
tradición del Conejito de Pascua. Otros años pintamos huevos duros, este año nos hemos escaqueado. Lo que pasa es que teníamos un problema. El Conejito suele venir la noche del sábado antes del domingo de Pascua, para que al despertar, los niños puedan buscar los huevos de chocolate. Como el trabajo manda, nosotros ayer volvíamos de viaje y no nos venía bien recoger los huevos precipitadamente.
Pensando, pensando en qué podríamos hacer para arreglarlo se nos ocurrió una idea.
Pensamos que el conejito tiene que darse una vuelta por las casas para ver la mejor manera de colarse a dejar los huevos, ¡eureka!, la idea era dejarle un cartel en la puerta advirtiéndole de nuestro problema.
Dicho y hecho:

Un éxito nuestra advertencia, el conejito se portó como un caballero y nos dejó docenas de huevos que recogimos encantados el sábado por la mañana.
¡Qué majete el conejito de Pascua!

2 comentarios:

Sonix dijo...

Está genial que los niños tengan ilusiones con tradiciones así... desde luego dejarle un aviso fue lo mejor. ¡Muy tierno!

SOL dijo...

Jejejee, muy buena idea dejar la notita. Me encantan estos detalles Lou!
MUACKKKKK