Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

lunes, 25 de abril de 2011

Compras de vacaciones

Si tengo que decir la verdad apenas me he despegado de mis duendes en esta semana, de la mañana a la noche he tenido tres luces pululando a mi alrededor. Mi contrario aprovechó para jugar al golf, a veces con mi sol y yo a jugar a las palas, a hacer flanes en la playa o a los coches.
Todo eso, que está fenomenal, terminó por agobiarme un poco, me enfadó pensar que no tenía ni un segundo para mí y me lo tomé. Fueron apenas dos horas el viernes por la mañana. Llovía a mares, así que mis duendes se quedaron con su papá jugando al Monopoly y yo salí a dar una vuelta.
Tiene delito, pero terminé en las mismas tiendas que puedo encontrar al lado de casa, pero es que así es la cosa. Entre semana no tengo tiempo de ir de tiendas y los fines de semana podría suponer una guerra sin cuartel con mi familia si decido escaquearme.
A lo que iba, me pasé por Mango y encontré dos vestidos chulísimos. Este azul, formalito, me vale para ir a trabajar.

La verdad es que al quedar muy entallado a la cintura y ser ligeramente evasé en la falda disimula mis más que generosas caderas.
Este otro es la mar de divertido, es de punto de camiseta, con unas flores muy alegres y lo que es más importante, tiene un largo razonable, mirad qué bonito.

Lo mas divertido ha sido ver los periódicos esta mañana y ver que a nuestra Princesa Letizia el estampado de mi vestido también le gustó, sólo que ella lo eligió en camiseta.

Ahora sólo me queda perder los kilos que se me han quedado pegados gracias a los buñuelos y a las monas de chocolate para poder lucirlos.

Después de Mango pasé a Massimo Dutti, ahí encontré un jersey de color azul jeans, de hilo con coderas de cuero y ochos que con vaqueros queda genial y una rebeca de canalé beige que es "muy yo". Estos son más básicos, menos "tendencia" que los vestidos y creo que me los pondré un montón.
En fin, que volví a casa con mis bolsas y les pregunté a mis hijos si querían ver mis compras (a mi contrario ni se me ocurre, ya me sé la respuesta) y siguieron a lo suyo sin hacerme ni caso, me encantó, me di cuenta de que no me habían echado de menos en absoluto.

1 comentario:

SOL dijo...

Muy chulis las compritas, hiciste muy bien después de ese coscorrón darte un homenaje y un respiro.
Abracitos!