Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

domingo, 19 de febrero de 2017

50 Sombras más oscuras, la película

No voy a deciros que estaba ansiosa por ver la segunda parte de la tan famosa saga, pero sí que, como la vez anterior, quedar para ver la película con unas amigas me pareció divertido.
Así lo hicimos. Nada de ir al estreno, que la "obra" no merece tal esfuerzo, mejor entre semana, por la noche a una hora cómoda y haciendo escapada de chicas, cena, copa y cine con palomitas.
Me gustó la película, como en la ocasión anterior, es mejor que el libro, aunque en este caso, el libro empiece a tener un argumento más definido que en el anterior y en la película no termina de discernirse.
Como siempre, la parafernalia de "tío rico" impresiona, la verdad es que ya me gustaría a mí tener un apartamento con las vistas que tiene el del pollo ese en Seatle...
Me hizo gracia el duelo de "operaciones de estética" entre Marcia Gay Harden, que hace el papel de Grace, madre de Chistian y Kim Basinger, que hace de Sra. Robinson. En general diría que el cirujano que operó la nariz de Basinger se lució más ...
Pero ya dejando a un lado esas consideraciones estéticas os diré que sentí un profundo miedo por los grupitos de adolescentes, que en algunos casos dudo que llegasen a la mayoría de edad, que allí se veían y os digo por qué.
Una mente joven, no sé si tan inexperta como a esa edad las supongo yo, son presas fáciles de asumir comportamientos patológicos como normales e incluso románticos o deseables.
Christian Grey es un enfermo, él mismo lo sabe y lo reconoce ante Anastasia, es un sádico. Eso, que no deja de ser peligroso, es algo que llama la atención sin duda. Digamos que, si alguien insiste en ponerte unas esposas, asumes que, o bien es un juego del que estás dispuesta a participar, o no, pero hay comportamientos muy sutiles en la película que son, de lejos, mucho más preocupantes.
Ya en la primera secuencia, Christian Grey compra toda una serie de retratos que un  amigo de Anastasia ha hecho de ella y que cuelgan en una galería porque "no quiere que nadie más la coma con los ojos" (¡!). Seguidamente se van a cenar para arreglar su relación y cuando la deja en casa le da un estupendo paquete que ella abre (y acepta) sin sorprenderse, un teléfono último modelo para tenerla permanentemente localizada y un portátil...
La frase "eres mía" la repite sin atisbo de remordimiento y ella la asume como un hecho sin cuestionarlo.
Una chica joven, lista, supuestamente con buena formación y futuro prometedor como editora de libros y es una pusilánime que no sabe decir "NO".
Un "novio" que no "permite" que vayas a un viaje de trabajo si no es él quien te lleva (y te vigila) y una niña tonta a la que el rico guapo, en mitad de un restaurante le ordena que se quite las bragas, ¡y se las quita sin decir ni mu" no son comportamientos normales.
Suerte que mi hija aún no está en edad de ver semejante película, pero si lo estuviera, yo iría con ella, yo le explicaría que una "no es de nadie", que se puede quitar las bragas donde y cuando quiera a voluntad propia, no porque otro se lo ordene y que es más fácil mantener la dignidad con ellas puestas.
Más allá de esto, que es lo verdaderamente peligroso, los "juguetes", "bolas chinas" y lencería sugerente sí que me parecen juegos en los que participar, si es de manera consentida, no me parece mal (ni bien).
Por cierto que hay una escena (dejad de leer si no queréis que os rompa la magia) en la que juegan con una barra fija que se abre y cierra, con dos correas que sujetan los tobillos. En un momento dado, él levanta la barra y sin más la da la vuelta en la cama. ¡Os juro que me entró un ataque de risa!, a mí y a mis amigas porque, como decía una de ellas, si mi marido intenta hacer eso está con lumbalgia tres meses y es que o él es Superman y ella una muñeca de cuarto de kilo o tal maniobra es digna del increíble Hulk.
Pues eso, que para una velada de amigas es entretenida, pero mantened a vuestras hijas informadas de que eso no es amor ni nada que se le parezca.
PD: la escena en que él le ordena a una "antigua sumisa" que se arrodille y la otra lo hace es de traca.
Se ve que no tengo alma de sumisa.

1 comentario:

Sara M. dijo...

Ni he leído estos libros n he vistomlas películas, pero si sé de adolescentes que lo han hecho. No dejes a tu hija que lea los libros de la serie After. A nivel más corriente, es lo mismo, pura sumisión y dejarse manipular.