Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Clasificando niños

La semana pasada tuve la inmensa suerte de poder quedar con mi querida Lamar a tomar café y además cumplir. Porque quedar, ya habíamos quedado antes y habíamos tenido que suspender la cita. El jueves, aunque con un poquito de retraso llegué a mi café con ella.
Me gusta Lamar, no es un secreto. Es brillante y rápida, ocurrente y sensata. Y sabe escribir. Es mamá luchadora y muy ocupada, quizás por eso tengo tanto en común con ella. El tiempo de charla se pasa volando.
Parloteamos a menudo por Whatsup, casi a diario, pero eso, en ningún caso sustituye un buen directo, aunque a su Coca Cola yo la acompañe con una tila.
Pues eso, que quedamos.
Hablamos mucho, más de lo humano que de lo divino, eso lo dejamos para el siguiente café. Nuestros respectivos quehaceres profesionales ocuparon algo de la charla, pero, como siempre, tiramos al tema hijos y colaterales, entendiento tambien por tales a los padres de las criaturas.
Si mis idas y venidas de estraexcolares me parecían la leche, al lado de las suyas son sólo Tetris básico para aficionados.
Pero ya me he ido del tema.
Hablabamos de los hijos, de lo diferentes que son incluso viviendo con las mismas normas y siguiendo las mismas formas de educación. Fue entonces cuando ella me contó la clasificación que le habían comentado en el cole de sus niños y que me pareció acertadísima: niños redondos y niños cuadrados.
Esperad por favor a la explicación antes de llevaros las manos a la cabeza...
Un niño redondo es aquel al que, dando un empujoncito, ya sea en cualquier materia curricular, como en una actividad lúdica o en una indicación para la vida diaria, pues eso, que dando un leve empujoncito, el niño rueda solo.
Un niño cuadrado es aquel al que empujas y empujas y con gran esfuerzo, suyo y tuyo, logra llegar a la siguiente cara del cuadrado, pero con el que habrá que esforzarse muchísimo de nuevo para lograr pasar a la siguiente cara. Hay que decir, que a fuerza de empujar y empujar, la gran mayoría de estos niños van redondeando aristas y al final ruedan solitos, pero habrá sido a costa de un esfuerzo infinitamente mayor.
Esta clasificación de niños a mí me parece que puede hacerse extensiva, con acierto,a la vida en general.
A algunos, la vida les da un pequeño empujón y su vida va (más o menos sola), mientras que para otros, limar aristas es un esfuerzo diario.
Yo he tenido suerte. Mis hijos, por su forma de ser son niños redonditos, pero la verdad es que veo a mamás pelear mientras empujan niños con aristas pronunciadísimas y me producen una inmensa admiración, aunque, ¿qué no haría una madre por un hijo?.
Muchas gracias por compartir un ratito conmigo Lamar, tengo mucho que aprender de tí.
Y gracias a los que estéis por ahí, dedicando un ratito a este blog, pienso mucho en vosotros.

10 comentarios:

Belén dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=DBjka_zQBdQ

Lou Perea dijo...

Tu experiencia en el tema es infinitamente mayor q la mía, pero creo que aquí, tu cuadradito pertenece a una "diversidad" que nunca se redondeará, en ese caso hay que ajustar la puerta sin duda, yo me refería solo a niños con un carácter más difícil, o más tercos, o con alguna dificultad leve de aprendizaje o comportamiento, en los otros casos jamás intentaría redondear...
Gracias por el vídeo, me ha encantado
Lou

Sara M. dijo...

Primero me ha sorprendido que hicieras caso a una clasificación de niños, luego la he leído con cierto prejuicio lo que decías, y finalmente tengo que darte la razón. Muy a grandes rasgos, pero cierta. Y qué difícil es que se redondeen esas aristas...

Anónimo dijo...

muchas gracias Lou pior escribir, es que nosotras también pensamos en ti y si estarás bien. Aunque no nos conozcamos de nada, has entrado en nuestras vidas ya para siempre.Un abrazo
Marina

MATT dijo...

No conozco a Lamar, tiene blog?.
La clasificación encaja, aunque simplifique mucho porque luego habrá mixtos y habrá por rachas...
También creo que los míos son redonditos incluso yo misma y mi vida lo somos.
Un beso

Lou Perea dijo...

Pues la verdad es que yo hablo mucho de Lamar en mi blog, pero no se si la conoces Matt. Lamar (es la forma corta de "La mar de estrellas", https://www.blogger.com/profile/02549053151025010614) se llama en realidad Paloma Muiña Merino (https://es.literaturasm.com/autor/paloma-muina-merino)y "la mar de estrellas" era su blog. Lo dejó hace años y lo cerró. Yo empecé mi "Mermelada" por pura envidia de sus estrellas.
Paloma y yo nos conocimos a través de las redes hace casi 15 años, entonces las dos peleabamos por tener hijos. El tiempo y la ciencia nos dieron hijos, canas, y la estupenda oportunidad de conocernos en persona.
De eso hace más de 12 años, y ahí seguimos, parloteando mucho y viéndonos poco, a pesar de vivir relativamente cerca. El tiempo se nos queda corto.
Tiene varios libros publicados, a tus mayores ya les quedan cortos, pero para la peque te los recomiendo, incluso al Niño creo que le gustaría "Un cóndor en Madrid", sin duda, para mí el mejor de sus libros.
Mis hijos son redonditos y mi vida, igual que mi cabeza, terriblemente cuadrados, por mucho que intente redondearlos y a temporadas lo consiga.
En este momento me parece imposible ni siquiera empujar. Lo hemos conseguido, entre todos, estoy de baja laboral, hundida y sin perspectivas, al final lo único que pido es sobrevivir, ya te contaré si lo consigo.
Gracias por andar por ahí.

Lou

Anónimo dijo...

Ay Lou si tú supieras lo que me has ayudado e inspirado un montón de veces sin saberlo.Seguro que a mí y a muchos más. Cómo me gustaría poderte ayudar de alguna manera y que todo rodara en tu vida. Te mando un abrazo virtual y mi deseo de que estés bien y feliz en la circunstancia que sea. muchos besos.
Marina

MATT dijo...

Vaya Lou, me entristece lo que me cuentas. Lo de 'sin perspectivas' es lo peor, tienes que encontrarlas y de ahí para arriba del tirón.

De Lamar te había leído pero creo que nunca me había planteado si tenía blog. Miraré sus libros para la peque.

Un beso fuerte y mis mejores deseos para tu recuperación

ALEJANDRA dijo...

Ya sé que tú no, pero yo sí. Ya me entiendes... Aprovecha esta etapa para atesorar más si cabe, esos instantes de felicidad que nos regala la vida cada día. Que tú tienes tres motivos muy grandes para salir adelante. Aunque ahora estés en boxes yo sé que ganarás la carrera. Mil besos!.

Telefono de Atencion al cliente Frigosa dijo...

Me encanta el blog!
Felicitaciones por cada publicacion!!
Es genial ser parte!
besos