Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

domingo, 19 de abril de 2015

¿Qué es el amor?

Quiero hacer comentarios, simples o profundos, tontos o inteligentes, pero al final de la entrada sabréis a qué me refiero.
A veces he dicho que el único amor incondicional en el que creo es en el de una (algunas) madre.
No voy a pararme ni un segundo en el enamoramiento.
Quiero que me mires, quiero que me atiendas, quiero que me digas si un vestido me queda bien o mal y para eso tienes que mirarme.
Quiero que me ayudes, o no, quiero que decidas si quieres ayudarme, pero para eso necesito tu tiempo y tu atención.
Quiero que estés a mi lado, pero no porque yo te lo pida, sino porque verdaderamente quieres. Amar es muy difícil, es un trabajo constante, insistente y sostenido en el tiempo.
Pero todo lo que quiero, si no puede ser, no me importa, sólo quiero que los mires a ellos, quiero que lleguemos a ser como ellos.
Ellos son unos vecinos, octogenarios, ella no puede caminar, él la sienta en la silla de ruedas. Ambos se ponen un chaleco naranja fluorescente para ser vistos sin dificultad. La edad hace que subir y bajar bordes de aceras no sea fácil, así que él empuja su silla de ruedas por la calzada, muy despacio, pegado al borde.
Y le habla.
No estoy segura de que ella le conteste, pero él la sigue hablando mientras empuja su silla de ruedas.
Al final el amor es eso, empujar una silla de ruedas mientras hablas.

4 comentarios:

Opiniones incorrectas dijo...

Qué duro y qué amor más grande... con mayúsculas.

Irene y Umpa Lumpa dijo...

Ella tenía 90 años. Ella estaba en una residencia asistida. Ella se alimentaba por sonda nasogástrica. Ella caminaba con un bastón o en una silla, ya no recuerdo, pero podía caminar un poco. Ella parecía ausente de cualquier cosa y apenas murmuraba algunas palabras sin demasiado significado. Ella te soltaba un guantazo o un pellizco de vez en cuando.. y hacía daño.

Él tenía 101 años. Él estaba hecho una rosa. Sólo se ayudaba de un bastón.
Él vivía en esa residencia aunque a él no le hacía falta... sólo por estar a su lado. Él la llevaba al gimnasio de rehabilitación y él iba a recogerla. No dejaba que lo hiciera ningún celador. Él le daba un beso y la acariciaba cuando la recía. Era él. Él hablaba con nosotras y nos pedía perdón por lo que ella hubiera dicho o hecho. Él nos daba caramelos.

Y eso... eso fueron unas prácticas de fisioterpia hace ya la friolera de 7 años.

Y a mí... a mí se me encogió el corazón cuando un par de meses después me dijeron que ella "se había marchado". Y entonces sólo pensé en él...

Amaranta dijo...

Yo quiero ese tipo de amor y estoy dispuesta a darlo todo por él. Veremos qué me depara el destino. Besos guapa.

ALEJANDRA dijo...

Amor, amar es:
- dar,más bien darse
- es borrarme a mí para dibujarte a ti
- no debe suponer trabajo aunque lo suponga.
- es una locura a no ser que se ame con locura
En realidad no importa a quién se ame. Porque el asunto es amar.