Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

miércoles, 16 de marzo de 2011

El ajuar de mi abuela

No he querido volver a casa de mis abuelos, ya no están ellos, me parece que urgar en los cajones de mi abuela es rebuscar en sus misterios y no me gusta. Pero alguien tiene que hacerlo, mi madre y mis tías echan sus ratitos de llanto día sí y día no.
Ayer mi madre me trajo un tesoro, que guardaré como tal, orgullosa.
Entre las cosas de mi abuela aparecieron dos camisolas, bordadas, una amarilla y una verde. Son largas casi hasta la rodilla y de tirantes finos. No sé bien cual era su fin y no sé si las usaré para algo.
También apareció este precioso delantal con puntillas.

Estas tres cosas forman parte del ajuar que mi abuela cosió cuando se iba a casar. Pero sin duda, la joya más antigua que ha llegado a mí es esta camisa:

Es la camisa que mi bisabuela Juana llevaba el día de su boda con mi bisabuelo Mariano. No sé en qué año se casaron, debió de ser hacia 1915, pero la única foto que se conserva no está datada, tiene casi 100 años.
¿Hay alguien que piense que los objetos no tienen alma?, vale, quizás alma no, pero tienen una historia que no debe ser olvidada.

7 comentarios:

Maeva dijo...

¡¡Pero vaya herencia más bonita Lou!! tiene que ser precioso conservar algo así, claro que tiene alma e historia, qué bonito!! algo que era de tu bisabuela!! una auténtica joya.

Y que bien conservada, algo que tiene 100 años tiene que haber estado bien cuidado.

Pues nada, a guardarlo, para que tu hada también pueda heredarlo.

un beso!!!

elías Mr. dijo...

¡Menudos tesoros!

Son muy, pero que muy bonitos.


¡Un besito!

pepi dijo...

Lou son joyas que seguro tú sabrás conservar y valorar.

Yo tengo la sábana de novia de mi abuela, bordada por ella, que en la postguerra tuve que vender para comer y que muchos años despues la persona que se la compró nos la regaló, la guardo como oro en paño.

Un beso

SOL dijo...

Qué belleza Lou! qué recuerdo tan precioso, a mí me daría pena guardarlo, lo enmarcaría o lo pondría expuesto en una vitrina como en un museo para disfrutarlo todos los días.
Un abracito!
MUACKKKKKKKK

Lamardestrellas dijo...

Una de las cosas que más aprecio de ti es tu amor y tu admiración por "los abuelos viejitos", porque sabes encontrar los maravillosos tesoros que ellos guardan, en sus costumbres, en sus recuerdos, en sus objetos... y tú misma eres un baúl lleno de tesoros, tu memoria y la de ellos. Ay, quién tuviera tu memoria...

myriam dijo...

Creo que eres muy afortunada por poder recordar así a tus abuelos y bisabuelos. Es precioso

Un Caracol Acelerado dijo...

Qué hermoso legado. Es muy enternecedor. Eres afortunada de disponer de un poco de historia de tu familia a través de esas telas.

Guille