Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Pequeños placeres


Tantas malas noticias me han hecho sentir muy gris. Tengo en mente una entrada sobre una de mis manías, pero necesito espantar de mi mente los malos pensamientos aunque sea sólo un segundo y es entonces cuando vienen a mi cabeza esos pequeños placeres cotidianos en los que no reparamos pero que nos aportan ilusión, bienestar, nos hacen la vida un poco menos cuesta arriba. Yo tengo mis pequeños placeres bien definidos:

* El zumo de naranja recién exprimido al despertar. Mucho mejor si te lo llevan a la cama para despertarte. Eso hacía mi padre cada día mientras era soltera. Me llevaba un gran zumo de naranja a la cama y me daba los buenos días.
* Un café calentito, su aroma, si puede ser acompañado de un pan tostado con tomate y aceite y sin prisas mejor que mejor.
* La toalla caliente. colgada de un radiador cuando sales de la ducha en invierno.
* Unas zapatillas de estar en casa cómodas, abrigaditas y calcetines con dibujitos.
* Salir a la calle en invierno un día de mucho frio, sentir el fresco en la cara mientras escondes la nariz en la bufanda.
* Quedar con las amigas, sentarse y charlar sin parar, de lo humano y lo divino, sin preocuparse del tiempo.
* Dormirme cada noche en el sofá, rendida, sin que me dé tiempo de terminar de ver el capítulo de lo que sea que ponen en la tele y que me gruña mi contrario por hacer lo mismo cada día.
* Tapar a mis hijos cuando me voy a la cama, acaricio su pelo, les beso, aspiro su olor y sé que los amo.
* Ya metida en la cama, dar la mano a mi marido y saber que tuve la suerte de encontrarlo.

En realidad creo que no necesito tanto para ser feliz.

5 comentarios:

Maeva dijo...

Pues si, bonitos placeres, me has arrancado una sonrisa.
Pues nada, juguitos de naranja, cafés calientes, una cita con amigas... a ver si se pasan las penas, aunque sea por un rato.

Espero que estés bien Lou.

un beso.

M dijo...

nena...me han encantado los calcetines ocn dibujitos...y digo yo...que no somos tan distintas....

En casa nunca faltan las naranjas, y si nos vamos por ahí muy al norte me las llevo en la maleta :_)

muchos besos

Lamardestrellas dijo...

Me he visto fielmente reflejada... creo que tu felicidad y la mía son muy parecidas. Concéntrate en esos pequeños placeres, Lou, recoge fuerzas, y a por ello. Millones de besos.

Isabel dijo...

Hola, acabo de descubrir su blog por casualidad, soy una chica de 26años, y aún no he tenido esa oportunidad tan bonita de ser madre, pero, duele leer por lo que esta pasando su pequeño, me gustaria darle muchos animos, y decirte que siempre , siempre pienses en positivo, si tienes oportunidad me gustaria que leyeras un libro que se llama "el secreto",si la vida la imaginas feliz, asi será, la mente atrae el positivismo...mucha suerte...

Charo dijo...

Lou, creo que somos almas gemelas....tus pequeños placeres cotidianos son los mismitos que los míos....solo que yo no sé expresarme tan bien como tú, pero cuando los leo, parece que los podría haber escrito yo....Al final, son esos placeres los que nos hacen felices, no las grandes cosas.
Besitos.