Hola

Quiero daros la bienvenida a todos los que estáis aterrizando en el Reino de la Mermelada por primera vez. Esta es una ventana abierta a través de la que podéis asomaros a lo que es mi día a día. Si llegáis aquí buscando respuestas o información sobre la leucemia infantil, que sepáis que las respuestas están en vosotros mismos, yo sólo puedo compartir las mías. Agarraos fuerte que vienen curvas.

martes, 8 de diciembre de 2009

Conversación

(No sé si la mejor forma de espantar a los fantasmas es enfrentarme a ellos).

A estas horas, hace un año, ya llevábamos muchas en danza. El se había despertado a media noche con más de 39ºC. A estas horas ya estábamos de camino al médico, al mismo centro donde llevo a mis hijos desde que nacieron. Era fiesta, como hoy, y había un médico de guardia.
Mientras mi marido esperaba en el coche con garbancito, mi hada, mi sol y yo entramos a la consulta.
Recuerdo que le desvistió, le revisó, le palpó el abdomen, le miró la garganta, los oídos, hasta las plantas de los pies. El diagnóstico según él era claro: un catarro viral, un virus más de los muchos que había.
Yo le insistí, la conversación pudo ser más o menos la siguiente:
- Mira, te digo que tu hijo no tiene más que un virus.
- Pero si el viernes dejó de tomar antibióticos, es sólo lunes y ya estamos así.
- Es que este año viene muy malo de virus.
- Pero está muy blanco y tiene muchas ojeras.
- ¡Cómo no va a tener ojeras si no ha dormido esta noche por la fiebre!.
- ¿Y por qué está tan blanco?.
- (Le mira el interior del párpado inferior y me dice:) Lo ves, está perfecto, tu hijo no está blanco, es que es más blanquito.
- Mi hijo no ha sido blanquito en su vida.
- No te preocupes tanto.
- Mira, yo tengo dos hijos más y te digo que este lleva una temporada de seis meses que no está bien.
- Son rachas, a ver quien te dice a ti que tu hija de los 8 a los 10 años no levanta cabeza.
- ...
- Quédate tranquila, tu hijo no tiene nada.
- Si me dices que no tiene nada, la que necesita un psiquiatra soy yo, porque te digo que mi hijo tiene algo y no lo estáis viendo.

Nunca infravaloreis vuestra intuición.

5 comentarios:

Maeva dijo...

¿Y no lo demandaste?¿y no te lo has vuelto a cruzar y le has partido la cara?¿y no le has dicho que ese nada era una leucemia?
Que fuerte.

un beso Lou, y otro para tu sol.

M dijo...

me acuerdo de esa conversación y aún tengo los pelos de punta. Lo siento. Yo tuve la oportunidad de entrar en la consulta de la pediatra que me tachó de histerica y me mando a casa, cuando llevé a mi hijo con bronconeumonia bilateral..no es lo mismo. pero si es un caso de prepotencia y ERROR. Los medicos son personas, pero hay errores por falta de sentido comun que no debieran pasar inadvertidos. Ojala ese CABRON btenga el mismo trato cuando su hijo enferme.
Millones de besos.

M dijo...

Al cabo del tiempo...y no lo hice porque me hubiera enzarzado en una pelea callejera.A veces pienso que debi hacerlo. (no me publico todo el mens.)

Por cierto hablaste con ese tipejo en alguna ocasion despues del diagnostico?

Lamardestrellas dijo...

Lou, quédate con lo que importa: tú tuviste esa intuición (que yo no sé si hubiera tenido, siendo sincera), tú creíste en ella, tú le llevaste al médico las veces necesarias para que, al fin, descubrieran lo que tenía tu sol. ¿Te lo he dicho alguna vez? Eres supermamá.

Merita Yatusabes dijo...

Cuánta razón... debemos fiarnos más de nuestras intuiciones, y despojarnos un poquito de esa fe ciega en los médicos. Debemos confiar en ellos, pero no debemos olvidar que también son seres humanos y se equivocan como todo el mundo.

Estoy de acuerdo con el comentario de Lamardestrellas... eres una supermamá.

También te sigo a partir de ahora, viva el verde esperanza y VIVA LA VIDA!

:)